Simulacron 3 (Counterfeit World, Daniel F. Galouye, 1964)

simulacron3CAPok

La realidad en entredicho

Douglas Hall vive en un mundo obsesionado por las estadísticas. Por ley, un ciudadano tiene que responder a las preguntas de los encuestadores, y hacer públicas sus opiniones sobre política, gastronomía, moda o cualquier otra cuestión que pueda servir de provecho a sus promotores. ¿Quiénes son? ¿De dónde provienen? ¡Buena pregunta! Pero en cualquier caso, el sistema está empezando a quedarse obsoleto, así que junto a los científicos Morton Lynch y Hannon Fuller, Hall ha creado un simulador electrónico de la realidad, donde poder obtener reacciones idénticas a las de los seres humanos y poder realizar el trabajo de campo con más rapidez, más eficiencia y sirviendo, a su pesar, a oscuros intereses. Pero primero Fuller aparece asesinado, y después Lynch desaparece… y entonces la realidad comienza a tambalearse para Hall, ya que la desaparición de este último también implica que ha sido borrado de la existencia y tan solo el atribulado protagonista parece recordarle. Salvo que realmente su cordura esté empezando a hacerse añicos, algo que piensan sus superiores, que pretenden cancelar la investigación del Simulacron 3. Hall comenzará entonces a investigar en el mundo simulado, donde ha visto a una réplica del desaparecido Lynch, y una carrera contra el reloj para detener la destrucción del mundo virtual… porque podría traer consecuencias funestas para el suyo propio.

Portada de la edición de 1973 (Editorial Verón, Col. Erus 11, 1973)

Portada de la edición de 1973 (Veron Editor)

Definido en ocasiones como “Un Philip K. Dick menos mordaz pero más romántico”, Daniel Francis Galouye (1920-1976) fue un escritor, periodista y soldado que sirvió en la II Guerra Mundial como piloto de pruebas, sufriendo entonces una serie de heridas y lesiones que le dejaron la salud muy tocada y que a la larga serian la causa de su fallecimiento. Aparte de Simulacron 3, su obra más famosa fue su primera novela, Dark World (editada en España con el nombre de Mundo tenebroso, inédita en nuestros lares desde tiempos inmemoriales) con la que fue nominado al premio Hugo, que narraba la guerra entre dos clanes, uno de ellos dominando a otro que vivía bajo tierra y era ajeno a la existencia de la luz, y en la que ya mostraba su interés en combinar conceptos más cercanos a la filosofía con la ciencia ficción y la fantasía. Otras novelas suyas que fueron editadas en castellano (todas entre los 60 y 70, para que se hagan una idea del olvido al que ha caído el autor) fueron Después de la III Guerra Mundial (The Lords of the Psychon, 1963), La percepción perdida (A Scourge of Screamers, 1968) o la colección de relatos El reino de los telemuñecos (Project Barrier, 1968), que por razones que probablemente nunca llegaremos a saber fue acreditado a nombre de “Joseph M. Reeds” en la edición de Infinitum de 1976 (y así seguimos haciendo sangrar la herida respecto al trato de Galouye y su obra en España). Simulacron 3 es su título más famoso, el cual ha mantenido siempre entre los seguidores de la ciencia ficción un delicado equilibrio entre lo que sería una novela “popular” (ha aparecido ocasionalmente en recopilaciones de las 100 mejores novelas de ciencia ficción) y una “obra de culto”, minoritaria pero con una sólida base de seguidores. El tipo de trabajo que siempre activa el olfato de los que escribimos en El pájaro burlón.

Portada de Mundo Tenebroso

Portada de la edición de 1973 de Mundo Tenebroso (Veron Editor)

Simulacron 3 es un caso ejemplar de obra que necesita reivindicación urgente, para poder ya no solo situarse en el radar de las nuevas generaciones interesadas en la ciencia ficción, sino para ocupar el lugar que merece dentro de la cultura popular. Por la enorme influencia que ha tenido posteriormente –se la suele recordar como una de las influencias directas de William Gibson para su obra Neuromante, también es una de las clásicas referencias de Matrix, que por cierto debido a su enorme éxito ayudó a que se estrenara en cines Nivel 13 (The Thirteenth Floor, 1999) de Josef Rusnak, adaptación de la novela que nos ocupa aunque tomándose ciertas libertades-, y por sus acertadas predicciones –véase el uso publicitario en las redes sociales, otra forma a fin y al cabo de simulador de la realidad-. Lleva más de 40 años inédito en nuestro país (la última edición data de 1973 por parte de la editorial Verón bajo el título de Mundo simulado) y no le vendría nada mal una reedición en condiciones. La copia que he tenido la oportunidad de leer, de la colección “Infinitum” de la editorial Ferma, que data de 1967, está llena de erratas y tiene una traducción bastante mejorable.

