Rememorando el tulipán blanco: Los 10 mejores episodios de Fringe (II)

Y seguimos con nuestro particular ranking de las diez mejores horas que nos ofreció una magnífica serie de ciencia ficción, “Fringe”, ahora mostrando los episodios “top 5” seleccionados por Xavi Torrents y Javier J. Valencia.

5 – Temporada 5, episodio 13: An Enemy of Fate

D: J. H. Wyman G: J. H. Wyman

“A caballo regalado no le mires el dentado”. Con esa máxima afronté siempre la quinta temporada de Fringe. Para una serie que desde prácticamente su segunda temporada se había enfrentado al fantasma de la cancelación, fue una  suerte que Fox decidiera renovarla por un año más… aunque el cuarto año cerraba bastante sólidamente todas sus tramas, salvo ese “planting” en forma de episodio que había sido Letters of Transit. En honor a la verdad hay que decir que la quinta temporada, en general, no me pareció gran cosa, pero ya hacía tiempo que las aventuras de Olivia (desaprovechadísima toda la última temporada, por cierto), Peter, Walter y Astrid me habían conquistado el corazón y como “regalo para fans” la acepté muy a gusto tal y como era –y que gran número el 100 para terminar una serie-.Y claro, todas las sensaciones se amplificaron a la hora de decir el adiós definitivo. Principalmente el momento en el cual Walter se despide de Astrid (¡y de Gene!), quizá el más emotivo de toda la serie (y que reivindica un pelín al siempre un tanto olvidado personaje interpretado por Jasika Nicole), y desde luego con el sacrificio final del personaje interpretado por John Noble, que, por fin, logra “equilibrar su karma”. Al fin y al cabo el siempre fue “causa y efecto” en la serie, un Walter pretérito al que solo vimos en flashbacks provocó un montón de problemas que nuestro querido Walter de la serie resolvía con la ayuda de su hijo y sus amigos… y sobre todo por que, en cierta medida, una de las tesis principales de la serie fue la de enfrentar quién eres a quién has sido… contra viento y marea. JJV

4 – Temporada 4, episodio 19: Letters of Transit

D: Joe Chappelle G: Jeff Pinkner, J. H. Wyman & Akiva Goldsman

De los episodios más aclamados por los fans, uno de los más carismáticos, uno de los más emocionantes y recordados. Este capítulo nos relata cómo en el futuro los Observadores decidieron esclavizar a la raza humana convirtiendo el mundo en un totalitarismo dictatorial, donde los supervivientes pasaron a llamarse “Nativos” y la división Fringe pasó a estar controlada por los Observadores, usándola como cuerpo policial para controlar a dichos Nativos. En el año 2036, una joven agente del FBI llamada Etta y su compañero Simon encuentran el cuerpo en ámbar de Walter, conservado durante todos esos años, y poco a poco entienden que todo es un plan pensado por el equipo Fringe original para acabar con la dictadura de los Observadores. Tras investigar varias cuestiones y esquivar constantemente el asedio de sus enemigos, Walter, Etta y Simon logran sacar del ámbar a Astrid y a Peter –sacrificándose Simon en el acto–, así como la mano de William Bell que les permitirá acceder a una localización secreta. Pero es justo en los últimos minutos del episodio donde la trama se cierra de forma brillante y emotiva, pues en la primera conversación de Etta y Peter, éste descubre que ella es su hija, la hija que tuvieron él y Olivia. El episodio fue como un pequeño paréntesis en el transcurso final de la cuarta temporada, que hacía pensar en los Observadores como algo sorprendentemente peligroso y, sobre todo, abría una trama que podía desarrollarse más adelante, tal como así se hizo en la quinta temporada. XTV

3 – Temporada 2, episodio 18: White Tulip

D: Thomas Yatsko G: J. H. Wyman & Jeff Vlaming

Es curioso. Si nos paramos a pensarlo fríamente, desde el punto de vista de la línea temporal de los personajes principales, el capitulo apenas nos dura 5 minutos. Pero el caso es que el episodio se narra desde la perspectiva “temporal” del Dr. Peck (Peter Weller), el cual está trabajando en la manera de saltar por el tiempo para lograr cerrar asuntos pendientes con su esposa, fallecida tiempo atrás. El episodio está centrado principalmente en la psicología de Walter y en el paralelismo de los actos que ha cometido en el pasado (por suerte para nosotros, por que si no, no habría serie) con los que está a punto (¿o ya ha cometido?) Peck… y en la necesidad de recibir un “mensaje” por parte de una fuerza superior que le indique que está siguiendo esta vez, el sendero correcto, en forma de tulipán blanco. White Tulip es una de las mejores horas de Fringe (podría haber sido número 1 perfectamente, lo cierto es que admito que nunca he tenido un preferido claro y concreto del total de la serie) por que explota sus posibles virtudes por todos los lados: desarrolla a uno de sus personajes principales y nos permite conocerlo todavía un poco mejor, saca partido al pertenecer al género de la ciencia ficción con todas las posibilidades que ello ofrece (Fringe, al contrario que otras hermanas de género suyas, nunca se quedó corta en este aspecto) y está perfectamente dirigido e interpretado –una vez más, John Noble está para quitarse el sombrero, y Peter Weller da vida a un personaje episódico inolvidable)-. JJV

