Black Sails – 1ª temporada (2014)

Olvidaos de los recientes piratas de Disney, olvidaos de Johnny Depp y Jack Sparrow, olvidaos de los elementos fantásticos y sobrenaturales. Llega por primera vez una serie de televisión que se aleja completamente de esa versión del mundo pirata, así como también de la versión cándida y romantizada del Hollywood clásico. Black Sails es una serie que muestra un mundo pirata sucio, desgarrador y desesperanzador; muestra a los piratas como un grupo de criminales perdidos entre las mareas del mundo, y para nada como unos héroes románticos. Esta cuestión, sumada al elemento de notable documentación histórica del que hace gala la serie y que recrea no solo lugares sino también personajes históricos, hace que el espectador se sienta arrojado gozosamente a experimentar el mundo pirata como nunca antes lo había experimentado.

blacksails_04

Lo curioso de la serie es que su punto de partida es precisamente la novela de piratas clásica por excelencia: La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson. Pero a modo de precuela: los protagonistas principales de la serie son el legendario capitán Flint (Toby Stephens), John Silver (Luke Arnold) y Billy Bones (Tom Hopper) en una trama que acontece veinte años antes de los hechos narrados sobre ellos en la novela de Stevenson. Eso sí, poco tiene que ver Black Sails con dicho libro: es el año 1715, las naciones de todo el mundo han declarado a los piratas hostis humanis generis (“enemigos de toda la humanidad”), motivo por el cual los piratas que nos muestra la serie son hombres en plena lucha por su supervivencia; abordan barcos, roban mercancía y la venden en la isla de New Providence en las Bahamas, el último reducto de piratas que existió entre 1715 y 1725. En su ciudad principal, Nassau, es donde se desarrolla gran parte de la trama, la cual, gobernada por Eleanor Guthrie (Hannah New) –hija de Richard Guthrie, el noble que administra el mercado negro en la zona–, es el último lugar que les queda a los piratas mientras empiezan a ver cómo su mundo comienza a desvanecerse.

blacksails_rubia

Amoralidad, traición, violencia y sexo. Eso es Black Sails. Lo que es moral o inmoral, ético o indecente no importa en el mundo en el que viven los personajes: por mucho que se puedan respetar los unos a los otros, e incluso habiendo una amistad de por medio, lo principal que mueve a estos sujetos es su propio y único interés. De ahí que las traiciones sean uno de los temas recurrentes en la serie, marcando puntos y aparte en la propia trama y estructurando el devenir de los personajes. Las escenas de sexo también son un protagonista más, siendo sobre todo en más de una secuencia el elemento pasional el que tome protagonismo inundando nuestras retinas.

Y la violencia por supuesto es el otro gran elemento que viste a la serie: unas batallas descarnadas, rodadas de forma dinámica y con grandes escenas de acción disparan la adrenalina en múltiples ocasiones a lo largo de la temporada. E incluso en algunos casos destacan por su originalidad, como por ejemplo una secuencia de abordaje a un barco en la que toda la acción está representada centrándose únicamente en un solo personaje, alejándose por tanto de los típicos planos generales de la batalla para centrarse en una experiencia mucho más subjetiva, la vivencia caótica que ese pirata tiene en esos instantes. Y por último, sumado a todo, hay que destacar la excelente banda sonora de Bear McCreary (autor de bandas sonoras de series como Battlestar Galactica o The Walking Dead), repleta de épica, emoción y dramatismo.

Todo y que la mayoría de personajes son importantes y destacables, como el pirata Gates (Mark Ryan), e incluso algunos históricos como el enigmático y sanguinario Charles Vane (Zach McGowan), los auténticos protagonistas de la serie son Flint y Silver. Y es aquí donde el elemento de ser una precuela cobra más significado, pues es en Black Sails cuando los caminos de estos dos personajes se cruzan por primera vez. Por un lado Flint, uno de los piratas más temidos de los mares, sanguinario y poderoso, que sin embargo guarda un aura de misterio que poco a poco vamos conociendo a lo largo de la temporada. Interpretado de forma notable por Toby Stephens, Flint está obsesionado por poder hacerse con el cargamento del navío español “Urca de Lima”, cargamento que le permitiría a él y todo Nassau llevar a cabo un refuerzo de su posición en las Bahamas, independizándose completamente del resto del mundo y construyendo así su propio paraíso de libertad. No obstante su obsesión por lograr ese sueño le acabará cegando en demasía.

blacksails08

Por otro lado tenemos a Silver, interpretado excelentemente por Luke Arnold: un superviviente en toda regla, charlatán por antonomasia, capaz de encontrar soluciones a las situaciones más extremas. Aquí se nos presenta como un joven y simple pícaro que intenta mejorar continuamente su situación, pero ya sabemos que serán precisamente esas cualidades las que le llevarán a convertirse en uno de los piratas más recordados.

En definitiva, Black Sails es para cualquier fan del género de piratas una auténtica gozada en toda regla, pues recrea el mundo de los bucaneros de una forma tan abrupta, vulgar e indecorosa que nos acerca muchísimo a lo que debió ser realmente la época dorada de la piratería. La serie ha sido el primer gran éxito del canal estadounidense Starz y ya está más que confirmada la segunda temporada para 2015 –y menos mal, porque la primera termina con uno de esos cliffhangers de gritar “Me cago en…”–. Yo por mi parte ya tengo ganas de descorchar otra botella de ron.

Xavier Torrents Valdeiglesias

Esta entrada fue publicada en Televisión Series y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.