Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (I)

space_01

La guerra de las galaxias cambió las reglas del blockbuster para siempre (ayudado por tiburones, extraterrestres varios y arqueólogos aventureros, sí, pero es la punta de la lanza), y para bien o para mal la historia del cine no puede ser entendida sin ella. También es una de las películas de aventuras más disfrutables de todos los tiempos, y rompió la solemnidad que se había impuesto en el género de la ciencia ficción (sin empezar otra vez a entrar en el debate de si es ciencia ficcion o no, nos referimos a la acepción generalista) desde el fenómeno de 2001: Una odisea del espacio al terminar la década de los 60. Pero lo que nos interesa en este especial es el fenómeno que significó en el mundo del cine de explotación, y también la influencia que ejerció en algún que otro magnate decidido a repetir el mismo éxito. Durante los seis años en los que se desarrolló la saga galáctica (1977-1983) hubo un aumento de imitaciones, películas que se aprovecharon de la forma o el fondo del estilo de George Lucas, y a partir de ahí se abrió una veda que permanecería instalada durante toda la década de los 80, aprovechando el mayor momento de gloria del videoclub. No todo lo que incluímos en esta lista son starwarsexplotations, también películas “galáticas” que probablemente encontraron producción simplemente por aprovechar que el espacio estaba de moda, ya fuera gracias a Luke, Han y Leia, o a los Alien de turno. En ese aspecto este especial nos sirve para “redondear” nuestros monográficos EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas y REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, con películas que por razones de espacio no entraron entonces (aunque algunas otras que podrían haber cabido en este especial perfectamente, como El mundo que viene o El abismo negro no las hemos repetido para no reiterarnos). Por dicho motivo hemos llegado hasta 1989, mientras meditamos si nuestro próximo especial centrado en el género se centrará en los años 90 o si por el contrario repasaremos los 60. Tiempo al tiempo…  También hemos aprovechado para dividirlo en tres bloques, cada uno situado en el espacio correspondiente entre una y otra entrega de la saga Lucasiana. En cualquier caso esperamos que disfruten de nuestro nuevo dossier tanto como nosotros escribiéndolo…

Primera parte: Los 70 (Más allá de La guerra de las galaxias)

INVASIÓN DE LAS ESTRELLAS / LA INVASIÓN DE LAS NAVES ESPACIALES (Starship Invasions, 1977) Canadá

D: Ed Hunt  I: Robert Vaughn, Christopher Lee, Victoria Johnson, Helen Shaver

starshipinvasions

¿Que en 1977 lo que se llevaba era Star Wars y Encuentros en la tercera fase? Los estudios canadienses Hal Roach vieron la oportunidad de combinar ambas modas usando la habitual, en términos de cine de explotación, técnica del mash-up… pero con un pobre presupuesto de un millón de dólares y utilizando un guión bastante absurdo. Un imperio extraterrestre comandado por el Capitán Rameses (Christopher Lee, que se comunica por telepatía –esto es, voz en off– durante todo el film y no abre la boca en ningún momento, por si pensaban que eso solo se daba en Drácula: príncipe de las tinieblas) desea conquistar la Tierra para repoblar su mundo moribundo y para ello traicionan a una raza de amables aliens cabezones que vivían pacíficamente en el nuestro ajenos a nuestros ojos dedicados a la investigación de los terrestres. Durante la primera mitad del film la película intenta acercarse a la legendaria película de Spielberg con abducciones y avistamientos, eso si, dirigidos muy toscamente por un Ed Hunt que parece que estuviera opositando para ser escogido director de alguna teleserie tipo Dallas. En la segunda mitad del filme, en la cual los extraterrestres “buenos” piden ayuda al ufólogo interpretado por Robert Vaughn (que les echa una mano diciéndoles donde encontrar un experto en ordenadores que les ayude a arreglar su nave… y poco más, se dedica a pasearse por el plató el resto del metraje con unas ridículas antenas) la acción se agiliza y comienzan los inevitables combates entre naves –todo muy barato y chapucero-. e incluso se incluye algún elemento de interés (en serio) como la manipulación que hacen los aliens malvados de las ondas cerebrales de los terrestres que provocan una oleada de suicidios y asesinatos en masa, aunque todo dirigido de manera tediosa y plana. Se aguanta su primera media hora al no creerse uno lo que está viendo (el efecto Stridulum) y por que al menos Hunt aliña su obra con señoras de buen ver que se quedan en paños menores a la menor ocasión –¿Inspiraría el bañador de Sheri Ross el de la Stella Star de Starcrash?–  pero termina por hacerse bastante tediosa, un batibarrullo de ideas dispares bastante mal combinadas. JJV

