Rememorando a Mulder y Scully. Las 10 mejores horas de Expediente X (2ª parte)

5 – Temporada 4, episodio 7: Musings of a Cigarette Smoking Man

D: James Wong  G: Glen Morgan, James Wong. Emitido en EEUU el 17 de Noviembre de 1996.

El tándem Wong & Morgan volvió a dar en el clavo en uno de los episodios más especiales de la, en líneas generales, magnífica cuarta temporada de la serie, momento quizá de mayor auge que incluía ser uno de los éxitos de audiencia más grandes del momento –lo que la convertía en la niña mimada de la cadena Fox- y con nominaciones habituales a los premios televisivos de mayor nivel, tanto Emmys como Globos de Oro, algo que era impensable solo unos años antes para cualquier producto de temática fantástica. Duchovny y Anderson ya eran estrellas de la televisión y por desgracia comenzaban a comportarse como tales -sobre todo el primero-, vaya cantinelas había cada año con las renovaciones de sus contratos y las exigencias que tenían para cada temporada entrante. Una de ellas era tener episodios “de descanso” en los que no saldría ni uno ni otro –o muy brevemente como en este caso-, o ninguno de los dos. Wong y Morgan aprovecharon una de esas horas sin estrellas para profundizar en el Fumador, personaje que hasta entonces no era mucho más que una inquietante presencia, conocer detalles de su pasado, resolver algunas pequeñas incógnitas de la mitología de la serie (como su relación con Garganta Profunda, el topo de Mulder que fallecía al final de la primera temporada y que parecía mucho más enterado de todo lo que estaba pasando que los posteriores  Sr. X o la traicionera Marita Covarrubias, y aquí veíamos un poco más el por qué) y especular con que el estaba detrás de algunos de los momentos más funestos de la América reciente. Pero sobre todo nos descubrieron el lado humano del monstruo, al presentarlo como un escritor frustrado que nunca consiguió vender sus novelas de ciencia ficción por ser demasiado oscuras –aunque él sabía de su base real-, salvo como relleno a revistas de corte erótico. Fue una hora sorprendente, de los episodios que más me descolocó cuando lo vi en su momento (era dramático, tenso –los flashbacks los tiene el personaje mientras pincha una conversación de Frohike con Mulder y Scully y les apunta desde un edificio contiguo con un rifle) y estaba recubierto con un barniz de humor negro en torno al patetismo de su protagonista. De los que posteriormente más veces revisé. Un detalle, originalmente el episodio debía haber terminado con la cabeza de Frohike desparramada por el suelo, pero Carter se negó: en su lugar el Fumador terminaba perdonando su vida, como creyéndose un ser superior que se eleva sobre la vida y la muerte ajenas, pero cuyo pasado nos había enseñado que esa actitud (y la que había tenido en todas sus apariciones previas) tenían mucho de frustración y autoengaño. Ya lo decía William Burroughs: hay un primo del que no puedes escapar, el que llevas dentro.

4- Temporada 7, episodio 11: Closure

D: Kim Manners  G: Chris Carter, Frank Spotnitz. Emitido en EEUU el 13 de Febrero del 2000.

