Crónica del Festival de Sitges 2016 (4) – Lunes 10 de Octubre

capsitges2016_04

Seguimos con las reseñas del Festival de Sitges 2016. En esta ocasión os hablamos de Dog Eat Dog de Paul Schrader; Salt and Fire de Werner Herzog; Blair Witch de Adam Wingard; Rupture de Steven Shainberg; Johnny Frank Garrett’s Last Words de Simon Rumley; The Transfiguration de Michael O’Shea y The Silenced de Lee Hae-young.

DOG EAT DOG (Paul Schrader)

dogeatdog2016

Tras salir de prisión un criminal se reencuentra con dos colegas muy violentos y comienzan a efectuar “trabajitos” para su enlace con el underworld (personaje interpretado por el propio Schrader). Pero la imprevisibilidad de sus socios, en especial Mad Dog (Willem Defoe, menos inspirado que de costumbre, a juego con el tono general de la película) les complicará la existencia de mala manera. Insípido retorno de Paul Schrader al cine noir en una floja propuesta que nadie diría que firma el director de Hardcore basándose en una novela del gran Edward Bunker: más bien parece un mal imitador de Quentin Tarantino adaptando a un mal imitador de Elmore Leonard. Decepcionante y cansina. Un 4 (JJV).

Parece que el gran Schrader se ha estancado en los 90, tanto al afrontar el texto, como el casting y el tratamiento visual. Aunque cae simpática desde el principio, no da como para seguir con empatía el devenir de los personajes, faltos de carisma, algo vital en este tipo de películas. Es ese halo trasnochado lo que le va pesando hasta que ponemos el piloto automático. Muy justita. Un 5 (OS).

SALT AND FIRE (Werner Herzog)

saltandfire

Nada más aterrizar en suelo boliviano, Laura (Verónica Ferres) y su equipo son secuestrados por un equipo de misteriosos encapuchados interrumpiendo su misión de investigar unas extrañas malformaciones geológicas. Abandonada en el desierto por el líder de los criminales (Michael Shannon), la protagonista tendrá que pasar un periodo de tiempo adaptándose a sobrevivir en plena naturaleza en compañía de dos niños con deficiencias visuales. Estupendo y emotivo retorno de Herzog a un suelo que pisa como nadie, la relación entre humano y naturaleza, reminiscente de obras previas suyas como Donde sueñan las hormigas verdes. Viene aderezado con su único sentido del humor y por supuesto de su particular filosofía de vida, todo ello bajo un falso disfraz de thriller ecológico y con una sorpresa final humana y emocionante. Grande entre grandes. Un 8 (JJV).

Con esta bonita -aunque empiece con un secuestro- historia, el maestro Herzog nos pone los pies en el suelo sobre los efectos del cambio climático y la devastación a la que estamos sometiendo el planeta. Coge el lado racional, el que presenta informes con datos -la protagonista- y lo enfrenta con el lado humano, el que vive esos efectos -Michael Shannon-. El filme pide a gritos un cambio de mentalidad incluso dentro del activismo. El mal ya es un hecho, ya no se trata tanto de aportar datos, sino de observar las heridas del planeta y cómo estas repercuten en sus habitantes. Una oda naturalista sin tópicos. Un 7,5 (OS).

BLAIR WITCH (Adam Wingard)

blairwitch2016

No es que se trate de simplemente una jugada arriesgada: directamente se trataba de un suicidio. O al menos esa era la impresión que me poseyó cuando me enteré de que el proyecto The Woods de Adam Wingard escondía en realidad una secuela de El proyecto de la bruja de Blair. Independientemente de sus resultados en taquilla y de la impresión general que produzca la obra en pleno 2016, lo cierto es que pensándolo bien el director ha resuelto la papeleta de la manera más inteligente posible, efectuando un título que es mitad secuela, mitad remake (el hermano de la protagonista de la original va en su busca con un nuevo equipo de compañeros, vivirá circunstancias parecidas a aquella, pero más efectistas y aplicando la tecnología de hoy en día) y que mezcla momentos inspirados y filmados con energía (como su tramo final en la cabaña) con otros verdaderamente chabacanos. La verdad es que pintaba mucho peor en el prospecto. Un 6 (JJV).

