DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 1ª parte: PÁNICO AL USO DE UNA TECNOLOGÍA RADICAL

cabecera90_01Después de nuestras tres entregas recorriendo la historia de la ciencia ficción en el cine durante los años 60 (UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas), los 70 (EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas) y los 80 (REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas) nos vamos a los años 90, la década que por generación más tocó a muchos de los integrantes de esta web y en la cual el género ya se había asimilado perfectamente entre la audiencia más mainstream, en parte debido a la enorme influencia de los primigenios blockbusters de finales de los 70 y primeros 80, donde descubrieron su gran alcance para las masas y lo absurdo que había sido relegarlo a la segunda división, y por otro lado gracias a la explotación de los videoclubs, donde sin vergüenza ninguna pulularon por doquier acompañando a esas películas de grandes presupuesto otras cintas en las que el espectador tenía que cubrir con su imaginación la falta de medios que tenían. Como por estos lares nos gusta tanto lo primero como lo segundo (incluso las TV Movies), en nuestro recorrido encontrarán títulos de ambas especies. “Lo mejor de ambos mundos”.

En los años 90 podríamos decir que la manera de entender el género una vez fue asimilado por el corporativismo de Hollywood fue el de irlo haciendo madurar de una manera cada vez más fría, como si creyeran que para ser tomado en serio debía alejarse del tratamiento más ameno o más cálido que había tenido en la década anterior. Luke no habría abandonado su entrenamiento en Dagobah ni Marty McFly se hubiera jugado su pellejo para salvar a Doc Brown a finales de los 90 según las reglas de la gélida visión del género que imperaba entonces: los héroes pasaron a ser seres impertérritos, poco dados a expresar sus emociones -aunque a efectos prácticos hicieran los mismo que sus versiones anteriores- y vivían en universos desalmados y tecnológicos. Era lo que pedía el signo de los tiempos, para bien o para mal, el auge de lo dark and gritty y de una pretendida solemnidad atraparía a las películas de serie A y de serie B. Y durante todos los 90 se buscó esa película que lograra atrapar en dos horas ese zeitgeist, que tuviera los conceptos de William Gibson, la estética adecuada, que lograra atrapar los temores de la época y su visión pesimista del futuro. Acercándose a los 90 de ese modo es fantástico ver a aquellas que lo tocan y casi lo consiguen (Días extraños, por ejemplo), a las que fracasaron estrepitosamente (Johnny Mnemonic), a las que por la personalidad de su autor no estaban destinadas a conectar con el gran público a pesar de su calidad (Existenz), incluso extravagantes experimentos televisivos que pasaron sin pena ni gloria -bueno, excepto en mi televisor y otros pocos- (Wild Palms). Hasta que, ya con el fin de la década, apareció. Ya sabéis. La de las gafas de sol, la de elegir la pastilla… Sus secuelas también serían significativas también, en el siglo siguiente, pero precisamente como indicadoras de que tocaba un cambio de guardia y que era hora de volver a recuperar el sense of wonder y despedirse de lo tecno-gélido. Pero eso, amigos, es ya otro especial…

Como en ocasiones anteriores, lo hemos dividido en cinco bloques, cada uno correspondiente a una entrada de nuestro blog que irá publicándose durante los próximos días. Los 5 bloques serán:

1- PÁNICO AL USO DE UNA TECNOLOGÍA RADICAL (Donde los años 90 nos mostraron, en 10 películas, lo peligros de jugar con la tecnología, ya fuera para jugar con el ADN de los animales, para crear inteligencia artificial o para viajar para crear nuevos juguetes de guerra).

2- ¡UN ESPANTOSO MAÑANA NOS ESPERA! (La última década del siglo XX tuvo bien a mostrarnos diez ensoñaciones del mañana a cada cual más terrorífica, incluyendo mundos desolados o pasados por agua, donde el entretenimiento es otra forma de crueldad y campan a sus anchas tiránicas instituciones educativas o carcelarias).

3- OTROS MUNDOS, IDÉNTICOS HORRORES (Los viajes al espacio exterior o a otras realidades se impregnaron de la oscuridad que envolvió a la época, pero sin perder nunca el sense of wonder y una optimista fe en el mañana. Planetas de cucarachas gigantes, dimensiones alternativas o mundos-prisión serán algunas de las paradas de nuestro tour).

