Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (III)

space_03

Llegamos al final de nuestro especial dedicado a las películas de aventuras espaciales y space operas que estuvieron fuertemente influenciadas por el éxito de la saga galáctica de George Lucas, ya fuera a nivel argumental, estético, o por “brillantes” ideas de productores. El retorno del Jedi se alejó, en cierta medida, del tono más “oscuro” de su predecesora, e introdujo elementos que pudieran ser disfrutados por la chavalería, en especial los Ewoks. Aquellos simpáticos peluches que son odiados por parte del fandom de la saga por “infantilizar” demasiado la franquicia, pero que abrieron un “nuevo mercado” a la hora de explotar el producto (como lo demuestran los dos telefilmes y la serie animada que protagonizaron las criaturas de la Luna de Endor). A su vez, el fenómeno repercutió a la hora de que avispados productores lanzaran sus propias películas de aventuras espaciales, dedicadas al público juvenil, ahora con el mercado del video totalmente asentado (lo que les permitió no tener que invertir grandes fortunas). Repasemos pues diez de estos títulos…

Los años 80 (Tercera parte): Más allá de El retorno del Jedi

YOR: EL CAZADOR QUE VINO DEL FUTURO (Il mondo di Yor, 1983)

D: Antonio Margheriti  I: Reb Brown, Corinne Cléry, Luciano Pigozzi

yor

Con poco presupuesto se pueden hacer películas de ciencia ficción muy interesantes, historias que sucedan en lugares cerrados, aventuras con pocos personajes…etc. Pero si no tienes ni un duro lo que no puedes hacer es Conan el bárbaro más La guerra de las galaxias más Viaje al centro de la Tierra. Bueno, sí que lo puedes hacer, y el resultado será Yor (o alguna de las muchas explotaciones italianas de bárbaros de la época). No os hago ningún spoiler, podéis adivinar de que va la cosa solo leyendo el titulo español (aunque Yor no viene exactamente del futuro). La primera hora de la cinta sucede en un mundo semi-prehistórico en el que conviven humanos y dinosaurios, la siguiente media hora se convierte en una suerte de Star Wars de serie ultra-zeta. Hay naves, un emperador maligno extremadamente risible llamado Overlord y blablabla, pero es que es todo muy barato; y sabe mal, porque Margheriti conoce bien su oficio. Algunas de sus películas me parecen muy interesantes (Apocalypse Domani sin ir más lejos), y otras directamente notables (me viene a la cabeza el fantástico spaghetti western Y Dios dijo a Cain). Pero es que el actor rubiales lo hace muy mal y la historia se vuelve muy monótona mientras esperas a que se explique el origen de Yor. Cuando por fin nos presentan el meollo galáctico, todo va a peor. Ni siquiera las escenas que deberían animar la fiesta –como la del pterodáctilo utilizado como una ala delta por el héroe– consiguen el efecto deseado. Al final, lo que más gracia me hizo de tamaño desaguisado, fue el tema musical hortera de Yor (que se llevó un buen Razzie en su día). En resumen: una película que promete mucho más de lo que da. DM

CAZADOR DEL ESPACIO (Spacehunter: Adventures in the Forbidden Zone, 1983) EEUU

D: Lamont Johnson I: Peter Strauss, Molly Ringwald, Ernie Hudson

spacehunter

Esta aventura espacial reúne grandes dosis de acción, escenarios llenos de fantasía, una temática clásica del hombre vs máquina y un tono juvenil acorde con el momento de ebullición de la ciencia ficción light de los años ochenta. Buscando el mismo tipo de público que Star Wars, este film de Lamont Johnson, tanto por motivos de un presupuesto bastante bajo como por un guión demasiado trillado en lugares comunes, no termina de convertirse en nada memorable que quede grabado en nuestras retinas. Eso sí, entre la ambientación, los monstruos y los mutantes, una mínima diversión está garantizada. XTV

