Tú, yo y mi avatar (Cuatro, 2017)

Participantes-avatar_MDSIMA20160526_0026_37

Ya se ha estrenado el nuevo programa de Luján –sí, hoy por hoy, Luján es ya una marca, un estilo-, y aunque el formato es original y bastante curioso, no funciona como los potentísimos Un príncipe para Corina -obra maestra del género-, Quién quiere casarse con mi hijo –alguna edición fue memorable-, o Granjero busca esposa –las primeras temporadas fueron brillantes, pero en la última perdió mucho punch-. 

A pesar de que mantiene el juego con el montaje –gran presencia de bandas sonoras de cine y efectos de sonido cómicos-, no llega ni por asomo a las cotas de excelencia de sus antecesores tróspidos. Quizás este formato no se presta tanto a ello, o han querido darle una pátina de seriedad al asunto. El caso es que cuando vas a ver un programa de Luján, ya esperas la guasa de siempre. El tono es jocoso, sí, pero por lo enrevesado de las reglas del juego, se pierde frescura e intensidad.

Lo más atractivo es el formato en sí mismo y las posibilidades que tiene; hay un pretendido y tres pretendientes. Los pretendientes son representados por avatares (otra persona que no tiene nada que ver) que obedecen órdenes a través de un pinganillo, y el pretendido no puede preguntar ni por el físico ni por la edad. Pero los pretendientes sí han visto previamente al pretendido en un vídeo de presentación, por tanto, el único que no puede tener prejuicios superficiales es el pretendido.

Esto plantea cierta incongruencia en el sentido en que la conquista se basa en todo lo contrario de lo que el formato propone, ya que los pretendientes sí saben el aspecto y la edad del pretendido. –Enhorabuena a los que no se hayan perdido con este infierno redundante de pretendientes/pretendido-.

En el primer programa había tres chicas dispares que aspiraban a conseguir a un hipster de pueblo –muy majo y sensato para sus 28 años, quitando la fijación por la barba y la modernez-. Ellas están a merced de sus avatares, que aunque en principio hacen todo lo que les dicen, también ponen de su cosecha –especialmente la invitada especial de la semana, que era Patricia Conde, tan sobreactuada como siempre-. Ya en las primeras citas hubo momentos de vergüenza ajena, más incómodos que divertidos, aunque reconozco que al final acabé pillándoles el punto a casi todas. La pija no es tan tonta como parecía y el moderno es más clásico que mi abuela. De todos modos, el programa irá cambiando de personajes cada semana, así que no les podremos coger cariño ni hacernos fans como ocurría con los programas antedichos.

moderno-pueblo-quedado-chicas-ligar_MDSVID20160505_0162_23

Dónde el formato tiene potencial es en la posibilidad de que el pretendido se enamore del avatar y no quiera saber nada del aspirante real. Y si además es correspondido, ya sería lo más. Tanto, que vaticino que ocurrirá –seguramente falseado por los guionistas que no querrán desaprovechar esa posibilidad tan televisiva-. ¿Porque hasta qué punto, siendo parte de una sociedad tan contaminada por lo superficial, podemos –honestamente- separar el físico de la persona? Estando además tergiversado por un avatar que interpreta como puede/quiere a su representado/a. Cabe decir que antes de escoger pretendientes, se hace una prueba de compatibilidad previa, sino sería casi imposible que de ahí salga alguna pareja.

Si la grandeza de las Lujanadas estaba en lo freak del casting, aquí se antoja algo complicado, pues si el avatar es un locatis y no hace justicia al pretendiente, también da un poco de pena/rabia, y si es el pretendiente directamente un personaje, su representante no estará a la altura. Y no hay que olvidar que la finalidad es encontrar el amor. Total, que no puede ir del todo en coña ni del todo en serio, y ese estar entre dos aguas es lo que hace que se quede en simpático pero no despierte ninguna pasión.

Aunque al principio no me gustó, terminó por ser un rato agradable, así que le daré otra oportunidad, pero ya quedáis avisados de que está lejos de la genialidad de los pioneros tróspidos.

Óscar Sueiro

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Televisión Programas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.