4- DIRECTOS A TU BARRIO DESDE EL ESPACIO EXTERIOR (Del mismo modo que nosotros cogimos nuestras naves y visitamos otros planetas, los habitantes del espacio exterior hicieron lo mismo, y casi siempre ninguno trajo consigo buenas intenciones: ya fuera incubando virus, manipulando telepáticamente al prójimo o prometiendo candela con el palmito de Natasha Hentsridge, las intenciones eran más bien oscuras. Bueno, excepto ese entrañable montón de latas, claro).

5- LA REALIDAD NO ES LO QUE ERA (¿Cuál fue su paranoia preferida de fin de siglo? ¿Aquella que decía que usted vivía en una simulación generada por ordenador? ¿La que le colocaba a usted como el protagonista inconsciente de una serie de TV? ¿Está usted en coma y su vida no es más que un sueño? ¿Atrapado en un videojuego virtual? Las 90 Cifi se despedirán con estas diez visiones del mañana -y del presente, ahora pasado- que intentaron hacernos cuestionar el suelo que pisábamos.)

Y sin más dilación, vayamos con la primera entrega…

1ª parte: Pánico al uso de una tecnología radical

ASESINOS CIBERNÉTICOS (Screamers, 1995) EEUU

D: Christian Duguay I: Peter Weller,  Roy Dupuis,  Jennifer Rubin,  Andy Lauer,  Charles Powell

cifi9001

Dan O’Bannon estuvo más de diez años intentando llevar al cine un guión basado en la historia corta de los 50 de Phillip K. Dick, La segunda variedad, en donde un soldado americano del futuro debe viajar a través de un campo de batalla sembrado de robots inteligentes que han evolucionado y son capaces de autoreplicarse. Muchas vueltas debió de dar la cosa para acabar en manos de un artesano de la ciencia ficción de serie B, Christian Duguay. Para empezar, no tenemos ni rusos ni americanos, sino dos ejércitos del futuro que llevan veinte años de guerra nuclear en el planeta Sirius 6B, un lugar donde se descubrió un valioso mineral. Años atrás, los científicos de uno de los bandos idearon a los screamers, unos robots inteligentes con pinta de cruce entre rata y sierra radial que viven en el subsuelo de Sirius 6B y se dedican desmembrar a todo incauto que no oculte su señal con un brazalete con sensores. Tras recibir un mensaje de armisticio del bando rival, el coronel Hendricksson (Peter Weller) descubre que los mandos terrestres han dejado tirados a los dos bandos en el planeta, por lo que viaja al búnker enemigo a través del yermo postnuclear para ver si queda alguien vivo. Y lo que es peor: los screamers parecen haberse adaptado y han creado nuevas variedades, algunas indistinguibles de un ser humano. Es barata, posee un acabado de “ciencia ficción de fábricas” televisiva y los efectos especiales son algo desiguales, pero Asesinos cibernéticos tiene su encanto, tanto que ha generado un cierto culto en Estados Unidos e incluso una secuela tardía en 2009, ya sin Peter Weller. VCR

GHOST IN THE SHELL (Kokaku Kidotai, 1995) Japón

D: Mamoru Oshii I: ANIMACIÓN

cifi9002

Mucho se ha hablado de la importancia de Akira (1988) en la expansión del anime por el mundo occidental, pero Ghost In The Shell ayudó a un asentamiento definitivo del medio gracias a su estreno simultáneo en varios países. Nos encontramos en el Japón del 2029, en dónde los implantes biónicos están a la orden del día y todo el mundo está conectado a la red global con su mente, lo que aumenta el riesgo de que tu propia psique pueda ser pirateada como si fuera un servidor cualquiera, borrando memorias e implantando otras. La responsabilidad de controlar tales crímenes recae sobre la Sección 9, un grupo de militares especializado liderado por la mayor Motoko Kusanagi, una cyborg cuyo cerebro ha sido transferido a un cuerpo totalmente sintético, lo que le provoca algunas dudas existenciales al enfrentarse a su último caso, un insidioso hacker llamado el “maestro de marionetas” que parece no existir físicamente. Mamoru Oshii y su equipo decidieron hacer una versión aún más fría y gritty del manga homónimo de Masamune Shirow; Kusanagi tenía cierto sentido del humor y una animada vida sexual en las viñetas, pero aquí se optó por mostrarla casi como una muñeca, un ser ultra eficiente que no parpadea y que sólo comparte confesiones con su compañero de unidad y amigo Batou. Y así los animadores también podían hacer fácilmente varias secuencias de diálogo sin mover muchos elementos. Coñas a parte, la película sigue siendo visualmente espectacular a día de hoy y tiene un perfecto equilibrio entre acción e introspección, cosa que no todas sus otras iteraciones en pantalla han conseguido. Un clásico moderno. VCR

