DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 2ª parte: ¡UN ESPANTOSO MAÑANA NOS ESPERA!

cabecera90_02

¿Es que no aprendimos nada? Vaya una pregunta más ridícula. A estas alturas de la película está claro que NO. Todas las visiones del mañana que nos llegaron en los años 90 nos presentaban futuros funestos, pasados por agua, post-apocalípticos, deprimentes, clasistas y muy muy pesimistas. Pero no todo era tan malo. El ser humano pudo demostrar que era capaz de superar sus limitaciones genéticas, desarrollamos formas de entretenimiento que nos llevaban a vivir aventuras tan vívidas que era imposible diferenciarlas de la realidad, pusimos “orden” en escuelas y prisiones, y lo más importante, por fin, las conchas nos hicieron dejar atrás el papel higiénico y considerarlo apenas un mal recuerdo…

2ª parte: ¡Un espantoso mañana nos espera!

ROBOCOP 2 (1990) EEUU

D: Irvin Kershner  I: Peter Weller, Belinda Bauer, John Glover

cifi90robo2El Robocop de Verhoeven es una referencia obligada del cine de ciencia ficción. Con semejante premisa era difícil parir una continuación que estuviera a la altura. No se consiguió. A pesar de todo podemos disfrutar de una secuela potable que intenta jugar en la misma liga que su predecesora. Tenemos al agente Murphy –y la media tonelada de metal que le rodea–, de nuevo entre nosotros, totalmente reparado y con su memoria ya por fin borrada –¡que va a estar borrada!–. Tenemos malos a dos niveles, los de la calle y los de la corbata. La idea de la OCP –los de la corbata– es privatizar Detroit, y para ello deben limpiarla antes mediante la introducción de droga a mansalva. Viva el mal viva el capital. Alrededor de la droga futurista Nuke se crea un culto alternativo y los reyes del cártel son un atajo de desarrapados liderados por Caín (Tom Noonan) y un niño de catorce años que lastra la película pero que sirve para despertar ecos en el pasado de Murphy. Para reforzar esa vorágine de maldad, la OCP recorta sueldos, genera huelgas policiales y se gasta los millones en crear nuevos robocops, a cual más demente y torturado. También hay un poco de parafernalia fascista, tortura gratuita y sadismo contra Robocop. Ah! y Caín le llega a comparar con Jesucristo. ¿No les suena mucho a Frank Miller? Pues sí, el bueno de Frank está tras el guión original y además me pareció verlo en un cameo. Irvin “El imperio contraataca” Kershner hace lo imposible para mantener todas las piezas en su sitio y más o menos lo consigue porque tiene oficio. La ambientación semi apocalíptica está lograda y la estética todavía es muy deudora de la década anterior. La acción es seca y contundente. Mucha pirotecnia y chorros de sangre a la vieja usanza (sorprendente nivel de gore en varias escenas). Los cortes comerciales y las noticias inseridas a lo largo del metraje se mantienen, aunque ya sin tanta garra e ironía. A la cinta le falla el equilibrio, se abandona a la exageración y al sensacionalismo, bascula entre la ultraviolencia y el tono infantiloide y se olvida de cerrar tramas. Eso si, es loca y entretenida como ella sola. DM

WATERWORLD (Waterworld, 1995) EEUU

D: Kevin Reynolds I: Kevin Costner, Jeanne Tripplehorn, Dennis Hopper, Tina Majorino, Michael Jeter

