Sitges 2019. 52 Festival de Cine Fantástico de Catalunya

¿Tocó techo el Festival de Sitges en su pasada edición? Este año no pisaron su alfombra roja la cantidad de celebridades que lo hicieron en 2018 y que ya querría para sí cualquier otro Festival (recordemos en un breve flash: Tilda Swinton, Ed Harris, Peter Weir, Nicolas Cage, Dyanne Thorne, Pam Grier, Ron Perlman, John Carpenter, M. Night Shyamalan o Pam Grier), y quizá a nivel cualitativo la selección de títulos no alcanzó la brillantez de la pasada edición. Pero las cifras mandan, la recaudación del evento fue la mejor por tercer año consecutivo según datos oficiales (sin tener la sensación de pisar una sala llena tras otra como ocurrió en la previa, en cualquier caso en aquella el concierto de John Carpenter evitó que hubiera el número de sesiones habitual del Festival), no se puede ningunear a invitados de la talla de Sam Neill (genio y figura), Olga Kurylenko, Asia Argento, Gaspar Noé, Pupi Avati, Patrick Wilson, Maribel Verdú, Nikolaj Coster-Waldau o Aaron Paul, aunque se cayeran algunos confirmados como Enzo G. Castellari –una lástima, por muy divertida que resulte el pase de Los nuevos bárbaros quedó algo cojo sin su presencia y su posterior Q&A- o Russell Mulcahy –que seguro que hubiera tenido más de una y dos historias memorables que contar- y no hubo ninguna mancha (si es que se le puede así) semejante a la “polémica” generada en 2018 por Wismichu y el pase de su mediometraje-experimento-tomadura de pelo Bocadillo, que en cualquier caso si molestó a alguien fue a los propios fans del youtuber ya que ningún habitual del Festival pisó aquella proyección, y que tuvo un bombo a mi parece desorbitado dada la escasa importancia que tuvo en el día a día del Certamen. Pero en fin, tocaba alimentar a los medios y ese rey demente que son las redes sociales no perdonan ni la más mínima…

Al igual que en ediciones anteriores, toca hacer un repaso por títulos de algunas de las proyecciones más destacadas –para lo bueno y lo malo- del Festival, haciendo especial hincapié en aquellas que mi compañero Oscar Sueiro no comentó a través de redes sociales “en vivo y en directo” durante los días festivaleros para tratar de dar más variedad y color al asunto, y también en otras que me hayan despertado interés a título personal.

EN LA HIERBA ALTA (In the Tall Grass, Vincenzo Natali) – La enésima adaptación sui generis de un relato del inagotable Stephen King tuvo el honor de resultar la cinta inaugural del Certamen, en una decisión tan comprensible (la presencia del director, la estrella principal y el productor daban lustre al pase) como discutible (se trataba de una película de producción Netflix que iba a poder visionarse en la plataforma al cabo de unas pocas horas). En general se trata de un título atractivo para el amante del fantástico, que da inicio cuando una pareja de hermanos se pierdan en un campo de hierba que una vez dentro no solo no les permite ver el principio y el final sino que pronto empezará a alterar el propio sentido del tiempo y el espacio, y en el que encontrarán a otros personajes, escondiendo alguno de ellos oscuras intenciones. Recuerda a aquellas adaptaciones directas a vídeo que antaño poblaban los videoclubs con el sello de ser adaptaciones de la prolífica obra del escritor de Maine y en ese sentido y si eran de los que las disfrutaban (es mi caso, ese modelo de entretenimiento me salvó más de una deprimente tarde de domingo) posiblemente le proporcionará sensaciones parecidas. ¿No se ha convertido Netflix en la mayor suministradora de obras de gama media para los amantes del género como antes lo era su videoclub? Pero también es cierto es que es una película que empieza mejor que como acaba y su interés desciende cuanto más se descubre el meollo, y quizá su “hábitat natural” hubiera sido alguna serie antológica de terror que le hubiera obligado a recortar su metraje. En cualquier caso, disfrutable como salvatardes.

