Ranking: Las mejores películas de Ray Harryhausen (primera parte)

Aquel adulto que jugaba con dinosaurios y se ganaba la vida con ello, Ray Harryhausen, nos dejaba hace apenas cuatro meses. Empezó su carrera a las ordenes de Willis O’Brien en El gran gorila (Mighty Joe Young, Ernst B. Schoedsack, 1949), teniendo la suerte de ver cumplido así su sueño de colaborar con el animador de su idolatrada King Kong. Harryhausen se empeñó en trabajar en solitario en su taller durante largas jornadas, dando vida, fotograma a fotograma, a multitud de criaturas mitológicas e inventando todo tipo de artilugios mecánicos y cinematográficos para superar, película tras película, el nivel técnico y visual de sus creaciones.

Harryhausen logró algo que muy pocos consiguen. Un técnico especializado en efectos visuales se situó, por aclamación popular, por encima del director, por encima de los actores y por encima de los guiones de los filmes en los cuales trabajaba. Por eso sus películas se consideran “películas de Ray Harryhausen”. Así a secas. Ahí es nada.

Los filmes de este mago de la animación, que fue capaz de superar con creces a su maestro (el antes mencionado Willis O’Brien), han proporcionado entretenimiento y diversión a varias generaciones de espectadores y a día de hoy, pese a la apabullante supremacía de los efectos generados por ordenador, sus creaciones siguen teniendo ese “algo”, siguen estando “vivas” y parecen tangibles. En definitiva, siguen teniendo magia.

Este ranking es algo muy personal. Para su confección he intentado equilibrar mi interés en ordenar las películas por su calidad cinematográfica con mis ganas de homenajear a quién me diera tantas horas de diversión. Ni que decir tiene que ha ganado lo segundo. Como en cualquier ranking de películas el resultado final puede ser muy discutible, la objetividad se difumina y los primeros puestos se solapan. Sirva al menos este ranking como pequeño repaso a las mejores películas del maestro.

12- La tierra contra los platillos volantes (Earth Vs. The Flying Saucers, Fred F. Sears, 1956)

Esta película merece estar en esta lista tan solo por el apartado de efectos visuales y las cuidadas animaciones de Harryhausen. El nivel de detalle de las maquetas y la minuciosa animación de las escenas de catástrofe casi le sacan las castañas del fuego a la película. Y digo “casi” porque el guión de La tierra contra los platillos volantes es tan limitado y la dirección de Fred f. Sears –capaz de rodar diez películas de serie B en un año– tan plana que difícilmente podrá interesar a nadie más que los seguidores del maestro de la stop motion. Especial atención a las magníficas escenas de destrucción fotograma a fotograma de edificios y monumentos emblemáticos por parte de los platillos volantes (en el trailer solo se observa fugazmente a partir del minuto 2:00). Merece estar en la lista, pero también merece estar en el último puesto.

11- Surgió del fondo del mar ( It Came from Beneath the Sea, Robert Gordon, 1955)

Otra de las obras menores de Harryhausen, pero esta vez con una criatura mucho más espectacular. Un colosal pulpo surgido de las profundidades del océano quiere destruir la civilización. De nuevo la amenaza nuclear –tan en boga en aquellos tiempos– desata la furia de la naturaleza en una monstermovie bastante previsible pero que nos deja algunas escenas para el recuerdo, entre ellas la destrucción del puente Golden Gate de San Francisco por parte del monstruo de la película. Como dato curioso apuntar que el pulpo solamente tiene seis tentáculos por culpa de la falta de presupuesto. Una sencilla serie B que si no contara con el trabajo de Ray estaría más que olvidada.