SPACE RAIDERS (1983) EEUU

D: Howard R. Cohen I: Vince Edwards, David Mendenhall, Patsy Pease

spaceraiders

La típica película que puede gustar más por lo que se intuye que podría haber sido que por lo que acaba siendo en realidad. Siguiendo la estela del tono cazarrecompensas-Han Solo de Star Wars, Space Raiders cuenta la historia del Coronel Hawkins (Vince Edwards) que debe enfrentarse a la “Compañía” (lo que sería una especie de Imperio Galáctico de Lucas) para poder llevar de vuelta a un niño extraviado a su planeta natal. El principal problema del film es, por un lado, el extremo bajo presupuesto que provoca escenas de efectos especiales muy irrisorias incluso para los años en que se estrenó y, por otro, la falta de minuciosidad en muchas secuencias de acción, con fallos básicos de raccord, puesta en escena, etc. Se puede salvar de la película una escena en un bar en la que se homenajea claramente a Star Wars, pero incluso ahí es una lástima ver cómo lo que podría haber sido una aceptable cinta de aventuras se queda en algo muy poco recomendable. XTV

GUERREROS DEL ESPACIO (The Ice Pirates, 1984) EEUU

D: Stewart Raffill  I: Robert Urich, Mary Crosby, Anjelica Huston, Michael D. Roberts

icepirates

En una galaxia muy, muy lejana, el agua se ha convertido en la sustancia más valiosa del Universo. En lucha contra el maléfico Emperador (interpretado por un John Carradine en una única escena) se encuentran los piratas del hielo que intentan saquear en la medida de lo posible las naves de los Templarios para hacerse con la valiosa sustancia. Pero el equipo de Jason (Urich) y Roscoe (Roberts) es secuestrado y posteriormente liberado por una Princesa (Crosby, ¡tu disparaste a J.R.!) que cree que localizando a su padre podrá hallar un legendario planeta perdido que podrá servir de una nueva fuente de recursos acuáticos. Guerreros del espacio es deliberadamente idiota y está llena de humor grueso e infantil, y sus mejores ideas son aquellas que entran directamente en el campo de la parodia de los tópicos de las space operas, como los bichos espaciales del herpes, las máquinas regenadoras y castradoras, o la parte final en un túnel que envejece un año a cada segundo que pasa a nuestros personajes –segmento alargado hasta la extenuación, de todos modos-. Incluye montones de horrorosos gags protagonizados por androides, una suerte de persecución desértica a lo Mad Max y la enésima revisitación a una cantina tipo Mos Eisley. Solo recomendable para amantes de lo camp. JJV

STARFIGHTER: LA AVENTURA COMIENZA (The Last Starfighter, 1984) EEUU

D: Nick Castle I: Lance Guest, Dan O’Herlihy, Catherine Mary Stewart, Robert Preston

laststarfighter

Una simplona película de aventuras espaciales, pero que en su sencillez e ingenuidad funciona como una excitante diversión para la generación de chavales que crecía en los ochenta. Alex (Lance Guest) es un adolescente introvertido que se pasa las horas jugando a su videojuego favorito “Starfighter”, hasta un día que para su sorpresa recibe la visita de un alienígena que le llevará a una región alejada en la galaxia donde se le revelará que todo lo que acontece en ese videojuego resulta que es cierto. En pocas palabras, el clásico niño introvertido made in Spielberg que acaba conociendo un mundo de fantasía y ciencia ficción se cruza con el universo space opera made in Lucas. Trepidante, divertida y emocionante, con unos efectos especiales para nada memorables pero que funcionan, The Last Starfighter fue una de las mejoras exploitation de la ciencia ficción light a la que George Lucas abrió las puertas. XTV

