Terrores catódicos (6): La mirada del mal / América Oculta (American Gothic, CBS, 1995)

americangothic01“En mi ciudad el Sueño Americano todavía es una realidad. Pero claro, tienes que saber quién manda. Para aquellos que siguen mi liderazgo, la vida puede ser un paraíso. Pero para aquellos que no lo hagan, las cosas pueden complicarse. Todos tenemos decisiones que tomar. Y si la gente está indecisa, es solo porque han escuchado la voz equivocada, una voz que les habla desde lo astral, que les seduce con esperanza, incluso que puede volver a un hijo contra su padre. Una antigua batalla entre el bien y el mal, donde solo puede haber un vencedor. ¿Estás preparado?”

Lucas Buck, en el prólogo del episodio “Renacimiento”.

En 1995 las cadenas de televisión norteamericanas intentaban encontrar el filón que estaba haciendo de oro a la Fox gracias al fenómeno que se vivía en aquellos momentos con Expediente X. Así, muchos proyectos relacionados con el terror y la ciencia-ficción encontraron por fin una vía de escape y lograron ser producidos saliendo del cajón en el que llevaban años metidos. La NBC apostó por Dark Skies, una serie ambientada en los Estados Unidos de los años 50 en la que una joven pareja descubría una conspiración extraterrestre y se re-escribía de un modo bastante original la historia de su país, aprovechando el éxito de Expediente X y siguiendo con el estilo argumental de Los invasores. La serie tenía la firma de Bryce Zabel (guionista de Lois y Clark y productor de otras serise relacionadas con la ci-fi, como M.A.N.T.I.S. o la versión catódica de El cuervo) y detrás de la cámara en su episodio piloto estaba Tobe Hopper. No pasó de su primera temporada (Zabel tenía pensadas cuatro). Esta serie pudo ser vista a finales de los 90 a través de la cadena AXN en España. Otra propuesta, por parte de la cadena UPN, fue Nowhere Man, aquí llamada Sin identidad en su emisión de madrugada por parte de TV1 los años 2000 y 2001, y que recogía el estilo de la serie de culto El Prisionero (1967-1968). En ella, un fotógrafo, tras sacar una instantánea que quiere una misteriosa Corporación, comprueba cómo dejan de reconocerle su familia, amigos y seres queridos. Así, a Thomas Veil (Bruce Greenwood) no le quedaba mas remedio que buscar a los responsables de este complot para volver a recuperar su identidad. La premisa era interesante, algo confusa e incoherente a veces, pero mereció mejor suerte de la que corrió, puesto que también fue cancelada tras su primera temporada.

americangothic02La serie que nos ocupa, American Gothic, llamada La mirada del mal por la primera cadena en sus emisiones en los años 1999 y 2000 en las madrugadas de TV1, y América oculta en Calle 13, fue la terrorífica propuesta de la CBS ese mismo año. La CBS es la cadena de contenido más “familiar” y conservadora (Gothic sustituyó a Picket Fences en su horario de emisión), y desde luego era el peor destino donde podía ir a parar esta sugerente propuesta.

American Gothic cuenta la historia de Caleb (Lucas Black), un joven que vive en el pueblo sureño de Trinity. La hermana de Caleb, Merlyn (Sarah Paulson) es asesinada por el sheriff local, Lucas Buck (Gary Cole), quien parece ser la encarnación terrenal de un ser diabólico. Al poco, Caleb pierde a su padre (también asesinado por el sheriff, quien hace creer que fue un suicidio). Poco a poco se va revelando que Caleb es hijo ilegítimo de Lucas, quien intenta educarlo a su imagen y semejanza. Pero al mismo tiempo llegan al pueblo la prima de Caleb, la periodista Gail Temple (Paige Turco) y el médico Matt Crower (Jake Weber), el cual perdió a su mujer y a su hija en un accidente en el pasado e intentará educar a Caleb de la manera contraria a la de Lucas.

