David Lynch, el James Stewart de Marte (y 6) – Corazón salvaje, el zoológico de David Lynch (Wild at Heart, 1990)

wildheartCAP“Tengo ideas, imágenes, que me llegan a la mente y me excitan mucho. Hay una opinión muy generalizada que afirma que los personajes siempre buscan un sentido a todo. Eso no es verdad en lo más mínimo. ¿Por qué razón debería tener sentido el arte si la vida no lo tiene? Lo que mas me gusta en esta vida es el absurdo. Y he de reconocer que el hecho de vivir en la ignorancia tiene mucho humor”

A finales del verano de 1989, tras la post producción del episodio piloto de “Twin Peaks”, la intención de Lynch era ponerse manos a la obra con un nuevo proyecto. “Cuando apareció Blue Velvet tenía tres guiones que no podían ser producidos: “RonnieRocket”, “Up the Lake” y “One Saliva Bubble”. Los tres fueron proyectos para Dino De Laurentiis pero la productora quebró. Fue una época lamentable, muy deprimente, aunque ahora me doy cuenta de que ninguno de aquellos tres guiones estaba lo suficientemente madurado para ser producido. Por casualidad, mi amigo, el productor Monty Montgomery, me pidió opinión sobre una novela de Barry Gifford, “Wild At Heart”, cuyos derechos poseía. Al acabar de leerla hablé con Monty y le propuse hacer la adaptación”.

wildheart_06

Sailor Ripley (Nicholas Cage) acaba de salir del correccional de Pee Dee y se reúne con su novia, Lula Pace Fortune (Laura Dern), contra la oposición de la madre de esta, Marieta (Diane Ladd, madre en la vida real de Dern). La pareja decidirá fugarse y Marieta pondrá tras su pista al sabueso Johnnie Farragut (Harry Dean Stanton). Los inútiles intentos de este por encontrar a la pareja obligarán a la histérica madre a recurrir a los servicios del gángster Marcello Santos (J. E. Freeman), el cual se pondrá en contacto con Bobby Perú (Willem Dafoe) y Perdita Durango (Isabella Rosellini) para que acaben con Sailor. El viaje de el dúo principal de enamorados les llevará por los mas pintorescos lugares donde conocerán a los máximos exponentes de la fauna lynchiana: asesinos depravados, ancianos extravagantes, cazadores de palomas, víctimas de accidentes… hasta llegar al pueblo de Big Tuna, donde Sailor se verá envuelto en una oscura trama de robo y asesinato.
Lynch estaba enamorado de los personajes, pero no lo suficientemente de la historia, por lo que hizo todos los cambios respecto a la novela que le vino en gana. La pareja principal no están enamorados del mismo modo en la novela que en el filme, donde responden a un idealismo de las relaciones de pareja muy en la onda de su director, como si su romance apasionado fuera el mismo que en las películas de rebeldes y romances de los años 50. Marieta en el libro original parece una madre preocupada, no una histérica preocupada que simboliza a la bruja mala de la narración. Pero lo mas importante, y lo que hace que la historia del libro y de la película sigan caminos diferentes, es la aparición del mafioso Marcello Santos, el cual menciona Marieta a Johnnie en la novela, pero no aparece, y sin embargo cobra un gran protagonismo en el filme, provocando un efecto dominó que lleva a la aparición de personajes como Perdita Durango, su hermana Juana, la pareja de asesinos Reggie (aparece un Reggie en la historia de Gifford, pero en ningún momento se nos da a entender que sea un asesino) y Dropshadow, y la joya de la corona, ese “ángel oscuro” que es Bobby Perú. También provoca la desaparición de otros, como Johnnie Farragut, el cual no fallece en la novela. El desenlace de ambas historias también es diferente, siendo el del libro bastante deprimente, por cierto. “Al principio intenté hacer un final triste por el simple hecho de demostrar que soy un cineasta independiente, y que no estaba intentando ser comercial. Me di cuenta de mi equivocación, sobre todo, por que no estaba de acuerdo conmigo mismo”.

wildheart_02

David Lynch y Barry Gifford durante el rodaje

A pesar de que el “Wild At Heart” cinematográfico poco tenga que ver con el literal, Barry Gifford y David Lynch se llevaron a la perfección. “Fui el asesor creativo de la película”, recuerda Gifford, “estaba demasiado ocupado escribiendo el resto de novelas sobre Sailor y Lula como para poder escribir el guión, así que fue David quien se encargó, y le dije que llamara si tenía alguna pregunta. David tuvo listo el guión en seis días, pero después, a la hora de rodar, iba improvisando, añadiendo o sacando cosas sobre la marcha. Recuerdo que un día vi la que para mi era la frase mas importante de la película (“Este es un mundo salvaje por dentro y muy extraño por fuera”) había desaparecido del guión. Se lo comenté a David, y me respondió, “no te preocupes, ya la haremos caber en algún sitio”, y así lo hizo”. Respecto al final el escritor tiene una versión un poco distinta a la dada por el director: “El final original de la película, tal y como estaba en el guión, era el mismo que el de la novela, que de hecho está en la película. Pero después David añadiólas escenas de la Bruja Buena del Este y el encuentro final.”

