Lucha Underground- 2ª Temporada (2016)

13934857_1312040308821157_204840778322427732_n

A principios de este 2016 ya escribí aquí mis impresiones sobre el interesante experimento en materia de lucha libre emprendido por la gente de El Rey Network. Tras su renovación, Lucha Underground ha continuado en una segunda temporada que si bien ha sido más corta que la anterior (26 episodios frente a los 39 de la primera) ha acabado por convertir a la federación del canal de Robert Rodríguez en uno de los éxitos “conocidos-pero-no-tan-mainstream” de la televisión americana reciente. Tanto, que ya se habla de que algunos cazatalentos de la WWE van tras el rastro de alguno de sus luchadores y luchadoras. Tal es su éxito que, al poco de iniciar la segunda temporada, El Rey Network confirmaba que se había dado luz verde a una tercera, que se estrenará el próximo 7 de septiembre, a solo un escaso mes y medio del final de la anterior. Como podréis intuir el subidón y hype están por las nubes. Es el momento de hacer balance de la anterior temporada y ver qué nos depara el futuro.

36955c4c89880d85e9f919ccc8672886fbd80ad2_hq

De izquierda a derecha: Prince Puma, Drago, Sexy Star, Pentagón Jr., Johnny Mundo, Fénix y Mil Muertes.

A nivel argumental, LU tuvo un inicio de temporada muy potente, con los villanos acaparando todos los campeonatos en el templo de Boyle Heights y habiendo expulsando a Darío Cueto del lugar. Mil Muertes iniciaba el año como campeón de los pesos pesados, sus discípulos eran campeones de tríos y la sexy y malvada Catrina ocupaba la oficina de Cueto. Durante esas primeras semanas vimos a Mil Muertes perder finalmente el título frente a uno de los favoritos del público, Fénix, a los campeones de tríos perder sus títulos contra los anteriores dueños de los cinturones: Ivelisse, Son of Havoc y Angélico. La alegría no duró mucho ya que la lesión de este último (que en este caso fue real y se incorporó en los argumentos de la temporada) provocó un nuevo baile de títulos, siendo campeones equipos como los compuestos por Johnny Mundo, P.J. Black y Jack Evans, Rey Misterio Jr., Prince Puma y Dragón Azteca o los actuales campeones Drago, Aerostar y Fénix. Mientras que estos títulos se han ido moviendo mucho, el título principal fue arrebatado a Fénix por alguien que los aficionados habíamos visto solamente oculto en pequeñas escenas entre combates en la primera temporada, el monstruoso hermano de Darío: Matanza Cueto.

Matanza Cueto y su hermano, "El Jefe" Darío Cueto.

Matanza Cueto y su hermano, “El Jefe” Darío Cueto.

Los guionistas de LU han conseguido con esta historia una cosa difícil de hacer en los tiempos que corren; mantener a un “rudo” invencible en la cima de la federación, conseguir que sea una amenaza creíble y que la cosa no se estanque en ningún momento. A ello ha contribuído el estilo de Jeffrey Cobb, el hombre tras la máscara de Matanza, que es capaz de hacer perfectamente su papel de Jason Vorhees de la lucha libre, físicamente imponente pero con mucha movilidad y alguna que otra acrobacia que descoloca totalmente al espectador. Otra cosa que se veía venir desde lejos era el ascenso al prime time de Pentagón Jr (ahora llamado Pentagón Dark), el que probablemente sea mi luchador favorito de LU. Para empezar, es tan “vieja escuela” que no se sabe casi nada de su vida personal tras la máscara. Además tiene un carisma excepcional, ya que es uno de los pocos luchadores que hace sus “promos” totalmente en español (obviamente, con subtítulos para la televisión) y el público angloparlante se las traga y las vitorea sin seguramente entender mucho de estas. Es un caso muy cercano al de “Stone Cold” Steve Austin en la WWE de finales de los 90 en el sentido de que irradia un aura de insania y amenaza que te hace intuir que en la realidad también debe tener los cojones cuadrados como su personaje. Estoy seguro de que sería capaz de declamar un monólogo en el que diga que come bebés crudos y aún saldría vitoreado del templo.

maxresdefault

Matanza Cueto contra Pentagón Dark

En los puestos medios de la función hemos visto debuts excelentes como el del mexicano Daga -aunque parece que los guionistas no han sabido enfocar del todo su personaje- la ascensión de un luchador como Killshot -que aunque en algunas cosas aún está algo verde, su nuevo personaje de ex-militar con claras reminiscencias de Deadshot y Bullseye se ha ganado al público- y la continuación de la historia de rapto y tortura de Sexy Star por parte de Marty “The Moth” Martínez y su hermana Mariposa. Sexy ha tenido uno de los mejores tratamientos durante este año, cosa que ha ayudado a subsanar algunos de los problemas que LU tenía respecto a su división femenina y a su supuesta paridad en combates contra hombres. Sexy Star ha estado presente en una rivalidad muy entretenida que culminó en un brutal combate de “no más” (es decir, con rendición explícita del oponente tras llevarse una buena somanta) contra Mariposa y que fue muy comentado en internet, ya que en esta época en la que el producto de WWE es menos violento (y más en lo que respecta a las mujeres)  el hecho de que dos luchadoras estén dispuestas a sangrar en un combate es todo un evento.

Sexy Star con el campeonato "Gift of the Gods"

Sexy Star con el campeonato “Gift of the Gods”

El único problema con Sexy Star es que poco antes de que ganara el campeonato de gift of the gods -que, recordemos, da inmediatamente una oportunidad para luchar por el cinturón de pesos pesados- en el último episodio de la temporada, se supo por una noticia que la mujer tras su máscara, Dulce Maria García Rivas, abandonaba la lucha libre para entrar en el circuito del boxeo entrenada por su marido. Es una lástima, pero la estructura episódica de LU y su método de grabación por adelantado dará tiempo a los guionistas a incorporar su ausencia en el templo.

Y es que eso sigue siendo lo mejor de LU; aunque su visionado me ha renovado mi durmiente afición por la lucha libre, e incluso ha hecho que siga la liga “menor” pero obviamente más arriesgada y con más calidad de WWE, NXT, para quitarme el mono, sigo prefiriendo su estructura a la de las “grandes”, ya que su formato autocontenido permite el cambio regular de luchadores cuando estos se van o se lesionan y permite una economía argumental inaudita en otras federaciones, en las que para explicar algo se tiran meses mientras que LU te hace una presentación, nudo y desenlaces en tres programas. Y si aún os lo pensáis, os dejo con dos palabras; Lorenzo Lamas. No se como, pero ahí está como genio del mal tras varias tramas. Más culebrón imposible.

Víctor Castillo

 

Esta entrada fue publicada en Televisión Programas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.