Especial Joe Dante – 4ª parte: It’s a Good Life (En los límites de la realidad, 1983)

Aunque la continuada colaboración entre Dante y Spielberg comenzó a raíz de la película Gremlins, el episodio It´s a Good Life de la película En los límites de la realidad (Twilight Zone, The movie) fue la primera muestra de ella, ya que se rodó un año antes mientras todavía se estaban ultimando detalles de guión y producción de la mencionada Gremlins. Según el propio Dante, si Spielberg confió en él, fue porque el director le comento que había realizado la mejor “explotation” de Tiburón (estamos hablando de Piraña de 1978) de todas las que surgieron a raíz del éxito de la original. Sin embargo, Dante también insinúa que fue el director John Landis, (Un Hombre Lobo Americano en Londres, Desmadre a la Americana, Amazonas en la Luna) quien le enchufó en el proyecto. Sin duda Dante y Landis tienen muchos puntos en común como directores y casi historiadores del Hollywood mas secreto, no en vano se han encontrado dentro de la industria en más de una ocasión.

En los límites de la realidad, titulo con el que se conoce esta película en el Estado Español, es un filme de sketches, concretamente cuatro sin contar la introducción y el final. Los otros capítulos fueron realizados por Steven Spielberg, John Landis y George Miller. Evidentemente no es una película que se pueda tratar como unidad. En su momento no tuvo mucha aceptación y, con el paso de los años, se ha convertido en una anécdota simpática, un pequeño homenaje cinematográfico a la popular serie de televisión de Rod Serling The Twilight Zone, conocida por estos lares como La dimensión desconocida. Pese al descafeinado éxito de la película y empeñado en realizar historias cortas de carácter fantástico, Spielberg produciría años mas tarde la serie Cuentos asombrosos ya para la televisión, en la cual participarían a cargo de la dirección, entre otros, Clint Eastwood, Danny de Vito, Tom Holland, Joe Dante y el propio Spielberg.

El capítulo original

Todas las historias cortas de En los límites de la realidad, excepto el segmento de Landis, se basan en capítulos escogidos de la serie original de Rod Serling. El capitulo del cual se encargó Dante, al contrario que los otros tres, no se puede analizar olvidando el original. It´s a Good Life se emitió por primera vez en Estados Unidos el 3 de Noviembre de 1961. Fue dirigido por James Sheldon, director prolífico en la televisión americana, responsable de la dirección de diversos capítulos de Ironside, Batman o El Ecualizador, así como de otros cinco capítulos de la primera época de Twilight Zone. Fue escrito por Jeromé Bixby (basándose en su propia novela de 1953), un asiduo guionista de esta serie y conocido escritor de guiones para otras series y películas como Star Trek o Viaje Alucinante.

El papel de Anthony Fremont, el niño protagonista, recayó en Bill Mumy quien, pese a su corta edad, ya había aparecido en diversas series de televisión, siendo las mas destacadas Lost in Space y Alfred Hichcock presenta…

En el capitulo original el problema se nos expone desde un primer momento, aparece en persona Rod Serling y nos habla de “una comunidad que vive atemorizada por un monstruo horrible”, a continuación se nos presenta el mencionado monstruo que no es mas que un niño aparentemente normal llamado Anthony. Poco a poco vamos comprobando que el niño posee poderes ilimitados: es capaz de crear monstruos imposibles a partir de los animales de la granja donde vive, convertir a quien no le satisface en cualquier cosa que desee o sencillamente hacerlo desaparecer. Enseguida comprendemos el porqué. Todo el mundo trata de hacer buena cara a Anthony y reírle todas las gracias, aunque estas consistan en eliminar a sus seres queridos sencillamente porque no le gustan o le han mirado mal.

Evidentemente cualquier espectador comprenderá enseguida que el protagonista se está malcriando, que solo mira por sus caprichos y que es incapaz de distinguir el bien del mal. Pero nada ni nadie salvará a la comunidad al final, y esta permanecerá aislada del mundo hasta que alguien se atreva a plantarle cara definitivamente a Anthony.

El episodio, curiosamente, no es explícitamente moralista como podríamos presuponer al tratarse de un capítulo protagonizado por un niño. No triunfa el bien al final, tratando la historia, como se ha dicho al principio, de una exposición de los hechos, sin introducción, nudo o desenlace alguno. Por otro lado, el tratamiento es formal, esta rodada de una forma sencilla y directa al modo institucional americano y los efectos especiales son risibles, incluso para su época.

La versión de Dante

La versión de Dante es considerablemente diferente en cuanto al guión y la puesta en escena. Fue escrita, basándose en el original de Bixby, por el legendario Richard Matheson, magnífico escritor de ciencia ficción norteamericano, responsable entre otras muchas de la novela Soy leyenda (adaptada al cine en diversas ocasiones) , de los guiones y novelas en los cuales se basan de The Devil Rides Out de Terence Fisher o El último escalón de David koepp, así como de una lista interminable de capítulos de Star Trek por citar una ínfima parte de su filmografía. Matheson es pues una pieza clave en la película que nos ocupa ya que es el enlace mas evidente entre la serie original de los sesenta (había escrito 14 guiones de “Twilight”) y la adaptación a la gran pantalla en los ochenta.