GALAXIAS AÑO 2000 (Wakusei Daisenso, 1977). Japón

D: Jun Fukuda  I: Kensaku Morita, Yûko Asano, Ryô Ikebe

Wakuseidaisenso

La tierra es atacada por multitud de platillos volantes venidos de Venus pero los científicos japoneses tienen a punto la Gohten, una nave espacial que dejará a los belicosos venusianos con un palmo de narices. Naves, muchas naves y poco más. Las actuaciones son de bajo perfil, los decorados son reciclados de otras producciones y no cuelan (hablamos de 1977), el guión tiene tantas lagunas que no hay por donde mantenerlo a flote y los efectos dejan muchísimo que desear. Los diseños de las naves son lo único medianamente interesante, sobretodo los de las dos protagonistas –sí, aquí las naves son más protagonistas que los humanos–. Gohten es un cruce entre nave submarina y tuneladora de lineas aerodinámicas y la nave de los invasores es como una barcaza romana con cañones láser en lugar de remos. Los extraterrestres van vestidos de legionarios romanos. Nada tiene demasiado sentido. Estamos ante una producción de la Toho hecha con cuatro perras y muchas prisas, para aprovechar el tirón de Star Wars. Nada que ver con Inoshiro Honda y sus clásicos naif de invasiones extraterrestres de los 60 (de la misma productora). Esta viene firmada por el siempre decepcionante Jun Fukuda, que intenta suplir los soporíferos diálogos con maquetas que explotan y muchas –pero muchas– naves. Por momentos parece un Kaiju Eiga (película de monstruos gigantes) en el cual en lugar de ver luchas entre señores embutidos en trajes de goma vemos luchas entre colosales naves. En un momento dado, la única mujer del grupo de científicos es secuestrada por los malignos venusianos y tras ser ataviada con un modelito sexy de cuero negro (porque yo lo valgo) es puesta a cargo de un wookie de baratijo que parece un minotauro con serios problemas de atención. Ver para creer. No me negarán que he dejado lo mejor para el final. DM

COSMOS: SITUACIÓN LÍMITE (Anno Zero: Guerra nello spazio, 1977) Italia

D: Al Bradley (Francesco Brescia) I: John Richardson, Yanti Somer, West Buchanan

guerranellospazio

En 1977 todo era galáctico y las novelitas de a duro cinematográficas italianas dieron un empujón al campo de la ciencia ficción, sin importar que al contrario de otros géneros donde se convertirían en hitos de la explotación como el western o el policíaco, el diseño de producción sería vital para convertir algunos títulos en campeonas de lo camp, y ahí ya entran los gustos personales de cada uno. Los que sean capaces de disfrutar con películas de bajo presupuesto, efectos ridículos y mucha imaginación podrán hacer suya Cosmos: situación límite. La agotada tripulación del arrogante Capitán Hamilton está a punto de volver a casa tras una misión de explotación estelar, pero la destrucción de una nave espacial terrestre tras la aparición de un OVNI les obligará a investigar un planeta desconocido hasta entonces, donde vive una raza que sobrevivió a un apocalipsis provocado por la rebelión de una máquina todopoderosa (de cartón y latas, pero todopoderosa). Homenajes a 2001, Barbarella o a Terror en el espacio incluidos. Brescia venía de dirigir  La guerra de los robots (1976) aún reincidiría en el género y explotando el fenómeno con Star Odissey (1979). El universo Star Wars. El  Leijiverso . El… ¿Bresciaverso?  JJV