cifi90waterworldWaterworld fue la caída en los infiernos de Kevin Costner, que quiso crear su Mad Max acuático llevando a cabo una producción increíblemente ambiciosa: unos 170 millones de dólares de presupuesto más 65 millones en publicidad. La cartelera de los 90 no estaba plagada de superproducciones y blockbusters como actualmente, así que cuando se avecinaba una película de esta envergadura se trataba de todo un acontecimiento. Sin embargo, la historia de un futuro post-apocalíptico en el que los casquetes polares se han derretido y todo el planeta está cubierto de agua fue destripada por la crítica y un fracaso en taquilla. ¿El por qué? Hay varios, pero principalmente uno de ellos es que la película no es ninguna obra maestra, es un blockbuster que despierta interés a momentos, que parece que va a construir una trama emotiva y emocionante, pero que acaba conformándose en dar un espectáculo orquestado cual parque de atracciones, ofreciendo únicamente lo que la sinopsis ya prometía. El guión es gran culpable de ello, reescrito innumerables veces (incluso Joss Whedon fue uno de los “condenados” a reescribirlo, y ni siquiera se le incluyó en los créditos), donde hay una carencia de saber qué quiere ser la película: a ratos una ciencia ficción post-apocalíptica con drama y mensaje, a ratos una coreografía incesante de secuencias de acción, por momentos un intento de elaborar personajes profundos y trabajados, pero por momentos también una sucesión de personajes planos y penosamente construidos. Pero sobre todo el film también estaba ya maldito por el desastroso rodaje que tuvo, del que la prensa se fue haciendo eco y ya fue preparando al público para la ocasión, conformando todo un repertorio de datos, historias y anécdotas que pincelaron la leyenda de Waterworld. Mis dos preferidas: primera, la construcción del atolón agotó las existencias de acero de todo Hawái, y segunda, para ahorrar en gastos el estudio decidió no realizar ningún encargo de previsión del clima que haría en la zona del rodaje, y dicha zona terminó siendo arrasada por dos huracanes que destruyeron todos los decorados al completo. Fabuloso. XTV

MENSAJERO DEL FUTURO (The Postman, 1997) EEUU

D: Kevin Costner I:  Kevin Costner, Will Patton, Olivia Williams, Tom Petty

cifi90postmanEn el blog de Antonio Santos (Una historia de la frontera) leí una teoría que me pareció acertada: The Postman fue la respuesta estadounidense a Mad Max. Los americanos necesitaban un Max americano, no un tío de la clase obrera cínico, buscavidas y mercenario sino un héroe de la clase media, un burgués que fuera capaz de seguir horneando tarta de manzana tras el apocalípsis. Aparte de robarle las palabras, lo compro. Ahí estaba Kevin Costner, una de las caras más visibles de los 90, dispuesto a llevar a cabo tal hazaña. El problema es que Mad Max agarra a su reverso por las solapas y le da un cabezazo en toda la boca. La película de Costner es floja, muy floja. No tiene posibilidad de defenderse. Durante años la consideré mejor que Waterworld pero tras la revisión pertinente ya no sé que pensar. Y eso que el experimento tiene ingredientes interesantes: la reconstrucción de América bajo los valores culturales y de comunidad que propone la película –y supongo que la novela de David Brin en la que se basa– y la posibilidad de que eso sea llevado a cabo por un tipo normal y corriente. Pero Costner lo hace mal y muy, muy largo. Si presentas un tocho de tres horas asegúrate que valga la pena dedicar ese tiempo a verlo. Se nota que dirigió la película convencido de que nos legaba una gran obra, pero demasiadas cosas la lastran. Un metraje excesivo, una planificación de segunda fila que bastaría para un telefilm de sobremesa pero no para lo que pretende, un reparto muy discreto salvo honrosas excepciones –una de ellas es Olivia Williams–, y unos malos, muy malos que terminan por cansar de lo planos que son. No se puede negar que desde la serie A y los focos de Hollywood, Costner siempre se ha interesado por el género. Nunca comulgué con la moda de tenerle manía como actor y director (solo ha dirigido tres películas y dos me encantan: Bailando con lobos y Open Range) pero esta le salió rana y además se veía venir. DM

