Gandía Shore (MTV)

Una casa en la que convive un grupo de chicos y chicas cuya máxima aspiración vital es la fiesta discotequera y su preocupación es el físico.

Los personajes:

Labrador. No, no es un perro. Es el sucesor de Rafa Mora. Cuesta creer lo engreído y vanidoso que es, y lo peor es que no sólo se cree poseedor del mejor cuerpo masculino posible, sino que afirma que también tiene cabeza, que razona. Alguien cuya vara de medir a sus semejantes son los abdominales.

Ylenia, la princesa callada, porque cuando habla huyen hasta los camioneros. Un estereotipo que se enamora de otro estereotipo, Labrador. Tal para cual, aunque ella es todavía más ruda.

Esteban, el hiper-musculado. Su felicidad consiste en conseguir teléfonos de chicas. Si además se lo cogen cuando llama, ya ni os cuento.

Core. Cuidado que sabe kick-boxing. No sé cómo se atreven a discutirle nada. Además, está un poco desequilibrada.

Clavelito. Ese nombre no tiene precio. Sólo por haber perdido la virginidad haciéndose llamar así, merece todo mi respeto, más aun siendo el único que no es físicamente imponente. Él tiene sus chichas y unas cejas que me recuerdan que nunca intente depilarme. Es un buenazo. Se le criminalizó por orinar en la calle, y sí, eso es vulgar, pero lo hemos hecho todos.

Arantxa. Para que ellos mismos la llamen la choni, imaginaos de qué extremo estamos hablando. La choni entre las chonis. No le falta de .

Gata. Otro apodo que se las trae. Es una kamikaze, ya que entrar a un programa así teniendo pareja fuera, es un suicidio, pero de momento, aparte de ir más salida que el Pozí (en paz descanse), lo está llevando bastante bien. A eso quizás ayuda que es la rellenita del grupo, y claro, entre tanto cuerpazo y rodeada de hombres que sólo valoran el físico, tampoco destaca.

Abraham. El término medio. Al margen de su afán exhibicionista, es el más sensato de todos y el único que tiene un mínimo de decoro al vestir, excluyendo el tanga, por supuesto. Seguro que es el oscuro objeto de deseo de las espectadoras más exquisitas.

El análisis de este programa tiene que ser forzosamente sociológico, no televisivo. El formato es copiado y no aporta nada nuevo al lenguaje del reality, así que algo tan manido, a priori, no debería despertar ningún tipo de interés. Pero resulta que si a esa fórmula ramplona le sumas un casting a la altura, adquiere suficiente cuerpo como para tener seguidores de lo más dispares. Y no solamente eso, es que además ejerce una especie de fascinación sobre el espectador, cualesquiera que sean las intenciones con las que se acerca al programa.

Intuyo dos tipos de televidentes para esta propuesta: el ignorante –dicho sin desprecio- que se siente identificado con los protagonistas e incluso se imagina a sí mismo concursando, y el consciente, que sabe que está ante algo atroz pero no sale de su asombro e incluso encuentra cierto placer culpable en su consumo.

El ignorante es de naturaleza humilde, no entra al análisis de la forma ni del contenido, simplemente se entretiene y disfruta. El consciente, entre los que me incluyo, se cree un poco más listo que el resto y desarrolla teorías que justifican ese descenso a los infiernos de la telebasura. Pero no nos engañemos, al final todos comemos de la misma olla.

No tengo dudas de porqué ve el programa el primer grupo de espectadores, pero sí me pregunto qué hace atractivo a Gandía Shore para los que estamos a años luz de identificarnos con él. ¿Nos atrae como lo hace la vida extraterrestre?

Ese no salir del asombro ante comportamientos que vemos tan lejanos, o esa seducción que ejerce contemplar el fondo marino y sus extrañas especies… Tenemos que llegar al fondo de la cuestión.

Tengo conocidos que se lo pasan muy bien viéndolo, igual que yo, y me encantaría saber los motivos, que seguro que son muy sanos. Lo que no es sano es el desprecio. Es lícito no querer ver ese tipo de programa, pero llamarlos gentuza o despreciarlos ya me parece feo e innecesario.

En el humor todo vale, y si tenemos que reírnos de ellos, pues nos reímos, pero también me gusta ser justo, y si os digo la verdad, me dan un poco de lástima, y cuando se les ataca, siento que alguien tiene que defenderlos. Es cierto que la inteligencia brilla por su ausencia, que no hay atisbo de cultura, ni la más mínima inquietud al respecto, su vocabulario es tosco y limitado, y no hay grandes virtudes que les podamos atribuir. Pero no son malas personas, simplemente viven de otro modo, superficial si queréis ponerle un adjetivo, pero no he visto maldad en ellos. De hecho, me parecen víctimas.

