EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 1ª parte: Los avances científicos serán portadores del CAOS

En general, con sus más y sus menos, el equipo de redacción de El pájaro burlón se ha criado en los 80. Para futuros adictos al cine como hemos acabado siendo, no podemos quejarnos. Pillamos casi el punto de partida de los blockbusters,  y digamos las películas de aventuras, de acción y de fantasía, en líneas generales, se hacían enfocadas hacia un público juvenil desde Hollywood, lo cual para nosotros por edad era ideal. Y entonces veíamos esas otras de unos años antes en televisión, sobre androides asesinos en un parque de atracciones, sobre sociedades que eliminan a los suyos por crecer, alienígenas alcohólicos y futuros superpoblados donde tu abuelo era tu merienda y en ocasiones nos hacían sentir muy pequeños, como si esas películas fueran en realidad como un hermano mayor en comparación de esas otras mucho más ligeras con sus rayos láser, naves enfrentadas y sables de luz.

Aquella visión aparentemente tan inocente no estaba tan alejada de la realidad y lo descubriríamos años después. Dos películas, muy diferentes y terriblemente significativas darían un vuelco total y absoluto a la forma que tenía de entender el público la ciencia ficción a finales de los años 60, que se veía como algo mucho más pequeño, carne de serie B, y que salvo honrosas excepciones nunca jugaba en la liga de las películas serias, esas que ganaban Oscars y conocían todos los oficinistas del planeta. Pero 2.001: Una odisea del espacio (1968) de Stanley Kubrick adaptando una novela de Arthur C. Clarke, y El planeta de los simios (1968) de Franklin Schaffner adaptando una novela de Pierre Boulle que el eternamente lúcido y genial Rod Serling convirtió en un guión inolvidable tomaron, de manera muy distinta, el pulso de los tiempos, se convirtieron en fenómenos y de golpe el género dio un paso adelante.

Salió del ghetto, empezó a llegar a unas masas que comenzaban a consumir un tipo de arte popular muy diferente al de décadas anteriores. Los cómics Marvel los leían universitarios, Dune era la novela de moda, Isaac Asimov  se volvió famoso como cualquier otro escritor. Y fue el medio idóneo para expresar una serie de temores y ansiedades que sufría el planeta en la década que iba a comenzar, azotada por el eterno miedo nuclear ya casi interiorizado por una nueva generación y que había convivido con él, una guerra fría interminable que aún tendría que vivir algunos episodios más muy galácticos (no es extraño que también fuera el auge de las novelas de espías)… guerras, crisis con el precio del crudo, nuevos dictadores surgiendo a lo largo y ancho del planeta día sí y día también… tensiones de todo tipo, políticas y bélicas, étnicas y raciales. Durante esta década, el género se convirtió en uno de los más importantes de la industria del cine y sin duda el más catártico. E incluso hizo creer que el mundo del mañana iba a mejorar si éramos capaces de ver los afilados dientes del progreso, contando todas estas historias de anticipación.  En eso, por desgracia, no acertaron.

La década de los 70 para el género recibe el primer aviso del cambio de ciclo en 1977 con la llegada de La guerra de las galaxias y es un anticipo del mundo que estaba por venir. Las tensiones se relajaron (o se supo manipular a la población mediante los medios de comunicación para lograr esa sensación), la gente parecía estar cansada de vivir con el cuello agarrotado. Dio inicio la era de historias más livianas, de fantasías maravillosas y juveniles, pero se llevó por delante a ese viejo, frio y lúgubre agorero que nos quiso advertir de los peligros del día de mañana, el cual también nos mostró muchas de sus posibles maravillas.