STAR CRASH, CHOQUE DE GALAXIAS (Starcrash, 1978). Estados Unidos, Italia

D: Luigi Cozzi  I: Marjoe Gortner, David Hasselhoff, Caroline Munro, Christopher Plummer

starcrash

En Star Crash, choque de galaxias no choca ninguna galaxia. Lo que choca –permitan el chiste fácil– es ver como se puede rodar algo tan inaguantable con una premisa tan atractiva. Dos contrabandistas espaciales son capturados por la justicia y obligados a realizar trabajos forzados a perpetuidad. Sin embargo pronto serán rescatados y reclutados por el emperador de la galaxia para que lleven a cabo una arriesgada misión que implica enfrentarse al malvado conde Zarth. No se crean, me ha costado hacer esta sinopsis ya que viendo la peli no se entiende nada de nada. Confieso que, a pesar de las advertencias de mis colegas, vi esta película con ganas de salvarla de la quema. El trailer americano fue el ultimo trabajo de Joe Dante para la New World de Roger Corman; como la cosa tenia ritmo y un puñado de imágenes sugerentes, siempre me había llamado la atención. Sin embargo, el trailer es una obra maestra al lado del desaguisado mayúsculo que es la película. Los dos protagonistas corretean por la pantalla sin saber muy bien que hacer. Marjoe Gortner, uno de los héroes de la película, parece un muppet y la bellísima y escultural Caroline Munro luce estupenda, pero más perdida que un pulpo en un garaje. Como nadie los dirige se dedican a intentar dar bien a cámara sin preocuparse demasiado de lo que sucede a su alrededor. Christopher Plummer aparece un par de veces y hace lo que puede como emperador de la galaxia seriote y bondadoso. Incluso tiene una aparición holográfica a lo princesa Leia al principio de la cinta. David Hasselhoff simplemente está ahí. Se lo intenta tomar más en serio que los demás, pero eso todavía lo hace todo más bochornoso. El conde Zarth, el malvado de la función, está encarnado por Joe –Maniac– Spinell ataviado con una capa de Drácula que agita sin ton ni son. Tiene escenas de carcajada maligna que son de vergüenza ajena y durante las secuencias finales se dedica a alentar a sus secuaces a grito pelado mientras agita su capa cual murciélago de feria: “Matad, mataad!”. Luigi Cozzi, que dirige fatal pero es mas listo que una lima, hace desfilar a la Munro con variopintos y ligeros ropajes –muy adecuados para los trabajos forzados– y llena la película de amazonas espaciales en bikini. Pero su burdo reclamo no nos engaña. La película es un torrente interminable de carencias: el guión es inexistente, los diálogos son de disparate, los personajes no están definidos, las explosiones se alargan hasta la extenuación, la acción está mal llevada y todo es muy hortera. No se salvan ni los efectos especiales, que pese a lo artesanal (con mucha stop motion y maquetas), son realmente mediocres –incluso se atreven a plagiar la escena de Talos de Jason y los Argonautas–. Dicen que esta es la obra cumbre de Luigi Cozzi. Madre mía. DM

GALÁCTICA: ESTRELLA DE COMBATE (Battlestar Galactica, 1978) EEUU

D: Richard A. Colla I: Lorne Green, Richard Hatch, Dirk Benedict

galactica

Película que es un condensado de los primeros episodios de lo que fue después la serie de televisión de éxito que en muchos sentidos revolucionó la forma de hacer ciencia ficción en TV en aquellos años. Este film es una gozada en toda regla al introducirnos perfectamente en el universo narrado, con una descripción simple pero efectiva de los personajes protagonista –sobre todo de Adama (Lorne Green)– y de la trama a acontecer: la nave de combate Galáctica vagando por el espacio mientras la alianza robótica de los Cylons ha destruido los Doce Mundos del Hombre. Los efectos especiales fueron extremadamente trabajados en su momento, haciendo hincapié en los vuelos y batallas de los cazas Viper (que crearon toda una colección de merchandising para los fans), y, aunque no llegó al nivel de poder competir con la saga de Lucas, sí que marcó una experiencia muy positiva para muchos aficionados al género y un punto y aparte en lo que a efectos especiales catódicos se refiere. XTV

