Terrormolins 2014 – Crónica de la XXXIII Edición del Festival de cine de terror de Molins de Rei

terrormolins201401El pájaro burlón regresa a Terrormolins después de cubrir por primera vez el festival el año pasado. En esta su 33 edición, el festival de terror de Molins de Rei ha sido seleccionado como uno de los 22 Festivales que conforman Federación europea de Festivales de Cine fantástico (que, entre otras cosas, otorgan los prestigiosos premios Meliés). Desde aquí nos alegramos mucho por este salto de categoría, puesto que hace ganar prestigio a este festival al que tenemos mucho cariño. Desde EPB hemos tenido acreditación este año en manos de Xavier Torrents, y asimismo también nuestros redactores Oscar Sueiro y Javier J. Valencia han cubierto el evento para diferentes medios. Aquí van, en forma de pequeñas cápsulas, las impresiones de nuestros críticos sobre las películas que han podido ver en el festival. 

BERKSHIRE COUNTY (Audrey Cummings, 2014)

terrormolins201402Javier J. Valencia: “Home invasión” que no disimula su condición de explotación de Tú eres el siguiente ni siquiera en su propio cartel, aunque incluye elementos de otros títulos como Babysitter Wanted o Los extraños. Una joven adolescente un tanto apocada y con graves problemas sociales debe hacer de niñera la noche de Halloween de una pareja de hermanos cuando son asaltados por tres intrusos que visten con caretas de cerdo. La joven (interpretada por la encantadora Alysa King, que presentó la película en el Festival y respondió a las preguntas del público una vez terminada la proyección) tendrá que esforzarse al máximo para vencer sus miedos y enfrentarse a ellos para proteger la vida de los niños a su cuidado. Le cuesta arrancar y su trama principal se atasca demasiado, como intentando innovar lo menos posible y colando un tópico tras otro para que el espectador que acuda a la película vea exactamente el producto que cree que va a ver. Se va soltando y eleva su nivel en sus últimos 20 minutos, casi a la vez que la protagonista va perdiendo sus complejos para enfrentarse a los asaltantes. Un 4,5

Oscar Sueiro: Empieza como un drama teen, sigue como un house invasion de lo más convencional y formulaico, pero finalmente, aprieta el acelerador, y salva la papeleta con un añadido de mala leche. Aun así, no tiene nada que no hayamos visto antes, pero siempre nos gusta ver unas cuantas de estas al año, siempre que no sean insultantes para la inteligencia del espectador.
Aparte del puro relato de terror, también propone un viaje para Kylie, su personaje protagonista, que pasará de ser una cobarde ninguneada, a una valiente heroína. Con todo, y gracias a sus buenas intenciones y el cariño que se le intuye por el género, termina cayendo bien. Además todo el desenlace funciona estupendamente, de modo que le doy un 6.

AUTUMN BLOOD (Markus Blunder, 2013)

terrormolins201403Javier J. Valencia: La gran triunfadora del Festival. Un éxito un tanto sorprendente, no tanto por la calidad del filme, si no por su relación más bien tangencial con el género fantástico. Una joven que vio en su niñez cómo su padre era asesinado por el alcalde del pueblo, es asaltada y violada por los hijos de éste, que después intentarán acabar con su vida. Aprovecha al máximo la gran belleza de sus exteriores (la película está rodada en las montañas tirolesas) y es una especie de mezcla entre “survival”, “rape and revenge” y canto de amor a la naturaleza (la propia tierra parecerá aliarse con la protagonista). En ocasiones se puede atragantar un tanto por cierto aire pedante que destila, pero se trata de un buen trabajo, en el que destaca la interpretación de la joven Sophie Lowe. Un 6