10-La gran sorpresa (First Men in the Moon, Nathan Juran, 1964)

Simpática adaptación de Los primeros hombres en la luna del escritor de ciencia ficción H. G. Wells que sin embargo navega entre el sentido de la maravilla habitual en estas películas y la comedia más infantiloide. Un científico loco pero entrañable de la Inglaterra victoriana se lanza a viajar a la luna con su socio y la novia de este, en una esfera metálica impulsada con cavorita, un material de su invención que repele la fuerza de la gravedad. La luna es un lugar de cartón piedra repleto de cuevas con amenazadores señores disfrazados de selenitas. El plato fuerte, obviamente, es el trabajo de animación de las criaturas que aparecen en la película. Especial atención a las orugas gigantes. Hay que poner buenos ojos y dejarse llevar por estos ingleses que llegaron casi cien años antes que los americanos a la luna o directamente asumir que estamos ante una obra menor de Harryhausen. 

09- La isla misteriosa (Mysterious Island, Cy Endfield, 1966)

En esta película Harryhausen se dedica a agrandar y animar a animales todavía existentes. No vemos dinosaurios, ni seres mitológicos ni extraterrestres de fantasía. Un cangrejo, una avispa o un pollo –si, un pollo– desfilan ante nuestros ojos y los de los protagonistas atrapados en la isla que da nombre a la película. Pese al esfuerzo de Harryhausen, esta es para mi una de las cintas más irregulares del ciclo al tratarse de un quiero y no puedo que oscila entre las novelas Viaje al centro de la tierra y 20.000 leguas de viaje submarino. Incluso la pretendida aparición estelar del capitán Nemo flojea un poquito. Estamos por lo tanto ante una propuesta que no aguanta comparaciones con otras adaptaciones de obras de Julio Verne –de nuevo la contundente 20.000 leguas de viaje submarino– pero que puede resultar entrañable por el esfuerzo de Harryhausen y el despliegue de criaturas que realiza.


08- Hace un millón de años (One Million Years B.C., Don Chaffey, 1966)

Si somos capaces de olvidarnos de la despampanante Raquel Welch por un momento, el mayor punto de interés de esta película son los dinosaurios que creó el maestro de la stop motion para amenazar a las tribus prehistóricas que protagonizan esta aventura descaradamente acientífica y sensacionalista. La propuesta, además, tiene un importante handicap: las brillantes creaciones de Harryhausen conviven con pobres efectos visuales basados en la superposición de reptiles auténticos. Sorprendentemente, los muñecos del mago de la animación superan con creces a los animales vivos y es que se mire por donde se mire una pobre y minúscula lagartija es difícil de controlar y de agrandar para la gran pantalla –y mucho menos hacer que resulte amenazadora al interactuar con los actores-. Dejando de lado estos aspectos, que de hecho juegan a favor de Harryhausen, la película tiene su aquél. Se deja ver y es bastante superior a la mini-etapa de filmes prehistóricos que inauguró para la mítica productora británica Hammer Films.

7- El monstruo de los tiempos remotos (The Beast from 20.000 Fathoms, Eugène Lourié, 1953)

A raíz de unas pruebas nucleares un monstruo prehistórico es liberado del hielo que lo mantenía aletargado sembrando el pánico y la destrucción allá por donde pasa. Pese a estar basada en un relato corto del escritor Ray Bradbury esta película no se caracteriza precisamente por la brillantez de su guión, sin embargo explora por encima el tema del monstruo inocente, desubicado y asustado por culpa de la acción humana. Solo por encima. Aquí lo importante es ver al monstruo y ver un poco de destrucción. Dicen que esta es la película que inspiró el primer Godzilla ya que el planteamiento y la resolución son calcados. Sin embargo, queda bastante claro que el filme es fruto directo del enorme éxito cosechado en los cincuenta por el reestreno de King Kong (Merian C. Cooper, 1933). Aparte de la cuidada fotografía en blanco y negro, lo mejor de la propuesta es sin duda el espectacular y minucioso trabajo del maestro de la animación por stop-motion, Ray Harryhausen –gran amigo de Ray Bradbury–, así como el diseño del dinosaurio: una gran bestia prehistórica inventada específicamente para la película y bautizada por sus responsables como Redosaurio.

Sigue leyendo: Ranking: Las mejores películas de Ray Harryhausen (segunda parte)

Dani Morell

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.