Laysla de Oliveira en «En la hierba alta»

THE VIGIL (Keith Thomas) – Yakov (Dave Davis), un joven judío que ha perdido la fe debido a una experiencia traumática y violenta, acepta un encargo como shomer nocturno a cambio de dinero; se trata de una práctica de su religión que implica hacer de vigía del cuerpo de un miembro de la comunidad durante una noche entera. Pero el anciano fallecido también escondía su propio trauma, y en su hogar se oculta un espantoso secreto. Sencillo título sobrenatural con una trama simple y predecible pero con algunos golpes de efecto rodados con oficio. Es encomiable su efectividad dada su carencia de recursos, aunque tener el título honorífico de ser la “película de clausura” del Festival sinceramente le venía un poco grande.

EL CAMINO – A BREAKING BAD MOVIE (Vince Gilligan) – Secuela de la serie Breaking Bad en forma de película protagonizada por el superviviente del dúo de fabricantes de metanfetamina, que bien podría llamarse La balada de Jesse Pinkman dada su forma de western moderno. El problemático joven interpretado por Aaron Paul (una de las grandes estrellas invitadas por el Festival) debe de enfrentarse a los severos traumas provocados por los sucesos derivados de su encierro durante la última temporada de la serie mientras busca una salida a sus problemas con la ley. Con sucesivos flashbacks el relato va recuperando a diferentes personajes que pasaron por el serial para gozo de sus fans, al fin y al cabo es la misión principal de El Camino: un producto generado por las necesidades de la comunidad de seguidores de Breaking Bad. Se puede discutir si era necesario, si aporta algo de peso al universo de Walter y Jesse o si tendrá el mínimo interés para alguien ajeno a la serie. Pero si disfrutó con los seis años de vaivenes de los imposibles traficantes de droga, como el que suscribe, un dulce no le amargará.

EL FARO (The Lighthouse, Robert Eggers) – Una de las películas más esperadas del Festival sin duda era El Faro, el esperado regreso de Robert Eggers tras la deslumbrante La bruja y que ya había cosechado una gran aceptación (y el premio FIPRESCI) en el pasado Festival de Cannes. A finales del siglo XIX dos fareros deben trabajar juntos en una remota isla de Nueva Inglaterra. El más anciano, responsable del lugar, interpretado por Willem Dafoe, encargará las tareas más desagradables al más joven, al que da vida Robert Pattison, que lleva consigo sus propios demonios. El conflicto entre los dos hombres no tardará en estallar, aunque se generará a fuego lento, con breves episodios de camaradería. La nueva obra de Eggers parece nacida con el fin de desconcertar a los amantes de su obra previa, y barnizada por el influjo del Christopher Priest de La afirmación, donde la narración sucede en el interior de la psique del personaje principal, la cual adapta la forma de un islote perdido en la niebla, y luche por alcanzar la luz aunque sea a costa de su versión anciana, y aunque esa luz implique una epifanía insoportable; o quizá sea algo tan simple como el viaje de Ephraim Winslow (un imponente Pattison, a la altura del siempre fiable Dafoe) a las profundidades de la locura, aunque en un momento del metraje juegue a la posibilidad de no estar realmente allí, sino todavía huyendo por los bosques de Canadá. La película basa su fuerza en una tensa calma que parece reflejar el estado emocional de su protagonista, y al igual que el mar estalla en arrebatos de violencia contra su compañero o el mismísimo entorno. Rodada en un brillante blanco y negro, y salpicada con unos inesperados toques de humor –si se remezclaran las ventosidades de Dafoe en el film con las de Ozymandias (Jeremy Irons) en la serie Watchmen apuesto que darían de si un Wall of Sound que no dejaría un segundo de silencio y serían la envidia del mismísimo Phil Spector- está destinada a ser carne de listas de “lo mejor estrenado en el 2020” en España.