No tengo una buena opinión precisamente de la séptima temporada de la serie. Comprendo que tras siete años los guionistas tenían que empezar a transitar nuevos terrenos y se tomaron unas libertades a la hora de experimentar que ya había dado sus primeros avisos con mejores resultado durante el año anterior. Tonterías como Fight Club o Hollywood A.D. (dirigido por el propio Duchovny) resultaban comedietas de muy bajo nivel en comparación de los episodios humorísticos de años anteriores inventos (aparte de que durante toda la temporada hubo demasiados) como el rodar el episodio X-Cops con el formato documental de la serie Cops, muy popular en aquellos tiempos, no dieron buen resultado. Y mejor no hablar del horrible First Person Shooter, segunda colaboración del novelista William Gibson (la primera dio de sí un muy buen episodio en la quinta temporada, Kill Switch) para el serial que era ridículamente espantoso y se rumorea que realmente era un descarte de otra serie creada por Carter, Harsh Realm, debido a la prematura cancelación de la misma. En cualquier caso, uno de los episodios que más palos se llevo por parte del fandom fue Closure, debido a su manera un tanto abrupta de cerrar la trama que durante las primeras temporadas había sido una de las principales de la serie, la desaparición de Samantha Mulder, hermana del agente Fox, pero que por aquel entonces empezaba a quedar eclipsada entre futuras invasiones extraterrestres y el romance de su pareja protagonista a punto de dar el paso definitivo. El episodio juega en la liga de los duros, y no resulta fácil de ver en una serie que se hacía sentir más cómoda para los espectadores con amenazas de otros mundos que con otras de carne y hueso, como el psicópata asesino de niños que lleva años secuestrando a sus víctimas. Mulder contará con la ayuda de un padre que perdió a su hijo tiempo atrás y que posee poderes psíquicos, pero que será incapaz de aceptar la verdad una vez tenga que enfrentarse a ella, como si le pasara finalmente la antorcha de la negación. Pero nuestro protagonista se verá liberado en una hermosa escena en la que finalmente se despide de su hermana, feliz en el más allá, al recibirla junto a otros espíritus de niños inocentes asesinados a ritmo de My Weakness de Moby. Es una hora estupenda de la serie, turbia e intensa, pero envuelta en un halo de tristeza como nunca antes visto, y entregando al espectador la sensación de que la puerta de que se acababa de cerrar nunca volvería a abrirse.

3 – Temporada 1, episodio 13: Beyond the Sea

D: David Nutter  G: Glen Morgan, James Wong. Emitido en EEUU el 7 de Enero de 1994.

Tras unos inicios un tanto titubeantes en las que se nos presentaba un producto de género muy bien facturado y un tanto irregular con tendencia a utilizar elementos de películas fantásticas, en la hora 13 por fin llegó el episodio destinado a demostrar las posibilidades que la serie tenía con el material del que pudo disponer. Fue el primer episodio en centrar su atención en Dana Scully, dándole una hora de desarrollo emocional que no había tenido hasta ese momento y demostrando a los espectadores que su personaje era tan interesante o más que Mulder, -presentado en las primeras horas en un escalón superior de protagonismo- y no un mero recurso escéptico. Es normal en series de televisión protagonizadas por actores no muy experimentados que se vea el progreso de su trabajo a medida que van pasando las horas, pero quizá debido a que fue el primer momento en el que a Gillian Anderson le dieron un ancla emocional en la que poder sujetarse comenzó a dar rienda suelta a su talento. El co-protagonista del episodio fue el siempre excelente Brad Dourif, que daba vida a Luther Lee Boggs, un peligroso preso que desde el corredor de la muerte se ofrece a colaborar con el FBI para atrapar a un asesino de niños y desarrolla una ambivalente relación con Dana: es en efecto otro episodio refrito de los que hay unos cuantos durante la primera temporada, y que irían disminuyendo paulatinamente a medida que la serie avanzara. Si Ice era una versión al estilo de la serie de La cosa, o Fallen Angel jugaba a cara descubierta con la idea de “meter a Mulder en Depredador”, Beyond the Sea era El silencio de los corderos desde el prisma de la mitología creada por Chris Carter. Y sin embargo en esta ocasión encajó como un guante quizá por aquello de que Scully es una hija (iba a decir no reconocida, pero lo cierto es que Carter jamás lo negó) de la agente Sterling y al ser el momento en el que su viaje empezara a dar sus primeros pasos nada mejor que fijarse unos momentos en el personaje como forma de arquetipo al que dio vida Jodie Foster. Nutter se sacó de la manga un episodio de una calidad visual más que remarcable, sacando el máximo provecho al medio –uno de mis recuerdos de estos tiempos es que gente que no solía ver televisión solían decirme que les gustaba Expediente X porque les parecía cine: si vieron este episodio no me extraña nada- y Wong y Morgan empezaron a desvelarse como dos de los guionistas maestros de la serie, empezando por dar la vuelta a los conceptos que en doce horas ya dábamos por sentados, como demostrar durante una hora que Scully puede ser la creyente y Mulder el escéptico. Escenario que se repetiría unas pocas veces después, generalmente en episodios que incluían la religión como tema (católica al principio, budismo mucho más avanzada) debido a las creencias de la pelirroja forense del FBI.

2 – Temporada 6, episodio 12: One Son

D: Rob Bowman  G: Chris Carter, Frank Spotnitz. Emitido en EEUU el 14 de Febrero de 1999.