La serie fue creada por Shaun Cassidy, que como actor alcanzó bastante popularidad a finales de los años setenta en Estados Unidos al ser uno de los protagonistas de la serie The Hardy Boys Mysteries. A mediados de los 80 empezó su carrera como guionista de televisión sin dar con un proyecto que le otorgara ninguna relevancia ante la crítica. Fue la CBS quien se acercó a Cassidy (el cual trabajaba para la Universal) para que creara para ellos “algo terrorífico”, y le asociaron con Sam Raimi, de sobras conocido por su carrera cinematográfica y que a través de Renaissance Pictures ya había logrado dar con el éxito en televisión a través de Hércules: Los viajes legendarios y repetiría con Xena: la princesa guerrera.

americangothic03La emisión del episodio piloto creó mucha polémica por su exceso de violencia… Vaya, básicamente la violencia se daba en la escena en la que Lucas le partía el cuello a Merlyn con un sonoro “¡crack!”, pero así son los cánones de la moral norteamericana. El piloto generó bastantes buenas críticas por parte de la prensa general y no solo la especializada en el fantástico, el clima estaba bastante conseguido, la interpretación de los actores era muy destacable (tanto de los protagonistas como de los secundarios, en especial la del chaval Lucas Black, anteriormente visto en La guerra y al que Antonio Banderas dirigiría en Locos en Alabama), la música de Joseph LoDuca estaba muy lograda… pero la audiencia no respondió, y el interés de la cadena por mantener una serie de este tipo era mínimo. Como declaró un ejecutivo de la CBS: “Estaba claro que American Gothic no iba a ser un éxito. Fue un error nuestro adquirir esta serie. ¡Teníamos al diablo como personaje principal! No había forma de mantenerla con esa premisa: era un callejón sin salida. ¿En que estábamos pensando?”.

“En cierta forma, tenemos a un personaje que es muy poderoso, que es reverenciado por gran parte de la localidad, temido, respetado, estimado, dependiendo de la experiencia que se haya tenido con él. Y mucha gente del pueblo intenta no pasar la raya. Siempre están en medio. No son obligados a elegir si están con él o contra él, porque no han cruzado la línea”. (Shaun Cassidy, durante la rueda de prensa de la presentación de la serie).

Gary Cole sobre su personaje: “Lucas probablemente se ve a sí mismo más bien como líder comunitario y humanitario, mientras que otra gente en el pueblo seguramente piensa en él más como un sádico. A él le gusta jugar al ajedrez, pero con la gente”.

americangothic04Pero para cuando el quinto episodio, “La muerte del mundo”, fue emitido en Estados Unidos, la audiencia era ya bastante pobre y la cadena empezó a emitirla por el orden que les daba la gana, cosa que suelen hacer con frecuencia a través de sus “encuestas” que les indican qué tipo de episodio convendría emitir mejor tal semana para que la respuesta de la audiencia sea la esperada. Por supuesto, esta manía de alterar el orden de emisión de la serie nunca se ha revelado como efectiva, aparte de que la gente que siga la serie, si ésta tiene una cierta estructura continuada, como es el caso, se va a encontrar con varios saltos argumentales, historias que mencionan los personajes y no han visto, en fin… Por suerte aquí en España pudo verse la serie completa y sin saltos (a altas horas de la madrugada, eso sí). Pero en Estados Unidos ya se saltaron alegremente el sexto episodio, “El chico patata”. Para solucionar los bajos índices, la cadena pidió que se echara de la serie a la némesis de Lucas en los primeros episodios, Jake Weber, uno de los actores que mejor encajaba en su papel (el doctor Matt Crower) y que resultaba el perfecto enemigo de Lucas. Ya en el episodio piloto Matt sospecha de la maldad del sheriff y nota que algo no cuadra en la muerte de Merlyn Temple. Trata de educar a Caleb enseñándole qué es lo (que él considera) correcto e incorrecto, alejándolo de la influencia del sheriff, y en otro de los mejores capítulos de la serie, el noveno, “De vuelta al infierno”, Crower tendrá por fin su primera oportunidad de enfrentarse a Lucas cuando éste le ofrezca la posibilidad de volver al pasado, con su mujer e hija, y así poder abandonar Trinity y dejar de molestarle. A través de un sueño, o tal vez un truco mental de Buck, Crower descubrirá que aún viajando al pasado no podrá evitar el trágico destino de su mujer y su hija… pero de vuelta a Trinity se encarará con más fuerza que nunca a Buck, convertido, ya sí, en su perfecto rival. Pero a la cadena no les gustaba Weber, un tipo flaco con pinta de amargado (bueno, es que su personaje lo estaba) y lo consideraban un personaje demasiado negativo, así que obligaron a Cassidy a buscarle un sustituto. Se tuvo que cambiar una línea argumental que relacionaba a Crower con Selena Coombs (la maestra local inicialmente amante de Lucas, interpretada por Brenda Bakke) que hubiera empezado a la altura del episodio doce, “Anillo de fuego”, en el que Gail descubría la verdad sobre el pasado de sus padres y comenzaba a intuirse su relación con Lucas, lo que no dejaba de ser bastante original, relacionar a los dos, en teoría “buenos” de la serie con los dos “malos”. Que Weber es un estupendo intérprete es algo que cualquiera con dos dedos de frente ya podía ver aunque no se enteraran los obtusos ejecutivos de la cadena, y conoció desde entonces una larga carrera en cine y televisión (en la que destacan sus papeles en las recientes Tyrant, Infierno sobre ruedas o sus seis temporadas en Medium interpretando al marido de Patricia Arquette).