La pareja protagonista de «El Faro»

QUIET COMES THE DAWN (Rassvet, Pavel Sidorov) – Desde hace algunos años parece haberse desatado una fiebre rusa por el cine de terror, pero por desgracia no usando temáticas cercanas a su folklore o costumbres (o si lo hacían, muy de pasada, como en aquella Nevesta – The Bride que se pudo ver en el Festival hace tres ediciones y que contaba con cinco minutos introductorios en esa onda muy potentes y el resto era un completo desinfle) sino imitando los cánones del cine de terror norteamericano comercial más ramplón. En esa onda se sitúa esta propuesta de Pavel Sidorov, aburridísima historia de una joven traumatizada –de momento no he comentando ninguna película sin protagonista traumatizado, ¿lo ven?- tras la muerte de su hermano que sufre terribles pesadillas y acepta participar en un experimento de “sueño inducido” junto a otros tres personajes, para verse atrapada en una dimensión onírica donde todos serán perseguidos por sus propios demonios. Está llena de lugares tan comunes que resultan soporíferos y aunque la intentaron vender como una suerte de Elm Street ruso, en su lugar lo que hace es inducir al propio sueño. Tediosa, de lo peor del Festival.

DARK ENCOUNTER (Carl Strahie) – A priori apetecible para los interesados en la ufología y en los expedientes x, Dark Encounter se abre como otra historia de abducciones en la línea de clásicos del subgénero como Fuego en el Cielo: Cuando se celebra un año de la misteriosa desaparición de una niña de ocho años, la familia de la chica observa unas luces en un bosque cercano y se ven expuestos a un extraño fenómeno. Los causantes de todo esto son unos visitantes de otro mundo, que parecen aterrorizar a la familia. Lo que nadie sabe es que estos seres tienen algunas respuestas sobre la evanescencia de la niña. A partir de su segunda mitad la película empezará a ponerse excesivamente divina mostrando una filosofía new age que le da un fondo demasiado naif dando soluciones excesivamente simples a problemas graves. Pero Strahie cree en su proyecto hasta el final y es capaz de mantener a cámara lenta los 15 minutos finales (o eso me parecieron) del film otorgándole al producto una un tanto insufrible pátina de grandilocuencia. Protagoniza Laura Fraser (Lydia, la traficante de Breaking Bad y Better Call Saul) y tiene un papel secundario Alice Lowe, que siempre mejora cualquier proyecto en el que aparece por mediocre que sea, como es el caso.

«Dark Encounter»

AMIGO (Óscar Martín) – El primer largometraje de Oscar Martín resultó una de las sorpresas más agradables del Festival. Tras un accidente de tráfico, David (David Pareja) decide acoger en su casa a Javi (Javier Botet) para cuidar de él ya que ha quedado gravemente herido. Pero la relación entre ellos estará completamente envenenada y cada uno de ellos tendrá motivos para creer que el otro tiene oscuras segundas intenciones. Hace gala de una maliciosa inteligencia  para aprovechar su economía de medios y tiene un gran trabajo por parte de sus dos intérpretes principales, que para más inri habían protagonizado sketches cómicos en el pasado por lo que su química en pantalla ya venía de lejos. En especial Javier Botet, que tiene quizá el momento más “recordable” de la película en una escena en la que, literalmente, lo da todo. La mejor definición, la más acertada, de lo que es en realidad Amigo ya aparece de hecho el póster promocional de la película: Como ‘Intocable”, pero con hijos de puta.

VENTAJAS DE VIAJAR EN TREN (Aritz Moreno) – Para el que firma este texto, la mejor película vista en el Festival y uno de los grandes estrenos nacionales del 2019 (aunque el podio tendría que compartirlo con la imponente Quien a hierro mata de Paco Plaza). Un buen día, al montarse en un tren tras haber dejado a su esposo en un psiquiátrico, Helga Pato (Pilar Castro) se sienta frente a Ángel Sanagustín (Ernesto Alterio), el cual empieza a relatarle la insólita historia de uno de sus pacientes, un relato que incluye a su vez otros relatos y donde la voz cantante va pasando de unos personajes –quizá reales, quizá ficticios, quizá un poco de todo- a otros. Pero la historia no termina ahí, ya que la propia Pato tendrá su propia historia que contar, tan esperpéntica como las anteriores o más, y de nuevo derivará en un relato diferentes: amores perros, refugios entre basura, soldados enamorados, traficantes de videos snuff, drama, terror y el sentido del humor más refrescante visto en mucho tiempo inundan la pantalla en 100 minutos que han sido capaces de llevar a la gran pantalla la nada fácil tarea de adaptar la novela de Antonio Orejudo. Ya nunca podrán volver a escuchar “El amor” de Massiel de la misma manera, se lo prometo. Memorable.

