Black Sails – 2ª temporada episodio 10: XVIII

bs02e1001Tengo un arrepentimiento. Me arrepiento de haber venido a este lugar pensando que podíamos encontrar una reconciliación, que la razón podía ser el puente entre nosotros… Todo el mundo es un monstruo para alguien. Ya que estáis tan convencidos de que yo soy el vuestro… lo seré.”

Se acabó el ron. Llegamos finalmente al desenlace de la segunda temporada de Black Sails. Desde luego la serie ha hecho los deberes en estos últimos tres episodios, ofreciéndonos un espectáculo notable tanto en su elemento épico como en el ámbito más dramático. Este último capítulo es todo lo que un cierre de temporada pide ser, en tanto que los arcos narrativos que de forma diversa han ido construyéndose cada semana terminan por confluir y acabar concluyendo, aunque solamente para dar apertura a nuevos arcos que preparan el terreno para lo que acontecerá en un futuro. Es así como la serie se despide con un final de temporada que verdaderamente nos deja con ganas de más; un cierre que nos regala un cliffhanger al que perfectamente podría seguir otro episodio la próxima semana y para el que sin embargo habrá que esperar hasta el próximo año con la miel en los labios. Y es que esta segunda temporada le ha servido a Black Sails para conocerse bien a sí misma, para saber el tipo de serie que es y quiere ser, constituyéndose como un brillante entretenimiento y una emocionante diversión: un auténtico blockbuster televisivo.

bs02e1002Ya la semana pasada nos aventuramos a prever que la unión de Flint y Vane iba a ocasionar una llama infernal en contra de todo lo civilizado. Y así ha sido. La acción, la adrenalina y la épica se han elevado en este episodio por encima de todo el drama y tragedia que estalló en la entrega anterior. Este capítulo nos ha ofrecido una emoción continua en la batalla de Charleston: por un lado, los elementos de efectos digitales del bombardeo entre barcos y ataque de cañones, y por el otro, la lucha a pie de calle con las vibrantes coreografías de combates –brutales y veloces, dando una sensación de realismo constante–, y con los trabajados efectos especiales de explosiones, derrumbes e incendios, logrando conformar un excelente marco de destrucción y caos. Y en medio de toda esa furia de la piratería en contra del resto del mundo, tres personajes han sobresalido, tres hombres han sido los que han brillado por encima del resto en este desenlace de temporada: Flint, Vane y Silver.

bs02e1003Flint y Vane se han convertido en la unión perfecta, lo que en el fondo todos los espectadores queríamos ver en algún momento: los dos enemigos irreconciliables juntando fuerzas y voluntades para enfrentarse a la civilización. Es muy destacable la forma en la que estos dos capitanes y sus tripulaciones han acabado la temporada: unidos. Para enfrentarse a lo que se avecina se necesitan los unos a los otros, como un solo grupo, como una sola hermandad. Eso es lo que promete la tercera temporada de Black Sails. Y en el otro lado de ese espectro hemos tenido en este capítulo el gran protagonismo de John Silver –excelente la interpretación de Luke Arnold esta semana–, que, si ya durante toda la temporada habíamos ido siendo testigos de cómo éste poco a poco iba ganándose la simpatía de la tripulación, ganando influencia y poder y, por tanto, convirtiéndose cada vez más en el John Silver que todos recordamos de La isla del tesoro, en este desenlace hemos visto cómo dicha transformación también ha ocurrido en el aspecto físico, dotando ya a Silver del rasgo que legendariamente siempre más lo ha caracterizado.

bs02e1004En este sentido, mientras que Flint y Vane han escogido ellos mismos su propio destino, John Silver se ha visto arrojado a él. Su voluntad siempre se ha dejado clara: la de tomar el pelo a la mayor cantidad de gente posible con tal de salirse él con la suya, preocupado únicamente de sus propios intereses, los cuales se centraban siempre en hacerse rico para abandonar ese infernal lugar. Ahora, tras lo acontecido en este episodio final, Silver acaba de hallar su destino, pero sin que él haya podido mediar en ello, sino que irónicamente su picaresca y sus propias maquinaciones han sido las que precisamente le han acabado conduciendo involuntariamente a ocupar el lugar que él nunca habría imaginado que terminaría ocupando.

bs02e1005Y por supuesto el notable guión de este capítulo también ha dado su momento de gloria para el trío de personajes más peligroso de todo Nassau: Rackham, Anne Bonny y Max. Los tres han cerrado el arco que los había entrecruzado en su peligrosa e íntima historia, culminando en un desenlace que les puede encumbrar como los nuevos reyes de Nassau. En especial a Max, un personaje que los guiones han ido perfilando de forma muy trabajada para hacer creíble la evolución que ha vivido respecto a cómo estaba al principio de la primera temporada, convirtiéndose en el desenlace de la segunda en uno de los personajes más relevantes en ese mundo de la piratería. Y no nos olvidemos del gran misterio que ha dejado en el aire este final de temporada respecto a Eleanor Guthrie… ¿Volveremos a verla en la siguiente temporada? Y si es así, ¿en qué circunstancias?

La tercera temporada de Black Sails ya era un hecho oficial desde hacía semanas, y ahora mismo se encuentra en proceso de producción. El próximo año volveremos al mundo de la piratería en lo que promete ser una continuación mucho más épica y emocionante. Además hace unos días se anunció la aparición del legendario pirata Barbanegra para el próximo año, el cual será interpretado por Ray Stevenson, lo que está claro que aún elevará más el componente de épica y espectáculo. Pues de eso trata Black Sails y eso es lo que ha demostrado ser este año: una serie que sabe lo que quiere ofrecer, que puede tener sus episodios donde el tono y la calidad disminuyan, pero que quedarán compensados con capítulos de una carga dramática y trágica profundamente intensa, y con otros donde la acción, emoción y épica alcancen cotas muy altas. Por todo ello, lo mejor de esta segunda temporada –aparte de Toby Stephens– ha sido contemplar cómo esta producción de piratas se ha acabado asentando como un notable espectáculo de entretenimiento televisivo. ¿La tercera temporada? Promete más y mejor. Hasta entonces, este viejo grumete se despide de Black Sails con su banda sonora y el tema The Parson’s Farewell:

Xavier Torrents Valdeiglesias

Black Sails – 2ª temporada episodio 9: XVII

Esta entrada fue publicada en Televisión Series y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.