Melanie – Una novela de zombies (Mike Carey, Ed. Minotauro, 2015)

Melanie01“Melanie. Una novela de zombis.”

Y con ese subtítulo, jodemos totalmente la mitad de la gracia de la novela, que es descubrirlo por uno mismo, ya que es el primer giro de la trama. Diría que todo es cosa de unas mentes privilegiadas que tenían en mente ampliar su target –un palabro que les gusta mucho- haciendo spoiler, y así consiguen convertir esa portada intrigante y ese título que no parece aportar nada, en un título que es mejor pasar por alto. Así que en vez de cogerla y leer la contraportada a ver de qué va, mejor dejarla estar, porque va de zombis. Otra más. Porque hay una masificación terrible de novelas de zombis, porque la mayoría son una mierda, porque en este país parece que todo el mundo ha escrito una novela de zombis, prescindible, vulgar y repetitiva.

Melanie. Una novela de zombis.

Bien, tras esta carga frontal contra el departamento de marketing de la editorial, y ligeramente más oblicua contra los escritores repetitivos del género, veo que ya llevo unas cuantas quejas contra las de diferentes editoriales, y eso sin mencionar la sobrecubierta nueva de El marciano. Así que como descubra que en realidad son un gremio masónico secreto que rige el mundo entre bambalinas con sus estúpidos blurbs, voy a tener problemas.

Ahora imaginemos que hemos visto en una estantería una novela que se llama Melanie  y nada más, con una portada de una niña y unos tonos sanguinolentos. Y la cogemos, y vemos que por detrás pone algo así:

Cada mañana, Melanie espera en su celda a que vayan a buscarla para llevarla a clase. Cuando la puerta se abre, el sargento le apunta con su pistola mientras dos de sus hombres la atan a la silla de ruedas. Ella cree que no les gusta. Bromea diciendo que no les morderá, pero ellos no se ríen. Melanie es una niña muy especial…

Melanie02Bien, en mi opinión, esto está mucho mejor. Falta decir que una vez a la semana comen gusanos por su aporte proteínico, y que algunos amiguitos de clase se van a ver a la doctora Caldwell, y no vuelven… pero el gancho está ahí.

Pues sí, es una novela de zombies con un inicio escolar, perfecta para esta vuelta al cole. Y post-apocalíptica, ya de paso. Pero eso es algo que deberemos ir descubriendo poco a poco, ya que el lector recibirá la información a través de los ojos de la niña. E irá descubriendo el horror. Joss Whedon dijo de ella: “Honesta, despiadada y dolorosamente humana… tan fresca como aterradora. Una joya.” Si no sabes quién es Joss Whedon, pues esta novela no te va a gustar. Ya sé que él ha dicho lo que le han dicho que diga, esto va así, pero diré que es una novela amena y original, dentro de lo poco original que es. Más adelante me explico.

El autor, Mike Carey, es un escritor y guionista británico de comics y películas, nacido en Liverpool en 1959. Sus obras más destacadas: Lucifer, Hellblazer, y algunas cosillas para los X-Men. ¿Impresionados? No, claro que no. Asustados incluso, probablemente. Pero Lucifer no está mal.

The Girl with all the Gifts, o Melanie, es una novela post-apocalíptica de supervivencia que cumple con la expectativas, pero sin superarlas en ningún momento. ¿Te gustan las novelas de zombis? Pues esta es de lectura obligada. ¿Estás cansado o agobiada de tanta novela de zombis? Pues no aporta muchas novedades, aunque está mejor que la mayoría.

Parte de un inicio interesante y prometedor, al poner al lector en la piel de Melanie, y mostrarnos su perspectiva tergiversada por los conocimientos que le han inculcado. La angustia “vital” de su condición, y las situaciones tensas, como las desapariciones de sus compañeros, o los soldados que la están apuntando en todo momento, permiten que el lector se identifique con ella, a la vez que intenta comprender el mundo en el que se mueve la protagonista. ¿Es original narrar desde la perspectiva de un zombi? No, ya hay unas cuantas. Pero es original narrar como una niña adorable que acude a un colegio militar y duerme en una celda.

Mike Carey

Mike Carey

Entonces ocurre algo. Algo que explicaré levemente, pero que se puede considerar spoiler, así que sáltate lo que queda de párrafo si no quieres sufrirlo. Cuando la base militar es atacada por unos humanos vestidos al estilo Mad Max, con excavadoras y lanzallamas, Melanie y el resto de su grupo parten en una odisea por un mundo devastado por un hongo que convierte a los que parasita en los clásicos infectados del cine Z. Un hongo real, llamado ophiocordyceps. Este hongo modifica la conducta, y finalmente convierte en macetas difusoras de más hongos a las hormigas. Utilizarlo como origen de una plaga zombie sería original… si no fuera por el videojuego, Last of Us, que tiene esa misma premisa. En él, los protagonistas, un hombre de mediana edad y una niña de unos 14 años sobreviven exactamente en el mismo entorno (pero en E.E.U.U.), causado por el mismo hongo parasitario mutado (el ophiocordyceps), con los mismos efectos. Coincidencia poco creíble, ya que podría ser una novela ambientada en el mismo mundo; las similitudes son enormes.

La novela es muy amena, rápida e interesante. Hay pocas descripciones, y el ritmo es bueno. Por otra parte, los personajes son estereotipos. Salvo Melanie, el resto son clichés: el sargento militar duro, la doctora fría y analítica, el soldado novato, la profesora (y psicóloga) comprensiva y dialogante. El estilo es fresco, dinámico, poco dado a introspecciones. Entretiene y punto.

En conclusión, una novela que parte con un gancho muy interesante, y que claramente ha bebido de las fuentes clásicas del subgénero zombi, pero que desgraciadamente va perdiendo fuelle según avanza, hasta resultar predecible.

Si te gustan los zombis… no, si adoras los zombis me parece de lo mejorcito que últimamente se ha hecho. Si no te dicen nada, pues resulta pasable.

Mi puntuación: seis hormigas lobotomizadas por una seta.

Carlos Díaz

Esta entrada fue publicada en Novela Terror y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.