HARDWARE: PROGRAMADO PARA MATAR (Hardware, 1990) EEUU / Reino Unido

D: Richard Stanley  I: Stacey Travis, Dylan McDermott, John Lynch, Lemmy, Iggy Pop

cifi9003Existen películas de serie B que consiguen tener un look tan distinguido que no la cambiarías por una versión “A” de mayor producción ni en un millón de años. Hardware, la opera prima de Richard Stanley, director interesantísimo cuyo carácter rebelde ha impedido verle trabajar con frecuencia, es una de ellas. Ajustando el presupuesto al máximo y logrando una identidad visual en la película que, realmente, parece salida de un cómic de la Fleetway (es una adaptación de Shok!, de Steve McManus y Kevin O’Neill), el resultado es una cinta de horror de sangre, cables, arena, polvo, metal y sudor humano. En el futuro, en una humanidad devastada por un hecho indeterminado, el “recolector de basura” Mo (McDermott) encuentra en el desierto la cabeza de un androide que regala a su novia Jill (Travis), que la usará para crear una instalación artística. Pero la cabeza del robot pertenece a una unidad MARK 13, creadas con el propósito de “controlar la natalidad”, y tras auto-repararse, empezará a atacar a quién se ponga a su paso con furia asesina. Magníficamente fotografiada, quizá estirada al límite para lograr una duración standard para su venta (si durara una hora sería magistral), Hardware es una pieza sombría, pesimista, única en su especie y que presentó a un director tan talentoso y original, como por desgracia desaprovechado. JJV

LA GRIETA (The Rift, 1990) España

D: Juan Piquer Simón I: Jack Scalia,  R. Lee Ermey,  Ray Wise,  Deborah Adair,  John Toles Bey,  Ely Pouget

cifi9004Mítico, auténtico e inolvidable Juan Piquer Simón, que hacía cine a toda costa, sacando el dinero de dónde fuera –menos de subvenciones. Podéis leer sus principios básicos en mi divertido texto de la cult movie Mil gritos tiene al noche-. La Grieta mistura terror y ciencia ficción, es casi una Alien explotation pero en las profundidades marinas en lugar de en el espacio –Abyss, de James Cameron también le quedaba cerca-. Con un presupuesto limitadísimo para una historia de estas características, diría que salió bastante airoso de la contienda, y gracias al buen hacer de Colin Arthur (que trabajó en La historia interminableConan el bárbaro, por ejemplo) hasta se llevó un Goya por los mejores efectos especiales. Es obvio que visto hoy en día, envejece cruelmente, pero puesta en su contexto y con sus medios, es casi un milagro.

También destaca su casting por haber liado al sargento de La chaqueta metálica (R. Lee Ermey) y al padre de Laura Palmer (Ray Wise), y aunque el texto tampoco da para lucirse, sus presencias siempre se agradecen.

La verdad es que a pesar de todos los pesares, y con lo que ha llovido, me lo pasé bien con La Grieta, revisada en VHS en 2017, así que no se le puede negar encanto y cierta efectividad. Si estáis algo habituados a la Serie B, seguro que le sacáis partido. No imaginéis algo en la liga Hollywood, pero reitero que teniendo en cuenta sus medios, el apaño merece la pena ser visto. OS