2 – Temporada 1, episodio 20: There’s More Than One of Everything

D: Brad Anderson G: Jeff Pinkner y J. H. Wyman

El final de la primera temporada de Fringe deja bien claro lo diferente que va a ser la serie después de eso. Si durante esa primera temporada la tónica de la trama parecía ser la de investigar casos paranormales de forma episódica, muy en la línea de Expediente X, a partir de la segunda temporada la serie va muchísimo más allá en cuanto a temáticas de ciencia ficción, dejando atrás los inicios que había tenido. Y todo ello da comienzo con este capítulo final: David Robert Jones está intentando abrir un portal para cruzar al universo paralelo con tal de poder encontrar a William Bell. Para detenerlo, Olivia por su lado encuentra una pista en todos los eventos de El Patrón que apuntan como centro irradiador al mismo lugar: el Lago Reiden. A ese mismo lugar es hacia donde se dirigen, por otro lado, Peter y Walter, puesto que éste ha encontrado un dispositivo (gracias a la ayuda de Septiembre) que él inventó hace años y que permite cerrar cualquier portal que se abra entre universos. En el enfrentamiento final, Peter logra cerrar el portal justo cuando Jones se dispone a cruzarlo, lo que provoca que su cuerpo quede partido en dos. El desenlace del episodio tiene doble sorpresa y doble shock para el espectador: por un lado, vemos a Walter visitar llorando una tumba en el cementerio en la que pone “Peter Bishop 1978-1985”; por otro lado, Olivia tiene una cita acordada por Nina para conocer por fin a William Bell. Sin embargo nadie se presenta y, cuando la protagonista sube a un ascensor para marcharse, se produce un destello, abriéndose las puertas y apareciendo en un pasillo desconocido. Allí una mujer la acompaña a un despacho, donde aparece William Bell (que se muestra por primera vez interpretado para goce de los fans por el legendario Leonard Nimoy). Olivia le pregunta que dónde se encuentran, ante lo cual Bell responde que es algo muy complicado. Olivia se gira y observa por la ventana, y es ahí donde la segunda sorpresa se manifiesta, porque si ya intuíamos que se encontraban en el universo paralelo, la forma de mostrarlo al espectador resulta del todo impactante y poderosa: la cámara se aleja de la ventana mostrando el edificio en el que están los personajes, que no es otro que una de las dos torres gemelas del World Trade Center de Nueva York. Corte a negro, imagen de manzana y créditos finales… y la emoción a mil revoluciones lista para la segunda temporada. XTV

1 – Temporada 2, episodio 16: Peter

D: David Straiton G: Jeff Pinkner, J. H. Wyman y Josh Singer

Peter es una hora de televisión magistral que demuestra que en ocasiones –quizá muy contadas- la televisión generalista se puede marcar episodios a la altura de sus hermanas del cable. Es un punto de inflexión en la serie en el cual se nos cuenta aquello que ya nos veníamos temiendo en las horas previas. Si fuera un cómic Marvel o DC en la portada probablemente nos indicaría aquello de “por fin… ¡el origen secreto de Los Bishop!”. Desde el comienzo, con el cambio en los créditos iniciales, “resituándolos” tanto en música como en imágenes en los 80, nos damos cuenta de que va a ser un capitulo especial. Walter por fin le cuenta a Olivia que ocurrió con “su” Peter, con el “otro” Peter y conocemos la verdad sobre su experimentación en ambos mundos. Todo terriblemente dramático y manejado, como en las grandes tragedias, por las manos del destino (que idea tan genial me parece que el causante de todo sea un Observador que no debe intervenir en los asuntos humanos y que sin quererlo ponga en marcha todos los acontecimientos). Imposible no sentir la piel de gallina ante el espejo que muestra el “otro universo”, no emocionarse con el funeral de Peter o no estremecerse ante el suceso en el Lago o la pérdida del brazo de Nina Sharp. John Noble elevaría su registro a niveles soberbios, y ya no volvería nunca a bajar el pistón. JJV

Xavier Torrents Valdeiglesias & Javier J. Valencia

También en El pájaro burlón: Rememorando a Mulder y Scully. Las 10 mejores horas de Expediente X, Rememorando a Jack Bauer: los 10 mejores episodios de 24, Rememorando a Laura Palmer (Especial Twin Peaks, 1ª parte): Todo aquello en que creímos
 

Esta entrada fue publicada en Televisión Series y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.