El pájaro burlón’s WEIRD MOVIES TOP 40 PARTE II – El ranking de las películas raras, malditas, olvidadas o exóticas – (2ª parte)

Aquí traemos la segunda entrega de este top 40 parte II de películas weird: los films raros, olvidados, malditos y exóticos de la historia del cine. Después de la primera entrega (donde podéis revisar las cuatro características con las que definimos lo que para nosotros es el concepto “weird movie”), ahora toca repasar los diez títulos que van del número 30 al 21. Vamos allá:

30- EL PERFUME DE LA MUJER DE NEGRO (Il profumo della signora in nero, 1974). Italia

D: Francesco Barilli I: Mimsy Farmer, Maurizio Bonuglia, Nike Arrighi, Mario Scaccia

La hermosa Sylvia (alucinante Mimsy Farmer) está al borde la locura: extrañas alucinaciones la envuelven y la sumergen en un mundo de pesadilla a la vez que en su psique va saliendo a la luz la extraña circunstancia que llevó a su madre al suicido. ¿Está perdiendo la cabeza o se encuentra realmente asediada por una diabólica secta, como parecen apuntar ciertos indicios? A Barilli pareció interesarle mucho más jugar con los espacios, iluminación y entornos que en darle una profundidad al guión construyendo una obra hipnótica y por momentos, visualmente muy bella. No es estrictamente un giallo, tampoco una vulgar explotación de La semilla del diablo, ni el clásico psycho-thriller de tintes freudianos que tanto se destilaba entonces, pero tiene elementos de todo ello. Y todos los caminos conducen a un apoteósico final tan terrible como siniestro y a un epílogo tremebundo, inolvidable. JJV

29- JUST HEROES (Yi dan qun ying, 1989). Hong Kong 

D: John Woo, Wu Ma I: Chen Kuan-Tai, Danny Lee, David Chiang

Un respetado jefe de una Tríada de Hong Kong es asesinado por un grupo no identificado de asaltantes. Uno de sus tres hijos adoptivos se convierte en su sucesor, pero tiene serias dudas sobre su capacidad de mando; más aún cuando sospecha que su “hermano mayor” podría estar detrás de la muerte del jefe. A los aficionados al cine de acción Hongkonés de la época esta trama les sonará a trillada. Entonces, ¿por qué Just Heroes es especial? Para empezar, parece ser la película “olvidada” de John Woo que no todos los aficionados conocen. Además, en su reparto hay decenas de actores clásicos de la productora Shaw Brothers, donde Woo inició su carrera, incluso el veterano Wu Ma, perenne en el cine de la época, co-dirige el asunto. Es como un cementerio de elefantes en donde los antiguos actores de cine de kung fu se hinchan a tiros al “Estilo Chow Yun-Fat”. Además, en ella aparece un jovencísimo Stephen Chow, antes de que le diera por la vis comica. Las escenas de acción son muy competentes y algo locas, al estilo de las de A Better Tomorrow 2, incluso uno de los personajes cita la película en pleno tiroteo! Y lo mejor; el film se rodó en poquísimo tiempo con el objetivo de poder reunir dinero para el mentor de Woo y todos esos otros actores, Chang Cheh, el director más prolífico del cine de acción de los 60-70, que en aquella época estaba en la ruina más absoluta. ¿Y que hizo el viejo en vez de pillar el dinero y retirarse? Filmar otra película que como todas las de su última época, fue un fracaso. Bravo. VCR

28- EL BAÚL MACABRO (1936). México

D: Miguel Zacarías  I: René Cardona, Ramón Pereda, Esther Fernández, Enrique Gonce

Ramón Pereda interpreta con elegancia a un mad doctor que se ve obligado a asesinar a jóvenes muchachas puesto que necesita de su sangre para lograr mantener con vida a su esposa, de la que está perdidamente enamorado. Acompañado, como no podría ser menos, del clásico ayudante jorobado y deforme, pretende que su última víctima sea la bella Alicia, cuyo novio, el espabilado y un puntito insolente Dr. Del Valle, resulta el principal sospechoso de los crímenes. Miguel Zacarías, antes de saltar a palestra de los directores más reconocidos del cine mexicano de la época sobre todo gracias a El peñón de las ánimas, se sacó de la manga esta curiosísima mezcla de horror al estilo de la Universal (y cuyo arquetípico Doctor aún tendría recorrido como molde en futuros Gritos en la noche, Dr. Phibes u Ojos sin rostro) y de folletín, que suple sus muchas carencias (en mi versión puede llegar a verse claramente al claquetista al inicio de una escena) con ingenio y cierta chispa. JJV