Así que durante esta semana El pájaro burlón homenajea al género que nos dejó películas durante aquellos años de todos los tipos, de todas las clases y también de calidad diversa: la selección que hemos efectuado no se basa en principios de mejor a peor, si no en criterios representativos de un tiempo, de un lugar. Pero, ¿Cómo mostrar un esquema básico con los elementos que queremos que sean representados? Si realmente somos capaces de imaginarnos al género de la ciencia ficción en los años 70 dándole el aspecto de ese viejo profeta antes mencionado, ¿Qué conclusiones podríamos sacar? ¿Cuáles serían sus terribles profecías? Hemos pensado que, más o menos, nos vino a decir esto:

-Los avances científicos serán portadores del CAOS  – Donde hablaremos de diez títulos que nos mostraron lo peligroso que es jugar con la ciencia y la fatalidad que puede acarrear.

-Las sociedades del mañana serán FASCISTAS, RUÍNES Y MEZQUINAS – Donde otras diez películas nos enseñaron los males sociales del día de mañana si somos incapaces de ponerles freno a tiempo.

-Tanto jugar con armas nucleares, químicas y contaminar el medio ambiente, el mundo se nos irá directo AL CUERNO – Severa lección en forma de diez filmes que nos advierten de cómo podría acabar todo si no empezamos a andarnos con cuidado con maltratar a nuestro mundo.

-Descubrir nuevos mundos, dimensiones y jugar con los viajes en el tiempo será sinónimo de DESTRUCCIÓN – Diez lecciones en forma de celuloide que nos pondrán frente a frente con las funestas consecuencias de asomar la cabeza por universos indebidos.

-Androides, extraterrestres y otras criaturas infernales nos llevarán al EXTERMINIO – Otros diez retratos que muestran formas de vida, desde criaturas de otro planeta hasta insectos aparentemente inofensivos con ganas de darle a la raza humana su merecido.

Pero, ¡tranquilos! Dentro de la selección de películas escogidas también hay muestras de buena voluntad, en este, y otros mundos. Y ahora que habéis tomado aire… ¡¡Temblad!! ¡Por que estas advertencias sucedieron hace más de 30 años! ¡Quizá sea demasiado tarde para la humanidad! Quizá sí, quizá no. Pero en cualquier caso esperemos que disfruten del viaje, recordando películas que seguro ya han visto y que a lo mejor les apetece revisitar, y descubriendo otras que no conocían y que quizá les apetezca descubrir. Fuera un viejo demente o un verdadero profeta, lo que si nos dejó seguro fueron horas y horas de disfrute…

La primera profecía: Los avances científicos serán portadores del CAOS

1.10 – EL HOMBRE TERMINAL (The Terminal Man, 1974) EEUU

D: Mike Hodges I: George Segal, Joan Hackett, Richard Dysart, Donald Moffat

Una lástima este film de Mike Hodges, puesto que, basándose en una novela de éxito de Michael Crichton, no logra mostrar la tensión y nerviosismo adrenalítico que supone la trama, terminando por ser una película bastante irregular. Aún y así, El hombre terminal es uno de los films recordados de la ciencia ficción de los 70 por su historia de un informático enfermo de epilepsia y psicosis con terribles convulsiones, el cual se somete a una operación novedosa que implanta un mini ordenador dentro de su cerebro. La esperanza es que dicho ordenador controle sus ataques, pero desgraciadamente lo que acaba provocando es que el hombre se pierda dentro de su propia mente convirtiéndose en un psicópata. Con un liviano ritmo que roza el tedio, el film ni produce empatía, ni interesa, ni entretiene a un espectador que sencillamente se aburre mucho con la historia y con un George Segal en el papel del protagonista, que en ningún momento desprende el suficiente magnetismo para que nos preocupemos o asustemos de él. Un concepto muy potente convertido en una película muy deficiente. XTV

1.09 – LA AMENAZA DE ANDRÓMEDA (The Andromeda Strain, 1971) EEUU 

D: Robert Wise I: James Olson, Arthur Hill, David Wayne.

