Medio Rey (Half a King, Joe Abercrombie, 2014, Fantacsy, 2015)

abercrombie_cap

«Juré vengarme de los asesinos de mi padre. Seré medio hombre, pero pronuncié un juramento entero.»

Yarvi, el hijo menor del rey, nació con una malformación en una mano que ha llevado a todo el mundo, incluso a su propio padre, a considerarlo «medio hombre». Por eso, en lugar de formarse como guerrero, al igual que el resto de varones de su estirpe, se ha dedicado a estudiar para convertirse en uno de los clérigos del reino. Sin embargo, en la víspera de la última prueba para ingresar en esta poderosa orden de sabios, a Yarvi le llega la noticia de que su padre y su hermano han sido asesinados. Él es el nuevo rey.

Pero tras una terrible traición a manos de sus seres queridos, Yarvi se encontrará solo en un mundo regido por la fuerza física y los corazones fríos. Incapaz de llevar armadura o de levantar un hacha, deberá afilar y agudizar su mente. Cuando se juntan a su alrededor una extraña hermandad de almas perdidas, descubrirá que esos compañeros inesperados tal vez puedan ayudarle a convertirse en el hombre que quiere ser.

Hoy traigo una reseña de una novela de Joe Abercrombie, que es uno de mis autores contemporáneos favoritos, tanto por su prosa descarnada como por su especialidad: la fantasía grimdark. Para quien no lo sepa, ahí va una breve y parcial explicación de lo que es el subgénero grimdarkGrim es lúgubre, desalentador, crudo. Dark es oscuridad. Ambas conforman una definición tenebrosa y realista de la humanidad, que si la llevamos al ámbito de la fantasía heroica, creo que es fácil imaginar el tipo de mundos y personas que encontraremos. Se opone diametralmente a los hobbits de Tolkien, a los caballeros de reluciente armadura y a las princesas virginales que esperan al matrimonio. Ni hablar de dragones sabios o magos benévolos. El grimdark se acerca más a la preindustrialización orca de Saruman llevada a su apogeo, a las ciudades hediondas plagadas de cortagargantas y violadores, donde los necrófagos toman tentempiés en los cementerios y alcantarillas, la inquisición tortura a los inocentes, y los héroes pueden ser tan hijos de puta como los villanos. La Bella Durmiente grimdark rajaría el cuello al príncipe por abuso sexual. Con un cuchillo de cocina. Oxidado. Y Blancanieves… bueno, Blancanieves sí que es un poco grimdark, sobre todo después de lo que ocurrió en esa cabaña en el bosque.

abercrombie_01

Joe Abercrombie

El grimdark no es un invento actual, pero sí que parece estar viviendo una edad dorada. La ambientación de Canción de Hielo y Fuego es bastante oscura y desalentadora, donde hay que ser un redomado bastardo para tener alguna posibilidad de supervivencia. En la Saga de Geralt de Rivia, del polaco Andrej Sapkowski, seguimos a un cínico brujo, cazador de monstruos,  por un mundo donde todo está sucio, especialmente las mentes de sus habitantes. Richard K. Morgan, en Sólo el Acero nos presentó en su primera novela fantástica a un antiguo héroe fondón que vive de las rentas, y no teme describirnos con todo lujo de detalles algún episodio de su más cremosa homosexualidad, lo cual ya es toda una declaración de intenciones respecto al realismo y a romper con lo preestablecido. Mucho antes que ellos, otros héroes oscuros poblaron la fantasía más cruda, como Conan, Druss o Elric de Melniboné. Pero dejadme que vuelva al tema que me ocupa, que me voy por la tangente.

El 7 de mayo el sello Fantascy pone a la venta Medio Rey, la séptima novela publicada en nuestro país de Joe Abercrombie. Y la primera enfocada a un público más adolescente o juvenil de lo que nos tiene acostumbrados; lo que los angloparlantes llaman young adult. ¿Cómo encaja el grimdark en algo orientado a adolescentes? Pues no muy bien, en mi opinión. Habrá muchas voces en contra de lo que voy a decir, porque me dirán que la novela realmente es entretenida, está bien escrita, y se disfruta tanto o más que las otras.

Sí, claro. Y la cerveza sin alcohol sabe igual.

Abercrombie nos tiene acostumbrados a novelas densas, plagadas de humor negro, sexo sucio, violencia sangrienta, cinismo corrosivo y mala leche, probablemente cortada. En la Trilogía de la Primera Ley nos presentó a un inquisidor tullido,  a un  espadachín vividor y mujeriego, a un mago que parece la versión cabrona de Gandalf y a un bárbaro capaz de partir a un niño por la mitad. Y eso como protagonistas, imaginad a sus enemigos. Luego publicó tres spin-offs, novelas ambientadas en el mismo mundo, y con varios guiños a los personajes de La Primera Ley. En Los Héroes hace un homenaje a la literatura bélica, desarrollando una novela de 800 páginas en las que sólo transcurren tres días. Los tres días que dura una batalla, narrada desde todos los ángulos. Y no aburre. En La Mejor Venganza asistimos a la vendetta, asesinato tras asesinato, de una antigua mercenaria, traicionada. Y en Tierras Rojas, Abercrombie nos presenta la fusión perfecta de western y fantasía.

Y entonces va y hace esto: “Medio Rey”.

¿Es un buen libro? Sí. ¿Me gustó? Psché.

