Jessica Jones – 1ª temporada (Netflix, 2015)

jessicajones01Suena un piano suave de aire melancólico y a la vez que deja suspendido un cierto halo de suspense. A medida que la banda sonora avanza el crescendo sugiere una explosión de lo explícito a la par que un aumento de la acción para volver a acabar con la misma intro solo que más delicada, casi como un cliffhanger más que deja paso a cada nuevo capítulo.

De esta manera, tan poco habitual como certera, la banda sonora de Jessica Jones consigue no sólo establecer el tono general de la serie sino que además perfila lo que va a ser la psicología del personaje principal. Jessica Jones bebe, trabaja en una oficina mugrienta, de un edificio mugriento en un barrio mugriento. Traumatizada, sumida en una crisis existencial parece responder al estereotipo del antihéroe de género. Sí, la Jones detective privada es un ángel caído, una aspirante a superhéroe devastada por sus dramas del pasado.

jessicajones02Sin embargo, aunque los elementos están ahí, estamos ante una serie que subvierte, desde el respeto al código, eso sí, el noir como género. No estamos ante un descenso a los infiernos de la corrupción o la amoralidad, sino más bien lo contrario: una lucha constante por escapar de los demonios, de resurgimiento, de redención. Unos demonios, por cierto que no están solo en el espíritu atormentado de la Jones sino que, y esta es otra forma interesante de subversión, se encarnan en la poderosa figura de Kilgrave, un manipulador del control mental que fácilmente podría pasar por la clásica figura de la femme fatale en versión masculina.

Con estos dos personajes como pivotes fundamentales la serie transcurre en una sucesión de encuentros y desencuentros, como en un juego del gato y el ratón donde Kilgrave, ejerciendo de sombra ominosa, es capaz de alterar a la protagonista sólo con la amenaza de su presencia. Cierto es que también hay superpoderes y, en este sentido, la serie entra de lleno de forma coherente en el universo Marvel (referencia incluida a Daredevil), sin embargo este aspecto acaba siendo meramente coyuntural.

En Jessica Jones lo que prima es asentar el suspense por encima de todo. Claro que encontraremos acción y momentos “superheroicos”, pero siempre como consecuencia y nunca como punto de partida apriorística. Claro está que para que este desarrollo genérico funcione el contexto es esencial. Por ello Hell’s Kitchen, barrio donde transcurre la trama, acaba siendo un personaje más del entramado.

jessicajones03Sus tonos grisáceos diurnos y la frecuente nocturnidad de sus escenas son el marco idóneo para dibujar tanto el tono general como el reflejo del alma de tanto la protagonista como de la galería de secundarios. Personajes estos que no aparecen como meros invitados de piedra sino que capítulo a capítulo pincelan y cincelan la evolución de la protagonista y de ellos mismos, siendo así una suerte de relación retroalimentativa, de crecimiento continuo.

Así pues esta producción de Netflix sigue ofreciendo los estándares habituales de seriedad y enfoque adulto de sus personajes de Marvel, como si quisiera marcar una diferencia entre el infantilismo colorista de las producciones cinematográficas y el tenebrismo televisivo. Pero más allá de eso lo que consigue Jessica Jones es ser una pieza de exquisita revisitación genérica, de corte clásico en las formas, que permite trascender el mundo del superhéroe y mostrar otra forma de enfocar y mostrar este universo particular. Sin duda una de las mejores series de la temporada.

Álex P. Lascort

Esta entrada fue publicada en Televisión Series y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.