Crónica del Festival de Sitges 2017 (6) – Martes 10 de Octubre

Sexta entrega de las crónicas del Festival de Sitges 2017 de la mano de nuestros redactores Oscar Sueiro y Javier J. Valencia. Entre las reseñas de hoy se incluyen “A Day”, la adaptación de la célebre novela “La piel fría”, la interesante “The Maus” , el retorno del director de culto Robin Aubert o el neo-noir “Sweet Virginia”.

LES AFFAMÉS (Robin Audard)

Hace la friolera ya de 12 ediciones una de las mayores y más agradables sorpresas fue la canadiense Saint-Martyr Des-Dames, una original muestra de cine de terror cuyo director hacía gala de una interesante personalidad e invitaba a seguir sus pasos… El poster de Dames se fue poniendo mustio en la pared de mi habitación durante los años siguientes sin que Aubert volviera a dar señales de vida por el Festival -aunque sí ha seguido en activo tanto como realizador como intéprete-. Por fin esta edición ha reaparecido con Les Affamés, de nuevo muy curiosa, interesante y personalísima visión del cine de zombies. Narra la historia de un grupo de supervivientes ante la cada vez mayor presencia de muertos vivientes y sus intentos de llegar hasta un lugar en el que poner algo de distancia ante tanta pesadilla. Cada personaje tiene sus propias características y peculiaridades, y es aquí donde radica la diferencia y no tanto en los avances de sus desventuras: Audard cuenta lo de siempre pero lo hace de manera distinta. Hasta los zombies han desarrollado una especie de religión, creando una suerte de tótems con restos de su vida anterior -teles, muebles, basura- que contemplan por motivos insondables. Sin hacer nada especialmente arriesgado o innovador, apenas dando la sensación de cuidando pequeños detalles, escenas cortas, manteniendo un tono de vaporosa ensoñación a ratos pesadilla, a ratos drama, a ratos comedia negra, Aubert saca petróleo de un pozo que  parecía seco desde hace ya bastante tiempo. (JJV)

LA PIEL FRÍA (Xavier Gens)

Adaptación de la novela de Albert Sánchez Piñol –que no haré ver como que he leído, pero sí que ha gustado mucho a amigos de buen criterio- con Xavier Gens (Frontiers, 2007) tras las cámaras. Como adtación no puedo juzgarla pero como película está bien. Lo que más le pesa es que el conflicto es mínimo y solo hay dos (tres) personajes que está muy claro en todo momento de dónde parten y a dónde van a parar, así que solo hay que esperar a que el guion vaya cumpliendo lo que ya sabes que ocurrirá. De todos modos, tiene una esencia muy bonita y está rodada con cariño. (OS)

THE MAUS  (Yayo Herrero)

Aun apreciando sus intenciones y los aspectos técnicos, no pude conectar con los personajes. En toda su fase de presentación no parecían tener decisiones razonables, todo iba algo forzado para llevarlos a la situación que el guion requería. Sí me sedujo la vertiente más fantástica del relato y su ejecución. Consigue algo de esa atmósfera incómoda que intenta mantener todo el tiempo, y su tesis es legítima aunque puede malinterpretarse; una cosa es que las heridas no se hayan cerrado todavía y otra querer abrirlas. The Maus habla de lo primero. (OS)

A DAY  (Cho Sun Ho)

Primera incursión de Sun Ho en el largometraje y entrando con paso firme. A day, coge el high concept de El día de la marmota y lo eleva al cubo. Triplica el conflicto, la intensidad y el ritmo. Un thriller, como no, con gruesos trazos melodramáticos, pero aunque se ponga tontorrona no deja de funcionar. Frenético ejercicio de malabarismo y una pesadilla para el montador. (OS)

THE CRESCENT (Seth Smith)

La sección Noves Visions ha presentado la nueva obra del director Seth Smith. The Crescent es un título que se mueve entre el clásico cuento de terror y el cine experimental, narrando la historia de una mujer y su hijo pequeño que tras perder al marido y padre de la criatura se van a vivir a un viejo caserón familiar. Allí la mujer y la criatura se verán asediadas por fuerzas extrañas y sueños fantasmagóricos. A la narración se le podrán achacar muchas cosas, como su previsibilidad y total falta de originalidad, pero como decíamos más arriba hablando de Les Affamés, aquí lo que importa es el como se cuenta, usando la pintura de un modo visualmente muy atractivo para presentar las traslaciones al más allá y con un sugerente uso de la banda sonora. No será un plato para todos los gustos, pero los que prefieran bocados un tanto vanguardistas pero que no se pasen de radicales le encontrán interés. (JJV)

HAVE A NICE DAY  (Liu Jian)

Film de animación –con la animación justa, eso sí- con look deprimente y apesadumbrado, como su ritmo y sus diálogos, que aunque tienen destellos brillantes, parece que vayan arrastrando los pies. Nada acertadas esas comparaciones con Tarantino, cuyo único paralelismo es la violencia. Un neo-noir interesante con un desenlace bastante potente y un elenco de personajes harto curioso. (OS)

STILL/BORN  (Brandon Christensen)

El eje de esta opera prima es la depresión post-parto o el estrés post-traumático causado por la pérdida de un hijo al nacer. En esta línea, con la psicosis in crescendo de la protagonista, el film es bastante realista, pero en lo que al terror se refiere, recorre derroteros manidos y efectismos fáciles. También hay que reconocerle secuencias potentes de miedo y alguna idea visual recurrente –esos walkies-cámara para vigilar bebés son el mal-. Para una noche de Halloween o una maratón de pelis de terror ligeras, es estupendamente válida. (OS)

SWEET VIRGINIA  (Jamie M. Dag)

En el marco del Festival, enseguida nos vamos a las comparaciones, y a esta le toca ir hermanada con Wind River, que ya reseñamos en otra crónica. Sí, una película que ya hemos visto muchas veces, que bebe de los hermanos Coen y de todo buen thriller que se precie, también con ese aire neo-western que tanto se lleva. Sólida, bien interpretada, sumando en todo momento y directa al grano. Aunque decir neo-western y neo-noir luce mucho, podríamos denominarlas “películas que le gustaran a tu padre”. (OS)

THE BRIDE (NEVESTA) (Svyatoslav Podgayevskiy)

La introducción de esta producción soviética es prometedora: tiene quizá los cinco mejores primeros minutos de lo que llevamos de Festival en lo que a cine de terror respecta: genera inquietud, es malsana… pero resulta ser, por desgracia, un espejismo. En el pasado, un científico logró trasladar el alma de su mujer moribunda a uno más joven. En la actualidad, una pareja de recién casados acuden al pueblo del marido para visitar a su familia y la pobre novia descubrirá que pretenden utilizarla para el mismo ritual. Cae en todos los tópicos del cine de terror más facilón y destinado a plateas teen estadounidense y no hay apenas rastro ni personalidad que la identifique como una película rusa. Se pasa de vulgar, aunque dentro del mal resultado en general hay que admitirle un buen ritmo, de aquellas en las que siempre pasan cosas, por disparatadas y carentes de sentido que sean. (JJV)

Oscar Sueiro / Javier J. Valencia

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.