Peaky Blinders – Temporadas 1-2 (2013-2014)

blindersCAP

Birmingham. 1919. Los tristes edificios de ladrillo de la ciudad presencian el desfile de un ejercito de parias. Comunistas que proclaman la revolución; ladrones; asesinos; miembros de IRA conspirando en las esquinas; policías corruptos; borrachos; excombatientes que volvieron ya a casa, pero que dejaron parte de ellos enterrado en el barro de Verdún… Un predicador negro anuncia el fin de los días encaramado a una montaña de cascotes y, tras él, una fábrica escupe fuego y ceniza para poner en marcha de nuevo a la nación. El cielo es gris en Birmingham.

Un hombre camina entre esta miseria. Es Thomas Shelby (Cillian Murphy), el líder de los Peaky Blinders, la banda que controla la ciudad. Él también acaba de llegar de Francia. De allí se trajo un par de medallas al valor, grandes planes y una enfermiza adicción por el opio. Como sus hermanos lleva una gorra con cuchillas de afeitar escondidas dentro para que al golpear con ellas rajen la cara de sus enemigos. Todo el mundo lo saluda. Es un Peaky Blinder.

De fondo oímos a Nick Cave cantando.

blinders_01

El curioso sistema audiovisual británico (con la BBC actuando como una verdadera cadena de servicio público desde hace décadas) ha impulsado, entre otras muchas cosas, la proliferación de brillantes generaciones de directores y guionistas, que instruidos en la pequeña pantalla han terminado por dar el salto al cine. Stephen Frears o Mike Leigh, por ejemplo, empezaron en la televisión. Steven Knight, creador y guionista de Peaky Blinders, ha sido el último de una larga saga de cineastas, que desde una industria del entretenimiento pequeña (en comparación con la norteamericana), pero tremendamente innovadora, ha aterrizado en nuestras pantallas de cine para marcar el pulso de nuestro tiempo. Nadie duda que su última película, Locke (2014) haya sido uno de los estrenos de año. Por lo menos uno de los más arriesgados, seguro.

Es inevitable comparar Peaky Blinders con otra gran serie actual, en este caso realizada al otro lado del océano, Boardwalk Empire. Con ella comparte temática y ambientación. Mafia, periodo de entreguerras y violencia. Comparten también un ritmo sosegado y un gusto por una estética preciosista incluso en la recreación de la miseria. En el caso de la serie británica, con seis capítulos por temporada, el ritmo “tranquilo” llega a funcionar mejor haciéndola una serie más accesible. Por otro lado, formalmente se permite ciertas licencias, como lo es el uso de una banda sonora “fuera de ambientación” (Nick Cave, Tom Waits, etc) o del abuso de la cámara lenta, que le confiere un aire más moderno (quizás en exceso). La serie británica da más importancia a las circunstancias históricas (con la sombra de una revolución mundial y con el vacío creado tras la I Guerra Mundial sobrevolando sobre casi todos los personajes). Pero ambas son series maravillosamente escritas y magistralmente interpretadas.

blinders_02

Cillian Murphy sostiene sobre sus hombros la serie. Su extraño físico, marcado por una mirada transparente y un aire ausente, confieren al personaje que interpreta un trasfondo melancólico. Su rostro es el del hombre traicionado que al volver a casa descubre que la guerra no ha servido para nada. Quedan los recuerdos, las pesadillas, y la única forma de mitigarlas es empezar otra guerra, en este caso en su terreno, una guerra por Birmingham contra el jefe de policía de la ciudad (interpretado con su habitual soltura por Sam Neill, que llega a clavar el acento irlandés que le corresponde al personaje).

Hay guerra, comunistas, huelgas, un barrio chino, carreras de caballos amañadas y una historia de amor. Pero nada es lo que parece. Porque lo que más hay en Birmingham en 1919 son corazones rotos. Y todos pasean entre edificios de ladrillo y fábricas que respiran fuego, como si fueran dragones.

Daniel Lasmarías
“Peaky Blinders” en nuestro Top 10 de series TV 2014 (Javier J. Valencia / Xavier Torrents Valdeiglesias)

Esta entrada fue publicada en Televisión Series y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.