La leyenda del luchador borracho y otras 99 películas con patadas y puñetazos de Jackie Chan (Gerardo Santos Bocero, Diábolo Ed., 2014)

00106510733758____3__1000x1000Uno de los placeres de vivir en este período histórico es Jackie Chan. Hay otros placeres, por supuesto, y otros placeres cinematográficos, también. Pero pocas cosas en el cine actual son tan fiables como una película de Jackie Chan. Incluso si la película es floja, Chan nunca decepciona.  Mike Lasalle, San Francisco Chronicle, 1997

Esta es la genial cita que  adorna la contraportada del libro que Gerardo Santos Bocero, al que ya habéis leído por aquí, ha dedicado a la figura de Jackie Chan. Y no puedo estar más de acuerdo con ella. Chan es toda una institución tanto en Asia como en el resto del mundo y si algo es seguro es que en el departamento de acción física es una garantía casi al cien por cien. Puede que en algunas películas se le vean más los dobles o que tengan demasiada comedia y/o romance que lastren la acción, pero cuando empiezan las hostias nos encontramos seguros, en territorio familiar.

Estamos en una época en la que el acceso a la información mediante internet nos permite conocer todos los datos referentes a un actor y su filmografía en minutos y usar ese conocimiento para escribir lo que queramos sobre él. No obstante, muchas veces tanta información junta es difícil de cribar y se llegan a perder bastantes detalles e incluso se puede ser víctima de la desinformación. Un ejemplo de ello es todo ese asunto de que Jackie Chan hizo una película porno de joven, dato que suele aparecer en bastantes artículos por la red y que, por mucha gracia que nos haga, no es cierta. Santos Bocero sabe lo que se hace y comenta o desmiente datos como este o muchos otros más en las reseñas que conforman esta obra.

drunkenmasterii

La leyenda del luchador borracho se marca un recorrido cronológico intensivo por cien películas de Chan, lo cual nos permite ver la evolución de su manera de entender el cine de acción, las artes marciales y la comedia a lo largo de las décadas. Desde sus inicios como extra o joven “esbirro secundario” a sus primeros intentos de crear un estilo propio mezclando comedia física y artes marciales, pasando por su proyección internacional tras el estreno multitudinario de Duro de matar en 1995. Para alguien como un servidor, que le perdió la pista a principios de la década del 2000, este libro ha sido un “refrescador” de la memoria tremendamente efectivo y al mismo tiempo un recorrido por un pasado lleno de intercambio de cintas de VHS en el instituto. A esto ayuda también una muy buena maquetación que cuenta con un equilibrio perfecto entre artículos e imágenes y un lenguaje accesible pero que no se olvida de los detalles técnicos.

camorristas

Y en relación a eso, pocas veces he visto una atención tan minuciosa en lo referente a lo que aparece en cada película reseñada como en este libro; no tiene nada que envidiar a algunas guías especializadas extranjeras, lo cual a mi parecer es algo fantástico. ¿Queréis saber cuál fue la primera película de Jackie con tomas falsas en los títulos de crédito? ¿En cuales canta el tema principal? Este es vuestro libro. El principal atractivo de esta pormenorización es el desglose absoluto de casi todas de las escenas de acción de cada película, por lo que si ya no recordáis en donde daba aquel salto o aquella voltereta, aquí encontraréis la respuesta. Creo firmemente que en esta época en la que vivimos la ultra especialización es el camino a seguir. Ya existen muchos libros sobre películas de artes marciales en general, yo como fan obsesivo quiero cosas mucho más concretas. Como diría Curtis Armstrong en La revancha de los novatos: Esas tetas ya están muy vistas, ¡yo quiero ver pelo! Y en el mismo momento en el que libro tiene como título la que considero mi película favorita del actor (e intuyo que también es la del autor) poco más hay que añadir a lo ya dicho. No lo dejéis pasar.

Víctor Castillo

Esta entrada fue publicada en Libro No Ficción y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.