12 MONOS (Twelve Monkeys, 1995) EEUU

D: Terry Gilliam  I:  Bruce Willis, Madeleine Stowe, Brad Pitt, Christopher Plummer

cifi9012monkEn esta vida todo es cuestión de tiempo. El tiempo que pasamos, el que vivimos ahora y el que vendrá. En las manos de Terry Gilliam el tiempo se expande, se contrae y vuelve una y otra vez hasta que ya no sabemos si lo que vemos es producto de nuestra cabeza, de la mente del protagonista o de la todavía más acelerada mente del director. La verdad es que da igual y yo quiero creer que todo lo que le sucede a James Cole (Bruce Willis) en la película es real, que ese futuro a lo Brazil existe, que ese manicomio esquizofrénico de 1990 existe, que esa herida de bala en la primera guerra mundial existe y que ese 1996 pre-apocalíptico y cargado de presagios existe. Cuatro momentos espacio temporales diferenciados con los respectivos personajes que los pueblan nos son presentados sin que veamos demasiado claramente como funciona exactamente el traslado temporal de nuestro protagonista. La cámara del director está ahí en el preciso momento, el necesario para que nos metamos en la sugerente historia sin descubrir los trucos. Planos aberrados, panorámicas de vértigo, travelings desquiciados, grandes angulares, primeros planos con ojo de pez y una puesta en escena barroca y alucinada como solo el americano de los Monty Python es capaz de ofrecer sirven para construir un castillo de naipes denso y colosal, un juego de muñecas rusas que no deja respiro al espectador pese a sus más de dos horas de metraje. Creo firmemente que la mejor película de ciencia ficción de la historia es un cortometraje de Chris Marker llamado La Jetée. Esta construido a base de fotografías, música y voz en off y nos habla entre muchas otras cosas del tiempo y el caos. Gilliam se inspira sin tapujos en esta pieza única para regalarnos su ruido y su furia en movimiento, en forma de impresionante obra maestra cinematográfica. Cada cierto tiempo vuelvo a 12 monos y me meto en su universo singular, le hago caso a James Cole, que en una escena de la película exclama “la película nunca cambia. Cada vez que la ves parece distinta porque tu eres distinto”. DM

CURSO 1999 (Class of 1999, 1990) EEUU

D: Mark L. Lester  I: Bradley Gregg, Traci Lind, Malcolm McDowell, Pam Grier

cifi90class99Secuela de Curso de 1.984 –más seria, más punk y mejor película en general-, dirigida por el mismo Mark L. Lester, ahora en clave ciencia ficción aprovechando el éxito de Terminator. No se trataría de una explotation directa, pero se suman varios detalles en común.

Pese a haberla presentado como inferior a su antecesora, no quisiera tampoco menospreciarla, pues se trata de una serie B muy entretenida y con unos efectos especiales muy artesanos y destacables en una producción de estas características. Tiene cierto descaro y sentido del humor, pero también se sabe poner seria y violenta. Tarda un poco en ir al grano y al final dilata en exceso el tercer acto y sus pequeños clímax, pero cumple más que de sobras para los que estamos acostumbrados a ver todo lo que poblaba los videoclubs en los ochenta y noventa. Tiene un tono con el que se podría ver en modo coña pero tampoco es tan disparatada como para eso, ni tan solemne como para verla en serio. Se queda un poco entre dos aguas, pero el acertado casting y el buen hacer de los FX, la colocan en un lugar bastante digno. OS

DEMOLITION MAN (1993) Estados Unidos

D: Marco Brambilla I: Sylvester Stallone, Wesley Snipes, Sandra Bullock.