Javier Botet, memorable en «Amigo» (en la foto) y en «Ventajas de viajar en tren»

THE LODGE (Veronika Franz & Severin Fiala) – Aidan y Mia se resisten a aceptar a Grace, la nueva novia de su padre; pero, cuando los niños y la mujer se encierren en una casa en medio de un paisaje helado, no les quedará más remedio que convivir, mientras el terrible pasado de Grace sale a la luz. Quizá no vaya a ser «The Next Big Thing» del género como prometía (lo cierto es que ahora hay uno cada tres semanas), pero se trata de una obra de lo más estimulante, tanto por descubrirse como una película distinta a lo que uno pueda pensar al pasar su primer tercio y hacerlo de nuevo con el segundo. Puede que «a dónde conduce todo» en un primer momento provoque una ligera decepción, pero el último cuarto de hora pone las cosas en su sitio de una manera particularmente brutal. Está muy bien narrada, y prevalece la atmósfera (bastante lograda en general, excelente en un par de escenas concretas) sobre el efectismo (aunque tiene un par de shocks verdaderamente efectivos).

VIVARIUM (Lorcan Finnegan) – Gemma (Imogen Potts) y Tom (Jesse Eisenberg) son una joven pareja que quedan atrapados en una vivienda unifamiliar en un barrio residencial completamente vacío al que han acudido por recomendación de un extraño agente inmobiliario. Finnegan debutó en el 2016 con la interesantísima Without Name, una de las joyas ocultas del Sitges de aquella edición (y que aún merece mayor reivindicación) y prosigue con una carrera de interés de nivel verdaderamente alto con la presente, una pesadilla bastante angustiosa en la línea de lo que podría ser un Twilight Zone con la firma de Richard Matheson de la cual es mejor desvelar lo menos posible con el fin de evitar sus delirantes sorpresas. Gran interpretación de su pareja protagonista, con un Eisenberg haciendo su habitual rol de nervioso neurótico en un entorno nuevo para su personaje tipo y una Imogen Potts especialmente brillante que no tiene problema en echarse el grueso de la narración a sus espaldas y que resultó merecida vencedora del premio a mejor actriz.

O BEAUTIFUL NIGHT (Xaver Böhm) – Una de las mejores experiencias de la presente edición la proporcionó el pase de O Beautiful Night, primer largometraje de Xaver Böhm (AKA Xaver Xylophon), cinta reminsicente del primer Wim Wenders en la que Yuri (Noah Saavedra), un joven con un aterrador pánico a morir y que empieza a tener síntomas de agorofobia, una noche en la que se arma de valor para salir conoce a un misterioso hombre (Marko Mandic) que asegura ser la mismísima muerte. Ambos vivirán unas horas inolvidables antes de que salga el sol, en la que –en especial su protagonista- estarán a un palmo de la muerte pero también conocerán el amor. Sencilla, plásticamente formidable (esa paleta de colores con sus rojos de neón y su calidad oscuridad triunfaran siempre allá donde vaya) y con una magnífica banda sonora (compuesta por el propio Böhm junto a Paul Eisenach) cautivó el corazón de los que la vimos en un pase nocturno en el Casino Prado, a tenor de los aplausos con la que fue despedida.