No es ninguna contradicción, porque cualquier idiota con un poco de seso puede distinguir entre una comida bien preparada y presentada, y una comida que no le gusta. Y en este caso, tenemos una novela bien escrita, bien narrada, con un buen ritmo, e incluso algún giro inesperado. Si tuviera veinte años menos, esta novela me hubiese flipado. Habría quemado mis libros de la Dragonlance o Reinos Olvidados, arrojado por la ventana El Señor de los Anillos (ya está, lo he dicho, no soporto a esos retacos de pies peludos), y me habría dedicado al placer onanista de su lectura con fervor y pasión. Vikingos, espadas melladas, mutilaciones, traiciones, ¡cómo mola! Ni me hubiera preocupado la total ausencia de referencias sexuales, tanto en lo explícito como en las motivaciones de los personajes, que no me habrían parecido planos ni previsibles. Y la ambientación nórdica con sabor heavy metal hubiera sido la guinda del pastel. Un cassette de Manowar a todo volumen, y a leer.

abercrombie_04

Pero ahora, con treinta y cinco años, resulta que no soy el target de esta novela. Abercrombie, escúchame. Tendrías que haberla escrito hace veinte años. O al menos no haber permitido que leyese primero tus otras seis novelas. Ahora, por comparación, me parece la peor. Perdón, quería decir que es la que menos me gusta, porque no la pondría en la misma estantería que el resto de autores y novelas que antes he mencionado en la reseña. Simplemente no es su lugar.

A pesar de todo ello, aquí os traigo los pros y los contras de Medio Rey, e intentaré ser lo más objetivo posible.

Aspectos positivos:

  • Las escenas de acción son realmente el punto fuerte de la novela, junto con los personajes: están descritas con habilidad, especialmente las de combate cuerpo a cuerpo, la especialidad de Abercrombie.
  • Las descripciones y la atmósfera son inmersivas y poéticas, pero sin hacerse redundantes o enlentecer la trama. Con unas pinceladas define lugares y acciones de forma precisa, no exentas de cierto lirismo sangriento.
  • La trama es aparentemente previsible, aunque rompe algunas ideas preconcebidas que el lector pueda haberse hecho.

Aspectos negativos:

  • Para un tierno infante o adolescente cándido es quizás demasiado sangrienta, aunque nunca muy explícita. Hay degollamientos, desmembramientos, puñaladas y salpicones de sangre. Como no tiene ninguna escena de sexo, quizás se acomode a lo que muchos consideran “young adult”. Después de todo, en muchos países se considera el sexo ficticio algo mucho más vergonzoso y peligroso a lo que exponer a nuestros jóvenes, que, por ejemplo, las decapitaciones televisadas.
  • El mundo de la novela está poco definido, centrándose casi exclusivamente en el desarrollo de la trama y los personajes. Hubiera agradecido que ampliase y detallase los orígenes de la ambientación.
  • Lo cual me lleva a los personajes. Previsibles y algo estereotipados.
  • Para quien haya leído sus otros libros, este Abercrombie les puede parecer “descafeinado”. No está exento de violencia, oscuridad y algo de cinismo, pero los personajes, como he dicho, son más previsibles, menos oscuros. La trama tiene sus giros, pero tampoco se puede decir que vayan a sorprender, al menos no de forma rotunda-

abercrombie_03

En resumidas cuentas, Medio Rey es fantasía actual, sucia y con cierto humor negro, pero que carece de esa “chispa” que me enamoró. En Los Héroes la encontré en el tratamiento de la verdadera protagonista, que era la guerra, ridiculizada a la vez que ensalzada. En La mejor venganza era la búsqueda de la justicia la que se retorcía, y se volvía desagradable. Y en la trilogía de La Primera Ley es la ruptura con ciertos clichés preestablecidos de la típica fantasía de “grupo de héroes que salvan el mundo”.

De esta forma, Half a King nos presenta al enésimo adolescente destinado a la grandeza, tras atravesar un viaje vital que le enseñará cómo de jodido es todo. Este viaje vital convierte a Yarvi en un hombre que prueba la maldad humana, y lejos de convertirse en un adalid de la luz y el bien, pasa a convertirse en un adulto con recursos que buscará la venganza, sin temer usar ningún método para ello, como venenos, pero primando la astucia sobre la fuerza bruta.

¿Engancha? Sí, joder, claro que engancha –perdón por el taco, es el aura abercrombiana de la reseña-. George R. R. Martin dijo de esta novela, supongo que previo pago –lo cual no quita que yo esté de acuerdo con él- lo siguiente:

«Una historia trepidante de traición y venganza que me atrapó desde la primera página, y de la cual no me he podido desenganchar

Patrick Rothfuss también dijo algo:

«Este es mi libro favorito de Abercrombie hasta ahora.»

Lo cual me lleva a pensar que Rothfuss debería dejar el crack, o quizás probar a leerse sus otros seis libros, porque de corazón creo que es su peor novela hasta la fecha. O quizás Rothfuss prefiere la fantasía de blancos y negros, sin grises, que es una opción respetable y válida.

Conclusión, la gran pega de este libro es que yo no tengo quince años.

Mi nota, sobre diez: siete aplastamientos de enemigos, con cinco miradas a sus cuerpos destrozados, y dos lamentos de sus mujeres.

Carlos Díaz

Esta entrada fue publicada en Novela Aventuras y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.