cifi90demolHay un cierto consenso general respecto a que esta película fue el “principio del fin” para la popularidad de Stallone hasta su retorno con Rocky Balboa en 2006. Y es que cuando en algunos informativos españoles eligieron como lo más destacado del film el que Sly enseñara el pajarito, mal vamos. Paquetes a parte, Demolition Man se sigue manteniendo como uno de los grandes exponentes de la acción socarrona de one-liners de los 80 transportada a los 90, en donde daba ya sus últimos coletazos. Y es que la sorna acompaña siempre a nuestro protagonista, el duro policía John Spartan (Stallone), condenado a un largo sueño criogénico por una negligencia en la captura del peligroso psicópata teñido Simon Phoenix (Wesley Snipes) en una casi apocalíptica Los Ángeles de 1996 -lo de Rodney King aún escocía- del que es despertado a la fuerza en 2032. Por lo visto, el futuro está lleno de mojigatos pacifistas como la inocentona policía Lenina Huxley (Sandra Bullock) y necesitan algo de músculo del siglo XX para capturar a Phoenix, que ha sido descongelado aparentemente por error. Me resulta imposible no amar Demolition Man; es puro entretenimiento escapista de la época de auge de Planet Hollywood y la caída de Carolco, el último destello de los blockbusters de musculitos antes del auge de la metrosexualidad. VCR

EL QUINTO ELEMENTO (Le cinquième élément, 1997) Francia

D: Luc Besson I: Bruce Willis, Milla Jovovich, Gary Oldman

cifi90fifthelAl César lo que es del César; con El quinto elemento, Luc Besson consiguió de un plumazo realizar el sueño de llevar a la gran pantalla una historia que ideó a los 16 años -empachado de leer comics de Incal y Valerian y Laureline-, crear la película francesa más cara y rentable hasta la fecha y llevarse a la chica protagonista para él, ya que dejó a su mujer por la por aquel entonces veinteañera Milla Jovovich. Dejando de lado la rabia que pueda provocar esto, este loco blockbuster europeo de ciencia ficción siempre ha polarizado las opiniones del público. Mientras que sus detractores la consideran chabacana, ruidosa e insoportable -muchas veces por culpa del personaje interpretado por Chris Tucker, Ruby Rhod- sus defensores siguen enamorados de su épica glam diseñada entre Moebius y Jean-Paul Gaultier. Y es que aunque la historia del exmilitar y taxista Korben Dallas (Bruce Willis) acompañando al ente extraterrestre Leeloo (Milla Jovovich) mientras ésta descubre su propósito de derrotar a un milenario mal cósmico sin especificar sea algo simple y maniquea, al conjunto no le falta carisma; por más que Gary Oldman (que interpreta al histriónico y memorable villano Jean-Baptiste Emanuel Zorg) aparezca casi obligado para devolverle un favor a Besson, que le financió una película, o que muchos no acabemos de comprender el porqué el músico Tricky es su ayudante o que simplemente nos maree tanto color y traje estrambótico, no deja de tener su aquél. Como los histéricos cómics franceses a los que homenajea. VCR.

