Crónica del Festival de Sitges 2016 (1) – Viernes 7 de Octubre

capsitges2016_01Un año más desde EPB acudimos a Sitges para ofreceros una cobertura sobre lo que se cuece en el Festival de cine fantástico más importante del mundo. Nuestros redactores Oscar Sueiro y Javier J. Valencia nos informarán sobre las películas más importantes que se proyecten y (crucemos los dedos) intentarán descubrirnos alguna joya oculta. Sin más dilación, pasemos a leer su informe sobre lo visto en la primera jornada de Festival…

INSIDE (Miguel Ángel Vivas)

db_fotog_20981

El remake de la brutal A l’Interieur, de Maury y Bustillo, perpetrado por Miguel Ángel Vivas supone la primera gran decepción del Festival. La reconversión del producto en una película asumible para el mercado americano no solo elimina la famosa brutalidad de la cinta original -de la cual por cierto no soy precisamente un gran admirador-, sino que desaparece también el tono pesadillesco de aquella por uno mucho más neutro; sin lógica de los sueños a la que agarrarse en ocasiones se acerca peligrosamente al ridículo más espantoso. Los pocos diálogos son tópicos y las interpretaciones poco inspiradas, nada de ello ayuda a mejorar la a todas luces muy pobre sensación general. Un 2,5 (JJV).

Para los que no lo sepan, anticipar que se trata de un remake de una película cumbre del nuevo horror francés, y una de las más salvajes nunca vistas. De modo que los puristas anti-remakes ya partirán con un prejuicio muy fuerte. También es cierto que después de ver la mayoría de remakes se puede aplicar aquello de “no hacía falta”, pero siempre después de verlos, no antes, si no nunca hubiéramos podido gozar de El amanecer de los muertos (Zack Snyder, 2004) o La Cosa (John Carpenter, 1982), por poner sólo dos ejemplos -tampoco hay muchísimos más-.
Con la película original revisada hace escasas dos semanas -quería tenerla fresca- se pierde la mayor parte del impacto, al menos hasta que el film de Vivas empieza a ir por otros derroteros.
Prácticamente todo lo que ocurre en la casa de Sarah -la protagonista es muy parecido a su predecesora, añadiendo una ligera sordera al personaje  para hacerla todavía más vulnerable y algún personaje para echar más carne en el asador, pero ya desde el inicio percibimos un tratamiento más dramático y una leve dulcificación de los hechos, especialmente en el desenlace -quizás para acercar este truculento relato a una audiencia más alta, ya que la francesa sólo era apta para estómagos muy curtidos-. No es que el remake sea para todos los públicos, de hecho, su violencia y fisicidad está muy por encima de la media, pero el final del film galo ha hecho vomitar a cabras.
Aunque entiendo por dónde quiere ir el director sevillano, el rizar el rizo le lleva a unas cotas de inverosimilitud que le pasarán factura con la crítica que va con el libro de guión en la mano -y un poco para los que no, también demasiado ajetreo para una embarazada-. Loable en todo lo técnico y bien interpretada, sus flaquezas en el desarrollo hacen que el espectador vaya aminorando su estado de empatía y termine tomándose el tour de force como un juego -tengo la suerte de ser de los que disfruta del juego, pero hubiera preferido jugar y sufrirla, como ocurrió en el Auditori en 2007-. Le deseo toda la suerte de todas formas, ya que el amor al género se respira en el todo.  Un 5 (OS).

PROYECTO LÁZARO (Mateo Gil)

original

En un futuro cercano, un joven fallecido en nuestro tiempo (interpretado por Thomas Hughes, protagonista de la serie The Game) y  sometido a un experimento de criogenización es despertado. Pero su trasvase a una nueva vida “más allá” esconde complicaciones filosóficas con las que no contaba. Si bien la propuesta de Mateo Gil tiene un planteamiento interesante y un primer acto que se sigue correctamente, la reiteración de flashbacks y el excesivo -y cansino- uso de la voz en off terminan por dar la sensación de que estamos contemplando la exposición de una idea estimulante, pero con serias carencias de desarrollo, que poco a poco la convierten en tediosa. Un 4 (JJV).