GIRL ON THIRD FLOOR (Travis Stevens) – Don (C. M. Punk), un antiguo delincuente ahora reformado, procura dejar a punto una nueva casa que ha comprado en las afueras donde espera a su esposa embarazada para empezar una nueva vida. Pero pronto empieza a recibir visitas de su atractiva vecina Sarah (Sarah Brooks), la cual empieza a intentar atraerle sexualmente y Don no es precisamente la persona más difícil de seducir del mundo. La casa poco a poco irá dando muestra de esconder algo en su interior (tanto física como espiritualmente) y la violencia no tardará en desatarse. Interesante reescritura de los tópicos sobre casas encantadas, en esta ocasión hechizada por los restos de una sexualidad insalubre y de desesperación, y repleta de juegos de espejos, imágenes subliminales, escotillas secretas, ruidos misteriosos y fluidos arrastrados a través de los orificios del lugar. Está, eso sí, mejor escrita que ejecutada, y adolece de algunas interpretaciones bastante flojas, en especial la de su protagonista, popular por haber sido luchador de artes marciales. Steve Albini colabora en la banda sonora. No es gran cosa, pero dado que ha sido un año en el Festival un tanto parco en cuanto a cine de terror cayó en su momento como agua de mayo.

Sarah Brooks en «Girl on Third Floor»

EL HOYO (Galder Gaztelu-Urrutia) – La flamante ganadora de la presente edición fue la excelente “El hoyo” –no ganaba un título español desde “Justino, un asesino de la tercera edad” en 1994-. Goreng (Iván Massagué) accede a participar en un experimento que le sitúa en una plataforma junto a un compañero. Según amanezcan en un nivel superior o inferior, recibirán una mayor o menor cantidad de comida. Cada cierto tiempo cambian aleatoriamente de nivel… Muy bien pensaba, realizada con nervio y sin dejar que el espectador pierda interés en el relato ni un solo instante, fue una de aquellas triunfadoras que –y eso pasa rara vez- dejó satisfecho a (casi) todo el mundo. No deja de ser una historia acerca del desigual reparto de la riqueza que se viene contando desde hace miles de años de diferentes maneras, pero en esta ocasión ha tomado una forma especialmente atractiva.

Javier J. Valencia

PALMARÉS  AL COMPLETO SITGES 52

Secció Oficial Fantàstic a competició

Millor pel·lícula / Mejor película / Best Feature Length Film
El hoyo, de Galder Gaztelu-Urrutia

Millor direcció / Mejor dirección / Best Direction (sponsored by XAL)
Kleber Mendonça Filho & Juliano Dornelles (Bacurau)

Millor interpretació masculina / Mejor interpretación masculina / Best Actor (sponsored by Jeep Turiauto)
Miles Robbins (Daniel Isn’t Real)

Millor interpretació femenina / Mejor interpretación femenina / Best Actress (sponsored by Mistinguett Sparkling)
Imogen Poots (Vivarium)

Millor guió / Mejor guion / Best Screenplay (sponsored by Caixabank & La Caixa)
Mirrah Foulkes (Judy & Punch)

Millors efectes especials / Mejores efectos especiales / Best Special Effects (sponsored by Deluxe)
Iñaki Madariaga (El hoyo)

Millor fotografia / Mejor fotografía / Best Photography (sponsored by Moritz)
Manu Dacosse (Adoration)

Millor música / Mejor música / Best Music
Dan Levy (J’ai perdu mon corps)

Premi especial del jurat / Premio especial del jurado / Special Jury Prize
Adoration, de Fabrice du Welz

Gran Premi del públic a la millor pel·lícula / Gran Premio del público a la mejor película / Audience Award Best Motion Picture (sponsored by La Vanguardia)
El hoyo
, de Galder Gaztelu-Urrutia

Millor curtmetratge de gènere fantàstic / Mejor cortometraje de género Fantástico / Best Fantastic Genre Short Film (sponsored by Fotogramas)
Polter
de Álvaro Vicario

Menció als nens d’Adoration / Mención a los niños de Adoration /Mention to the kids of Adoration
Thomas Gioria & Fantine Harduin

Menció a la pel·lícula Achoura / Mención a la película Achoura / Mention to the Film Achoura
Achoura,
de Talal Selhami

Noves Visions

Millor pel·lícula / Mejor película / Best Feature Film
Dogs Don’t Wear Pants, 
de J-P Valkeapäa

Millor direcció / Mejor dirección / Best Direction
Mattie Do (The Long Walk)