27- EL GUERRERO DEL CUARTO MILENIO (The Time Guardian, 1987). Australia 

D: Brian Hannant I: Tom Burlinson, Nikki Coghill, Carrie Fisher, Dean Stockwell

Olvidada y rara, esta película de ciencia ficción nos lleva a un futuro en el que la humanidad se ve asediada por unas bestias cibernéticas mutantes que buscan dominar el mundo. Los pocos seres humanos que quedan están refugiados en La Ciudad, una construcción tecnológica que tiene la habilidad de viajar en el tiempo y el espacio. Intentando encontrar una época segura en la que puedan sobrevivir, esta sociedad viaja al pasado a la época de finales del siglo XX. La calidad del film no es muy elevada, e incluso por muchos es considerada como una nefasta producción. No obstante, esta cinta tiene varias cosas que vale la pena recordar con cariño y nostalgia: en primer lugar es un retrato perfecto de la estética puente entre los 80 y los 90, con sus camisas, peinados y cinturones indefinibles, irrepetibles, indeseables. En segundo lugar, todo y tener uno de los guiones más desastrosos de la historia de la ciencia ficción, consta de una serie de secuencias de acción de esas ochenteras por antonomasia repletas de la clase de explosiones que constituyen una estética action-pack que ya nunca volveremos a ver, y que, los que hemos crecido con ella, la amamos profundamente. Y en tercer y último lugar, hay que valorar muchísimo el diseño de los cyborgs mutantes, que acaban incluso impresionando en algún momento, sobre todo teniendo en cuenta los cuatro duros con que están hechos. Destacar también a nuestra querida Carrie Fisher que, aunque no hace precisamente la interpretación de su vida, siempre consigue que recordemos cuánto la amamos. XTV

26- VIOLACIÓN EN EL ÚLTIMO TREN DE LA NOCHE (L’ultimo treno della notte, 1975). Italia 

D: Aldo Lado I: Flavio Bucci, Macha Méril, Gianfranco De Grassi

Había leído que era aburrida pero a mí no me lo resultó en absoluto. Si les gusta La última casa a la izquierda, les gustará esta. Incluso diría que tiene algo más de empaque. Pero estamos hablando de un Rape and revenge, tampoco le pidan peras al olmo. Me encantó ese inicio en el centro de Munich y en la gran estación de tren, cámara a mano. Mucho plano documental, una pizca de sabor europeo y una preciosa estética setentera. Presentación de los quinquis: atraco a un Papa Noel con música de fondo de Demis Roussos. Bien. El resto de la banda sonora es de Ennio Morricone, que llega a utilizar el recurso de la harmónica con uno de los dos maleantes. Me temo que el maestro no le dedicó más que dos horas a esta película. Sabía donde se metía. La película crea buen suspense pero se pierde un poco en querer abarcar muchos personajes. Uno de los mejores lo encontramos en la interesante Macha Méril que interpreta a una pasajera anónima, elegante y mezquina, que se apunta al bando de los delincuentes. Se apunta a todo. La escena de la violación de las inocentes protagonistas es horrenda, muy chunga conceptualmente. Y creo que dura mucho. L’ultimo treno de la notte es violenta, cruel, sádica, morbosa, brutal y gratuita. Lo que uno espera. La pseudo-crítica con que se disfraza es muy evidente si nos paramos a pensar en quien recibe el castigo y quien se va de rositas. ¿Les he dicho que la película está ambientada en la Navidad? Una gamberrada como un piano. DM

25- TARO, EL NIÑO DRAGÓN (Tatsu no ko Tarô, 1979). Japón

D: Kirio Urayama I: ANIMACIÓN

Nunca he entendido por qué esta película no es tan famosa como cualquier clásico de los estudios Ghibli. Es una preciosa fábula que adapta la leyenda de Kintaro en la que un niño emprende un viaje para encontrar a su madre, convertida en un dragón. Tanto en técnica de animación, como en guión y viaje del personaje protagonista, es una obra maestra. Es esencialmente un film infantil que transmite grandes valores, pero que encandilará a personas de cualquier edad. Seguramente los auténticos entendidos en anime la conocen y la aprecian como se merece, pero es una lástima que no llegue a más gente. Yo la vi en TV3 (Televisión de Catalunya) y poco después en TVG (Televisión de Galicia), y nunca más di con ella. Maravillosa. OS

