Black Sails – 2ª temporada episodio 9: XVII

bs02e0901Aviso a navegantes: Black Sails no busca ofrecer un divertimento que tenga moraleja ni una catarsis armonizadora. Esta serie transita continuamente a través del caos y por los derroteros de un mundo que se encuentra asomado a su propio abismo; la desesperanza, eso es lo que pincela la atmósfera de cada episodio, incrementándose exponencialmente a medida que se acerca su final de temporada y, como hemos visto en este dramático noveno capítulo, componiendo el marco perfecto para un desenlace épico. Nassau no se puede salvar, y no se podrá salvar, pero los sables, las pistolas, los cañones y las velas negras se hundirán en la profundidad del océano rubricando un último, desgarrador, destructivo y vengativo grito contra su fatal enemigo: la civilización.

bs02e0902Si los giros bruscos de guión y los ‘carpetazos’ radicales a personajes protagonistas son el morbo que a muchos espectadores les encanta encontrar en las series de televisión, desde luego que Black Sails cumple con creces. Y es que esta producción televisiva es muy inteligente en su forma de constituirse como espectáculo de consumo y a la vez como relato trágico-histórico del mundo de la piratería. Su estructura en este noveno episodio ha funcionado con una mecánica precisa a la hora de combinar la pauta de espectáculo comercial (Vane asaltando el buque de la tripulación de Flint perfilado en el juego de planos cortos y montaje veloz en los intentos de Silver por solucionar la situación) con la profunda carga dramática de la historia trágica de James y Miranda y la última revelación que quedaba por hacerse, y de la que ni siquiera habíamos podido predecir nada. Las consecuencias de dicha revelación son y serán funestas, abriendo uno de los tantos cliffhangers que ha dejado este capítulo ante la próxima semana –uno de ellos es el sorprendente final de Eleanor del que no predecimos nada bueno–, algo en lo que la serie ya se ha convertido en experta a la hora de dejarnos con la miel en los labios, por muy amarga que ésta pueda ser.

bs02e0903Ya hemos comentado más de una vez en entregas anteriores que la construcción de personajes está notablemente trabajada en Black Sails, y es que la serie también es inteligente a la hora de haber creado esos personajes ‘tótem’ que de forma icónica simbolizan toda una serie de elementos que conectan, seducen y cautivan al espectador. El caso de Flint es el más evidente en su aura de representar el espíritu de la época en la que transcurre la trama: los inicios del siglo XVIII en los que la corona británica decide instaurar y oficializar aquello que es “civilizado” y aquello que no lo es, condenando a ser etiquetados como monstruos a todos aquellos que no entren dentro de su dogmatismo. Flint simboliza la honorabilidad, la justicia y decencia transformadas vengativamente a la fuerza en rebelión, anarquía y destrucción en nombre de la lucha por la libertad que todo hombre y mujer deberían tener por el mero hecho de ser y existir. En los últimos episodios habíamos visto a un Flint intentando volver a la luz para tratar de hallar un camino pacífico que resolviera el caótico destino que le espera al mundo de la piratería. Sin embargo, tras la tragedia en el desenlace de este episodio, podemos atrevernos a pronosticar que, en el momento en que Flint tenga oportunidad, absolutamente nadie va a ser capaz de detener la ira que le llevará a querer destruir completamente el mundo civilizado.

bs02e0904Y en el otro lado de este espectro de personajes ‘tótem’ tenemos a Charles Vane, que engloba en sí todos los elementos del outsider, del rebelde, del ‘chico malo’ que poco a poco se va ganando el favor del espectador por el atractivo que desprende en su espíritu que abraza el caos y lo acepta sin miramientos. Vane no tiene la sabiduría de Flint, ni conoce los fundamentos de la civilización, ni aboga por un código moral o ético, pero sí posee una comprensión total de la oscuridad del ser humano, de la brevedad y trivialidad del instante vivido, del salvajismo y autodestrucción a la que somos capaces de llegar. Es por ese motivo por el que Vane ya sabe antes que Flint que el camino noble, ético y honorable de salvaguardar Nassau pacíficamente es una imposibilidad. Él sabe que el mundo en el que viven se avecina a desparecer tarde o temprano, y por esa razón es consciente que lo único que cabe hacer es luchar, beber, derramar sangre y navegar hasta que no les quede ningún reducto de libertad en el que vivir, y entonces, sólo entonces, aceptarán el destino que desde el primer día sabían que les llegaría. Vane es el espíritu del mundo de la piratería. Y si lo que se intuye del desenlace de este episodio es lo que va a ocurrir en la próxima semana, seremos entonces testigos en el último capítulo de cómo esos dos tótems y espíritus del corazón de Black Sails se unen en un irrepetible grito que hará arder todo cuanto esté a su paso.

Odio a Flint. Pero ahora mismo él está hablando acerca de cómo sobrevivir a lo que se avecina, y tú estás hablando de lo que crees que es tuyo. Cuando llegue la Marina no les va a importar nada lo que sea tuyo o lo que sea mío. Porque para ellos no hay diferencia entre tú y yo.

Xavier Torrents Valdeiglesias

Black Sails – 2ª temporada episodio 8: XVI
Black Sails – 2ª temporada episodio 10: XVIII

Esta entrada fue publicada en Televisión Series y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.