“Todo esto se hizo porque Samuel Goldwyn Jr., que era el distribuidor de la película, odiaba aquel final e insistía en que David hiciera un final feliz. Así que David me llamó y me preguntó si Sailor y Lula volvían a encontrarse. Yo le dije, “Claro, si no, ¿cómo podría continuar?”. “Bien”, dijo él, y colgó el teléfono. Así se justificó para poner ese final. No se trataba sin embargo de un final feliz al estilo clásico. David lo convirtió en un final surrealista, en una cosa fantástica y absurda. Lo que el pretendía era mostrar el final realista. Así contentó al distribuidor a la vez que mantenía la integridad del libro, con todo, fue Lynch el que se inventó toda esa historia sobre “El Mago de Oz” y la fue esparciendo por toda la película”.

wildheart_03

El presupuesto era relativamente modesto (10 millones de dólares) y comenzó a rodarse en los alrededores de Los Ángeles (incluyendo el gran área industrial del Valle de San Fernando) y en Nueva Orleáns. Para escoger a los actores Lynch tuvo en mente desde un primer momento a Laura Dern y Nicholas Cage para Lula y Sailor, y escogió a WillemDafoe, en palabras del propio director, “porque Clark Gable está muerto”. “Laura es muy inteligente, tiene mucho sentido del humor y posee mucho sex appeal. Nicholas también es muy especial. Casi todo lo que dice o sugiere beneficia al diálogo”. Por cierto, que la idea de la chaqueta de piel de serpiente, que tampoco aparece en el libro, fue idea de Cage. Al respecto, Barry Gifford comentó “Nick estaba en Las Vegas y se compró una chaqueta de piel de serpiente. La llevó al plató de Los Ángeles e insistió en llevarla en la película. Así que el y David se inventaron la frase sobre la chaqueta como un símbolo de su independencia y su libertad personal o tonterías como esas (…). Ni Nick ni David sabían, o no admitieron que sabían, que Marlon Brando había llevado esa chaqueta en “Piel de Serpiente”, de Sydney Lumet. Yo creo que Nick lo sabía pero mintió, en cambio David lo desconocía completamente”. El personaje de Perdita Durango, que saltó también como personaje principal en una película posterior dirigida por nuestro Alex de la Iglesia (e interpretada por Rosie Perez), fue llevado a cabo por Isabella Rosellini poco antes del fin de su relación sentimental con el director de Montana. “Ella siempre había soñado interpretar un personaje como el de Perdita… está tan rara con esa peluca rubia y esas cejas oscuras…”

wildheart_04

Antes del estreno, los medios ya se preparaban, impacientes, ante la nueva “bomba Lynch”, después de la sensación que causó en todo el mundo “Terciopelo Azul” en 1986. Como es lógico, se hartó de contestar preguntas sobre si le iban a censurar la película por sus excesos con el sexo y la violencia. “El sexo en “Corazón Salvaje” es mucho mas divertido que en “Terciopelo Azul”, disfrutas con Sailor y Lula por que realmente se lo están pasando bien. Es algo realmente saludable”. “Nunca me planteo los límites con estas cosas. Cada película tiene sus propios límites. Lo decido del mismo modo que decido si voy a colocar esta cámara allí o esta cámara aquí. Es algo mecánico. Cuando se rueda una película se puede llegar muy lejos en direcciones muy diferentes. La violencia, desde un punto de vista dramático, no tiene un tratamiento muy diferente al que pueden tener otros sentimientos, como la tristeza o el amor. No quiero que se me interprete mal cuando digo esto del sexo y la violencia. El medio cinematográfico es un medio de expresión que tiene mucha fuerza y en el que se pueden exagerar las cosas. Así que, ¿por qué no aprovecharlo?”. En el preestreno, el público reaccionó fatal al ver una escena en la cual JohnnieFarragut era literalmente mutilado y castrado, escena que desapareció del montaje definitivo. “No era consciente cuando firmé mi contrato. Me llamaron a los preestrenos para comprobar la reacción de la audiencia. Nunca había creído en los preestrenos, pero aprendí algo muy valioso, y ahora me he convertido en un defensor a ultranza. Me pasé con la escena y lo reconozco. Si “Dune”, que fue un fracaso, hubiera pasado por quince preestrenos en vez de uno solo, podría haber salvado la película”.
En Mayo de 1990 David Lynch recibe el que es su premio mas importante hasta la fecha, la Palma de Oro en el Festival de Cannes de ese mismo año por su intensa roadmovie plagada de violencia y sexo explícito, rock and roll, y un romance bigger than life. La entrega del premio es de las mas escandalosas que aun hoy en día se recuerdan. Un sector del público arrancó a silbar y abuchear, la otra mitad en pie a aplaudir, y cada vez con mas fuerza unos y otros se hacían oír mientras el atribulado director subía al escenario. “Estoy sorprendido. Aterrorizado, pero sorprendido”. En medio de un Palacio que cada vez mas parecía un estadio de fútbol que no un Festival de Cine, Lynch recibió de manos de Anthony Quinn el preciado galardón.