Oscar Sueiro: Una mezcla entre survival horror y rape and revenge, pero rodado de forma preciosista en localizaciones de ensueño y con una luz blanca y límpida. La steady-cam flota por el paisaje, y los primeros planos bañados con luz de contra, podrían recordar a un anuncio de Timotei miel y chocolate Milka, pero esta belleza contrasta fuertemente con el horror de la situación que está viviendo la protagonista. Este planteamiento junto con el ritmo pausado y la casi ausencia total de diálogos, confiere al film cierta personalidad y deja ver la declaración de intenciones del director. Pero da la sensación de que se gusta mucho a sí misma, de que el tono y su intensidad están por encima del guion, bastante sencillo en realidad.
Lo de optar por dialogar al mínimo te puede librar de evidenciar algunas carencias interpretativas de los actores, pero también se presta a la sobreactuación, y esto ocurre un poco con los malos de la película. De todos modos, a pesar de esto y de que se hace un pelín pesada, es un buen film. Un 6

EL DÍA TRAJO LA OSCURIDAD (Martín de Salvo, 2013)

terrormolins201404Javier J. Valencia: Venía de triunfar en Austin El día trajo la oscuridad, de Martin de Salvo, que se llevó allí el galardón a mejor director, y es fácil entender el porqué. Se trata de una historia de terror y vampirismo que lo sugiere absolutamente todo pero que muestra muy poco, de tiempo lento, envuelta en una atmósfera de ensoñación enfermiza y desasosegante y que es donde de Salvo triunfa, además en la excelente dirección de actores, donde destacan la pareja protagonista, Romina Paula y Mora Recalde. En su pase en Sitges ya despertó adhesiones incondicionales y odios acérrimos al tratarse de una cinta que se toma bastante riesgos; en mi caso me cuento entre los primeros, ya que, sin resultar perfecta, sí es cautivante y atractiva, quizá la propuesta más interesante del Festival. Un 7

Oscar Sueiro: Aunque soy buen amigo del slasher, del gore, y otras aproximaciones toscas al cine de terror, agradezco mucho cuando alguien se toma el género tan en serio. Ver una buena película, que además es fantástica, es un doble placer, y este film argentino ha sido el caso. Se preocupa por las interpretaciones poniéndolas como pilar básico del todo, que cuida la fotografía al detalle, que tiene una dirección artística creíble, en definitiva, cine con mayúsculas.
El buen terror suele tener el drama muy presente, sin abusar de él, pero aprovechando sus conflictos para reforzar la empatía. El día trajo la oscuridad se construye despacio, desde los cimientos, la tragedia y el miedo van asomando para advertirnos de que algo grave está ocurriendo más allá del espacio y los personajes que estamos conociendo.
Dirán que es una plaga, que es la rabia, que son infectados, y es todo cierto, pero sobre todo es la mejor historia de vampiros desde Déjame entrar, de Thomas Alfredson. Un 8

SUBURBAN GOTHIC (Richard Bates Jr, 2014)

terrormolins201405Javier J. Valencia: Después de la interesante Excision, la nueva película de su director Richard Bates Jr, Suburban Gothic, puede considerarse una pequeña decepción. Se trata de una comedia donde un chico de lo más freak descubre que tiene poderes paranormales y puede comunicarse con el más allá, y tiene que descubrir un misterio del pasado que habita en casa de sus padres, con los que ha de volver a vivir después de quedarse sin trabajo. Pero su padre (si Ray Wise es tu padre, significa problemas) no le soporta, le considera un loco y trata de hacerle la vida imposible. El número de gags que no funcionan superan a los que sí lo hacen, tienen problemas de timing y desaprovecha un reparto bastante adecuado en el que además de Wise (en un estupendo registro cómico) destacan Kat Dennings, Jeffrey Combs o John Waters. Uno de esos casos en los que se tienen los ingredientes pero no se saben hacerlos funcionar. Un paso atrás en la carrera de su de todos modos aún prometedor director. Un 4