Millor curt Noves Visions Petit format / Mejor corto Noves Visions Petit Format / Best Noves Visions Petit Format Short                     
Lucienne mange une auto
, de Geordy Couturiau

Menció 1 / Mención 1 / Mention 1
Nina Wu, d
e Midi Z

Menció 2 / Mención 2 / Mention 2
Jesus Shows You the Way to the Highway,
 de Miguel Llansó 

Menció 3 / Mención 3 / Mention 3
Hail Satan?
, de Penny Lane

Panorama Fantàstic

Premi del públic a la millor pel·lícula / Premio del público a la mejor película / Audience Award Best Motion Picture   
Extra Ordinary, 
de Aike Ahern y Enda Loughman  

Midnight X-treme

Premi del públic a la millor pel·lícula / Premio del público a la mejor película / Audience Award Best Motion Picture   
The Devil Fish, 
de David Chuang

Focus Àsia

Premi del públic a la millor pel·lícula / Premio del público a la mejor película / Audience Award Best Motion Picture    
The Gangster, the Cop, the Devil,
 de Lee Won-Tae

Sitges Documenta

Premi del públic a la millor pel·lícula / Premio del público a la mejor película / Audience Award Best Motion Picture     
La venganza de jairo
, de Simón Hernández

Méliès Awards

Méliès d’Argent a la millor pel·lícula / Méliès d’Argent a la mejor película / Méliès d’Argent to a Feature Film   
Adoration, de Fabrice du Welz

Méliès d’Argent al millor curt / Méliès d’Argent al mejor corto / Méliès d’Argent to a Short Film        
Children of Satan, de Thea Hvistendahl

Blood Window

Premi Blood Window / Premio Blood Window / Blood Window Best Film
Breve historia del planeta verde, de Santiago Loza

Òrbita

Millor pel·lícula Òrbita / Mejor película Òrbita  / Best Òrbita Film
Huachicolero,
 de Edgar Nito

Jurat de la crítica

Premi de la crítica José Luis Guarner / Premio de la Crítica José Luis Guarner / José Luis Guarner Critic’s Award   
Bacurau,
 de Kleber Mendonça Filho & Juliano Dornelles

Premi Citizen Kane al director revelació / Premio Citizen Kane al director revelación / Citizen Kane Award for Best New Director  
Galder Gaztelu-Urrutia (El hoyo)

Carnet JOVE

Premi Jurat Carnet Jove al millor llargmetratge de gènere fantàstic  /  Premio Jurado Carnet Jove al mejor largometraje de género fantástico / Carnet Jove Award for Best Fantasy Genre Feature Film                  Bacurau, de Kleber Mendonça Filho & Juliano Dornelles

Premi al millor llargmetratge d’animació / Premio al mejor largometraje de animación / Award for Best Animated Feature Film             
Ride Your Wave
de Masaaki Yuasa

Premi al millor curtmetratge d’animació / Premio al mejor cortometraje de animación / Award for Best Animated Short  Film   
The Lonely Orbit,
 de Frederic Siegel & Benjamin Morard

Brigadoon

Premi Brigadoon Paul Naschy /  Premio Brigadoon Paul Naschy / Paul Naschy Brigadoon Award                      
Marc Martínez Jordán (Tu último día en la Tierra)

Sitges Cocoon

Premi a la millor pel·lícula Sitges Cocoon / Premio a la mejor película Sitges Cocoon / Best Sitges Cocoon Film          
Gloomy Eyes
de Jorge Tereso & Fernando Maldonado

SGAE Nova Autoria

Millor direcció / Mejor dirección / Best Direction
Pau Bösch & Berta Galvany (La mugre. UPF) 

Millor direcció /  Mejor dirección / Best Direction
Marina Espinach (Cuando acabe el verano. Bande à Part)

Millor música / Mejor música /  Best Music                
Juan Luis Pérez (Gusanos de sedaESCAC)

Millor guió / Mejor guion / Best Screenplay
Agustín Elizalde & Carlos Villafaina (Gusanos de seda. ESCAC)

Millor guió / Mejor guion / Best Screenplay
Marina Espinach (Cuando acabe el verano. Bande à Part)

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.