24- THE INCIDENT (1967). EEUU

D: Larry Peerce I: Martin Sheen, Tony Musante, Beau Bridges

Palabras mayores, señores y señoras. Es totalmente incomprensible que una obra de tamaño calibre sea tan desconocida por estos lugares. El planteamiento es sencillo y directo: dos energúmenos, interpretados por un Martin Sheen y un Toni Musante jovencísimos y un vagón de metro repleto de personajes que no deberían haber estado allí a esas horas de la madrugada. Punto. Rodada de manera muy realista, de noche y en blanco y negro. Todo en esta película me parece colosal dentro de su humildad, empezando por la presentación de personajes y continuando por la larga escena que acontece en el vagón de marras –prácticamente todo el metraje–. El final también sale con muy buena nota, con ese punzante toque de crítica mordaz de la cual no se salvan ni la sociedad ni las autoridades. Una película intensa, pesimista hasta el paroxismo y desgarradora en sus conclusiones. Tal vez por esto quedará para siempre relegada al olvido. Es mucho más fácil mirar para otro lado. DM

23- BURST CITY (Bakuretsu toshi, 1982). Japón 

D: Sogo Ishii (aka Gakuryu Ishii) I: Takanori Jinnai, Michirou Endo, Shigeru Izimuya

Ante ustedes un musical punk rock de ciencia ficción. Una mezcla poderosísima del mundo distópico de Mad Max con todo el universo yakuza nos presenta una Tokyo del futuro donde se produce un enfrentamiento entre un grupo de moteros, una banda de yakuzas y una comunidad de músicos punk. Sin embargo, esa trama solamente es la premisa para llevar a cabo un manifiesto musical en formato de celuloide: durante casi dos horas la película se convierte en una especie de discurso filosófico y espiritual del movimiento punk japonés de los años 70 y 80. La distorsión y el grito son las dos características más repetidas a lo largo de todo el metraje, mientras la irreverencia y anarquismo del punk se exteriorizan fotograma a fotograma en una puesta en escena caótica, un montaje con errores y defectos voluntarios, con cámaras que se muestran en escena, haciendo voluntariamente mal una película para derribar las estructuras clásicas visuales. Única y divertidísima, Burst City nos recuerda a todos que no alucinemos tanto con cines actuales experimentales en los que el sonido y la imagen conformen caos de revolucionarios manifiestos, que todo eso ya se ha podido ver antes. XTV

22- BIG MEAT EATER (1982). Canadá 

D: Chris Windsor I: Clarence “Big” Miller, George Dawson, Andrew Gillies

Abdullah, el bedel del ayuntamiento de un pequeño pueblo, asesina al alcalde en un ataque de rabia para poco después ocultar su cuerpo en el congelador de la carnicería del jovial Sr. Sanderson, el charcutero local. Sanderson, empeñado en crear un lenguaje universal y obsesionado con el progreso, admite a Abdullah como ayudante sin saber muy bien por qué. Mientras, el hijo de una familia moldava instalada en el pueblo sueña con ser el primer hombre en el espacio. Lo que no sospecha es que unos impertinentes alienígenas, interpretados por unos obvios robots de juguete a cuerda, quieren aguar las fiestas del pueblo resucitando al alcalde como su esclavo para que les ayude en su objetivo… de crear un parque de atracciones futurista. Este extrañísimo híbrido de comedia surrealista, ciencia ficción y musical cuenta con buenas intenciones pero su visionado se hace muy duro, por sus mal sincronizadas y poco oportunas, aunque bien compuestas, canciones y su historia poco cohesionada y repartida en decenas de tramas con sus respectivos personajes. Su contemporánea Repo Man (1984) le gana por goleada en su liga de “fantasía punk-new wave”.  Tiene pinta de haber sido creada por fans canadienses de DEVO tras una noche de mucho consumo de sustancias. VCR

21- EL CASTILLO (Das Schloß, 1997). Austria / Alemania

D: Michael Haneke I: Ulrich Mühe, Susanne Lothar, Nikolaus Paryla

Siendo Haneke un director reconocidísimo, puede parecer que debería quedar excluido del apartado de rarezas, pero como en nuestras normas internas también aceptamos las olvidadas, es ahí donde encajamos El castillo. En esta ocasión, el alemán adapta una novela de Kafka, cosa que garantiza un empaque literario como mínimo, fuera de lo común. De hecho, la adaptación es casi literal. El interés está servido. Por otro lado, si me dijeran que el guión parte de una idea original del propio Haneke, me lo creería, pues este film no dista mucho del grueso de la obra del austriaco. El relato es una muestra continua de la incapacidad de comunicación e integración del protagonista, interpretado por Ulrich Mühe, en el pueblo al que llega supuestamente contratado como agrimensor. Atmósfera opresiva y evolución desesperante. Una película notable. OS

  • JJV: Javier J. Valencia
  • VCR: Victor Castillo
  • DM: Dani Morell
  • OS: Óscar Sueiro
  • XTV: Xavier Torrents Valdeiglesias
Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.