El tercer largometraje de Mateo Gil es un drama de ciencia ficción que gira constantemente sobre el lado oscuro de la criogenización con un tono indie en los fragmentos vitalistas y un tratamiento más aséptico en lo que al futuro se refiere.
Resulta interesante en todo momento porque abre varias reflexiones de mucha relevancia -filosóficas si se quiere-, pero no termina de explotar y acusa cierta redundancia visual y discursiva. Es quizás por eso que no emociona como debería a pesar de que los actores estén a la altura. Seguro que alguno ya habrá escrito que es un episodio de Black Mirror alargado, pero yo sí le veo cierta personalidad y muy buenas intenciones. Un 6 (OS).

TRAIN TO BUSAN (Sang-Ho Yeon)

train_to_busan__1_

Espléndido mix entre el cine de catástrofes y el subgénero de zombies/infectados, intensa, contundente y filmada con nervio. La enésima fuga desde un laboratorio coreano de un producto ultra-secreto provoca que se propague una plaga de violentos infectados devoradores de carne. El contagio de dicha infección es inmediato. Nuestros protagonistas son un alto ejecutivo, inmerso en su trabajo y de talante frío y egoísta, y su hija, una niñita encantadora que ha debido de salir a la madre, dada la bondad de su corazón. Cuando se den de bruces con el caos, intentarán huir hasta Busan, donde se supone que la infección está controlada, a bordo de un tren donde también se suceden los momentos de terror debido a la presencia de las criaturas en el mismo. Con la ayuda de un elenco de secundarios arquetípicos pero muy bien trazados (la mujer embarazada y su brusco y peleón -pero de bondadoso corazón- novio, el atleta y la animadora adolescente, el jefe de estación cobarde capaz de todo por salvar su vida, etc.) tratarán de salvar su vida. Plagada de buenos momentos de acción y terror, condimentada con ternura pero sin los excesos de dramatismo que a veces nos chocan desde occidente algunas películas orientales, es el tipo de cinta que en este Festival precisamente está en su salsa, y donde ha sido recibida con entusiasmo por un público entregado. Tiene distribuidora en España y les animo a verla: es un terrorífico y palpitante carrusel de emociones. Un 8. (JJV)

Llevaba ya unos años al borde de aborrecer el sub-género zombies/infectados por la cantidad de títulos insulsos que salían cada temporada a causa de una moda que inició la excelente El amanecer de los muertos (Zack Snyder, 2004) -y ya la he citado dos veces en un día-, pero con el título coreano que nos ocupa, me he reconciliado totalmente.
Es intensa, trepidante, emocionante y no olvida a sus personajes en pro de la acción, sino que los hace crecer gracias a ella. Funciona de maravilla a todos los niveles y vivirla en la gran pantalla es una gozada. Solamente hay que pasarle por alto una pequeña licencia, y es que los infectados tardan en transformarse lo que al drama le interesa, sin ningún tipo de rigurosidad, pero no supone un gran problema cuando estás metido en ella. -Creo que es la única película de zombies que casi me hace llorar-. Un 8 (OS).

THE LURE (Agnizeska Smoczynska)

36d727f78f28e9380395c304fe2a86e2

Una pareja de jóvenes sirenas huyen de las profundidades marinas y pasan a formar parte del equipo de un local de music hall, ya que una de ellas se ha enamorado profundamente de uno de los músicos. La otra empezará a dar rienda suelta a sus instintos caníbales. Extravagante musical fantástico de estilo kitsch y calidad desigual, que pide la adhesión casi inmediata del espectador que desee dejarse llevar por su colección de rarezas: por desgracia en mi caso la propuesta no me resultó especialmente llamativa ni narrativa ni estéticamente. No obstante, un distinguido souvenir. Un 4,5 (JJV).

THE AGE OF SHADOWS (Kim Jee-Woon)

the-age-of-shadows_announcestill_small

Kim Jee Won, que tiene una filmografía apabullante -me decanto especialmente por A bittersweet life y I saw the devil-, con esta no desmerece para nada el resto de su obra.
En esta ocasión y con bastante rigor histórico, adapta un relato de espionaje político y ensalza a la resistencia que luchó por la independencia de Corea. Que nadie le eche atrás el término espionaje “político”, pues es también un contundente film de acción y un drama en el que  Kang-ho Song -actor fetiche del autor- destaca por encima de todos.
Cuesta un poco entrar al principio por la abundancia de personajes e información que se desarrolla, pero una vez dentro, te atrapa fuerte. Dejará un par de secuencias con montaje musical para el recuerdo con Louis Amstrong y el Bolero de Ravel. Un 8 (OS).