Tras la colisión de un satélite en una pequeña ciudad de Nuevo Méjico y la extraña muerte de casi todos sus habitantes, el gobierno estadounidense forma un gabinete de crisis con varios científicos. Estos se encierran en la base Wildfire, un búnker ultra tecnológico en el que pasarán cuatro días en una tensa investigación para detener al virus responsable de las muertes mientras la amenaza de una purga de la bacteria mediante bombas nucleares se cierne sobre ellos. Adaptada fielmente de la novela que convirtió a Michael Crichton en escritor estrella de ciencia ficción, La Amenaza de Andrómeda cuenta con todos los elementos del thriller científico de la época, un buen trabajo actoral y unos excelentes sets futuristas bajo tierra. Con todo, el excesivo arrastramiento de la trama y la a veces compleja cháchara de technothriller la convierten en una película algo indigesta. VCR

1.08 – TEST PILOTA PIRXA (1979) Polonia

D: Marek Piestrak I: Sergei Desnitsky, Boleslaw Abart, Vladimir Ivashov

En un futuro muy cercano la humanidad está a punto de dar el salto a la fabricación en masa de robots androides imposibles de diferenciar de los humanos. Dicho proyecto depende solamente de un experimento previo: uno de los mejores pilotos del mundo, Pirxa, muy crítico con el tema, deberá participar en una misión espacial y convivir en una pequeña nave con una tripulación formada por humanos y un no-lineal (así es como llaman a los robots) sin que nadie conozca la identidad del mismo. Las empresas involucradas en el proyecto deciden acatar el veredicto final del piloto. Estamos ante una película de ciencia ficción polaca que adapta un relato corto del gran escritor de ciencia ficción Stanislaw Lem, rodada casi íntegramente cámara en mano, con una estética un tanto feísta y unos efectos especiales dignos pero no excelentes (teniendo en cuenta lo que ya se hacía en aquella época). Pese a demorarse un tanto en la introducción, la película no pierde interés en ningún momento ya que se plantean algunas cuestiones metafísicas muy interesantes. La ética, la moral y sobre todo la religión – la existencia de dios y el derecho del hombre a crear vida inteligente– son puestos a debate durante toda la parte central de la cinta. La propuesta, evidentemente, juega también con el suspense de descubrir al tripulante no humano. Hay gran profusión de planos que siembran la incertidumbre en el espectador, así como diferentes diálogos y acusaciones cruzadas con individuos de la tripulación que llegan a provocar una leve paranoia en el protagonista. Test Pilota Pirxa, pese a sus defectos, es una muy interesante y reflexiva muestra del cine de ciencia ficción que se hacía al otro lado del telón de acero hacia finales de los 70. DM

1.07 – COMA (1978)  EEUU

D: Michael Crichton  I: Geneviève Bujold, Michael Douglas, Richard Widmark, Rip Torn

Como escritor de best-sellers, como guionista, como posible actor, como esposo, pero también como director, esta lista no tendría el mismo significado si no fuera por Michael Crichton, que en 1978 se encargó de llevar a cabo la adaptación de uno de los mayores éxitos de su competencia literaria, Robin Cook. La heroína interpretada por Bujold comienza a sospechar que algo huele a podrido cuando varios pacientes, entre ellos su mejor amiga, caen en coma profundo en el hospital donde trabaja sin venir a cuento y comenzará a meter el hocico en el asunto jugándose el cuello. La relación con la ci-fi es un tanto tangencial y apenas se vislumbra en la parte final del filme, en realidad en un sólido pero algo anticuado thriller hospitalario que se convirtió en el molde de su propio sub-género. De cuando Crichton dominaba el mundo. JJV

1.06 – THE FINAL PROGRAMME (1973) Gran Bretaña 

 D: Robert Fuest I: Jon Finch, Jenny Runacre,Sterling Hayden.

