La vuelta al mundo del Graf Zeppelin (Autour du monde en Zeppelin, Léo Gerville-Réache, 1929, Macadán Libros, 2015)

grafzeppelin01El 15 de agosto de 1929 comenzaba la gran aventura del Graf Zeppelin, el mayor dirigible de su época. Por primera vez en la historia se planteaba la vuelta al mundo en un vuelo comercial de pasajeros. Como era de esperar, el proyecto levantó gran expectación y las grandes potencias del momento enviaron a sus respectivos delegados, informadores y periodistas para cubrir el evento. La hora era crucial y sus actores principales plenamente conscientes de ello. Unas cuarenta personas, entre tripulación y pasajeros, viajaron a lo largo de 34.600 kilómetros durante 21 días, en solo cuatro etapas. Y volvieron para contarlo.

Uno de ellos fue Léo Gerville-Réache, periodista especializado en grandes reportajes del diario parisino Le Matin. Un arrojado aventurero que, entre otras cosas, viajó por las regiones más hostiles de sudamérica, se adentró en las peligrosas minas de sal del Sahara, fue corresponsal durante los primeros meses de la Guerra Civil Española y desapareció para siempre en 1942, en el París ocupado por los nazis. Una vida agitada que alcanzó su zenit en la fulgurante etapa de entreguerras, una tiempo de vanguardias y fe en el progreso que brilló con fuerza antes de extinguirse entre las tormentas totalitarias que lo oscurecieron para siempre.

grafzeppelin05

La vuelta al mundo del Graf Zeppelin es la narración que hizo Gerville-Réache de aquel mítico viaje, que ahora tenemos la ocasión de conocer, de primera mano, gracias a Macadan Libros y sus atractivas propuestas. No hay que olvidar que esta es una editorial orientada al mundo del motor y este extremo está cubierto y apuntalado, no solo por las descripciones técnicas que hizo el propio Léo Gerville-Réache en su momento, sino por la equilibrada cantidad de notas a pie de pagina y la precisa información complementaria que encontraremos a lo largo del volumen. Además, a modo de apéndice, se incluye una relación de tripulación y pasajeros y una completa ficha de especificaciones técnicas.

Pero siempre hay más, mucho más, y tratándose de un gran reportaje, el libro destaca sobre todo en el apartado descriptivo. Gerville-Réache se muestra entusiasmado desde el minuto cero; transcribe sus sensaciones, pone especial atención en que conozcamos la nave por dentro y convierte el zeppelin y sus compañeros en algo real y tangible. Nos deja acompañarle por los 236 metros de longitud del dirigible, los recovecos del esqueleto metálico de su estructura interior, por sus pasarelas, camarotes y baños, por el gran comedor, las salas de maquinas y los humildes aposentos de la tripulación. Y lo más interesante es que el viaje evoluciona a la par que el escritor.

grafzeppelin03

Las descripciones de los paisajes que sobrevuela el zeppelin son muy evocadoras, y curiosamente, se tornan más literarias e interesantes cuando las condiciones meteorológicas son adversas y los paisajes cada vez más duros y desoladores. Tanto la ruta como las escalas quedan plenamente dibujadas, con información sobre la duración de las estancias en tierra y descripciones de las ciudades y las personalidades que les reciben en las mismas –desde el emperador de Japón, en Tokio, hasta el productor y director Ernst Lubitsch, en Los Angeles–.

También pone especial cuidado en trazar un interesante retrato de los personajes que compartieron la experiencia, sin olvidar ese punto de frivolidad que caracterizó la Europa de entreguerras. Aristócratas, multimillonarios estadounidenses, miembros de séquitos monárquicos y aventureros de diferente pelaje se pasean por sus páginas como si de una novela de ciencia-ficción de Julio Verne se tratase. Pero la realidad siempre supera la ficción y la acumulación de personajes, anécdotas y excentricidades que se relatan en este apartado así lo atestiguan. A bordo del Graf Zeppelin encontraremos, entre muchos otros, a Jerónimo Megías, el supersticioso médico personal del rey Alfonso XIII, que también escribió su propio diario del viaje (publicado posteriormente con el titulo La primera vuelta al mundo en el Graf Zeppelin). También conoceremos a Lady Grace Marguerite Hay Drummond-Hay, conocida como Lady Hay, periodista y única mujer a bordo. Y tamizadas por la diplomacia del escritor, descubriremos las suspicacias que despierta el representante de la URSS, el Doctor Karklin, entre los pasajeros. El atribulado fotógrafo tirolés Heinz Von Perckhammer, célebre por sus retratos de desnudos y su trabajo para las Waffen-SS durante la Segunda Guerra Mundial también tendrá un destacado protagonismo en la aventura. Y por supuesto, el autor no se olvida de uno de los artífices del proyecto, el capitán Hugo Eckener, que con más de 3.000 vuelos a sus espaldas llega a ser descrito como el Dios de la nave y su tripulación.

grafzeppelin04

En el aspecto personal, el relato crece y se enriquece a medida que transcurren las jornadas y la convivencia. Tras el comprensible fervor inicial, aflora la sinceridad del escritor que se detiene en las anécdotas, los detalles y en las historias más personales. Se intuye un humor muy fino a la hora de afrontar ciertas situaciones y por desgracia, también una pequeña dosis de los característicos prejuicios de la época. En Los Angeles reconoce el suelo que pisa gracias al cine que ha visto; en Tokio sucumbe al misterio de oriente y sus geishas. Más adelante, se detiene en describir los fastuosos hoteles donde se aloja; sufre y nos hace sufrir la estepa sin fin de Siberia; se emociona con los recibimientos de masas en las principales capitales del mundo, pero también con la gente que huye aterrada al ver ese cetáceo volador en lugares remotos y olvidados por la civilización. En Gerville-Réache descubrimos una mezcla ponderada entre las impresiones más intimas y una clara vocación de historiador o cronista general de su tiempo.

grafzeppelin02

La era de los grandes dirigibles de transporte civil y militar es la desafortunada historia de lo que pudo ser y no fue. El espejismo duró durante una década mágica, pero los felices años veinte tocaron a su fin y aquella época libre y alocada, en la cual muchos creyeron alcanzar la utopia, se vio truncada por la cruda realidad de un mundo convulso que no bailaba al mismo son. Pero esos imposibles vehículos aéreos existieron, durante un segundo de nuestra historia fueron reales. En La vuelta al mundo del Graf Zeppelin, descubriremos como fue una de estas naves por dentro, como funcionó y como se organizaron sus pasajeros y tripulación, pero sobre todo nos podremos asomar un poco a la ventana de ese futuro que jamás tuvo lugar.

Dani Morell

Esta entrada fue publicada en Libro No Ficción y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.