DUNE (1984)  Estados Unidos

D: David Lynch  I: Kyle MacLachlan, Francesca Annis, Kenneth McMillan, Sean Young

dune

En Dune viven dos películas: una imaginada por su director, un David Lynch que por mucho que en la actualidad reniegue de ella logró combinar, en los mejores momentos del metraje, su inacabable universo onírico personal con el de la magna obra de Frank Herbert, y otra por su productor, Dino DeLaurentiis, que aunque supiera que la novela tenía unas ramificaciones políticas y religiosas que la alejaban considerablemente de las divertidas pero ligeras aventuras creadas por George Lucas para su trilogía, todavía tenía la mosca tras la oreja por haber rechazado en el pasado al padre de Darth Vader e intentó mimetizar la línea de negocio que aquel había seguido, ya fuera en Flash Gordon o en Conan el bárbaro. Dune termina siendo una extraña, fascinante y cautivadora obra para algunos (para mi), que brilla en su imperfección de navegar entre dos mundos, pero también tediosa e incomprensible para otros, debido a sus saltos de ritmo (más de dos horas de metraje quedaron fuera del resultado final) o la enorme cantidad de personajes que la protagonizan (DeLaurentiis no escatimó en gastos, por la pantalla se pasean desde Silvana Mangano a Sting, pasando por Sian Phillips, Max Von Sydow o Dean Stockwell). El paso del tiempo ha convertido a la historia del joven Paul Atreides (un joven MacLachlan, en su primera colaboración con Lynch) en lucha tanto con los Harkonnen, enemigos jurados de su familia por el poder de la especia que es el bien más preciado de la galaxia, como contra su propio destino manifiesto que lo ha de convertir en un nuevo mesías, en una obra única, que murió de ambición –y es que venderla como una pariente de Star Wars fue un error de marketing fatal- pero que a cambio proporcionó una obra de ciencia ficción totalmente diferente a lo que se había hecho antes, aunque fuera por su accidentada mezcla de elementos. Y me sigue pareciendo rarísimo que debido a ideas de magnate exista una línea de juguetes de la época basada en la película, lo que me recuerda que debo pasarme por Ebay a ver si encuentro un gusano gigante a buen precio… JJV

STARCHASER: THE LEGEND OF ORIN (1985)  Estados Unidos

D: Steven Hahn  I: ANIMACIÓN

starchaser

“Es un saqueo tan descarado del Star Wars de Lucas que pensarás que ya ha llamado a sus abogados”, escribió Vincent Canby para New York Times sobre Starchaser. Y no le falta razón, la película parece escrito por un fantasioso amante de la saga que ha dedicado demasiadas horas a su juego de rol. Pero eso no la convierte para nada en mala, y no resulta sorprendente que haya encontrado su público 30 años después de su estreno, donde una nueva generación de cineadictos ya no se ofenden tanto ante los pastiches, la multi-referencialidad o los plagios más o menos disimulados. El joven Orin vive en las cavernas del planeta Trinia, donde su pueblo vive bajo el yugo del cruel Zygon, que los tiene engañados haciéndoles creer que las existencia se basa únicamente en extraer minerales para satisfacer a los Dioses. Pero Orin huye, siendo asesinada su novia por el camino por el cruel villano, y tras encontrarse con los peligros de su recién descubierto planeta –en un segmento que recuerda tanto a El planeta salvaje como a Los amos del tiempo de René Laloux- se aliará con el aventurero Dragg, la princesa Aviana y los androides Arthur y Silica (¡ejem!) para viajar por el espacio y enfrentarse a Zygon. Recuerda a La guerra de las galaxias no solo en historia y personajes si no en la propia composición de muchos de sus planos, pero aporta extravagantes variables (de acuerdo al romance entre la princesa y el pseudo-Luke, pero… ¿entre el sosías Han y una versión femenina de C3PO?), además de ser una divertida y amena variante del cine de dibujos animados de entonces al margen de Disney y Don Bluth, una mezcla entre pionera animación por ordenador (entre el equipo que trabajó en la película se encontraba Boyd Kirkland, el tristemente fallecido animador y director de varias películas y episodios de Batman: The Animated Series) y rotoscopia a lo Ralph Bashki, siendo además una de las primeras proyecciones animadas en 3D de la historia. JJV.