Oscar Sueiro: El director de Excision (2012), sigue en su línea de humor juvenil con un punto americano independiente y bizarro, pero en esta ocasión el resultado es más flojo que en su anterior largometraje. Suburban Gothic es simpática, tiene ideas, pero en conjunto le falta garra, le falta originalidad.
Lo mejor del film es, como no, Ray Wise –el padre de Laura Palmer-, que está genial, pero ni con él remontan esos gags tan standard y descafeinados, con lo que solamente consigue brillar en momentos puntuales. No es que sea un desastre, es una película que se ve agradablemente y cae bien, pero es fallida. Un 4,5 

LET US PREY (Brian O’Malley, 2014)

terrormolins201406Xavier Torrents Valdeiglesias: Una notable vuelta de tuerca al típico film de presencia demoníaca que intenta hacer de la Tierra su reino. En este caso el actor Liam Cunningham (famoso por su personaje de Davos en Juego de tronos) encarna al diablo que llega a un pueblo para digamos “castigar” a un grupo de pecadores. La sutileza y austeridad de las primeras secuencias es la clave de esta película, puesto que crea una atmósfera de intriga y misterio que invade el corazón del espectador, sin entender éste muy bien lo que está acaeciendo. Gracias a ello, cuando el film ya llega a su ecuador, estamos tan atrapados por la trama y los personajes que, al estallar el último acto –sangriento y destructor–, lo aceptamos con agrado como si fuera lo más consecuente del mundo. En resumen, un trabajo de guión correcto sumado a una laboriosa atmósfera dan como resultado una de las mejores películas del festival. Un 7,5

Javier J. Valencia: Narra la historia del primer día de trabajo de una oficial de policía (Pollyana McIntosh, la mujer en las adaptaciones de las novelas de Jack Ketchum Offspring y The Woman) en una comisaría de una localidad rural británica a la que llega un misterioso sujeto (Liam Cunningham, de carrera inabarcable, pero célebre televisivamente por dar vida a Davos Seaworth en Juego de tronos) que parece conocer los secretos más oscuros tanto de los ocupantes del calabozo como de sus compañeros de trabajo. Se desatará el horror y la violencia irá in crescendo. Buen ritmo, barniz de humor negro y un leitmotiv musical repetitivo pero adictivo a lo John Carpenter redondean esta macabra historia que podría haber surgido de la mente de los guionistas de la EC Cómics. Un 6

Oscar Sueiro: Let Us Prey cuenta con el arranque más potente y misterioso del año. Durante la primera mitad del metraje apenas parpadeé, el personaje que lo manipula todo tiene una fuerza tremenda y aunque está bien encajado con todo el relato, la inverosimilitud –aun teniendo en cuenta las de licencias que le aceptamos al fantástico de per se-, se va multiplicando cada vez. No es que no me la crea, es que pasa de ser algo serio a un despiporre, no sé si como excusa para desplegar toda la violencia posible –que siempre se agradece en festivales de este tipo-, o como algo que el guionista y el director ven claro en su desarrollo, pero finalmente queda la sensación de haber visto cine palomitero pero con más mala leche de lo habitual, en lugar de algo más pequeño y áspero tal como auguraban sus primeros minutos. En todo caso, la diversión está servida. Un 6,5

PONERSE AL DÍA (Pep Bonet, 2014)

terrormolins201407Xavier Torrents Valdeiglesias: Más interesante que correcto. Así es como podríamos definir este corto de Pep Bonet, el cual ha sido estrenado por primera vez en este festival. La excelente experiencia de fotógrafo de Bonet deja clara huella en el cortometraje, con un trabajo de encuadres y tonalidades laboriosamente compuesto. No obstante, más allá de ese aspecto, Ponerse al día no despierta demasiado interés a la hora de visionarlo, demasiado obvio y consabido en algunos momentos, e incluso demasiado zafio en otros. Siempre es interesante y muy importante la temática de bullying, incluso mostrada como en este caso en forma de venganza años después del maltrato, sin embargo desgraciadamente hace falta más que eso para que un cortometraje suba de un escalón de suficiencia. Y en este caso, Ponerse al día se queda en el escalón de lo insípido e insustancial. Un 4,5 

