Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (II)

starwars_CAP

Proseguimos con nuestro monográfico dedicado a explorar la galaxia post-Star Wars. El espacio nunca dio tantas aventuras de sí como lo fue a partir de que Luke destruyera la Estrella de la Muerte. Pero el fenómeno se alargaría mucho más, a medida que la película de George Lucas se convertía en saga, y que llegaba un nuevo y poderosísimo Imperio: el videoclub, donde piratas del espacio, cantinas que querrían pertenecer a la misma franquicia que la de Mos Eisley y villanos surgidos de lo más profundo del universo encontrarían su acomodamiento en un modelo de distribución que en algunos casos les sentaba mejor que la pantalla grande…

Los 80 (Primera parte): Más allá de El imperio contraataca

LOS SIETE MAGNIFICOS DEL ESPACIO (Battle Beyond the Stars, 1980). Estados Unidos

D: Jimmy T. Murakami  I: George Peppard, Robert Vaughn, Richard Thomas

battlebeyond

El villano imperialista espacial Sador quiere conquistar el pacífico planeta Akir y amenaza con utilizar su “convertidor estelar” si sus habitantes no se rinden en 7 días. Un joven granjero está dispuesto a recorrer la galaxia en su nave para reclutar a unos cuantos mercenarios que sean capaces de enfrentar la amenaza. Los 7 magníficos del espacio es a La guerra de las galaxias lo que El señor de las bestias a Conan el bárbaro. Es cutre salchichera, pero tiene alma. Y a pesar de lo precario, se trata de una de las producciones más costosas de Roger Corman hasta esa fecha. La dirección corrió a cargo de Jimmy T. Murakami, aunque Corman metió tanta baza que lo podemos considerar director a la sombra. La mayoría de efectos especiales se mantienen todavía a flote, mientras que otros resultan, cuando menos, entrañables. El guión corrió a cargo del ahora laureado John Sayles y consigue el buscado entretenimiento a base de ocurrencias originales y humor desenfadado. Los personajes son de cómic y los rasgos de todos están bien definidos. Las presentaciones de los mismos son esmeradas y de lo mejor de la propuesta. La conciencia colectiva Nestor, interpretada por venerables ancianos pintados de blanco que actúan a la vez, protagoniza algunos de los momentos más curiosos del filme, por no hablar de la guerrera valkiria y sus modelitos de fantasía, interpretada por la rotunda musa de la serie B Sybil Danning. Mención aparte merece el Cowboy del espacio, fanático de los westerns y nostálgico del pasado del planeta Tierra, interpretado por un George Peppard pre Hanibal Smith. Otro secundario de categoría, como Robert Vaughn, calca su propio papel en el western clásico Los siete magníficos, en un guiño evidente pero conseguido. El villano no es otro que el todoterreno John Saxon, que construye un excelente emperador maligno emperrado en conseguir la inmortalidad a cualquier precio. El Luke Skywalker de turno es Richard Thomas y es tan soso como cabe esperar. Una película pequeña pero matona, coral y plagada de homenajes y que muestra con descaro de dónde bebe. Tenemos el planeta Akir y sus habitantes Akira (por Akira Kurosawa y Los siete Samurais), hay un potente e insólito cameo del blacklisted Sam Jaffe (Ultimátum a la Tierra), el diseño de arte y las maquetas son del mismísimo James Cameron y la pegadiza banda sonora es uno de los primeros trabajos de James Horner. No nos engañemos, la mayoría de rip-offs de Star Wars son pura morralla, con escaso valor cinematográfico. A su lado, la película que nos ocupa es una pequeña joya. DM