COLOSSAL (Nacho Vigalondo)

COL_D8_0094.NEF

No decepcionó el esperado retorno a Sitges de Nacho Vigalondo: mientras que comparte la excentricidad de prácticamente toda su obra, Colossal tiene un “toque” que la hará disfrutable incluso a los más acérrimos detractores de su obra. Una treintañera interpretada por Anne Hathaway con problemas con el alcohol y sin trabajo es abandonada por su pareja y debe retornar al pueblo donde se crió, donde se reecontrará con uno de los mejores amigos de su infancia (Jason Sudeikis). Paralelamente, en Seúl, un monstruo gigantesco empieza a desatar el caos. Ambos sucesos estarán interconectados de la manera más inimaginable posible. Beneficiada de una pareja protagonista especialmente brillante, el ingenio en los diálogos frecuente en la obra de Vigalondo y de un particularísimo sentido del humor, la película entretiene, usa el subtexto de un modo muy inteligente y resulta impredecible a lo largo de sus casi dos horas de metraje, que se pasan en un suspiro. Una entre un millón. Un 7,5. (JJV)

El último film Nacho Vigalondo, de cuyo fenómeno “lovers & haters de la red” ya hablé en la crítica de Open Windows, sigue su línea autoral de transformar premisas mínimas, incluso aparentemente chorras, en algo mucho más grande. En Los Cronocrímenes el resultado fue excelente, en Extraterrestre, el cambio de registro y el desenlace no contentaron a muchos aunque sea harto simpática y sin pretensiones -eso siempre, pues al cántabro este tipo de historias le salen de dentro, de una forma muy natural-. En The ABC’s of Death y VHS viral es otro cantar, son encargos, pero aún así sus segmentos estaban claramente entre los mejores, y Open Windows, generalmente incomprendida, aunque yo entré al trapo, no le hubiera ido mal que metiera mano algún guionista que le parase los pies. Hoy, con Colossal, se consagra en lo suyo, en lo de las premisas anecdóticas y los cambios de tono a mitad de película. Y lo hace con un notable, con un estilo más depurado, unos personajes mejor escritos, con un viaje muy claro y una progresión mucho más lógica. No sin dejar de lado el humor, el ritmo y la aventura. Una comedia indie con guiños fantásticos que termina siendo un drama determinantemente fantástico. Y ante todo, original, única, algo que se puede decir de muy pocas. Un 8. (OS)

THE VOID (Jeremy Gillespie / Steven Konstanski)

ttv1

Un centro médico es asolado por los miembros de una secta y unas repulsivas criaturas que parecen llegadas desde otra dimensión, otro tiempo. Un policía tratará de salvar las vidas de los trabajadores y pacientes del lugar (entre ellos, su ex-mujer) mientras poco a poco va descubriendo los verdaderos motivos que han provocado la terrorífica situación. Una suerte de homenaje al cine de John Carpenter y al universo de H.P. Lovecraft (y hasta al de William Hogdson) en una estupenda película de terror puro muy bien facturada, con unas criaturas especialmente bien creadas y un fantástico trabajo en torno a la creación de una mitología, que deja con ganas de más. Apariciones de Kenneth Twin Peaks Welsh y Art Cromosoma 3 Hindle, y guiño final a Lucio Fulci incluido. Muy recomendable a los amantes del género. Un 7 (JJV)

Todas las comparaciones que se hagan con John Carpenter son ciertas; al menos en sus paralelismos con El príncipe de las tinieblas y La cosa -salvando las distancias-. También con una pizca de Asalto a la comisaría del distrito 13, pero no conformándose con eso, sino pasando también por Cromosoma 3 (David Cronenberg, 1979) con la que además comparte un actor: Art Hindle.  Aunque The Void nada entre todos referentes y algunos más, busca su propio espacio y consigue cierta personalidad. También ese ochenterismo tan buscado últimamente y que casi siempre queda tan forzado. Aquí no, aquí fluye y se agradece. Especialmente por los FX artesanos a la vieja usanza. Un film que cualquier fan del género recibirá con los brazos abiertos. Un 7 (OS).

Javier J. Valencia / Oscar Sueiro

 

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.