LOS INVASORES DEL ESPACIO (Uchu kara no messeji, 1978) Japón

D: Kinji Fukasaku I: Vic Morrow, Sonny Chiba, Phillip Casnoff

messagefromspace

La Guerra de las galaxias tuvo un éxito apabullante en Japón y las productoras autóctonas tomaron nota para facturar sus propias explotaciones lo más rápidamente posible. Galaxias año 2000 llegó antes, pero la Toei contraatacó el año después con esta colorista película del todoterreno Kinji Fukasaku. Usando su fórmula clásica de actores internacionales (Vic Morrow) mezclados con sus habituales (Sonny Chiba y su protegido Hiroyuki Sanada) la película narra la búsqueda de la princesa Emeralina de ocho campeones que sean merecedores de las nueces místicas de Niobe, ya que solo ellos pueden salvar al pueblo de la princesa, los pacíficos Jillucianos, de la tiranía de sus conquistadores, los Gavana. Tenemos vestuarios disco, unas excelentes maquetas de naves y maquillajes pasables pero también una trama tan desdibujada que nos saca de la película y que está presentada de manera tan rápida y con tantos personajes que muchas veces no sabemos ni que es lo que está pasando. Probablemente Fukasaku no estaba muy inspirado, ya que cinco años después repitió la misma fórmula y argumento en la muy superior Legend of The Eight Samurai, solo que cambiando la space opera por la fantasía heroica con samurái. Vamos, el camino inverso al que hizo George Lucas. Justita pero pasable. VCR.

BUCK ROGERS IN THE 25TH CENTURY (1979). Estados Unidos

D: Daniel Haller  I: Gil Gerard, Erin Gray, Pamela Hensley

buckrogers

Los dos primeros episodios de la serie Buck Rogers de Glen A. Larson forman una unidad a modo de episodio piloto. Dicho montaje se estrenó en algunos países como una película al uso, aprovechando el tirón de la reciente Star Wars y obteniendo un moderado éxito de taquilla. La verdad es que la propuesta cuela bastante bien como película autónoma, a pesar de su realización televisiva y funcional. El personaje protagonista está basado en un explorador espacial creado en 1928 por Philip Francis Nowlan para la revista Amazing Stories. De la literatura pulp saltó a los cómics y de ahí a los seriales de radio y de televisión, manteniendo su popularidad hasta bien entrados los 50. A finales de los 70 y principios de los 80 contó con la encarnación que nos ocupa, gracias a la cadena de televisión NBC. La premisa es sencilla pero interesante: un astronauta del siglo XX es criogenizado por accidente durante una misión rutinaria y despierta de su sueño cinco siglos después. Gran parte del atractivo de la propuesta reside en averiguar hasta que punto ha cambiado el mundo que conocía el protagonista y los artífices de la serie lo saben perfectamente. Los equívocos, las maneras rudas y anticuadas de Rogers y un cierto suspense ocupan gran parte de la trama y nos presentan a un personaje simpático y con un punto de arrogancia atractiva. El mundo ha cambiado mucho tras su siesta de 500 años, pero él sabe mejor que nadie lo que hay que hacer para derrotar a los pérfidos draconianos y a uno de sus mas belicosos capitostes, el malvado Killer Kane, interpretado por el siempre enfadado Henry Silva. A partir de ahí la historia es un poco la de siempre, hay que evitar la invasión de la tierra con la ayuda de naves espectaculares –por cierto, recicladas de Galactica, otra serie de Larson–. Buck se adapta muy bien a los nuevos tiempos, acepta la inestimable compañía de un robot doble –C3PO y R2D2 en uno– y se camela a alguna que otra princesa por el camino. ¡Incluso se marca un bailoteo discotequero digno del mismísimo Tony Montana! Por cierto, en el siglo XXV las discotecas se parecen mucho a las de finales de los 70. Entretenimiento garantizado. En definitiva, Buck Rogers in the 25th Century es una película más que correcta y a la vez un buen arranque como serie de televisión. Además es muy simpática. DM

