Garth Marenghi’s Darkplace (2004)

Los fans de la comedia televisiva británica tenemos aprendida de hace tiempo esa frase que dice “menos es más”. Sus creadores deben acostumbrarse a temporadas muy cortas, habitualmente de seis capítulos, por lo que se suele tener mucho más control sobre la idea de la serie y de la manera en que esta se va a desarrollar. En otras palabras, que no hay “paja” ni “relleno”. Garth Marenghi’s Darkplace, creada en 2004 por los cómicos Matthew Holness (The Office, Life’s Too Short) y Richard Ayoade (The I.T. Crowd, The Mighty Boosh) no solo se caracteriza por la ausencia de ese relleno, sino que crea un mundo propio tan divertido e interesante que nos quedamos con ganas de más, aunque su edición en DVD pone solución–parcial–a esto.

La serie es un ejercicio de ese “metalenguaje” que tanto llena la boca de muchos modernos, ya que esencialmente se trata de una serie dentro de otra. En el inicio de cada capítulo el famoso autor de novelas de horror Garth Marenghi (Holness) nos hace una introducción de lo que vamos a ver a continuación; un capítulo de la serie que creó junto a su amigo, mecenas y productor Dean Learner (Ayoade) para el Channel 4 británico en los años ochenta. Debido a que la serie era –siempre según Marenghi- realmente terrorífica y adelantada a su tiempo, los jefes del canal optaron por no emitirla. Pero en 2004, debido a una terrible sequía de programación e ideas, Channel 4 ha reclutado a Marenghi, Learner y a otro miembro del reparto, Todd Rivers –un magnífico Matt Berry, también de The I.T Crowd y The Mighty Boosh– para filmar comentarios que complementen el visionado de la recuperada y restaurada serie. La misma en si es un despropósito absoluto; narra las aventuras de los doctores y los administrativos del Hospital Darkplace, el cual se ve asediado semanalmente por las fuerzas del mal debido a su ubicación sobre un portal que lleva al mismísimo infierno. Una extraña mezcla entre una serie de acción de los ochenta con el universo de terror grandilocuente de un Stephen King, del cual Marenghi es una muy evidente caricatura.

El protagonista es el propio escritor, que interpreta de manera pedante e intensísima al Dr. Rick Dagless, un veterano de Vietnam y conocedor de la hechicería y lo sobrenatural. Su compañero, el Dr. Lucien Sánchez, interpretado por Todd Rivers, sirvió con él en el conflicto y es un cirujano rebelde, mujeriego y machista que, como Dagless, siempre va armado al trabajo por lo que pueda pasar, a parte de que muchas veces su voz de doblaje no coincide con el movimiento de sus labios. Dean Learner, el único que según Marenghi no es actor, interpreta al jefe de hospital, Thornton Reed, con un acartonamiento extremo, mirando involuntariamente a la cámara, hablando sin inflexión ninguna y sin saber muchas veces que es lo que está pasando. Por último tenemos a Alice Lowe interpretando a la actriz Madeleine Wool, que a su vez hace de la Dra. Liz Ashler, una rubia tonta que es blanco de todas las burlas machistas de sus compañeros y poseedora de unas habilidades psíquicas muy peligrosas, sobretodo cuando tiene la regla. Wool no está en los comentarios de la serie, ya que se la supone muerta o desaparecida en extrañas circunstancias que solo Dean Learner parece conocer.

Garth Marenghi’s Darkplace tiene una realización cuidadísima en su pretendida “cutrez” de bajo presupuesto; en su fotografía, su diseño de vestuario y en una magnífica cabecera que parodia las series de la época con muchísimo acierto y con un tema muy pegadizo. Los efectos especiales y los monstruos que aparecen son de antología; hombres simio asesinos o bichos mutantes de un solo ojo con un miembro gigantesco son solo algunos ejemplos de la locura de los planteamientos de Marenghi, encabezonado en explicar con su retorcida lógica personal semejantes idas de olla. A todo esto cabe añadir un festival de desencuadres y planos de emergencia para no repetir tomas así como unos garrafales fallos de sonido y continuidad que no hacen más que engrandecer el acabado de la serie.

Con todo, los momentos clave están en la interacción entre la serie y los comentarios “actuales” filmados para la ocasión. Aquí es donde se nos descubre la detallada e hilarante historia que Holness y Ayoade han ido tejiendo durante años- ya que la serie fue precedida por unos cuantos espectáculos teatrales con los mismos personajes- y la personalidad de sus protagonistas. Marenghi cree tener más talento del que realmente posee y su ego está desmedido, Learner no es más que un ricachón agarrado y cutre que enmascara sus intenciones de hacer dinero con supuestas inquietudes artísticas y Rivers es un borrachín fracasado que odia a todos los actores jóvenes de la serie Eastenders. La edición en DVD de la serie contiene una hora de extras con todo el material de entrevistas a los tres personajes, que es igual de impagable y por momentos mejor que esta.

Todo ese mundo de anécdotas relacionadas con los implicados en el proyecto, llena de tensiones entre compañeros, egos hinchados y puñaladas traperas es el que me ha parecido lo mejor de la serie. Los jefes del Channel 4 debieron pensar lo mismo, ya que pese a que Garth Marenghi’s Darkplace no tuvo segunda temporada –fue programada muy tarde y tuvo audiencias muy bajas, aunque generó un gran culto en Internet y en DVD– Holness y Ayoade crearon un spin-off de esta en 2006, Man to Man With Dean Learner, una parodia de un show de entrevistas en donde, como no, el primer invitado era Garth Marenghi. Esperemos pues ver algo más en el futuro de ese autoproclamado “Escritor, Tejedor de Sueños, Visionario… y Actor” y de su ruin manager.

Victor Castillo

Esta entrada fue publicada en Televisión Series y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.