A partir de este momento, si he conseguido llamar su atención sobre la novela, ¡dejen de leer! Créanme, vale la pena (otra cosa es que la encuentren). La segunda parte del texto incluirá spoilers –la novela incluye un misterio dentro de otro… y hacia mitad del libro incluye un giro que cambia la visión de todo lo leído hasta el momento, suceso crucial que fue sabiamente utilizado por R.W. Fassbinder en la mini-serie que adaptaba el libro El mundo conectado (Welt am Draht, 1973) para dar por finalizada la primera parte de las dos que la componían-, sin embargo si ya conocen de que va el tema vayamos a sumergirnos en el mundo en el alambre…

worldonawire

Mini-serie de Rainer Werner Fassbinder (1973)

Una cuestión de perspectiva

¿No se les erizan todos los pelos del cuerpo cada vez que leemos noticias como las que aseguran que en realidad nuestro universo podría ser una proyección holográfica? En ese caso, ¿Quiénes somos? ¿A quién estamos reflejando? ¿Quién, y como, es nuestro yo verdadero, ubicado en la otra punta del universo, o tal vez en otra dimensión? En cierto modo, esa idea ya parecía rondarle en la cabeza a Dan Galouye hace más de medio siglo cuando escribió Simulacron 3, y a la vez lo envolvió de una trabajada mitología y de unas ciertas reglas; un orden dentro de estas versiones de la realidad que a su vez fabrican nuevas adaptaciones de su propio mundo. Hall descubre, también a base de “introducirse” en el “mundo inferior” que el mismo ha creado (una versión poco elaborada de su propia realidad), que a su vez su propia mundo es una representación tecnológica de una realidad que existe en un “nivel superior”.

Pero la cuestión más fascinante respecto al tema de “proyectarse” a otro nivel de realidad, o de “representarse” como es el caso en este libro, es el hecho de que el “yo verdadero” de Hall es… su peor enemigo: del mismo modo que Hall ha creado un mundo simulado con una versión o “avatar” de sí mismo que pueda utilizar cuando visita el “mundo inferior”, él es la representación terrenal en su mundo de un Hall mucho más elevado y que proviene de la realidad. Esto tiene unas implicaciones simbólicas la mar de sugerentes (la novela está escrita de un modo bastante liviano y evita mojarse filosóficamente, aunque plantea los temas y juguetea con ellos), más allá de la dualidad entre el Bien y el Mal (según Jinx, la amante de Hall que proviene de “el mundo superior”, el Hall real se volvió malvado y desarrolló una megalomanía bastante terrorífica), que podrían ser tanto el personaje que es asediado por el que debería ser su ángel de la guarda, como el avatar que se rebela de la figura que debería manejarle, la marioneta que cobra vida propia. Hall está diseñado a imagen y semejanza de cómo era el verdadero Hall del mundo superior, antes de que este enloqueciera…

Pero claro, esta es la versión que nos cuenta Jinx y si no queremos complicarnos la vida, es la “versión oficial” que hace del libro una lectura sencilla y satisfactoria. El Hall bueno se enfrenta al Hall malo que pretende destruir la realidad con la cual se identifica el lector, ya que el mundo de arriba nunca lo vemos –igual que no podemos ver el más allá de esta vida, si quieren ponerse sesudos- y lo que intenta Galouye es que identifiquemos el mundo de en medio, el mundo en el alambre, como el nuestro, para que la sensación de peligro sea real y la paranoia que invade a la historia sea masticable –probablemente otros autores de la época la hubieran llevado por terrenos más ásperos-. Pero si nos apeteciera complicárnosla…

simulacron3_01

Véamos: Hall crea una contrapartida de si mismo para una recreación virtual de la realidad. Su recreación, a su vez, vive en un mundo que tiene las mismas complicaciones que el real, de hecho ha sido creado para satisfacer las necesidades de los poderosos que necesitan saber que quieren votar y consumir sus ciudadanos. La recreación de Hall crea pues otro mundo simulado… pero gracias al personaje de Phil Halston descubrimos que las creaciones de Hall sufren. ¿Y si no es así? ¿Y si tan solo creen que sufren? Si el Hall del mundo superior está jugando a ser Dios con su creación, ¿no puede ser también comparable a echar una partida a un videojuego a cual nos tomamos a cachondeo? Y así, podríamos ir subiendo el grado de paranoia paulatinamente… ¿No podría ser todo un ardid de Jinx para conseguir que “su” Hall cambie y se convierta en una versión pasada de sí mismo que es al que ella amaba? A fin de cuentas, la personalidad, o el “alma” del Hall protagonistas acabaran ocupando el cuerpo del Hall “original”…

Como puede ver, Simulacron 3 esconde capas y capas bajo su aparente aspecto de sencilla novela de ciencia ficción. Está narrada de modo correcto, conciso y directo, usando a su personaje principal como punto de vista del lector durante toda la obra –y por eso creeremos lo que él nos diga, luego nos corresponderá a nosotros pensar un poco lateralmente-. Cierto es que se trata de un buen libro, muy bueno por momentos, que habita dentro de un concepto que es absolutamente magistral, y a veces es tan entretenido leerlo como puede ser el imaginar que otros caminos se podría haber tomado. En cualquier caso, repito: merece reivindicación, un status mayor del que tiene actualmente, y ojalá vuelva a ser editado como se merece en nuestro país. Respecto a sus versiones audiovisuales… descuiden, en El pájaro burlón no tardaremos en volver a transitar de nuevo a través de El mundo conectado…

Javier J. Valencia

Esta entrada fue publicada en Novela Ci-Fi y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.