LA ISLA DEL DR. MOREAU (The Island of Dr. Moreau, 1996) EEUU

D: John Frankenheimer I: Val Kilmer, Marlon Brando, Fairuza Balk, David Thewlis, Ron Perlman

cifi9005John Frankenheimer llevó a cabo en los 90 esta enésima adaptación de la novela de H.G. Wells La isla del Dr. Moreau. Edward Douglas (David Thewlis) llega a una extraña isla tras estrellarse su avión en el mar, donde encontrará un grupo de seres mitad hombre mitad animal, los cuales están bajo la tutela del misterioso Doctor Moreau (Marlon Brando). El film fue un fracaso de crítica y público, e incluso llegó a estar nominado para varios premios Razzie. Y aun así, para el que suscribe estas líneas, la película tiene un cierto encanto por su extremada rareza y peculiaridad. Frankenheimer compuso una cinta tremendamente extraña, embriagada por un lado de un ritmo muy disfuncional, resultado de un guión demasiado desmontado y vuelto a montar cual hecho a base de piezas de puzle; y por el otro, de una atmosfera extremadamente densa en su contenido, con unas interpretaciones o muy histriónicamente disfuncionales –en el caso de Val Kilmer– o muy soporíferamente despreocupadas –un Marlon Brando al que todo le daba completamente igual–. El único que parecía estar por la labor era Thewlis, y los secundarios, acompañados de los efectos y maquillaje del artista Stan Winston. Todo ello provoca un guiso considerablemente estrambótico y chocante, con tintes y tonos oníricos, tal como si todo estuviese dentro de un extraño sueño. Se trata de una película muy accidentada, pero que dentro de su profunda imperfección proyecta una rareza tan particular que para algunos de nosotros resulta un viaje -casi- alucinógeno. XTV

MIMIC (1997) EEUU

D: Guillermo del Toro I: Mira Sorvino,  Jeremy Northam,  Josh Brolin,  F. Murray Abraham,  Charles S. Dutton

cifi9006Inquietante híbrido de terror y ciencia ficción no apto para entomofóbicos. El célebre director mexicano da forma a un cuento corto de Donald A. Wollheim y lo hace con la atmósfera sucia y opresiva que pedía el texto; un relato sobre la mutación y súper-evolución de un insecto modificado genéticamente e introducido por el personaje protagonista de Mira Sorvino para acabar con una plaga de horribles insectos que estaban generando una epidemia entre los niños.

Aunque este film no suele destacarse en ninguna lista, me parece razonablemente reivindicable por lo bien que juega sus cartas, por la apuesta de su fotografía y dirección artística –más desoladora de lo habitual-, por un casting modesto pero que lo da todo, por ser consciente de las limitaciones de sus fx digitales y no abusar de ellos, y por su estupendo diseño de sonido que la entiende como espectáculo.

Transmite muy bien el asco-miedo que dan las cucarachas y similares, y resulta estupenda para este hashtag que ponen los modernos de #pelimanta. OS

PARQUE JURÁSICO (Jurassic Park, 1993) EEUU

D: Steven Spielberg I: Sam Neill, Laura Dern, Jeff Goldblum, Richard Attenborough, Samuel L. Jackson

cifi9007A muchos de nosotros Spielberg nos ha acompañado en la infancia, adolescencia y madurez. Uno de los cineastas más competentes y completos que Hollywood ha tenido en los 70, 80, 90 y años 2000, capaz de querer crear obras de puro entretenimiento (no olvidemos que él y George Lucas inventaron el blockbuster) y también de obras densas, de empaque conciso, con fundamento y mensaje concienzudo. Parque Jurásico fue el momento en que el cineasta recogió toda la experiencia que había ido teniendo en esas obras de puro entretenimiento (El diablo sobre ruedas, Tiburón, E.T., saga de Indiana Jones) y las usó como ingredientes clave para construir un plato nacido de su yo más infantil: jugar con dinosaurios. Un edificio cinematográfico fundamentado en elementos spielberianos tan claros como el adulto que rehúye de los niños, los niños que quieren vivir aventuras, la ambición corporativa y/o de los funcionarios que siempre lleva a la desgracia, etc. Todo ello, claro está, entretejido con un espectáculo visual calculado al milímetro, y en el que la innovación de los efectos especiales del momento cautivó a la gran mayoría de espectadores de todo el mundo. Parque Jurásico fue una de esas películas que en los 90 tuvo un impacto total en la cultura popular y el consumismo mundial; el merchandising y juguetes sobre dinosaurios llegó como un tsunami imparable, así como el interés por esa especie extinguida y sus fósiles. Aunque digamos que fue un interés ciertamente desviado, de la misma forma que años atrás muchos chavales se habían interesado por la arqueología, sin pensar que ésta no tenía nada que ver con un tipo duro con sombrero, chaqueta, revólver y látigo. XTV