Ya apuntaba en mi crítica de Curso del 73 que haber recibido una educación mediocre te puede condicionar de por vida y no siempre son culpables los chavales. En aquel programa era más fácil cogerles cariño, pues se trataba de adolescentes, pero la conexión con los personajes de Gandía Shore es más complicada. Y si no funciona a nivel empático, ¿cuál es el motivo de su éxito? Quizás es lo mismo que el circo romano: los que nos creemos mejores estamos en el público, y los pobres iletrados en la arena. Incluso puede que se trate de un ejercicio para auto-reforzar nuestro ego – qué listos y civilizados somos. Pero si es divertido y ya está, ¿porqué? Se agradecería un poco de feedback aquí abajo, en los comentarios.

Haber tenido la suerte de recibir una buena educación, o habernos rodeado de las compañías adecuadas no nos da derecho a despreciar al prójimo. O sí, haced lo que queráis, pero de algo tenía que escribir y este programa es el vacío total. Me gusta pero no lo puedo defender, me parece que es mala televisión y a la vez es buena por efectiva. Pero eso haría bueno a Sálvame, y ahí sí que me niego. Seguiré loando ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, pero hay cosas que no pueden estar bajo mi amparo. No públicamente.

Cuando me pregunten por qué lo veo, no sabré muy bien que responder, pero sí tengo claro que me interesa más que Gran Hermano. En primer lugar porque que no soporto a Mercedes Milá y sus humos, en segundo lugar porque el casting es más reducido y auténtico, y por último, aquí se emborrachan cada día y pueden salir de la casa para “trabajar” y salir de fiesta. Además, no se esconden tras la fachada de experimento sociológico y fenómeno de masas, sino que van de cara y saben que son fast food de baja estofa.

Un infierno en el que no podría vivir pero que por alguna extraña razón, me gusta observar.

Oscar Sueiro

Esta entrada fue publicada en Televisión Programas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Gandía Shore (MTV)

  1. Vainillacookies dijo:

    Lo siento pero me he tragado realities varios y me los he tragado, muy agusto… pero por este no paso, lo siento… Detestable, Jerseyshore, deplorable Geordieshore y esto es ya el remate…
    Alimentar con audiencia semejante basura no ayuda a nada… Pena me da un canal que en su dia fue digno y admirado como la MTV (eso queda tan lejos ya… pero tanto), se haya convertido en un pozo de basura lanzando programas/realities de bajo nivel y olvidandose de una cosa que se llama.. MÚSICA! Y lo siento, lo que suena/ves de música roza el limite del desastre… Todo me lleva a lanzar una pregunta… ¿Cuando se acabará toda esta mierda, perdón, telemierda? Tanta generación NI-NI y chorradas varias… ese es vuestro espejo. Miraros, regozijaros y todo lo que querais… pero hay vida más allá de los pectorales y la silicona… o la había…
    Amén y que bien me he quedado!

  2. Oscar Sueiro dijo:

    Vainillacookies, te has delatado. A ti lo que te duele es la degradación absoluta de la MTV, y eso sí lo comparto, pero si el programa lo emitieran en tele 5, sería uno más de muchos, y no te alteraría tanto. jaja!

    Tendrían que unificar todos los realities en un único canal temático, y así al que le gusta, va directo ahí y no empañan el resto programaciones. Facilitaría las cosas, aunque siempre he dicho que creo en la democracia del mando a distancia; si no te gusta lo que hay, cambias y aquí no ha pasado nada.

    Me gusta Gandía Shore y no sé porqué. En cambio, ayer vi uno más de ¿Quién quiere casarse con mi hijo? y es que me parece muy bueno. Me moría de risa con los efectos de sonido y con cómo plantean las situaciones. Una comedia genial. Lo de Gandía supongo que me fascina porque parece mentira pero es de verdad.

  3. DaniPierra dijo:

    al final tendré que sincronizar la MTV esta… porque todo el mundo habla de esto.. y “para opinar, hay que ver”

    pero me he partido con el post!

    salut

  4. Oscar Sueiro dijo:

    Gracias Dani!

    También lo puedes ver online. En la web van colgando todos los programas. Ya que estamos, empieza desde el prinicipio, y si no te divierte el primero, ya no pierdas más tiempo.

    Salut!

  5. Sabicio dijo:

    La degradación naïf del ser humano mola, sobre todo desde la distancia. Además, quién no querría ver cómo actúan personajes con los que uno nunca se mueve y en circunstancias que nunca se vivirán…véase salir día sí y día también de fiesta con la posibilidad de fornicar hasta la extenuación.

  6. Oscar Sueiro dijo:

    Sabias palabras, Sabicio.

Los comentarios están cerrados.