FORTALEZA INFERNAL (Fortress, 1992) EEUU, Australia

D: Stuart Gordon  I: Christopher Lambert, Loryn Locklin, Kurtwood Smith

cifi90fortressConfesiones: esta es la película que inició mi relación de amor con Stuart Gordon. A mediados de los 90 vi más veces de las necesarias este remake encubierto de Encerrado gracias a una roñosa copia de VHS sin formato que corría por mi casa. Tras revisarla para el especial que nos ocupa –esta vez en glorioso Blu-ray– la considero desde ya un clásico imperecedero de la ciencia ficción camp. Para acometer este proyecto, el artesano Stuart Gordon (Re-Animator) contó con el presupuesto más holgado que ha conocido –y conocerá– en su vida. Schwarzenegger declinó el papel a ultima hora para protagonizar Mentiras Arriesgadas de James Cameron. Allá él. Se perdió la ocasión de ser John Brennick, un tipo bondadoso pero firme encerrado en una cárcel futurista de máxima seguridad por un delito que no había cometido. Bueno, si lo había cometido –tuvo un hijo sin permiso del estado– pero no parece para tanto. A menos que el estado sea absolutamente fascista y totalitario, como sucede en este futuro de 2017 –¡2017!–. La suerte recayó al final en Christopher Lambert. Suerte para él, no para nosotros. La peli me gusta tanto que hasta perdono eso. El señor Brennick, un sucedáneo sosainas de Plissken, apresado junto a su mujer en un futuro de pandereta, conocerá las vicisitudes del presidio privatizado que ha montado la corporación Men-Tel para su lucro. La cárcel también es de pandereta, con presos muy chungos, robots de vigilancia y rayos láser abrasivos en lugar de cómodas rejas. Todo muy caro –aunque se vea barato– y de ultimísimo modelo según los estándares especulativos de 1992. Piensen que la cárcel del futuro puede controlar sus sueños húmedos con la tecnología psicodélica de la que dispone y puede convertir a esos bebés no autorizados en esclavos ciborgs de su propiedad. Las pesadillas de Orwell y Huxley mejoradas gracias a los fantásticos 90. Malos de opereta (Kurtwood Smith da grima), gente que estalla por culpa del perverso intestinador (un cacharro que te hacen tragar y explota a gusto del alcaide) y mucha camaradería entre presos. Gordon exprime el presupuesto, dirige con pulso y ganas de maravillar y se lo pasa pipa con todo el percal. ¿Un drama carcelario de ciencia ficción? Dejémoslo en una cosa muy entretenida y básica, con personajes de serie B, algún estallido sangriento, un poco de acción, bastante sadismo y maquetas que le parecerán molonas si usted está tan loco como yo. DM

GATTACA (1997) Estados Unidos

D: Andrew Niccol I: Ethan Hawke, Uma Thurman, Jude Law

cifi90gattacaEn un futuro cercano las predicciones más agoreras sobre la planificación genética se han hecho realidad y todo ciudadano de bien puede optar a tener un hijo con mejoras genéticas a la carta, por lo que las aulas y lugares de trabajo están llenos de übermensch engominados y vestidos con trajes impolutos. Los padres de Vincent Freeman (Ethan Hawke) decidieron, contra todo pronóstico, dejarlo nacer como un humano normal y eso le ha provocado -además de la constante humillación de vivir junto a su hermano, que sí nació con mejoras- un problema crónico de corazón. Pero Vincent no se rinde y entra a trabajar en el proyecto de una misión espacial comprando la identidad de Jerome Morrow (Jude Law) un atleta que se ha quedado paralítico y con el que inicia una extraña relación de compañeros de crimen. Aunque el asesinato de uno de los trabajadores del programa y su atracción por una de sus compañeras, Irene (Uma Thurman) no le pondrá las cosas fáciles.

En apariencia, la opera prima de Andrew Niccol parece entrar dentro del molde de la ciencia ficción fría de la década, pero a diferencia de otro de sus proyectos futuros como In Time (2011), Gattaca tiene un “buen fondo”, es emotiva y tiene un ambiente generalizado de “bravo por el espíritu humano” que deja buen sabor de boca. VCR

2013: RESCATE EN L.A. (Escape from L.A., 1996) EEUU

D: John Carpenter I: Kurt Russell, Stacy Keach, Steve Buscemi, Peter Fonda, Georges Corraface, Pam Grier