EXISTS (Eduardo Sánchez, 2014)

terrormolins201408Xavier Torrents Valdeiglesias: Cuesta encontrar aire fresco en este tipo de propuestas: grupo de jóvenes en un bosque con cámara en mano, visión subjetiva de todo, una cabaña, y un monstruo o algo parecido que les conducirá a un desenlace mortal. En este caso el monstruo es un Bigfoot. ¿Original? En absoluto. No hay nada en Exists que refresque este tipo de película de terror que hemos visto ya un millón de veces. Los actores no tienen ningún tipo de encanto ante la cámara, el guión se basa en prolongar los momentos de tensión –sin lograrlo– hasta intentar sorprender al espectador con varios instantes de susto, de entre los cuales sí hay un par de ellos bastante bien logrados. Hay que valorar positivamente que por lo menos en este film sí que se consigue un ritmo constante de situaciones y pequeños giros en la trama, a diferencia de lo que sucede en muchas otras propuestas de este tipo en las que durante todo el metraje no acontece nada de nada –recordar por ejemplo la nefasta The jungle (Andrew Traucki, 2013) que algunos tuvimos la desgracia de ver hace un par de años en el Festival de Sitges–. Aún y así, poco queda que se pueda salvar de Exists, ni siquiera el disfraz del Bigfoot que, aunque sí es cierto que en los fugaces primeros planos del amenazador rostro el truco funciona, en el momento en el que lo vemos correr frente a cámara nos recuerda más bien a cualquier amigo nuestro disfrazado de Chewbacca. Un 3,5

Javier J. Valencia: Eduardo Sánchez fue uno de los padres de El proyecto de la bruja de Blair, causa principal del auge de los foundfootage horror que en líneas generales ha dado títulos de si bastante horrorosos (con muy notables excepciones). El director reincide en el tema con Exists, o como un grupo de chavales que se van a pasar un fin de semana en los apartado bosques de Texas se dan de bruces con un Bigfoot muy poco amigable. A estas alturas comienzo a estar bastante harto del formato, y aunque Exists no es de lo peor de su lote, sí que reincide es algunos de los tópicos más machacones y cansinos que suelen venir de la mano de este tipo de producciones –el grupo de personajes principales jóvenes bastante insoportables, los sobresaltos facilones, las carreritas bosque arriba bosque abajo con los pertinentes jadeos y expresiones de susto-. Tiene algunos momentos bastante logrados (como el intento de huida en bicicleta de la criatura que avanza a pasos agigantados) pero en general es olvidable. Un 4

Oscar Sueiro: Uno de los dos directores de la mítica y fundacional El proyecto de la bruja de Blair, vuelve con una película de Bigfoot al subgénero foundfootage, del que se ha abusado bastante después del éxito de Paranormal Activity (Oren Peli, 2007). Al menos esa es la sensación que tengo; el agotamiento de ideas –a excepción de Creep, de Patrick Brice, vista en Sitges este año, una vuelta de tuerca casi paródica.
Aun con todo, el director tiene cierto oficio y conoce bien el formato, y dentro de lo que viene siendo una película standard, nos regala alguna secuencia notable, como la persecución del Bigfoot al personaje que huye en bicicleta. De todos modos, todo está más que visto y estereotipado, y no me compensa aguantar a unos personajes y un guión tan planos para unos pocos pasajes acertados. Un

JULIA (Matthew A. Brown, 2014)

terrormolins201409Xavier Torrents Valdeiglesias: Un rape and revenge elevado a la enésima potencia. Cuando a Julia, una joven tímida y asocial, la drogan y violan cuatro jóvenes, el suicidio y la venganza pasan por su cabeza. Sin embargo el destino la llevará a conocer a un misterioso doctor con un novedoso tratamiento. El tratamiento no es otro que prepararse mentalmente y físicamente para atraer a hombres que merezcan ser castigados y luego castigarles (de la peor manera, por cierto). La primera hora de película funciona de magnífica manera, creando una sensación de autodestrucción por parte del personaje para luego lanzarnos al abismo de la venganza más radical. No obstante, es en la segunda hora cuando el film se vuelve completamente loco, yendo hacia el abismo del horror, con situaciones y tramas excesivamente macabras que rompen negativamente el equilibrio con la primera parte de la película. Sencillamente todo acaba siendo demasiado excesivo. Aún y así hay que destacar la impresionante actuación de Ashley C. Williams en el papel protagonista, un trabajo excelente. Un 6