Quizá se trate de mi episodio preferido de todo el arco de la mitología: es muy emocionante, por fin se nos daban algunas respuestas (aunque se abrían un sinfín de preguntas nuevas, lo cual a esas alturas ya era costumbre), daba la sensación de que aparece todo el mundo, desde los Pistoleros Solitarios hasta Marita Covarrubias, pasando por Krychek y Spender, o las dos variables de cómo ser un reverso tenebroso de Mulder. Se nos descubrieron jugosos detalles sobre el pasado de Fox, de su línea genealógica más concretamente, para darle un toque shakesperiano al asunto. En aquellos tiempos Diana Fowley seguía teniendo bastante protagonismo  y empezaba a seguir el camino dictado por el Fumador: tanto Mimi Rogers como William B. Davis estuvieron brillantes. Y descubríamos la verdad sobre Cassandra Spender (Veronica Cartwright, la cual recuerdo que en esos tiempos también juraba y perjuraba ser la madre de Lucas Buck en American Gothic. Si salía en tu serie preferida, sabías que iba a haber lio). Y por fin sabíamos por qué una de las razas extraterrestres se tapaba todos los orificios del rostro, qué era el cáncer negro y contemplábamos el fin del Sindicato. Fue una secuela estupenda de Enfréntate al futuro y si esta hubiera funcionado en taquilla no hubiera sido inimaginable suponer que este episodio, junto al previo Two Fathers, hubiera ocupado también su lugar en la gran pantalla, que es a donde parece destinado. Uno de los momentos álgidos de la serie, incluso la reapertura de la trama con Biogénesis ya pareció algo forzado tras el desenlace que aquí se nos daba (más digno de haber cerrado una temporada que haber ocupado la parte central del brillante sexto año).

1 – Temporada 3, episodio 4: Clyde Bruckman’s Final Response

D: David Nutter  G: Darin Morgan. Emitido en EEUU el 13 de Octubre de 1995.

Se han hecho muchas listas a lo largo de los años sobre los 5 o 10 mejores episodios de la serie, ésta desde luego no es la primera y dudo que sea la última esta misma semana. He visto y leído criterios de todos los tipos, desde aquellos que incluyen en su mayoría episodios mitológicos, otros que tienen especial predilección sobre los humorísticos, también con los más terroríficos… pero todos acaban incluyendo El reposo final de Clyde Bruckman, que no es solo probablemente el mejor episodio de la serie sino también una de las mejores horas de televisión dramática de los 90. Expediente X, ignoro el motivo, siempre tuvo una sensibilidad especial para tratar el tema de los dones como si de maldiciones se trataran, y ahí estaban Miracle Man o Revelations para demostrarlo. Pero en esta magnífica hora les salió una extraña mezcla de melancolía y humor para acercarse al “tema entre temas” (por mucha vida extraterrestre que haya): la muerte. Un asesino comienza a matar a víctimas las cuales tienen todas en común poseer poderes psíquicos, y Mulder y Scully acabarán protegiendo a un pobre vendedor ambulante, Clyde Bruckman, de ser su próxima víctima… ya que parece saber como morirá cada persona con solo tenerlo cerca. Nunca fue tan mítico el usted no quiere saberlo que le soltó a Mulder como el usted no morirá que le dijo a Scully y que estimuló la mente de los fans durante años. ¿Presagio en plan simbólico o verdadera inmortalidad? El episodio se llevó dos Emmys, al mejor guión para Darin Morgan y al mejor actor invitado, para Peter Boyle como el pobre vidente que protagonizó un episodio original y único por siempre recordado por el fandom.

¿Y esto es todo? ¿Ningún episodio de la quinta temporada, que fue de las mejores y más regulares de la serie? ¿Ni de la octava? ¿Ni un episodio de los protagonizados por Doggett y Reyes a modo de homenaje? Maldición, ahora tengo la sensación de que la lista se ha quedado corta y debería haber sido de 20. Pero qué demonios, así se hacen las secuelas…

Javier J. Valencia

También en El pájaro burlón Rememorando a Mulder y Scully (3ª Parte): Los cómics de “Expediente X” en España

Esta entrada fue publicada en Televisión Series y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.