Esta adaptación de la primera novela de Michael Moorcock dedicada a su personaje Jerry Cornelius es una locura de principio a fin. Fuest era un habitual de la serie británica Los Vengadores y aquí acomete un film que parece mezclar ese humor refinado con momentos desoladores  que recuerdan a La Naranja Mecánica. Cornelius, al que Mick Jagger rechazó interpretar por considerar el guión del propio Moorcock demasiado raro, es un físico que se ve envuelto en una extraña investigación tras la muerte de su padre. Superhéroe hipster, cínico y con un refinado humor negro, Jerry se pasa toda la película zampando galletas de chocolate y pastillas que baja con todo tipo de alcohol. Sus lisérgicas aventuras le llevan junto a la extraña Miss Bruner, una espía capaz de absorber a sus amantes dentro de su cuerpo, a capturar a su hermano, poseedor de un microchip que lleva la fórmula del Programa Final, una fórmula para crear un humano perfecto. Es todo tan raro como suena, pero el film se mantiene interesante y divertido en sus ochenta escuetos minutos. VCR

1.05 – ENGENDRO MECÁNICO (Demon Seed, 1977) EEUU

D: Donald Camell I: Julie Christie, Fritz Weaver, Gerrit Graham

Esta curiosa pieza de ciencia ficción terrorífica, dirigida por el responsable del film de culto Performance, Donald Cammell, es una rara avis demencial y difícil de olvidar, con más aciertos que fallos, buenas interpretaciones, un discurso interesante y un nivel de FX respetable. Al igual que muchas de las propuestas de la ciencia ficción de los 70, Demon Seed nos habla sobre los supuestos peligros que entraña el progreso representados en un súper ordenador pensante llamado Proteus, lo que ahora denominamos una Inteligencia Artificial. Uno de los grandes aciertos de la película es precisamente el maléfico ordenador y todo el hardware que despliega el mismo, gigantescos discos duros, tentaculos robotizados, ópticas y visores al mejor estilo del HAL 9000 de 2001 odisea en el espacio. Sin embargo, de todas estas encarnaciones, la que más sobresale es sin duda el monstruo geométrico que crea Proteus en un determinado momento de la historia. Todo un alarde de simplicidad y efectividad que funciona asombrosamente bien en las escenas de las cuales es partícipe. La premisa es muy básica. Nada de complejas disertaciones filosóficas (más bien las justas), nada de planes megalómanos para subyugar a la raza humana: Susan Harris (la siempre estupenda Julie Christie) es secuestrada en su propia casa por un ordenador inteligente que ha escapado del control de sus creadores y se la quiere follar. Que quieren que les diga, esto es así. Y por eso es tan de los 70. DM

1.04 – LA INVENCIÓN DE MOREL (L’ invenzione di Morel, 1974)  Italia

D: Emidio Greco  I: Giulio Brogi, Anna Karina, John Steiner, Anna Maria Gherardi

Emidio Greco le echó valor al asunto y encaró la adaptación de la bellísima novela de Adolfo Bioy Casares caminando por la cuerda floja y sin red. Se la jugó, no utilizó la voz en off, en un principio el recurso que parece más adecuado para llevarla a cabo, y salió victorioso. Todos los elementos de la novela están ahí: es ciencia ficción, es un cuento de fantasmas y es una historia de amor, pero dejó que el peso de la película la llevara la delicada sensibilidad de sus imágenes y una afortunada selección de actores. Al igual que encuadrar el libro en las clásicas listas de “mejores novelas de ciencia ficción” suele ser peliagudo, le pasa lo mismo a su adaptación, el uso de la avanzada tecnología es más bien un recurso utilizado para narrar la lucha de un náufrago exiliado de su mundo para ser aceptado por una élite social fantasmagórica desaparecida mucho tiempo atrás, capturando la sensación de soledad y tristeza de las páginas originales pero sin mostrar los tintes políticos tan a pecho descubierto como hacía Casares. JJV

1.03 – CROMOSOMA TRES (The Brood, 1979) Canadá  

D: David Cronenberg I: Oliver Reed, Samantha Eggar, Art Hindle.

