Universo Twin Peaks (Javier J. Valencia, Dilatando Mentes Editorial, 2018)

Through the darkness of future’s past,                                                                                        The magician longs to see,                                                                                                             One chants out between two worlds,                                                                                          Fire walk with me.”

Remontémonos al año 2000, momento en que nuestro compañero burlón Javier J. Valencia –padre fundador de esta página- publicó el libro Twin Peaks: 625 líneas en el futuro (Recerca Editorial), un meticuloso ensayo sobre el mundo de Twin Peaks, profundizando en su mitología, tanto en relación a sus libros como a la película Twin Peaks: Fuego camina conmigo (Twin Peaks: Fire Walk with Me, David Lynch, 1992), y estableciendo un brillante recorrido por todos y cada uno de los episodios, analizando todos sus aspectos, personajes, anécdotas y reflexiones. El libro se convirtió en una fantástica guía para cualquier fan acérrimo de la serie, y, sin nadie saberlo, aunque quizás sí proyectándolo en un futuro que sería al mismo tiempo presente y pasado, fue el precedente y el primer paso de algo que iba a acontecer dieciocho años después… El 21 de mayo de 2017, Mark Frost y David Lynch nos concedieron un deseo que llevábamos años anhelando: Twin Peaks regresaba a las pantallas mundiales, con una potencia, libertad, excelencia y personalidad únicas. Regresaba para volver a revolucionar el concepto de serie de televisión, para volver a adelantarse a su tiempo, para volver a poner patas arriba la noción de producción catódica. Y lo que muchos de nosotros sabíamos también en ese momento era que Javier J. Valencia regresaría asimismo de nuevo para volver a adentrarse en las profundidades de ese universo que tanto ama, acompañándonos y acompañándole semana a semana durante los dieciocho episodios que iba a durar la nueva temporada. Fue así como durante todo el verano de 2017 pudimos disfrutar en El pájaro burlón de las magníficas reseñas, odiseas alucinantes e investigaciones detectivescas que nuestro estimado Agente-Dale-Mulholland-Javier J. Valencia-Garmonzobia-Cooper nos regaló semana a semana. Entre nosotros lo recordamos con cariño como “el verano del amor burlón”, puesto que el gran volumen de visitas que recibimos por vuestra parte, así como todos vuestros comentarios y reacciones, nos acompañaron durante todo el increíble viaje que resultó ser la nueva temporada de Twin Peaks, participando con nosotros de la experiencia y compartiendo la vuestra al mismo tiempo. Como bien dice su propio autor en los agradecimientos finales del libro, este Universo Twin Peaks es también producto y resultado de todos esos increíbles meses.

Este nuevo libro de Javier J. Valencia es un excelente ensayo sobre la obra televisiva-cinematográfica-artística de Lynch y Frost; pero también es una fantástica travesía a través del mundo de las ideas en el cual navegamos, naufragamos y sobrevivimos todos, y donde el corazón artístico y filosófico de Twin Peaks compone su diabólica y paradisíaca poesía; y de igual modo Universo Twin Peaks es sobre todo un juego, un maravilloso juego. De la misma forma en que Lynch lanzaba una invitación al espectador de Twin Peaks: Fuego camina conmigo catapultándole a un juego de simbologías y códigos secretos dentro de las profundidades de un baile de distintas formas de descifrar un misterio sin nombre ni contorno, Javier J. Valencia lleva a cabo exactamente lo mismo en este libro: nos invita como lectores a ser junto a él agentes de la Rosa Azul, jugando a un juego de influencias, códigos, interpretaciones, reflexiones dentro de propias interpretaciones, y creaciones cósmicas más allá de la lírica dibujada en dichas interpretaciones, que bailan y siguen jugando entre ellas; Descifra el código, resuelve el caso.

El viaje que Universo Twin Peaks nos ofrece a través de las cortinas rojas se podría dividir en dos partes: la primera se compondría de los cuatro primeros capítulos del libro, centrados más en el retorno de Twin Peaks con su nueva temporada The Return, mientras que la segunda englobaría desde el sexto capítulo hasta el decimoprimero, en los cuales Javier nos obsequia con una versión actualizada y revisada de Twin Peaks: 625 líneas en el futuro. En medio de esas dos partes encontramos el quinto capítulo que hace la función de ecuador en esta biblia peakie, “El perro negro ladra de noche: El universo musical de Twin Peaks”, que como su nombre indica es un recorrido a lo largo de la historia musical de la obra de Lynch y Frost, desde la banda sonora de la serie original, pasando por la de Fuego camina conmigo y llegando hasta The Return.