americangothic05Shaun Cassidy: “Creo que la forma de haber salido ganando en esto era hacer que Jake actuara como lo hacía al principio, cuando interpretaba a un tipo amargado, neurótico e imperfecto, muy imperfecto. Un hombre esforzándose por ser bueno puede ser mucho más heroico que en tipo establecido por los guionistas como “el bueno”. Y esto es lo que era, pero ellos (la cadena) no lo querían. Pensaban que salían perdiendo en la comparación, así que pensaron “vamos a contratar a un glorioso y fornido bueno” y contrataron a un tipo que se parecía mucho a Gary Cole (John Mese)”.

Sin grandes efectos especiales, solo con buenas historias y un reparto muy adecuado, la serie por desgracia finalizó dejando algunos cabos sueltos y con nulas esperanzas de que hubiera continuado. Terminó en el ranking de series en el puesto 109 (sobre 159) y, en estos casos, depende de la cadena si una serie que tiene mediocres ratings de audiencia merece un voto más de confianza o no. La cadena volvió a poner Picket Fences ese año en su lugar (que también sería cancelada ese año, siendo sustituida después por una serie que sí dio beneficios a la cadena, la serie policiaca protagonizada por Don Johnson Nash Bridges), la cual es, a pesar de lo parecido de su planteamiento (los secretos que oculta un aparementemente tranquilo pueblecito norteamericano), posiblemente el opuesto más lógico de la serie que nos ocupa (solo con comparar a los sheriffs de ambos pueblos…). La serie sólo continuaría viva a través de una novela, American Gothic: Family de W. T. Quick, una precuela sobre la saga familiar de los Buck.

*Declaraciones extraídas de Spectrum Magazine #13 (Mayo 1998)

Javier J. Valencia

(Publicado en su versión original en la web pasadizo.com, en el año 2003)

Terrores catódicos en El pájaro burlón:

Terrores catódicos (1): Ghostwatch – Prohibido en televisión durante una década (Ghostwatch, Lesley Manning, 1992)
Terrores catódicos (2): Los chicos de Stone (Children of the Stones, Peter Graham Scott, 1977)
Terrores catódicos (3): The Kingdom – Antiguo y futuro reino (Morten Alfred / Lars Von Trier, Riget, 1994 – Riget II, 1997)
Terrores catódicos (4): The Night That Panicked America (Joseph Sargent, 1975)
Terrores catódicos (5): Gárgolas (Gargoyles, Bill L. Norton, 1972)

Esta entrada fue publicada en Televisión Series y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.