wildheart_05

En 1990 se editó en video Industrial Symphony nº1, una mezcla entre un montaje teatral y una actuación musical en directo de la cantante Julee Cruise. El montaje estaba dirigido por Lynch y Badalamenti y se había grabado en la Academia de música de Brooklyn en noviembre de 1989. La proyección da inicio con un corte de Corazón salvaje, una escena que no aparece en la película. De esa escena, Barry Gifford decía no saber nada: “Aquella escena debía de provenir de uno de los cortes realizados a la película y no sale en el libro. La primera versión del film duraba cuatro horas y media, pero según el contrato, la película tenía que durar dos horas y cinco minutos, así que se tuvo que cortar y perder material. Pero en fin, así se hacen las secuelas.”

El resto del espectáculo consistía en Julee Cruise volando sobre el escenario y cantando varios de los temas de “Floating Into the Night”, a la vez que se dejaban ver varios personajes y elementos de los más diverso, como una suerte de demonio controlados por agente de una fábrica, un leñador enano, una mujer en top less o una invasión de muñecas rotas. Para Cruise todo aquello fue una experiencia. “Fue una locura. De hecho, los organizadores estaban temblando, pensaban en suspenderlo. David es muy desorganizado pero llegó a New York y lo montó todo en 24 horas. Llevaba técnicos y organizadores que no sabían mucho de teatro pero que le tienen una lealtad completa. Aparezco en el aire, sujeta por un arnés, cantando sobre una especie de barrendero industrial. ¡Yo, que tengo miedo a las alturas!. Estaba aterrada pero fue toda una experiencia”.

Despues de Corazón salvaje Lynch parecía abierto a colaborar con el guionista Dylan Thomas para llevar a cabo la adaptación de la novela de D.M. Thomas “The White Hotel”, pero finalmente el proyecto no llegó a buen puerto. También debutó en el campo de la publicidad, dirigiendo varios anuncios, el primero a petición de la Alcadía de New Work acerca de los peligros de la aglomeración de basuras. Se le conoce por el slogan, “Clean Up, We Care About New York”. También dirigiría spots de perfumes, Opium de Yves Saint Laurent y Obsession de Calvin Klein, donde rodaron a sus órdenes dos de las chicas de Twin Peaks, Lara Flynn Boyle y Heather Graham.

Y se acabó lo que se daba. El dossier original constó de tres partes mas. Dos de ellas estaban dedicadas a “Twin Peaks”, serie y película, que durante los últimos meses ya se han dejado ver en abundancia en nuestra página. En cualquier caso dichos textos fueron publicados años atrás en Cinefantastico y pueden leerse aquí y aquí. La última entrega, dedicada a “Carretera perdida”, se escribió a modo de anticipo de la película, por lo que no tiene ningún interés a día de hoy.

Javier J. Valencia

Publicado originalmente en el Dossier “David Lynch, el James Stewart de Marte”, Colección “L’illa de les ánimes perdudes” nº4, Recerca Editorial, Diciembre de 1997, hoy descatalogado.

David Lynch, el James Stewart de Marte (1) – Pinturas en movimiento: “The Alphabet”, “The Grandmother”
David Lynch, el James Stewart de Marte (2) – Cabeza borradora, entre el infierno y el purgatorio (Eraserhead, 1977)
David Lynch, el James Stewart de Marte (3) – El hombre elefante, estudio de la dignidad humana (The Elephant Man, 1980)
David Lynch, el James Stewart de Marte (4) – Dune, el durmiente debe despertar (Dune, 1984)
David Lynch, el James Stewart de Marte (5) – Terciopelo azul, Lynch Town (Blue Velvet, 1986)
En el aire: David Lynch padece el síndrome de Bozman (On The Air, 1992)
Rememorando a Laura Palmer (Especial Twin Peaks, 1ª parte): Todo aquello en que creímos
Rememorando a Laura Palmer (Especial Twin Peaks, 2ª parte): Cinco perspectivas
Rememorando a Laura Palmer (Especial Twin Peaks, 3ª parte): Twin Peaks, Fuego camina conmigo (Twin Peaks: Fire Walk With Me, David Lynch, 1992)
El pájaro burlón podcast # 11- Twin Peaks en España
Twin Peaks: El misterio completo en Blu-ray (I) (Twin Peaks: The Entire Mystery and the Missing Pieces, 2014)
Twin Peaks: El misterio completo en Blu-ray (II) (Twin Peaks: The Entire Mystery and the Missing Pieces, 2014)

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.