MASTERS DEL UNIVERSO (Masters of the Universe, 1987) EUA

D: Gary Goddard I: Dolph Lundgren, Frank Langella, Meg Foster

masters

Cannon Films eran expertos en derrochar dinero, pero no se puede negar su visión de futuro. En una época como la actual en la que cualquier propiedad de juguetes se convierte en película, Masters del universo hubiera sido un hit. Pero en 1987 no recuperó su presupuesto de 22 millones de dólares y aceleró la caída de la productora. Vista desde la distancia del tiempo es una película simpática, muy entretenida y que aprovecha en su favor sus limitaciones presupuestarias. El argumento ya nos pone en aviso; tras años de guerra contra el tirano Skeletor en el planeta Eternia, He-Man y sus compañeros Man-at-Arms, Teela y Gwildor asaltan su castillo pero en la confrontación son transportados accidentalmente a nuestro planeta donde tendrán que buscar la llave dimensional, el aparato creado por Gwildor que les permitirá volver a su hogar. Vamos, que la película hace lo clásico de las producciones de ciencia ficción o fantasía con poco dinero; trasladar la acción al mundo contemporáneo. Pero aquí es  un recurso efectivo y divertido, con los clásicos gags de shock cultural a la orden del día. Con un acertadísimo elenco de actores, unos efectos especiales y maquillajes competentes y memorables, Masters del universo nunca llegó a ser el Star Wars de los ochenta, pero si una digna competidora low-cost. VCR

GANDAHAR (1988) Francia

D: René Laloux I: ANIMACIÓN

gandahar

El genio de René Laloux, creador de películas maravillosas e inolvidables como Los amos del tiempo y El planeta salvaje, realiza otra increíble cinta épica de animación, con poderosos tintes de ciencia ficción y surrealismo. Como siempre en sus obras, el elemento de más goce para el espectador es el trabajo ilustrativo, una auténtica maravilla artística en la que se entremezclan diversas influencias pictóricas sumadas a un potente elemento onírico y alucinógeno. Aunque por supuesto la trama es también muy relevante y notable en Gandahar, en la que el planeta con dicho nombre está sufriendo una serie de misteriosos ataques por parte de un monstruo llamado Metamorphe, ante lo cual el protagonista Sylvain tiene el encargo de viajar a investigar lo ocurrido. Basado en la novela de Jean-Pierre Andrevon, el guión fue co-escrito junto a Isaac Asimov. Ahí es nada. XTV

ARENA, RING DE LAS GALAXIAS (Arena, 1989) Italia/EUA

D: Peter Manoogian I: Paul Satterfield, Hamilton Camp, Claudia Christian

arena

Arena es el circuito de lucha más conocido de todas las galaxias. Sito en una enorme estación espacial que retransmite en directo las peleas, cada noche dos luchadores se baten el cobre ante las masas al mejor de tres asaltos. Aunque siempre son extraterrestres, ya que la Arena lleva cincuenta años sin ver a un combatiente humano. Pero esto cambia cuando el joven y prometedor camarero Steve Armstrong pierde su empleo y para volver a la tierra y salvar el pellejo de su amigo alienígena Shorty se verá obligado a meterse en el circuito y lidiar con el gangster que lo controla y su nueva y sexy promotora Quinn (una Claudia Christian pre-Babylon 5). Arena tiene el clásico acabado de un producto de ciencia ficción de la Empire (de hecho recuerda a su contemporánea Robot Jox) es decir, buenos efectos especiales para lo importante (maquillajes y trajes alienígenas) y bastante desdén por todo lo demás (para “rellenar” las gradas de extra se usaron figuras de cartón con ropa encima). Y aunque es una lástima que no haya tantos combates como promete, lo que hay es suficientemente entretenido para mantenernos 90 minutos atentos a esta especie de homenaje al cine de boxeo clásico con monstruos de látex y trajes brillantes. VCR

JJV: Javier J. Valencia
VCR: Victor Castillo
DM: Dani Morell
XTV: Xavier Torrents Valdeiglesias

Anteriormente:
Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (I – Los 70)
Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (II – Los 80, parte 1)

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.