La venganza del sabueso (The Revenge of the Hound, Michael Hardwick, 1987)

En el verano de 1902, un vagabundo es atacado en Dartmoor por lo que parece ser la reencarnación del fantasmagórico sabueso de Baskerville, a la vez que se encuentra el esqueleto de Oliver Cromwell en unas excavaciones arqueológicas… y le roban la cabeza. Un Sherlock Holmes que se plantea muy seriamente su retirada y un Doctor Watson a punto de contraer nupcias de nuevo se enfrentan a un complicado rompecabezas que incluye al mismísimo rey Eduardo… 

La mayoría de pastiches mas populares sobre la figura de Holmes, ya sean cinematográficos o literarios, incluyen variaciones sobre la figura del personaje y se esfuerzan por encontrarle romances, relaciones pasadas con personajes que según Conan Doyle están fechadas mas tarde, especulaciones sobre sus padres o sus familiares… algunos incluso han ido más lejos, como La última aventura de Sherlock Holmes de Michael Dibdin, o Adiós, Sherlock Holmes, de Robert Lee Hall. Toda esta guisa, de darle la vuelta al calcetín canónico, ha tenido en ocasiones excelentes resultados, y en otras mediocres. Pero cuando uno lleva ya leídos unos cuantos que usan y abusan de este tipo de historia, termina echando de menos una historia simplemente que muestre a Holmes y a Watson haciendo lo que mejor saben hacer, resolver casos, en vez de rebuscar en su pasado, o especular sobre su futuro.

Esto es, ni mas ni menos, lo que ofrece esta entretenidísima novela de Michael Hardwick. Si que es cierto que juega un poco con el cánon, pero dentro de las normas que éste plantea (Watson encuentra un nuevo amor, la que será segunda esposa-o tercera, según Baring Gould- del médico desafortunado en amores). Todo lo demás, es casi lo mismo de siempre, solo que con mucho interés, con bastantes referencias a las historias originales de personaje (en especial El Perro de Baskerville, y se recupera a algún personaje olvidado del canon, como el Inspector White Mason, de El valle del terror, amén de los habituales Gregson o Lestrade), y un puzzle de acontecimientos que si bien no son del todo complicados de hilvanar (no es muy difícil adivinar quien es el villano de la historia), sí resultan muy distraídos al lector.

Lo que funciona a la perfección y que el autor, a gusto de un servidor, ha captado a la perfección, es la interacción entre Holmes y Watson. Los diálogos entre ambos personajes son estupendos, muy fieles al original, y con algunos puntos de humor realmente remarcables. También incluye un cierto punto de dramatismo en el personaje principal. Holmes no piensa en acabar su carrera debido a que su amigo vaya a casarse de nuevo, que es lo que parece en un principio… si no por algo más personal y que vale la pena leer.

Michael Hardwick ya había escrito varios pastiches, aunque solo uno de ellos, la novelización de La vida privada de Sherlock Holmes (co-escrita junto con Mollie Hardwick), había sido editada en España, por la misma editorial y en la misma colección. Otros fueron The Private Life of Dr. Watson (1983), Sherlock Holmes: My Life and Crimes (1986), Prisoner of the Devil (1990), mas una guía que analizaba el canon caso por caso, The Complete Guide to Sherlock Holmes (1987). También escribió guiones para la serie de televisión que adaptaba el canon en los años 60, protagonizada por Douglas Wilmer (primero) y Peter Cushing (después), y tiene un best-seller en su haber, la novelización de la popular serie de TV Tenko de primeros de los ochenta, co-escrita esta vez con Anthony Masters. El habitual complemento de las ediciones de la colección de Valdemar en este caso se compone de dos estudios orientalistas sobre Holmes y la procedencia de la zapatilla persa, escritos de un modo bastante ilustrado e interesante por Juan A. Requena.

Añadir que, desgraciadamente, este fue el último número publicado por la añorada colección “Los Archivos de Baker Street”. Valdemar ha seguido desde entonces editando cosas de Holmes, como una nueva y cuidada reedición del cánon o algún pastiche dentro de otras colecciones como el que le enfrentaba a Arsene Lupin… sin embargo sabe a poco, y ojalá en un futuro no muy lejano vuelvan a reabrir la serie.

Javier J. Valencia

Esta entrada fue publicada en Novela Negra y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.