Años después la saga continúa y el encargado de llevarla a cabo es un amigo del festival, del que especialmente apreciamos The Guest y que también nos invitó a jugar con You’re next. Un conocedor de las claves del género, siempre acompañado de su guionista Simon Barrett. No voy a explayarme con la saga, pues tenemos un especial hiper-completo que escribió Javier Ludeña. Únicamente aconsejaros que para entrar en el mundo de la Bruja de Blair, empecéis con el documental Los siete de Burskitville, que viene en los extras de la segunda parte de la saga e ideal para captar todos los pequeños detalles. En esta ocasión, el solvente director, recurre al multicámara y al montaje picado para no dejar a penas momentos de respiro. También, cómo no, a un abuso de golpes de sonido con cualquier excusa -absolutamente ineficaz en mi persona pero con lo que consigue sobresaltos de la mayoría-. Utiliza todos los clichés del subgénero found footage pero sale más que airoso del reto, consiguendo un tercer acto bastante intenso y con ciertos hallazgos visuales. Aunque me provoque indiferencia, sé reconocer cuando algo funciona. Un 5,5 (OS).

RUPTURE (Steven Shainberg)

rupture2016

Una madre divorciada interpretada por Noomi Rapace que padece aracnofobia es secuestrada por una misteriosa corporación que lleva al paroxismo los miedos de sus víctimas, por motivos inesperados. Cinta de mezcla terror, thriller y finalmente ciencia ficción en lo que bien podría haber sido un guion para un episodio de una antología del estilo The Outer Limits, con sorpresas en torno a la verdadera identidad de los secuestradores y sus intenciones y un reparto plagado de caras televisivas: entre ellos Michael Chiklis (The Shield), Kerry Bishé (Halt and Catch Fire) o Ari Mullen (Orphan Black). Divertimento entretenido, que suple algunos aspectos un tanto, uhm, cutres, con una refrescante falta de complejos. Un 6 (JJV).

JOHNNY FRANK GARRETT’S LAST WORDS (Simon Rumley)

frankgarrets

Rumley nos sorprendió mucho en 2006 con su The living and the dead, y seis años después volvía a agradarnos con su fragmento en The ABC’s of Death. Y por eso y porque somos muy de seguir directores, programamos verla. Pero en esta ocasión, el resultado me dejó algo frío. Tratándose de un caso real de un inocente condenado a muerte y contando con la grabación real de la maldición que echó a todos los que estaban involucrados en su acusación, esperaba una aproximación más realista. Fantástica, sí, pero más comedida. En el film, Garret lleva a cabo su venganza desde el más allá, pero con un todo vale; acaba con ellos de formas muy diversas, sin ningún tipo de relación entre sí, como si los guionistas dieran rienda suelta a su imaginación sin importar nada más, y para más inri, Rumley lo rueda histriónicamente y con un montaje pasado de vueltas que me aleja totalmente de que aquello, sin saber cómo, ocurrió realmente. Un misterio macabro que podría haberse llevado más elegantemente. Un 5 (OS).

THE TRANSFIGURATION (Michael O’Shea)

transfiguration2016

Se agradece que vayan apareciendo realizadores que se tomen en serio el vampirismo, incluso aunque eso les aleje un poco del propio género, como ocurre en este caso; que es más una excusa para contar otras cosas, para desarrollar personajes, casi obsesionada con el realismo. Milo, el joven protagonista, huérfano, vive con su hermano en Queens, víctima de bullying y bajo el acecho de pandilleros. Es introvertido y se refugia en su habitación con sus películas de vampiros. No creo que esté haciendo un spoiler cuando digo que desde el principio, aunque le vemos bebiendo sangre de una víctima, vi claro que no era uno de ellos. Además, siempre habrá otras lecturas -curiosamente el director está sentado en un banco bajo la ventana de nuestro apartamento mientras escribo estas líneas-. Para mí es más bien un trastorno que le lleva a situaciones límite y que le genera un conflicto interno entre el bien y el mal, que el mismo resuelve con mucha madurez. Hasta aquí puedo leer. Un relato con las cosas claras y mucha honestidad. Entre sus múltiples y conocidas referencias, me hizo ilusión ver una que seguramente no reconoció casi nadie: Under the Dark, que nos gustó mucho, reseñamos en la crónica del pasado año, y como no, pasó casi sin pena ni gloria. No seré su fan número uno, pero aprecio sus virtudes y humildad. Un 6,5 (OS).

THE SILENCED (Lee Hae-young)

thesilenced

Preciosista y vintage puesta en escena del director de la vibrante Arahan (2004) para una historia que transcurre en un internado de chicas adolescentes ubicado en un bosque. Ju-ran, la protagonista es la niña nueva y tendrá que adaptarse bajo la sombra de la última desaparecida, querida por todas. Ju-ran es débil y algunas compañeras se aprovechan, pero tiene la capacidad de ver cosas que las demás no pueden, y también crecerá en ella una fuerza sobrehumana a través de la que iremos descubriendo qué ocurre realmente en el internado y cuál es el propósito de tanta competitividad. Aunque solo fuera por el gozo visual, ya mereció la pena verla. Un 6 (OS).

Oscar Sueiro / Javier J. Valencia

 

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.