Javier J. Valencia: Ha sido una edición donde la elección a mejor actriz principal ha sido bastante complicado, dadas las excelente interpretaciones que han dado vida a personajes femeninos complejos y muy bien definidos (Autumn Blood, Let Us Prey, Starry Eyes…), pero es justa ganadora Ashley C. Williams por su papel protagonista en Julia, de Matthew A. Brown, insólita rape and revenge sobre una tímida enfermera que tras ser violada y dada por muerta entra a formar parte de un peculiar grupo de terapia de mujeres que han sufrido abusos y buscan el equilibrio atacando a hombres de comportamiento muy concreto, pero evitando la venganza personal. Julia Shames, incapaz de superar su odio, enfocará los talentos que descubrirá gracias a sus compañeras hacia su particular revancha. Mantiene un delicado equilibrio entre lo sublime y lo ridículo y evidencia en su parte final lo absurdo de todo el guión, pero el fantástico trabajo de Williams y de sus compañeras de reparto, ciertos aciertos visuales y una eléctrica banda sonora logran convertir la experiencia de su visionado en una extravagancia disfrutable. Un 6

Oscar Sueiro: Cuando se dice por ahí que Ashley C. Williams lleva todo el peso de la película, es verdad. No es que la forma no esté bien, de hecho, es formalmente muy correcta, pero peca un poco de desvariar hacia la truculencia barata. De alguna forma deja ver muy claras las clásicas costuras de una ópera prima que quiere estar por encima de sus posibilidades. Todo el tramo final es de traca aunque no me desagrada que no se limite a ser un típico rape and revenge y se meta en el berenjenal de sociedades ocultas, no lo resuelve con la rigurosidad que debiera. Un 5,5    

LO SQUARTATORE DI NEW YORK (Lucio Fulci, 1982)

terrormolins201410Xavier Torrents Valdeiglesias: La sesión sorpresa en la maratón del sábado fue este film divertidísimo de Lucio Fulci. En él un asesino se pasea por Nueva York destripando a múltiples mujeres, mientras tanto en sus ataques como en sus llamadas telefónicas habla poniendo voz de pato. Para quien no la haya visto, a pesar de sufrir de muchos defectos en su trillado guión, en su puesta en escena y en las poco trabajadas interpretaciones (al detective protagonizado por Jack Hedley parece que todo le dé absolutamente igual con un pasotismo extremo), lo cierto es que las carcajadas están aseguradas con un film que no se toma demasiado en serio a sí mismo. La clave de Lo squartatore di New York es disfrutarla como lo que es: una mezcla entusiasta de sensualidad, erotismo, sangre, terror y humor. Un 7,5

Javier J. Valencia: la película sorpresa no decepcionó, en este caso los amigos de Terrormolins brindaron la ocasión de disfrutar en pantalla grande de El destripador de Nueva York, fantástica elección para el tema del festival –terror y erotismo- ya que tiene ingredientes en altas dosis, además de altas cotas de demencia. Divertidísima, y más en estas circunstancias. Un 7

