Un cortometraje: Los Sustitutos (Dani Morell, Jordi Clarà, 2003)

sustitutos_CAPEn el año 2003 co-dirigí, junto a Jordi Clarà, un cortometraje titulado Los Sustitutos. En poco más de catorce minutos contábamos la historia de tres asesinos a sueldo que decidían abandonar su negocio. Y como nada es fácil en esta vida, antes de conseguirlo debían superar una serie de pruebas y sacrificios y se topaban con algo inexplicable –eso que llaman “tintes fantásticos”–. Se trata pues de un cruce de géneros entre la acción y la ciencia ficción, o como mínimo de un intento por conseguirlo, ya que si me obligan a ser sincero, podríamos decir que escribimos el guión en dos noches de bar. En aquella época, tanto Jordi como yo estábamos muy influenciados por el cine de Hong Kong y por el director John Woo, cosa que se nota en la obsesión de nuestros personajes en moverse a cámara lenta o a empuñar alegremente dos pistolas a la mínima ocasión.

Rodando las escenas del puente

Rodando las escenas del puente

La idea era rodar un corto de acción que, de alguna manera, recordara a un episodio de La dimensión desconocida con moraleja incluida: los asesinos de nuestra aventura quieren dejar la mala vida pero uno de ellos hace un doble juego, al final todos tendrán el destino que merecen –o que nosotros queríamos que merecieran–. Por eso y por el clásico miedo a que nuestra historia no fuera comprendida, cuando lo tuvimos terminado le añadimos al título el siguiente tagline: “Si no mereces vivir, ellos lo harán por ti”.

Sea como fuere, la cosa terminó por despegar y el corto se convirtió en una realidad gracias a gente como Armand Tarragó, Pau Torres, Javier Ramon Company, Sandra Navarro o Robert Forcadell que se animaron a interpretar los papeles protagonistas por la patilla. Tampoco podemos olvidar la inestimable colaboración de Edu Navarro, nuestro director de fotografía y artificiero –con el cual hemos colaborado en infinidad de ocasiones antes y después de Los Sustitutos–; Nerea Lleonart  y Esther Sabater, que asumieron la producción de toda aquella locura; Marco Pizarro, que realizó los FX de pirotecnia y maquillaje con el ridículo presupuesto que teníamos; Iván Viñolo, que fue nuestro runner oficial y aparece en un pequeño cameo como chófer mafioso; Oscar Sueiro, que fue nuestro cámara y ayudante de dirección –a la vez que medio productor, editor mano a mano con un servidor y alma de la fiesta cuando estábamos de juerga, que era casi todo el rato–.

sustitutos_02

Tampoco hubiera sido posible el corto sin la colaboración de Lluís Bartra que nos regaló todo el grafismo del corto; Albert Lambert, que se encargó de diseñar el material promocional y la carátula o Carles Colom y Roger Abalos, que se hicieron cargo del sonido directo y las mezclas. Sobre este último todavía recuerdo las tardes y las noches que nos pasamos en su estudio de sonido del Raval de Barcelona intentando conseguir los sonidos para los diferentes balazos, pasos, puñetazos o una textura lo suficientemente desagradable para que los impactos de bala que recibían los actores sonaran convenientemente asquerosos. Probamos de todo: Ketchup, puré de patatas, mejunjes a base de harina con agua… eso parecía una cocina y no un estudio de grabación.

El apartado musical también fue interesante. Conseguimos embarcar a Trashoo, del grupo punk/rock Inadaptats (actualmente EINA) y también a Abraham Folqué (en esos momentos bajista de los metaleros KOP) para que gravasen el tema principal de la banda sonora en el estudio que tenían en Vilafranca del Penedès. Cuando por fin presentamos a la criatura en sociedad, recorrió una treintena de festivales en todo el estado, incluido el Festival internacional de cinema fantàstic de Catalunya (más conocido como Festival de Sitges), en el cual aprovechamos para hacer el estreno oficial con todo el equipo.

sustitutos_03

Los Sustitutos es un proyecto que tiene ya 12 años, y eso se nota. No está bien terminado, en parte por nuestra inexperiencia y las prisas, y en parte por algunos pequeños problemas de coordinación durante la última jornada de rodaje (se grabó en tres fines de semana). Hace muchísimo tiempo que no lo repasaba y debo reconocer que lo que más vergüenza me da son los diálogos, tópicos y baratos a más no poder. Tampoco me convence el nulo tratamiento de imagen, que le deja esa textura tan de vídeo. Pero bueno, cada cortometraje es como un hijo al que tenemos que aceptar y querer tal como viene y la verdad es que las escenas de acción me siguen pareciendo muy divertidas. Eso sí, o nuestros personajes tienen muchísima suerte o no tienen ni pizca –pero ni pizca– de puntería…

Dani Morell

Esta entrada fue publicada en Cortometrajes, proyectos y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.