Paquita Salas – Temporada 2 (Javier Calvo, Javier Ambrossi, Netflix, 2018)

El fenómeno Paquita

Qué alegría, qué alboroto. Ya se ha estrenado la segunda temporada de ‘Paquita Salas’ en Netflix. La serie nacional del momento traída de las manos de Javier Ambrossi y Javier Calvo. Parece mentira, pero ‘Paquita Salas’ se ha convertido en una especie de evento audiovisual digno de celebración cada vez que llega con nuevo contenido a nuestras pantallas. Así como Marvel tiene a su séquito de religiosos fans a las puertas del cine esperando los meses que haga falta para la próxima entrega superheróica, la serie de “los Javis” también se ha creado a su secta de seguidores acérrimos al carácter imprevisible de Paquita Salas (Brays Efe) –que vuelve a estar espectacular-. No al nivel desmesurado de las cintas de superhéroes, pero desde luego tiene a sus espaldas un grueso de seguidores que a más de uno le gustaría tener. Lo que a su vez no deja de ser curioso, porque desde el minuto unoel contenido de la serie parecía ir dirigido en exclusiva a un público específico que trabaja o quiere dedicarse a esto del cine. En concreto, al sector de los actores y en lo difícil que es hacerse un hueco en el mundo interpretativo, en lo duras que pueden ser las compañías con los que empiezan. Aunque los Javis tampoco se han olvidado de brindar algunas perlas hacia los de imagen y sonido, y las otras tantas que se dejan caer alrededor del departamento de producción de los proyectos en los que Paquita quiere introducir a sus pupilos.

Pero lo cierto es que lo que viene a ser Paquita Salas y lo que la serie cuenta, se puede trasladar a cualquier persona y a cualquier trabajo –y de ahí que haya conseguido llegar al gran público-. Paquita es la encarnación de los perdedores y de aquellos que tienen delirios de grandeza -quién no los tiene- y sueñan con ser alguien algún día. Es ese Pepito grillo que tenemos en nuestro interior y que nos anima a luchar día a día por nuestros sueños, objetivos y metas. Paquita Salas nos representa a todos. Dejando de lado que, por descontado, la serie va encaminada hacia la comedia, la evolución que tiene su contenido siempre deriva hacia el drama personal que sienten los personajes que componen la ficción televisiva de esta representante adicta a las cañas de chocolate. La trascendencia de la creación de Paquita va más allá de solo querer hacer reír al espectador –la serie de los Javis requiere de un conocimiento bastante amplio sobre el contenido televisivo de España-. Es un personaje hecho para motivar al espectador y  hacerle ver que nada es imposible, ni inaccesible. Solo hay que ir a por todas y dedicarse en cuerpo y alma a aquello que uno ama. Y ponerle buena cara al buen tiempo también ayuda.

Los Javis no pueden evitar inclinarse hacia esos losers que se las ven con el gran gigante que es el mundo del cine. Una piscina de tiburones que no es apta para cualquiera. Aunque para eso está aquí Paquita, para salvarnos y llevarnos hasta los Goya. Y una vez lleguemos allí, ya veremos si continuamos en PS Management –ergo, lo hacemos y ya vemos-. Si la primera temporada fue una grata sorpresa, la segunda entrega del serial de ‘Paquita Salas’ es una verdadera fiesta. Un espectáculo que termina convirtiéndose en una droga que se hace imposible no consumir del tirón y de la que, como viene a ser normal, te quedas con ganas de más. Igual que su primera temporada, tiene frases memorables, pero lo mejor, sin duda, es el tremendo cameo de Lory Money en el momento más inesperado. Y su último episodio se postula como uno de los mejores de la serie, donde se ve realmente ese significado del personaje y de la serie.

‘Paquita Salas’ marca tendencia y se ha convertido en un fenómeno contemporáneo de la televisión de nuestro país. Ambrossi y Calvo han creado una figura ha traspasado los límites de la televisión. Ha conectado directamente con su público, tanto el que quiere dedicarse, o se está dedicando, a hacer cine o televisión, como el que no. Con tan solo diez episodios en su haber, Paquita forma ya parte de nuestra cultura popular.

Xavi Mogrovejo

Esta entrada fue publicada en Televisión Series y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.