GALAXINA (1980) EUA

D: William Sachs I: Stephen Macht, Avery Schreiber, Dorothy Stratten

galaxina

Hay parodias con gracia. Luego las hay con buenas intenciones pero pocos recursos. Y luego está Galaxina. Concebida para el lucimiento de la playmate Dorothy Stratten (trágicamente asesinada poco después de su estreno), la película se centra en la tripulación de la nave policial Infinity, en la que viajan tres agentes la mar de tontos y su robot muda Galaxina. Cuando uno de ellos se enamora locamente de la androide esta aprovecha un período de hibernación para aprender a ser más humana y poder interactuar con él. A esto hay que añadir una trama sobre recuperar una joya robada en un planeta con vaqueros extraterrestres y una secta de moteros post-apocalípticos, cosas que deberían ser cuando menos entretenidas, pero ni por asomo.  El que esto escribe se jacta de que casi cualquier cosa le hace reír, pero con esta película no ha habido manera. La muy puñetera ha conseguido lo imposible. Ninguno de sus gags tiene gracia alguna y además se alargan hasta la saciedad. La solución sería juntarlos en una rápida sucesión y ver si por suerte el espectador sonríe un poco, ¿verdad? Pues no, entre broma y broma solo encontramos la nada cinematográfica más absoluta. Puede que en el espacio no se puedan oír tus gritos, pero dudo que tampoco las risas. VCR.

FLASH GORDON (1980) Reino Unido

D: Mike Hodges I: Sam J. Jones, Melody Anderson, Topol, Max von Sydow

flashgordon

Dino De Laurentis, la música de Queen, Max von Sydow como el malvado Emperador Ming… Flash Gordon es un clásico de la infancia ochentera, indiscutible y defendible para muchos a capa y espada (solamente hay que pensar en el reciente homenaje que Seth MacFarlane lleva a cabo en Ted). Lo curioso es que al mismo tiempo no se puede pensar en ella con la intensidad y la seriedad con la que se piensa en las sagas de Star Wars o Star Trek. Y eso es precisamente porque el film de Mike Hodges no pretendió jamás ser tomado en serio, se trata de una space opera fiel a los seriales clásicos de Buster Crabbe y a las tiras originales del tebeo: comicidad, diversión despreocupada y un elemento pulp muy de papel maché, con esas armaduras claramente de plástico y esos cielos rosáceos y anaranjados, tan alejados de la perfección visual de la saga de George Lucas. Todo ello se podría ver como algo negativo, pero es tan evidente la voluntad de plantear ese juego ridículamente divertido que lo único que queda es aceptar el film como una de las experiencias más nostálgicas que hay para toda una generación. Y la extravagante banda sonora de Queen es inolvidable. XTV

LA GALAXIA DEL TERROR (Galaxy of Terror, 1981) EUA

D: Bruce D. Clark I: Edward Albert, Erin Moran, Sid Haig

galaxyofterror

La nave Quest es enviada al planeta Morganthus a buscar supervivientes de una misión anterior. Tras sufrir unas misteriosas bajas, la tripulación descubre que la nave que les precedió fue atraída por una fuerza que emana de una siniestra pirámide alienígena. Al entrar dentro de esta los tripulantes del Quest empezarán a ser aniquilados por seres que representan sus miedos más secretos. Esta hábil exploitation de la factoría de Roger Corman tiene la suficiente entidad para trascender el ser una “copia de…”. La influencia de Alien es más que evidente pero tiene hallazgos propios muy interesantes, aunque cosas como la implicación del Maestro, el ser superior que manipula a la tripulación para que vayan a Morganthus nunca queda clara. Pero bueno, esta película dio trabajo a gente tan notable en sus campos como James Cameron, Bill Paxton y… David DeCoteau. Y si, todo el mundo recuerda la escena de violación con el gusano gigante. O el hecho de que Sid Haig decidiera que su personaje no cuadraba con el diálogo que le habían asignado y decidió soltar una sola frase en toda la película. Con dos cojones. Pese a su apresurado final y el clásico acabado de la New World Pictures, es decir, matte paintings resultones y bichos de goma a los que no les beneficia la luz del día, o quizá por eso, es un clásico de culto. VCR