EL REGRESO DE SHERLOCK HOLMES (Sherlock Holmes Returns, 1993) EEUU

D: Kenneth Johnson  I: Anthony Higgins, Debrah Farentino, Mark Adair-Rios

cifi9008Un buen día cayó en mis manos un relato de Sherlock Holmes y ya no paré hasta leer todo lo que Conan Doyle dejó escrito sobre él. Luego pasé a los pastiches –obras no canónicas– superando una animadversión inicial que no era más que un prejuicio. El salto a las películas-pastiche fue solo cuestión de tiempo y algunas resultaron muy potentes (La vida privada de Sherlock Holmes, Asesinato por decreto, Elemental, Dr Freud). Pero llega un día en que hay que bajar a la mina y escarbar. Ahí es cuando aparece Sherlock Holmes Returns, que no es ni siquiera una película, sino una TV movie de Kenneth Johnson (guionista de V). Pero no nos pongamos tiquismiquis. Debidamente situada en su contexto es plenamente disfrutable, una muestra divertida y luminosa de lo que se puede llegar a hacer con el debido respeto al canon. Y es que la propuesta no pierde eso, está realizada por gente que sabe quién es Holmes y lo trata con cariño –excepto cuando lo disfrazan de mujer, pero eso ya es un clásico entrañable del mundo-pastiche–. Hay homenajes a sus mejores momentos, se mencionan los personajes clave –o sus nietos–, boxea como me imagino que boxea Sherlock, aplica los mismos métodos deductivos y en general se esfuerza en mantenerse fiel al canon –cocaína, violín y tabaco incluidos–. Se preguntarán qué tiene que ver esto con la ciencia ficción. Pues bien, la película sucede en los 90 porque el bueno de Sherlock se criogenizó a si mismo a principios de siglo XX gracias a las ideas que le metió en la cabeza H.G. Wells. Ha vuelto por un fallo en el sistema de mantenimiento y aprovechará para ponerse al día y resolver un caso que incluye asesinatos mediante animales salvajes. Además sucede en San Francisco, incluye bandas de delincuencia juvenil –que no son otros que los Irregulares de Baker Street–, hay bastante humor y el detective se suelta un poco el pelo en cuestiones de corazón –su Watson es una resplandeciente Debrah Farentino–. La manera de construir y mostrar los procesos deductivos del sabueso es a modo de videoclip noventero, con muchos zooms, cosa que ha envejecido mal pero todavía resulta simpática. Además, el actor que encarna a Holmes (Anthony Higgins) hacía de Moriarty en El secreto de la pirámide. Queda claro que, en todo, Sherlock Holmes Returns te da más. DM

SOLDADO UNIVERSAL (Universal Soldier, 1992) EEUU

D: Roland Emmerich I: Jean-Claude Van Damme,  Dolph Lundgren,  Ally Walker,  Ed O’Ross

soldieruniversalIgnoro si con esta película Roland Emmerich quiso satisfacer alguna fantasía erótica personal, pero me da a mí que no puso muchas pegas a un planteamiento basado en un camión híper tecnificado lleno de señores musculosos en calzoncillos campando a sus anchas por los Estados Unidos. Además, Soldado Universal fue tanto su consagración como fiable creador de blockbusters como la de un Van Damme en alza tras su etapa con la Cannon Films.

En una extraña pero divertida mezcla de cómic de Capitán América y película de zombis, la película nos narra las peripecias de los sujetos del Proyecto Unisol, una unidad secreta antiterrorista del ejército norteamericano compuesta por veteranos de Vietnam que se mantienen frescos en un estado de animación suspendida y cuya memoria ha sido borrada para evitar represalias. Entre ellos hay dos elementos discordantes, GR44 (Van Damme) y GR13 (Dolph Lundgren). El primero parece tener flashbacks de su vida anterior y no responde bien a las órdenes, mientras que al segundo le gusta demasiado la carnicería indiscriminada. Cuando una periodista de televisión (Ally Walker) se acerca demasiado al proyecto, su responsable, el Coronel Perry (Ed O’Ross) manda a los dos Unisol a capturarla, pero GR44 acaba huyendo con ella. Mientras éste va redescubriendo su memoria, GR13 está desencadenado asesinando a todo aquél que se le cruza por delante, acabando todo en una confrontación épica bajo la lluvia con muchas orejas cortadas.