Oscar Sueiro: El Festival ya venía avisando de que la película sorpresa mezclaba terror y erotismo, y cuando allí mismo dieron la pista de “el pato”, la adiviné de inmediato. Siempre es bueno revisar este film de Fulci, y con esta puesta al día considero más justo reafirmar The New York Ripper como su mejor obra –siempre teniendo en cuenta que sólo he visto 8 (las oficialmente mejores) de sus 56 películas. Más allá de la subjetividad, gracias a mi profesión (operador de cámara con pinitos en la dirección de fotografía, técnico y profesor de narrativa cinematográfica), me atrevo a afirmar que es la que mejor rodada está. Juega con las claves del Giallo con una maestría superior a lo habitual, y como ejemplo, el ataque dentro de la ensoñación que sufre la protagonista en la sala de cine; el icónico uso del plano subjetivo está elevado a su máxima expresión, y unos cortes de navaja realmente certeros y dolientes. Fulci acostumbraba a jugar con el dominio de la profundidad de campo, pero nunca había movido la cámara con esa destreza y soltura.
La truculencia en las secuencias de asesinato rodadas por el director romano ya era marca de la casa, pero en esta ocasión, gracias quizás a su director de fotografía, Luigi Kuveiller –que también fotografió Rojo oscuro, de Dario Argento-, están dotadas de cierta elegancia. Pero que esto no lleve a confusión, el ambiente es sórdido y sexualmente un tanto retorcido, acorde con el relato, con la persecución de un psicokiller que hace llamadas de teléfono desafiantes ¡con la voz del Pato Donald! WTF! -al final se da una explicación, pero no deja de ser bastante penoso el detalle-.
Anécdotas aparte, este largometraje funciona muy bien, y si tuviera que mejorar algo, sería solamente la banda sonora, anti-climática la mayor parte del tiempo y metida a hachazos. Aun con eso, uno de los mejores Giallos de la historia, con el permiso de Mario Bava y Dario Argento. Un 7,5    

THE MAN IN THE ORANGE JACKET (Aki Karapetian, 2014)

terrormolins201411Xavier Torrents Valdeiglesias: Antes del visionado de este film se mostró un breve video en el que el director nos comentaba que no intentáramos entender la película, si no que tratáramos de captar la experiencia del protagonista. Pues bien, ni una cosa ni tampoco la otra. Tedio, excesivo tedio es lo que provoca The Man in the Orange Jacket. Un trabajador decide vengarse del directivo que ha despedido a numerosos trabajadores, por lo que le hace una visita a su mansión y lo asesina, a él y a su amante. Tras este prólogo –lo único verdaderamente rescatable de la película–, el joven asesino se deshace de los cadáveres y decide quedarse a vivir en la mansión disfrutando de todos los lujos de esa clase social. Sin embargo poco a poco irá sufriendo visitas misteriosas y presencias sobrenaturales de lo que parece ser su propio yo; atormentándose cada vez más, el protagonista irá cayendo cada vez más en su propio infierno, uno que él mismo ha creado. Con esta premisa la película debería ser más que interesante. Pues no. El gran problema de la película se basa en un ritmo excesivamente lento, unos movimientos de cámara lánguidos y un montaje basado en el constante dilatar el tiempo cinematográfico. Todo ello provoca que a mitad de metraje ya estemos cansados del personaje, de las habitaciones y de los paseos o carreras constantes. Todo acaba cayendo en el tedio absoluto. Y asimismo por supuesto que la advertencia del director se cumple: imposible intentar entender nada de nada. Un 3

Javier J. Valencia: El año pasado, contemplar I Am a Ghost sobre las cuatro de la madrugada fue una experiencia magnífica, esos momentos en los que el cerebro de uno comienza a funcionar más despacio, y “baja el ascensor” cerebral a conexiones de la mente que convierten en muy apetecibles propuestas que apuestan por intentar hipnotizar al espectador. Sospecho que las intenciones de los programadores del Festival fue repetir la experiencia con un título semejante, por desgracia The Man in the Orange Jacket no alcanza ni mucho menos las sugerentes propuestas de la estupenda película de H.P. Mendoza. Ya generó cierta desconfianza que su director, el armenio Aik Karapetian, invitara durante su presentación a no intentar entenderla. Es un retrato de un asesino que mata a un rico y a su amante y se hospeda a partir de ahí en su mansión, donde será asolado por una versión pasada de sí mismo, que parece tanto que ataca a la clase alta sin piedad, o que no le permite disfrazarse de burgués. En cualquier caso fue una mala película para esas horas, aburrida y pretenciosa. Un 3,5

