Las aventuras de Arthur Gordon Pym – Edgar Allan Poe (1838)

Edgar Allan Poe solo escribió una novela a lo largo de su vida, Las aventuras de Arthur Gordon Pym (The Narrative of Arthur Gordon Pym of Nantucket, 1838), en la cual, en poco más de doscientas páginas, nos regala una de las narraciones de aventuras más oscuras y terroríficas que se hayan escrito jamás.

Fascinado por la exploración de la Antartida y las regiones más inaccesibles del planeta (recordemos que la novela fue publicada en el año 1838), Poe nos presenta a un protagonista intrépido, avido de aventuras y conocimiento, que decide embarcarse como polizón en un ballenero inglés llamado Grampus.

Esta sed de aventuras será ampliamente colmada, ya que, cosa habitual en el autor, Poe maltratará sin piedad a su protagonista haciéndole pasar pruebas durísimas entre las cuales se incluye una escena de canibalismo difícil de olvidar para el que esto suscribe y un final abierto, casi surrealista, que tal vez deberíamos enmarcar dentro de la historia de la literatura como uno de los finales más sorprendentes que podemos encontrar en un libro de aventuras.

Esta concatenación episódica de situaciones desbordantes –y ese final tan sumamente enigmático– han sido utilizados a menudo para criticar la estructura del libro, pero no hay duda que por otro lado ha fascinado a gran parte de los grandes autores de género de todos los tiempos y a miles de lectores que han visto en esta precipitación y desequilibrio, aparentemente inconsciente, una muestra más de la excelencia de Poe para sumergir al lector en su obsesivo y desasosegante mundo.

Como hemos dicho, es importante resaltar que esta novela es y ha sido un referente y una obra de culto para diferentes generaciones de escritores que no han dudado en homenajearla una y otra vez. El mismo Jules Verne, fascinado por la fuerza del relato, realizó una secuela casi sesenta años más tarde, La esfinge de los hielos (Le sphinx des glaces, 1897), durante una época en la que no se estilaban este tipo de operaciones. La novela de Verne, obedeciendo a la lógica del autor, intenta dar una explicación científica a los hechos eminentemente fantásticos de la original. Y esa voluntad conclusiva es, a todas luces, el factor que la convierte en una obra menor, un relato de aventuras correcto y funcional a la vez que un tanto decepcionante y alejado de las grandes propuestas del mejor Verne.

Asimismo, y esta vez con total acierto, otro de los grandes de la literatura fantástica hizo girar una de sus obras de cabecera alrededor del libro de Poe. Estamos hablando de En las montañas de la locura (At the Mountains of Madness, 1936), una revisión sincera y respetuosa del universo planteado en Las aventuras de Arthur Gordon Pym, aunque esta vez inserida en los mitos de Cthulhu y por lo tanto dentro del ciclo hermético del autor de Providence. Absolutamente imprescindible.

En definitiva, y volviendo a la novela que centra este texto, Las aventuras de Arthur Gordon Pym es un libro muy recomendable, uno de los clásicos de referencia de la literatura de género. Se lee en dos tardes gracias a su breve extensión y a su ritmo trepidante y nos abre las puertas a un tipo de terror diferente al que estamos acostumbrados. Un terror blanco y luminoso, eternamente diurno e aislado, que nos hace temer los grandes espacios abiertos y prácticamente inaccesibles, los desiertos nevados y silenciosos que se mantienen inmutables a lo largo de los tiempos y que todavía hoy pueden esconder secretos desconocidos para el hombre.

Dani Morell

Esta entrada fue publicada en Novela Terror y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.