Adán y Eva, el reality nudista

adanyevaCAP

Voy a intentar ir un poco más allá de la crítica fácil, incluso buscar valores que ni siquiera los creadores del formato se han planteado, porque la premisa punible está clara: gente desnuda equivale a morbo y audiencia. Hasta aquí supongo que todos estamos de acuerdo, y seguramente habrá una ola de sublevados clamando al cielo la falta de decoro del programa, pero vamos a rascar un poco para ver qué se proponen los buitres del share y qué podemos sacar nosotros de bueno.

Adán y Eva propone encontrar el amor en un entorno paradisíaco y con los aspirantes totalmente desnudos, argumentando que de este modo, la relación se iniciará libre de prejuicios, pero esa información que nos da la ropa y efectivamente nos ayuda a hacernos una idea –no siempre acertada- de cómo es esa persona, también nos la dan los primeros minutos de conversación, así que ese valor que dice tener el formato se desvanece enseguida. Los concursantes, como es lógico, al presentarse a una persona nueva que además tienen que seducir, se describen a sí mismos de la mejor manera posible, de modo que queda poco lugar para el misterio. Por este motivo, el interés reside en el desarrollo de la seducción, tal y como en cualquier otro reality show.

adanyeva01

Cómo apuntaba al principio, el morbo de la desnudez es el punto fuerte de cara al share, y con ello, seguramente, además del espectador habitual de realitys, sumen unos cuantos miles de voyeurs, que lo verán únicamente esperando esos planos en los que apreciar mejor la desnudez. Quizás es la fórmula que pondrá a las parejas junto a la misma pantalla sin discutir por el mando a distancia: ellas, contentas con su reality –no es sexismo. Las chicas generalmente son más consumidoras de estos formatos-, y ellos viendo chicas desnudas. Es gratuito pero está bien jugado desde el punto de vista de la producción. Solamente apto para no celosos/as.

Algo interesante que tiene el programa sin proponérselo, es que le mide el pulso a la sociedad en cuestiones de puritanismo, tabúes, etc. ¿Somos tan modernos o abiertos de mente como predicamos? Yo he descubierto que este formato despierta una parte rancia de mí. La señora amargada que hay en mí se escandaliza porque de un día para otro, ya se pueden ver desnudos integrales a las 22:40h de la noche, y esa señora se pelea con el Yo que no cree en límites, y que sabe que un desnudo es algo natural y que no debería molestar a nadie. Finalmente he llegado a la conclusión de que lo ocurre es que no me gusta ver penes ajenos bajo ninguna circunstancia. Los penes son feos, diría que incluso para la mayoría de mujeres –todavía tengo pesadillas con el garfio del pelirrojo-. Son más susceptibles de burla que de deleite. Pero bueno, se supone que si se muestra todo el cuerpo de la mujer, lo justo es mostrar el del hombre. Eso es igualdad –maldita igualdad malentendida-.

adanyeva02

Hablando del potencial de mofa, echo de menos la postproducción de Un príncipe para Corina y ¿Quién quiere casarse con mi hijo? Aunque realmente es un montaje que empezaba a aborrecer, aquí haría mucha pupita y muchas risas. Tiene detalles de humor, pero se quedan muy cortos. Intentan tomárselo en serio, pero no se lo creen ni ellos.

Otra pregunta que todos nos hacemos es ¡¿qué tipo de persona se presentaría a ese concurso?! Todos los que nos preguntamos eso es que porqué nosotros no lo haríamos, por supuesto, de forma que volviendo a lo de antes, no somos tan abiertos como creemos, ya que no sólo no nos meteríamos ese berenjenal, sino que en parte nos escandaliza que otros lo hagan.

¿No es en parte admirable que haya gente que sí se atreva a ir? La casi ausencia de pudor y la aceptación del propio cuerpo, que es algo que con las exigencias de los cánones estéticos que hay actualmente, es muy difícil, incluso aunque te paguen por ello.

Me he obligado a pensar por qué en primera instancia me pareció mal que alguien se presente a este circo, y a medida que escribo, me doy cuenta de que son todo prejuicios. No hacen daño a nadie y además siempre he defendido la democracia del mando a distancia, es decir, si no te gusta, sólo tienes que cambiar de canal.

adanyeva04

Ahora bien, me gustaría que esta especie de alegato naturista improvisado tuviera más valor, y eso sería posible si los concursantes fueran intelectuales y cultos, gente que no da importancia a lo físico y lo material, que cree profundamente en las bases del programa y busque el amor puro. Pero la verdad es que hasta ahora, con los dos primeros episodios vistos, no ha habido nada de esto. La inteligencia y el nivel cultural están bajo mínimos, incluso a niveles alarmantes borderline. Mujeres, hombres y viceversa es el círculo de la Real Academia al lado de esto, y aún por encima, ellas nos han salido extremadamente superficiales. Este casting tan pobre y con un montaje tan parco en ingenio, reafirma Adán y Eva como un reality vulgar en el amplio sentido de la palabra.

Le daré otra oportunidad porque siempre me ha gustado analizar el “chico conoce chica” y porque en el conjunto existe un absurdo muy grande que ejerce un poder de atracción sobre mí. También la recomiendo para ir comentando sobre la marcha y echarse unas risas –muy al filo de la indignación- a costa de los personajes.

Oscar Sueiro

Esta entrada fue publicada en Televisión Programas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.