Oscar Sueiro: Aunque no sucumbí a sus encantos, más de forma que de contenido, tengo que reconocerles su mérito; en su esfuerzo por parecerse al Kubrick de El Resplandor o al Lars Von Trier de Anticristo, consigue tener un empaque visual considerablemente magnético. También quiere tener discurso socio-político y es aquí cuando ya resulta un tanto petulante y pretenciosa.
Creo que se pierde cuando no sabe hacia dónde tirar, si hacia la plástica del horror o hacia el discurso y la transformación del personaje. Se queda en un terreno de nadie con muy buenas ideas pero un tono un tanto dubitativo. Hay talento, pero falta concreción y definición. Un 5

STARRY EYES (K. Kölsch y D. Widmyer. 2014)

terrormolins201412Xavier Torrents Valdeiglesias: De lo mejor que se ha visto en el festival. Con poderosos tintes del David Lynch de Mulholland Drive, este film nos conduce por el periplo de Sarah (Alexandra Essoe) en su constante intento como actriz de convertirse en estrella de Hollywood. Ese camino la llevará a una prueba de casting para unos productores que buscan un papel protagonista que podría encumbrarla al estrellato. No obstante, detrás de ese proyecto y esos productores hay algo oscuro, tenebroso y diabólico. Una especie de sociedad secreta que se servirá del pacto hecho con Sarah para vampirizar su joven cuerpo, convirtiendo en real la metáfora de darlo todo por el sueño de ser famosa. En Starry Eyes la tenebrosidad de su trama se transmuta en cada una de las secuencias, y de forma exponencial el elemento siniestro, perturbador y terrorífico del cine de Lynch irá acaeciendo más y más en el film. Un desenlace perfecto pone la guinda a una producción valiente, coherente y laboriosamente trabajada escena a escena. Destacar por supuesto por encima de todo la extraordinaria interpretación de Alexandra Essoe, que logra llevarnos desde la luz a la oscuridad más profunda a la que puede caer el ser humano. Un 8

Javier J. Valencia: Starry Eyes, de Kevin Kölsch y Dennis Wildmayer, terminó siendo la mejor de la noche, y Alexandra Essoe, en su papel de aspirante a actriz capaz de todo –en este caso no es baladí: es capaz de todo- para alcanzar el estrellato y que acabará envuelta en las redes de una siniestra secta que habita los rincones más oscuros de Hollywood para catapultarla hacia sus metas, creo que fue la verdadera rival de Williams para hacerse con el galardón a mejor actriz. Es una película de claro subtexto, un pacto con el Diablo muy reconocible y sórdido, muy bien ambientado, que muestra como su personaje principal, aparentemente sensata y cerebral pero ya dotada de unos desagradables tics nerviosos que usa para controlar su frustración, va deshaciéndose de capas y capas de empatía para convertirse en otra cosa, como la serpiente que muda de piel. Muy recomendable. Un 7,5

Oscar Sueiro: Otra película cuyo pilar básico es su actriz protagonista, Alexandra Essoe, que se somete a un proceso de transformación, más allá de “el método”, en el que degenera de tal forma que recuerda levemente a Thanatomorphose, de Éric Falardeau, vista también en Terrormolins en 2012.
Essoe interpreta precisamente a una actriz novel en busca de su gran primer papel, pero su ansiedad y la oscura productora con la que se cruza, dotarán al relato de tintes trágicos y terroríficos que se abrazan bien fuerte a la repugnancia.
Aunque quizás por exceso y redundancia ya dejó de afectarme y no me la tomé muy en serio, es un film de género de los que acogemos con cariño en noches de maratón. Un 6  