Pasado el primer capítulo, “Introducción: El final de un largo camino”, donde Javier nos invita a entrar en un mundo que anhelaba compartir con nosotros, nos hallamos frente al segundo, titulado “La distancia más corta entre dos puntos no es necesariamente una línea recta: La gestación de un nuevo Twin Peaks”, el cual es, para quien suscribe estas líneas, una de las mejores partes de Universo Twin Peaks, donde su autor nos desgrana todos los detalles, anécdotas, acontecimientos y circunstancias que poco a poco fueron conduciendo a lo largo de los años a dar forma a la posibilidad de que Frost y Lynch regresaran con una nueva temporada de su serie de culto. Asimismo, este episodio permite a Javier llevar a cabo también un análisis de la historia de la televisión y su evolución desde los años noventa llegando hasta ahora, la edad de oro de las producciones catódicas. Tras esta parte, el autor se adentra ya de lleno en The Return con el tercer episodio titulado “Tiempo una y otra vez: Las 18 partes de Twin Peaks 2017”, donde, emulando la guía de episodios que escribió en 625 líneas en el futuro, realiza un análisis profundo, ameno y detallado de los dieciocho episodios de la nueva temporada. La prosa de Javier está compuesta con una delicada y liviana maestría, puesto que es capaz de hilvanar reflexiones que fundamentan mundos teóricos inmensos, imbuidos de innumerables conceptos filosóficos, compendios teosóficos y análisis y disertaciones numerológicas, abriendo un abanico de mundos posibles, de teorizaciones posibles, de interpretaciones posibles, pero todo ello con excelente capacidad de mantener atento al lector, de sostener su atención, de imbuirle empatía en sus palabras e ideas. Lo que convierte en magnífico este tercer capítulo, y asimismo todo el libro en sí, es la genialidad de su autor por contagiar las ganas de jugar su juego al lector, de forma que, una vez que nos adentramos con él en el bosque, la luz, la oscuridad, la sinfonía musical, el grito más terrorífico, el presente, el pasado y el futuro… todo ello nos embriaga cómodamente, y línea tras línea leemos y seguimos leyendo para profundizar más y más en un juego que acaba resultando ser tan enloquecido como extraordinario. Un servidor les recomienda encarecidamente que presten atención a la reflexión que Javier realiza alrededor del concepto del “cuarto narrador”, el psiquiatra del espacio exterior. Incomparable.

Entre los capítulos sexto y decimoprimero se ofrece como decíamos una puesta al día de 625 líneas en el futuro, actualizándolo, reescribiéndolo y también ampliándolo. El resultado es genial: para todos los que sean fans de Twin Peaks y leyeran en su momento ese primer libro, y que asimismo lo hayan guardado entre su colección de pertenencias peakies como un artículo más en el compendio de pequeñas historias que cuentan nuestra historia para con el universo de Lynch y Frost, esta actualización es fantástica, puesto que establece un diálogo brillante entre el pasado y el presente, entre lo acontecido, lo que creíamos que había acontecido, lo que dedujimos que había acontecido y lo que ahora -¿otro narrador?- nos ha relatado que ha seguido aconteciendo. Una temporalidad que se retroalimenta entre un libro publicado en el año 2000 y este nuevo libro escrito dieciocho años después. Futuro, pasado, presente, una red que se entreteje a sí misma y a nosotros en ella. El pasado dicta el futuro.

El trabajo de edición de Dilatando Mentes es sencillamente excelente. El diseño y maquetación ponen un perfecto marco a la experiencia de lector-jugador-detective que Javier nos quiere proponer en sus líneas, con una calidad notable en su forma –un libro que es extenso en sus páginas y aun así cómodo de leer, tocar y revisar- y con un añadido visual muy potente y ameno. Destacar sobre todo la magnífica portada de Pachu M. Torres, así como las diversas ilustraciones de la dibujante Aine que vamos encontrando a lo largo de las páginas. Todo ello ayuda a culminar el resultado final de un fenomenal libro que juega para con su lector, y que nos hace reflexionar acerca de lo que una obra puede llegar a ser. ¿Una obra es algo cerrado? ¿Algo cuya interpretación es única e inmutable? ¿O es más algo que desde que es creado por el autor está en constante movimiento? ¿En constante cambio, en constante apertura de ser leída y leída y vuelta a leer? La experiencia de quien suscribe estas líneas es que un autor crea una obra, y a partir de ese momento la obra pertenece al lector-espectador. Ese lector será quien lea, juegue, interprete y viva la obra; esa es una de las maravillas y de las potentes maestrías del arte. Lynch y Frost crearon en su momento una obra inacabada pero poderosa, que ha evolucionado con todos nosotros a lo largo de los años, y asimismo han regresado con una nueva obra que dialoga con la primera y que nos presenta el mismo juego. Es en ese tipo de juego donde Javier J. Valencia se lanza a escribir este libro que nos invita a todos a vivir la obra de arte, desde sus más básicos fundamentos hasta sus más maravillosas últimas consecuencias.

La vida y el arte no tienen por qué ser un espacio cerrado y cuadriculado, sino más bien un lugar de apertura para con un jugar que debería ser el estado constante de aquél que quiere hacer del misterio su oxígeno y su motor de acción. El misterio como fundamento de abrir los ojos cada día y seguir jugando; un misterio que es amado con locura por quienes bailan, juegan, construyen y deconstruyen con él. Jugadores eternamente entregados al misterio. El misterio y sus infinitas posibilidades son la pasión y la entrega de estos jugadores, su corazón palpitante en búsqueda siempre de más códigos para descifrar, de más juegos en los que adentrarse y dentro de los cuales crear. Uno de estos grandes jugadores-detectives-descifradores es sin duda Javier J. Valencia, cuyas pasión, dedicación y divertimento por ese jugar el arte han creado una obra magnífica, excelente, que es claramente desde ya un clásico imprescindible para cualquier fan de la obra de David Lynch y Mark Frost. No lo dudéis ni un solo instante, no dejéis escapar este extraordinario Universo Twin Peaks.

Xavier Torrents Valdeiglesias

Esta entrada fue publicada en Televisión Series y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.