cifi90escapeEs curioso pensar que 2013: Rescate en L.A. es una de las películas de John Carpenter que no logra despertar un consenso claro, y más curioso aún es escuchar que para algunos de los puntos de vista que la critican negativamente uno de los motivos es que es demasiado paródica, que no es seria. Bueno, ahí el problema claramente está en que alguien quisiera tomarse como film serio a 1997: Rescate en Nueva York (1981)… Y es que esta secuela estrenada en los 90 es un espejo de la primera entrega en toda su cínica parodia, su loca y disparatada acción y una visión del mundo embriagada de mal humor y reprobación. Es un espejo que mira con ojos futuros a un pasado ya más perfilado, y que establece un diálogo magnífico entre una década y la otra, dejando así un poso de reflexión sobre el cine que se veía en un momento y el que se veía en otro. Snake Plissken (Kurt Russell) vuelve para vivir nuevamente una misión suicida muy similar a la anterior ocasión: recuperar una peligrosa arma que ahora se encuentra en la isla de Los Ángeles –separada así tras un terremoto–, la cual se ha convertido en una prisión (de la misma forma que lo era Nueva York anteriormente) para todos aquellos individuos que no puedan adaptarse a la Nueva América Moral. Y tal como sucedía en la primera entrega, Plissken lo hace en contra de su voluntad, ya que le han inoculado un veneno que lo matará en unas horas a no ser que haga lo que le han ordenado. La sobriedad que caracterizaba a Plissken en Rescate en Nueva York ha aumentado aquí notoriamente, lo cual provoca un contraste extremadamente divertido con las extravagantes secuencias de acción en las que se ve envuelto. Y dicha personalidad del héroe vuelve a embriagar toda la atmósfera del film, tal como hizo en la primera entrega, expresando el humor huraño y básicamente cabreado de un Carpenter que atina en todas direcciones con su ojo humeante: un presidente de Estados Unidos situado más allá del despotismo, un enemigo del héroe presentado como un idealista y bandido muy parecido a un legendario revolucionario argentino, y una futura sociedad norteamericana distópica en la que no se fuma, no se bebe, no hay drogas, no hay mujeres (a no ser mediante el matrimonio), no hay armas, no hay carne roja, no hay musulmanes ni lenguaje mal sonante. Un castillo de fuegos artificiales que rebosa ceniceros sucios y botellas rotas, al que el mismo Plissken pone fin apagando sus luces. El proyecto de la tercera entrega nos tuvo a todos a la espera con ilusión, pero quedó finalmente descartado. No hay problema, si esta fue la despedida de Serpiente, fue sencillamente excelente: “Bienvenidos a la raza humana”. XTV

OS = Oscar Sueiro
DM = Dani Morell
XTV = Xavier Torrents Valdeiglesias
JJV = Javier J. Valencia (+ textos introductorios)
VCR = Victor Castillo

Todo el especial aquí:
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 1ª parte: PÁNICO AL USO DE UNA TECNOLOGÍA RADICAL
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 2ª parte: ¡UN ESPANTOSO MAÑANA NOS ESPERA!L
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 3ª parte: OTROS MUNDOS, IDÉNTICOS HORRORES
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 4ª parte: DIRECTOS A TU BARRIO DESDE EL ESPACIO EXTERIOR
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 5ª parte: LA REALIDAD NO ES LO QUE ERA

Otros especiales Cifis:
Los 60
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 1ª parte: CUANDO EL FIN DEL MUNDO NOS ALCANCE (XT, VCR, JJV, OS)
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 2ª parte: Cegados por LA CIENCIA (VCR, JJV)
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 3ª parte: Enigmas de OTROS MUNDOS (VCR, JJV, OS, XT)
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 4ª parte: Visiones alucinantes DEL AYER Y DEL MAÑANA (VCR, JJV, OS, XT)
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 5ª parte: El último viaje MÁS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (JJV, XT)

Los 70
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 1ª parte: Los avances científicos serán portadores del CAOS
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 2ª parte: Las sociedades del mañana serán FASCISTAS, RUÍNES Y MEZQUINAS
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 3ª parte: Tanto jugar con armas nucleares, químicas y contaminar el medio ambiente, el mundo se nos irá directo AL CUERNO
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 4ª parte: Descubrir nuevos mundos, dimensiones y jugar con los viajes en el tiempo será sinónimo de DESTRUCCIÓN
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 5ª parte: Androides, extraterrestres y otras criaturas infernales nos llevarán al EXTERMINIO

Los 80
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 1ª parte: Acción sin freno, aventura desatada, los héroes ci-fi del videoclub
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 2ª parte: Vinieron de más allá de las estrellas
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 3ªparte: Luces y sombras en el mundo del mañana
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 4ª parte: Más allá del fin del mundo
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 5ª parte: La mano del hombre pervirtió ciencia y tecnología

Space Operas:
Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (I)
Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (II)
Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (III)

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.