Los vivos y los muertos (The Living and the Dead – BBC, Ashley Pharoah, 2016)

livingdead01Cuando en Agosto del 2014 se anunció que Ashley Pharoah y Matthew Graham, creadores de la magnífica y añorada Life On Mars, estaban trabajando en una serie de terror ambientada en la época victoriana, las expectativas eran bastante grandes. Ambos desarrollaron con brillantez una de las series policiacas más originales de la historia reciente de la televisión y había mucho interés en saber si sabrían repetir los mismos resultados cuando se tratara de trabajar con un cuento de fantasmas. Sin embargo, a pesar de la evidente buena factura de la serie, el correcto reparto de actores y un buen montón de estupendas ideas, el resultado final no ha sido del todo satisfactorio y aunque quizá hablar de decepción sea algo excesivo, lo cierto es que The Living and the Dead resultaba mucho más prometedora sobre el papel que a la hora de valorar el resultado final.

Somerset, 1894. El joven psicólogo Nathan Appleby (Colin Morgan) y su esposa Charlotte (Charlotte Spencer) se trasladan a la heredada casa de campo de la abuela del primero donde intentarán mantener a flote a las granjas del lugar manteniendo en sus puestos a los trabajadores de la zona. Pero pronto sucesos inexplicables empezarán a tener lugar en la localidad, desde posesiones hasta apariciones del más allá, y la muerte comenzará a dejar su huella. Todo ello aderezado con el trauma del propio Nathan, que perdió a su primera mujer y a su hijo en el lago de la residencia y empezará a tener visiones del mismo y de una joven (Chloe Pirrie, vista recientemente en The Game y en The Last Panthers) que viste extrañas ropas para la época y porta insólitos objetos (como un “libro de luz”) y que aparentemente parece intentar advertirle algo, y que le obligarán a replantearse su hasta entonces escepticismo ante lo sobrenatural…

livingdead02The Living and the Dead tiene todos los ingredientes (quizá demasiados) pero solo hace un buen uso de ellos ocasionalmente, en episodios o tramas concretos. En otros desvaría un poco y  no termina de cerrar sus argumentos de la mejor manera ni resulta demasiado clara. Todo el condado resultará ser el epicentro de una actividad paranormal desmedida desde el momento que el matrimonio ponga los pies en el lugar, lo cual servirá de excusa tanto para tener una trama central que hilará los 6 episodios (la muerte del primer hijo de Nathan y las visiones de éste) con las “episódicas”, es decir, aquellas que sólo tendrán lugar en el episodio concreto de esa semana. Una especie de mezcla entre Expediente X y las novelas ambientadas en la era victoriana de Thomas Hardy, como leí por ahí en una bastante ajustada definición. Así, algunos episodios concretos funcionarán bastante bien, como el segundo (en el cual los espíritus de unos niños que murieron tiempo atrás en una mina intentarán llevarse con ellos a un crío de la localidad) o el cuarto (sobre una joven desaparecida y que cuenta con la estimulante presencia de Fiona O’Shaugnessy, la inolvidable Jessica Hyde de Utopía).

Respecto a la trama principal, queda resuelta en sus dos episodios finales de desigual manera. Mientras el quinto resulta muy interesante y hasta tiene momentos terroríficos, cuando los poltergeist se desaten en la festividad de Todos los Santos y los espíritus de los soldados de la batalla de Roundheads asolen a los habitantes del pueblo, al sexto y definitivo le falta un poco de garra, a pesar de su prometedor inicio en nuestros días y su interesante conexión entre presente y pasado. Incluso hay una escena final, una vez parece haberse cerrado la historia, que abre las puertas de una segunda temporada… y que nunca tendrá lugar, ya que la BBC canceló la serie oficialmente este Agosto. Una “puerta abierta” absolutamente innecesaria y molesta, sabiendo ahora que no va a llevar a nada.

livingdead03La serie dirigida por Alice Troughton y Samuel Donovan (tres episodios cada uno) resulta recomendable a los aficionados al terror catódico un tanto light y sobre todo a aquellos interesados en las ghost stories de estilo gótico, pero no es muy adictiva y da la sensación que no se ha logrado darle la identidad suficiente para convertirla en un producto de máximo interés (la lucha entre el pensamiento científico y el espiritual, que parece primordial al principio, se diluye enseguida). De innegable interés para seguidores del fantástico en televisión, no deja de dar la sensación de que se ha tratado de una oportunidad perdida.

Javier J. Valencia

Esta entrada fue publicada en Televisión Series y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.