La señora de los laberintos (Lady of Mazes, Karl Schroeder, 2005)

laberintosCAP

Hoy en día estamos acostumbrándonos cada vez más a lecturas fáciles, novelas que resultan tan accesibles que pueden ser consumidas a una alta velocidad y a un ritmo constante, novelas de esas que pueden ser leídas de pie en el metro sosteniendo el libro en lo alto mientras viajamos apretados con el resto de pasajeros. La señora de los laberintos no es de ese tipo de novelas. Se trata de literatura de ciencia ficción de las que exigen un esfuerzo inicial bastante laborioso, más bien una lucha contra nuestra propia capacidad de caer en el tedio fácil. Personalmente fracasé en las primeras lecturas con este libro; unas cuantas semanas necesité para poder enfrentarme a él y superar la dificultad inicial que supone. La complejidad de conceptos y sobre todo el verte arrojado como lector en un universo sin casi ninguna guía y ninguna introducción previa se convierte en un muro que cuesta mucho franquear. Pero son precisamente esas cualidades las que hacen que a partir del tercer y cuarto capítulo la conexión con la trama se produzca de forma absoluta, provocando no solamente un interés y empatía para con la historia, sino una total y automática adicción a cada página leída que nos hará volvernos locos por ese universo lejano del que no querremos regresar.

laberintos

Influenciado poderosamente por Larry Niven y su Mundo Anillo, Karl Schroeder desarrolla una historia situada en un futuro muy lejano en el que la humanidad vive en la Corona Teven, un hábitat ubicado más allá de Júpiter estructurado en forma toroidal –en un mundo anillo– y habitado por los llamados “posthumanos”, último peldaño al que ha llegado la evolución de la raza humana. Este mundo anillo está conformado por diversas sociedades humanas que viven en distintos colectores, los cuales son una de las claves de la trama de La señora de los laberintos; los colectores son los diversos planos de realidad que confluyen en el mismo mundo de la Corona Teven, cada uno de ellos habitado por sociedades autónomas que no interfieren con las de otros colectores, aunque sí existe la posibilidad de interacción entre sociedades, limitada y regida por los fundadores de la Corona. Lo poderoso del concepto es que cada una de esas sociedades es una cultura en sí misma, completamente independiente de las demás: con su propia mitología, historia y tecnología, aunque eso sí virtuales. Pues ese es el otro elemento importante de la historia: la inteligencia artificial ha evolucionado hasta un punto de superación existencial más allá de toda concepción imaginada, gracias a la cual, por ejemplo, los sujetos pueden multiplicar su identidad en varias “narraciones”: diversos avatares de sí mismos, representaciones de ellos que actúan como ellos y conviven socialmente con sus amigos y familiares, mientras su verdadero “yo” lleva a cabo otra actividad. Aunque aquí ya deberíamos empezar a hablar de ¿cuál es el “yo” verdadero? ¿Y por qué?

Ringworld

La protagonista de La señora de los laberintos es Livia, una diplomática encargada de interactuar entre distintos colectores y sus habitantes, tramitando la convivencia pacífica y regulando la autonomía de unos y otros. Su nueva misión es la de investigar a una entidad desconocida llamada “3340” que está atacando los horizontes entre colectores y sociedades, y que planea destruir los muros que mantienen el control sobre la Corona. A partir de este punto de partida lo que acontece en la novela es una mezcla poderosamente intensa de multiplicidad de ideas, temas y reflexiones humanas y existenciales: la globalización, qué significa ser humano, subjetividad de la realidad y subjetivación de la realidad, superación de la capacidad humana y posthumana, el control externo sobre la vida –tanto vida humana como vida artificial– y sobre todo la imposibilidad final de establecer límites al propio avance de dicha vida, la imposibilidad de etiquetarla, clasificarla e intentar contenerla dentro de unos márgenes a primera vista idílicos. Algunas ideas y conceptos se desarrollan más y otros menos, pero sin lugar a dudas todos ellos nos obligan a reflexionar y estrujarnos la mente para pensar en cuestiones importantísimas para nuestra propia existencia y la de lo que nos rodea. Y viviendo en una sociedad que cada vez más quiere que pensemos menos, esta novela resulta un necesario e interesantísimo bálsamo. Para muestra un botón:

“-Te voy a contar un cuento. Éranse una vez unos seres humanos que eran totalmente iguales al resto de formas de vidas en la Tierra; encajaron en su nicho dentro de la ecología. Pero entonces, descubrieron las máquinas, y empezaron a considerarse diferentes a la naturaleza. Construyeron genéticamente nuevas especies sensitivas, y lo que ocurrió fue que la IA se extendió por todo lo mecánico. Ahora imagínate el resultado: un mundo donde todas las especies se han vuelto conscientes y totalmente tecnológicas, y de igual modo lo han hecho sus creaciones tecnológicas. El cordero lucha contra el león, y sus máquinas se rebelan contra ambos. Hemos vuelto al punto de partida: la humanidad vuelve a ser simplemente una de las muchas especies que toman parte en una ecología que no controlan.” (1)

Xavier Torrents Valdeiglesias 

(1) SCHROEDER, Karl. La señora de los laberintos. Editorial La Factoría de Ideas, Madrid, 2009. Traducción de Virginia Sanmartín López. p.156

Esta entrada fue publicada en Novela Ci-Fi y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.