El conocido director canadiense David Cronenberg soltó toda su bilis acumulada por el difícil proceso de divorcio que estaba sufriendo en esta inquietante historia de terror pseudo científico. Frank ha internado a su inestable mujer Nola en un psiquiátrico para intentar curar sus patologías originadas por una terrible infancia. Pero el jefe de tal institución, el Doctor Hal Raglan, no es más que un tirano que ejerce un duro control sobre sus pacientes y que ya ha causado numerosas víctimas con sus técnicas de psicoplásmica. Mientras que Frank intenta reunir a antiguos pacientes de Raglan para hacerle frente en los tribunales, sus familiares y amigos empiezan a ser asesinados por unos extraños niños mutantes que parecen estar guiados por la furia de Nola. Cromosoma Tres es un repaso de Cronenberg a los pseudo psiquiatras y a la New Age que empezaba a despuntar por la época en un ejercicio de terror barato pero extremadamente agobiante. VCR

1.02 – ALMAS DE METAL (Westworld, 1973) EEUU

D: Michael Crichton I: Yul Brynner, Richard Benjamin, James Brolin

Michael Crichton again. Para bien o para mal, aparece más de una vez, como habrán podido comprobar. La ciencia ficción de los 70 no sería lo mismo sin este señor, que además de escribir también dirigía. Tenía una cierta predilección por los parques temáticos que escapaban al control de sus creadores, véase o léase Jurassic Park y véase o léase Timeline (mejor léase, pues la película que hizo Richard Donner no salió demasiado redonda). En esas estamos otra vez: un empresario del ocio ha creado uno de los susodichos parques en el que los usuarios pueden elegir diferentes épocas y situaciones que son recreadas mediante decorados y androides para pasar unas agradables vacaciones de aventura y diversión. Puedes elegir el imperio romano, el salvaje oeste o la época medieval y hacer allí lo que te plazca. Pero claro, todo escapa de control, y más si uno de esos robots es Yul Brynner disfrazado de cowboy y con muy mala leche. ¡Qué me aspen si la acertada y mecánica actuación de Brynner no inspiró ni siquiera un poquito al Terminator de James Cameron! Digamos que en cuanto a ritmo e interés la película tiene sus vaivenes y termina por convertirse en una película de aventuras un tanto alargada. Sin embargo, todo eso se compensa gracias a las poderosas imágenes que consigue Crichton con los pocos medios de que dispuso y esa extraña mezcla de western y ciencia ficción que particularmente me resulta de lo más estimulante. DM

1.01 – COLOSO: EL PROYECTO PROHIBIDO (Colossus: The Forbin Project, 1970)  EEUU

D: Joseph Sargent  I: Eric Braeden, Susan Clark, Gordon Pinsent, Marion Ross

Basada en una popular en su día saga de novelas de D.F. Jones, Colossus es un ejemplar producto de su tiempo, terriblemente entretenida a pesar de su austeridad de medios y escenarios y que resultó incluso una pequeña influencia en su momento (como en la inmediatamente posterior La amenaza de Andrómeda). El Dr. Forbin ha creado la inteligencia artificial definitiva para encargarse de la defensa de los Estados Unidos, el problema ocurre cuando ésta se fusiona con su homóloga rusa y como entidad única empiece a decidir los designios del mundo (¿alguien ha mencionado a Skynet?). Como si de un HAL 9000 gobernando la Tierra se tratara, la máquina es tan fría como imparable, tajante y expeditiva con quienes se le opongan. Por desgracia, posteriores historias escritas por Jones que enfrentaban a Colossus contra una mortífera inteligencia alienígena nunca tuvieron su contrapartida en la gran pantalla. JJV

VCR: Victor Castillo

DM: Dani Morell

XTV: Xavier Torrents Valdeiglesias

JJV: Javier J. Valencia (+ textos introductorios)

Y mañana la segunda profecía con diez nuevos títulos…

 

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.