La franquicia posterior tuvo sus altos y su bajos, pero la primera Soldado universal sigue siendo lo que mejor sabe hacer Emmerich: diversión sin freno para los poco exigentes, entre los que me incluyo. VCR

TERMINATOR 2: EL JUICIO FINAL  (Terminator 2: Judgment Day, 1991) EEUU

D: James Cameron I: Arnold Schwarzenegger,  Linda Hamilton,  Edward Furlong,  Robert Patrick

t2Bueno, pues sigue siendo impresionante. Para escribir este especial hice sesión doble con la primera parte y la que nos ocupa para no pecar de exceso de nostalgia, pero casi ha sido peor hacer este revival, ya que me ha reconectado con cuando tenía doce años y además ha servido para constatar por qué fue revolucionaria; y no fue solo por sus innovadores FX y el diseño del T1000, es que Cameron se obsesiona por montar cada plano en su clímax para no perder ni un ápice de ritmo. No en vano, contó con el genio del montaje Mark Goldblatt –si curioseáis las películas que ha montado, os quedaréis patidifusos. Además, es el director de la perla ¿Estamos muertos o qué? -.

Si en Terminator el tono es más dramático y oscuro, aquí Cameron decidió introducir unos cuantos toques de humor –que funcionan estupendamente por la química entre Schwarzenegger y Furlong-, y trató de humanizar al implacable androide, y lo logró, pues la despedida de John Connor con el Terminator es de lagrimita. Un film que funciona como un reloj suizo. Sus casi dos horas y media pasan volando y entramos de lleno en todo lo que propone. Tanto esta como su antecesora, son dos must see de la historia de la ciencia ficción/acción. OS

OS = Oscar Sueiro
DM = Dani Morell
XTV = Xavier Torrents Valdeiglesias
JJV = Javier J. Valencia (+ textos introductorios)
VCR = Victor Castillo
Todo el especial aquí:
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 1ª parte: PÁNICO AL USO DE UNA TECNOLOGÍA RADICAL
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 2ª parte: ¡UN ESPANTOSO MAÑANA NOS ESPERA!L
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 3ª parte: OTROS MUNDOS, IDÉNTICOS HORRORES
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 4ª parte: DIRECTOS A TU BARRIO DESDE EL ESPACIO EXTERIOR
DÍAS EXTRAÑOS, TIEMPOS SALVAJES – La ciencia ficción de los 90 en 50 películas, 5ª parte: LA REALIDAD NO ES LO QUE ERA

Otros especiales Cifis:
Los 60
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 1ª parte: CUANDO EL FIN DEL MUNDO NOS ALCANCE (XT, VCR, JJV, OS)
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 2ª parte: Cegados por LA CIENCIA (VCR, JJV)
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 3ª parte: Enigmas de OTROS MUNDOS (VCR, JJV, OS, XT)
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 4ª parte: Visiones alucinantes DEL AYER Y DEL MAÑANA (VCR, JJV, OS, XT)
UN FLAMANTE NUEVO MUNDO – La ciencia ficción de los 60 en 50 películas, 5ª parte: El último viaje MÁS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS (JJV, XT)

Los 70
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 1ª parte: Los avances científicos serán portadores del CAOS
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 2ª parte: Las sociedades del mañana serán FASCISTAS, RUÍNES Y MEZQUINAS
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 3ª parte: Tanto jugar con armas nucleares, químicas y contaminar el medio ambiente, el mundo se nos irá directo AL CUERNO
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 4ª parte: Descubrir nuevos mundos, dimensiones y jugar con los viajes en el tiempo será sinónimo de DESTRUCCIÓN
EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, 5ª parte: Androides, extraterrestres y otras criaturas infernales nos llevarán al EXTERMINIO

Los 80
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 1ª parte: Acción sin freno, aventura desatada, los héroes ci-fi del videoclub
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 2ª parte: Vinieron de más allá de las estrellas
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 3ªparte: Luces y sombras en el mundo del mañana
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 4ª parte: Más allá del fin del mundo
REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 5ª parte: La mano del hombre pervirtió ciencia y tecnología

Space Operas:
Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (I)
Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (II)
Más allá de Star Wars: Space Opera y aventuras espaciales, 25 películas en galaxias muy, muy lejanas 1977-1989 (III)

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.