SUPER AGENTE COBRA  (Space Adventure Cobra, 1982) Japón

D: Osamu Dezaki I: Animación

spaceadventurecobra

Cuando el famoso pirata espacial Cobra cruza su camino con la caza recompensas Jean Flower y esta cae rendida a sus pies, el forajido se ve metido en un lío de implicaciones galácticas. Jean es la primera de las tres  únicas mellizas supervivientes del Mylos, que esconde en su interior una máquina capaz de destruir la galaxia y que solo la única hermana que quede viva entre estas puede activar. Y una de ellas ya está bajo el control mental del archienemigo de Cobra, el mafioso cyborg Crystal Boy, por lo que este deberá darse prisa antes de que este mate a las otras dos. Basada en un arco argumental de un famoso manga japonés (con su consabida serie de animación), el film es puro anime de ciencia ficción de la época. Es decir, un tripi de cuidado que mezcla aventura space opera con macarradas de agente secreto a lo James Bond, con Cobra beneficiándose a toda hembra que se le pone por el camino, aunque en este caso el amor de estas hermanas es algo necesario para que la historia avance. Pese a la psicodelia y los colorines, el argumento es fácilmente rastreable y la acción no decae, por lo que es comprensible el considerable culto que arrastran las aventuras de este personaje. En Francia fueron tan populares que Alexandre Aja lleva desde 2010 intentando llevarlas al cine, de momento sin mucho éxito.  VCR

CAPITÁN HARLOCK: LA ARCADIA DE MI JUVENTUD (Waga seishun no Arcadia, 1982) Japón

D: Tomoharu Katsumata I: Animación

arcadia

Una de las obras más representativas del dibujante Leiji Matsumoto, Capitán Harlock, vio en esta película una precuela que descubría el pasado del melancólico pirata espacial. Fiel al tono grandilocuente y casi operístico de la serie, La Arcadia de mi juventud no se limita solamente a contar como se conocieron Harlock, Tochiro y Emeraldas, sino que incluso se atreve a hablar de los antepasados del pirata en la primera y segunda guerra mundial y como el segundo forjó una gran amistad con el antepasado de Tochiro. Estos flashbacks se encuentran entrelazados con la historia de la derrota de la humanidad a manos de los alienígenas del Imperio Illumidus y su posterior esclavitud. Harlock es reubicado como colaborador de los extraterrestres, pero no tardará en liderar una rebelión para echarlos del planeta. En el transcurso de esta aventura sabremos como perdió su ojo y a su amada Maya, pero lo más interesante es descubrir porque se convirtió en un pirata espacial y de dónde le viene el valorar la libertad personal por encima de todo. No es complicado ver reflejos de Harlock en Malcom Reynolds y su tripulación de la Firefly. VCR

LOS AMOS DEL TIEMPO (Les maîtres du temps, 1982) Francia / Alemania / Suiza / Hungría / Reino Unido

D: René Laloux  I: ANIMACIÓN

maitresdutemps

Los amos del tiempo fue la película que René Laloux dirigió después de su legendaria El planeta salvaje, de nuevo basándose en una novela de Stefan Wul (El huérfano de Perdido) y con diseños del mítico Moebius. Un muchacho queda atrapado en el planeta Perdido (también salvaje) al fallecer sus padres atacados por unos insectos gigantes, aunque antes de morir logran enviar una señal de socorro al contrabandista y aventurero Jaffar, el cual en ese momento está en plena misión de transporte de Belle y su hermano, el príncipe Matton. A partir de ese momento comenzará una carrera contra el tiempo para salvar la vida del muchacho, con el que mantienen contacto por radio, a pesar de los ardides del mezquino príncipe por evitarlo. Magnífica y muy emotiva, se beneficia de una banda sonora electrónica muy atractiva, de la creación de personajes entrañables (el pirata Silbad, los robapensamientos Yula y Jad) y criaturas amenazantes, de un cuidado e imaginativo universo animado y de algunas sorpresas, como la revelación final que hila el destino de dos de los protagonistas de la historia de un modo emocionante e inolvidable. Si algún día hacemos un ranking de “mejores finales de todos los tiempos”, créanme, Los amos del tiempo ocupará una de las primeras plazas. Si en ella pueden verse retazos del film previo de Laloux, también antecede a lo que será el siguiente, el interesante pero inferior Gandahar. JJV

JJV: Javier J. Valencia
VCR: Victor Castillo
DM: Dani Morell
XTV: Xavier Torrents Valdeiglesias

Continúa en:
Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (III)
Primera parte: Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (I)

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.