I SURVIVED A ZOMBIE HOLOCAUST (Guy Pigden, 2014)

terrormolins201413Xavier Torrents Valdeiglesias: Lo peor del festival y una de las peores películas que se han podido ver en los últimos años. No hay absolutamente nada que rescatar de un film que hace aguas por todos lados. Un guión nefasto, el cual trata constantemente de provocar la risa en el espectador y que lo único que logra es provocar ganas de machacarse las córneas. Unas interpretaciones irrisorias, que nos hacen preguntarnos si realmente eso era lo mejor que podía reunir el departamento de casting. Unos efectos muy del montón que no despiertan ningún interés. Y por último un ritmo y una trama sin el más mínimo gancho: un rodaje de una película de zombies se acaba convirtiendo en el escenario de un verdadero contagio zombie. Lo dicho, nada se salva, ni siquiera un mísero detalle para comentar en estas líneas. Un 1

Javier J. Valencia: I Survived a Zombie Holocaust, de Guy Pigden, es el enésimo refrito de Shaun of the Dead y variantes que hemos venido viendo a lo largo de la última década, y solo cabe decir que más allá del exotismo (en este caso se trata de una producción de Nueva Zelanda) ya no hay nada más que añadir a un tema muy manido –tampoco es que las comedias zombi den unos recursos ilimitados, pero las ha habido mejores o peores- y que ya apenas nadie es capaz de tratar con frescura. Aquí narra las peripecias de un “recadero” en un rodaje de una peli de muertos vivientes que tiene que sobrevivir cuando la invasión se convierta en real, llenando el metraje de chistes malos o muy vistos, gore de andar por casa y situaciones previsibles y superadas por el fan del género tiempo atrás. Un 2

Oscar Sueiro: Típica comedia de zombies con su dosis de gore, pero que llega como diez años tarde, por lo menos. Me supo muy mal no reírme, sentir su esfuerzo por ser divertida, notar como todos los gags se quedan a medio gas, cómo los actores carecen de carisma, y que todo fuera tan bien intencionado pero tan flojo a la vez.
La comedia zombie ya tocó techo con Shaun of the dead (Edgar Wright, 2004), incluso Juan de los muertos (Alejandro Brugués, 2011) tenía mucha más gracia y punch que ésta que nos ocupa, por el amor de Dios. Quiero quererla pero no puedo. No me cae mal, no me da rabia, es solamente esa situación incómoda en la que te cuentan un chiste y no puedes más que esbozar una sonrisa forzada –además el director vino a presentar la película y se quedó allí contemplando el tibio recibimiento–. Un 3 con cariño.

Para concluir: comentar que ésta ha sido una gran edición del festival, con una oferta cinematográfica muy variada, interesante y en muchos casos de notable calidad. Es de admirar lo positivamente que está creciendo el festival, ganando prestigio año tras año, mejorando notoriamente la calidad en cada una de sus proyecciones e incluso ampliando el abanico de invitados –este año por ejemplo disfrutamos de la visita de la encantadora Alyssa King–. La ambición de Terrormolins sigue creciendo y esperamos que continúe así en las futuras ediciones. Por nuestra parte, nos encanta seguirle la pista a este festival y seguiremos haciéndolo el próximo año.

PALMARÉS TERRORMOLINS 2014:

Mejor película – Autumn Blood de Markus Blunder

Mejor director – Markus Blunder por Autumn Blood

Mejor actriz – Ashley C. Williams por Julia

Mejor actor – Chris Cleveland por Living Dark

Mención especial – David Hunt por la dirección de Living Dark / Alexandra Essoe por su interpretación en Starry Eyes

PALMARÉS DE CORTOMETRAJES:

Primer premio – Piano de ChoYoun-Jun

Segundo premio – Ghost Train de Lee Cronin

Mejores  FX – Ghost Train de Lee Cronin

Mejor interpretación – Kang Sun-Ku por Piano

Mención especial – Canis de Anna Solanas y Marc Riba / The neighborhood de Jerry Ochoa

Melies d’Argent – Ghost Train de Lee Cronin

 

Xavier Torrents Valdeiglesias / Javier J. Valencia / Oscar Sueiro

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.