GALAXY EXPRESS 999 (Ginga tetsudô 999, 1979). Japón

 D: Rintaro  I: Masako Nozawa, Masako Ikeda, Yôko Asagami

galaxyexpress999

Esta película se inscribe dentro del Leijiverse, el particular universo de ficción creado por el dibujante Leiji Matsumoto (El capitán Harlock, Queen Emeraldas). Se trata de un universo hermético y extraño con una predilección desmesurada por la grandilocuencia y los personajes profundos. Galaxy Express 999 se estrenó en paralelo a la exitosa serie de televisión de mismo nombre y en general resume la historia de aquella, pero con algunos cambios sustanciales. Tetsuro es un chico pobre y huérfano que malvive en Megalopolis con dos grandes sueños fijos en la cabeza: vengar la muerte de su padre, asesinado por el malévolo Conde Mecha, y convertirse en un ser mecánico con el fin de alcanzar la vida eterna. Ahí es nada. Hay dos maneras de conseguir lo segundo, o pagarse la costosa intervención quirúrgica o emigrar a un planeta de cyborgs donde le roboticen de forma gratuita, convirtiéndose en ciudadano del mismo. Pero esto también cuesta un dineral, ya que hay que comprar un billete para el expreso galáctico con destino a ese mundo. Dicho tren es en realidad una gran nave espacial que imita una locomotora de vapor con su larga ristra de vagones incluidos. En el futuro creado por Matsumoto, todo esto lo hacen por un puro sentido romántico y estético. Faltaría más. Y es que todo es romántico y estético en las obras de Matsumoto. Prepárense para largas escenas de reflexión interior con personajes estilizados hasta lo imposible y que basan su existencia en la tragedia. Se recrean en la misma. Les encanta. Tienen predilección en posar de perfil con sus melenas y sus capas ondeando al viento mientras las lagrimas se deslizan por sus mejillas; todo ello envuelto en una serena música instrumental creada para magnificar cada momento con fruición. El curioso universo de Matsumoto interactúa sin problemas entre si, por lo que en la película aparecen los grandes personajes de las otras sagas (como Harlock o Emeraldas) en destacados papeles secundarios de gran relevancia. A pesar de todo lo dicho, Galaxy Express se puede disfrutar perfectamente como obra independiente, sin necesidad de conocimiento previo de los personajes ni de la obra del artista. Galaxy Express 999 es uno de los grandes clásicos de la animación japonesa. Déjense llevar por la película, olviden las ideas preconcebidas y disfruten de una obra deliciosamente hipnótica. DM

Segunda parte: Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (II)

JJV: Javier J. Valencia (+ textos introductorios)
VCR: Victor Castillo
DM: Dani Morell
XTV: Xavier Torrents Valdeiglesias

Todo el especial aquí:
Space Operas:
Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (I)
Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (II)
Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (III)

Otros especiales Cifis:
Los 60
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 1ª parte: CUANDO EL FIN DEL MUNDO NOS ALCANCE (XT, VCR, JJV, OS)
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 2ª parte: Cegados por LA CIENCIA (VCR, JJV)
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 3ª parte: Enigmas de OTROS MUNDOS (VCR, JJV, OS, XT)
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 4ª parte: Visiones alucinantes DEL AYER Y DEL MAÑANA (VCR, JJV, OS, XT)
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 5ª parte: El último viaje MÁS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (JJV, XT)

Los 70
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 1ª parte: Los avances científicos serán portadores del CAOS
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 2ª parte: Las sociedades del mañana serán FASCISTAS, RUÍNES Y MEZQUINAS
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 3ª parte: Tanto jugar con armas nucleares, químicas y contaminar el medio ambiente, el mundo se nos irá directo AL CUERNO
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 4ª parte: Descubrir nuevos mundos, dimensiones y jugar con los viajes en el tiempo será sinónimo de DESTRUCCIÓN
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 5ª parte: Androides, extraterrestres y otras criaturas infernales nos llevarán al EXTERMINIO

Los 80
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 1ª parte: Acción sin freno, aventura desatada, los héroes ci-fi del videoclub
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 2ª parte: Vinieron de más allá de las estrellas
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 3ªparte: Luces y sombras en el mundo del mañana
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 4ª parte: Más allá del fin del mundo
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 5ª parte: La mano del hombre pervirtió ciencia y tecnología

Los 90
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 1ª parte: PÁNICO AL USO DE UNA TECNOLOGÍA RADICAL
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 2ª parte: ¡UN ESPANTOSO MAÑANA NOS ESPERA!L
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 3ª parte: OTROS MUNDOS, IDÉNTICOS HORRORES
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 4ª parte: DIRECTOS A TU BARRIO DESDE EL ESPACIO EXTERIOR
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 5ª parte: LA REALIDAD NO ES LO QUE ERA

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.