Dante se propuso hacer de su episodio, como no, un claro homenaje a la serie original, ya que él mismo aseguraba “estar convencido de que los otros no lo harían”. Pese a esta afirmación, el supuesto homenaje es poco apreciable, sin que esto le quite, en absoluto, interés a este pequeño film de Dante. El director quería contar con la música original de la serie en el episodio a su cargo, pero le fue impuesto Jerry Golsmith por Spielberg, que sin saberlo marcaría el inicio de una fructífera colaboración entre ambos.

Cabe destacar que el episodio le fue regalado a Dante por Spielberg, puesto que en un primer momento lo iba a dirigir él mismo.

El cortometraje (obviamente lo es), se inicia en un bar de carretera regentado por el eternamente huraño Dick Miller. En el local, aparte de algunos clientes, (cabe destacar que uno de ellos es ni mas ni menos que Bill mumy el protagonista de la versión de 1961) llega Sara, una joven interpretada por Cherie Currie que se ha perdido al saltarse una desviación de la carretera, como le informa Miller. En un rincón del establecimiento se halla Anthony, interpretado por Jeremy Licht, jugando en una máquina de videojuegos.

La primera gran diferencia, salta a la vista, estriba en la inclusión de un nuevo e importante personaje en la historia, la chica, que aparte de enfrentarse al monstruo, sirve para acompañar al espectador hacia la realidad de Anthony y el descenso hacia sus dominios. Sara, al salir del bar, atropella “accidentalmente” a Anthony y accede a acompañarle a casa después de que éste se lo pida. Al llegar a su hogar intuimos que la familia de Anthony es bastante extravagante y solo posteriormente y atando algunos cabos empezaremos a descubrir lo que realmente sucede. Ahí se encuentra la segunda gran diferencia, dante invierte de nuevo los roles, y nos hace creer que lo extraño se encuentra en la familia y no en el niño.

Hay que resaltar la escena en que la familia al completo (padre, madre, hermana y tío), aprovechando que Anthony y la chica han subido al piso de arriba, se dedica a registrar salvajemente el bolso de ella, en busca de cigarrillos, maquillaje y otros objetos sencillos pero imposibles de conseguir debido a su encierro. Mientras la madre se aplica torpemente maquillaje por los brazos y el padre y la hermana se disputan un cigarrillo, el tío, Kevin Mcarthy mira unas fotografías de Sara en la playa y exclama “el mar! lo que daría por volverlo a ver!” (Otra anécdota del reparto es que el papel del padre de Anthony, recayó en Buck Houghton, productor de la serie original.)

La pieza posee algunos importantes golpes de efecto, como la otra hermana del niño, que vive recluida en su habitación y que literalmente carece de boca por un castigo de Anthony, o la escena en que el niño obliga a su tío a hacer un truco de magia que acaba con la aparición de un horrible conejo monstruoso. Como vemos, lo mas destacable del episodio es el tratamiento visual. Al contrario que su predecesora, la fotografía, la iluminación y los movimientos de cámara son exagerados y extravagantes, reacuérdese el pasillo del piso de arriba, lleno de sombras y haces de luz dispersos desordenadamente, o los focos rojos y verdes del estridente salón.

Al final del capítulo, la chica, a modo de maestra, convencerá y guiará a Anthony hacia caminos mas provechosos al darse cuenta que ejerce una influencia poderosa sobre el niño. El capitulo se cierra cuando los dos emprenden literalmente un viaje con el coche de ella, dejando atrás la casa y el pasado, sembrando el paisaje de flores, luz y colores mediante los poderes de Anthony.

Otro punto diferencial importante es el final, curiosamente más moralista que el de la versión del 61, pero, vayamos por partes: No olvidemos que detrás del proyecto está Spielberg y que Dante, pese a ser un outsider dentro de la industria, siempre se ha situado en el punto de vista de los niños. Aún y así destaca la música: alegre pero con toques inquietantes en la escena final, parece abrir algunos interrogantes ¿realmente todo acaba bien? ¿Que pasará con la familia de Anthony, que ha vivido alejada de la realidad durante años? ¿ Y la hermana recluida? ¿Alguien le devolverá su boca? ¿Quién es Anthony y cuantos años tiene realmente? ¿Acabara la maestra esclavizada de por vida en su tarea de mentora?

Valoración

Pese a tratarse del primer proyecto del director bajo el auspicio de Steven Spielberg, la pieza es muy arriesgada. Como he comentado más arriba, la iluminación y el planteamiento son claramente surrealistas: colores estridentes, sombras en forma de reja por las paredes, que nos recuerdan una y otra vez el encierro de la familia de Anthony, ojos gigantes que acechan desde el exterior de la casa… todo ello acompañado por una brillante dirección narrativa y de actores. El decorado nos recuerda el mundo de animación de Chuck Jones, en quien Dante se inspiró, y al cual llegó a invitar al plató para pedir su aprobación, y el intento de trasladarnos al mundo de dibujos animados de Anthony está mas que logrado. Según Goldsmith, el proyecto de En los Limites de la Realidad incluso después de iniciado el rodaje, peligró en más de una ocasión, y si llegó a buen puerto fue por el capítulo de Joe Dante, a todas luces el más interesante del conjunto. Es difícil llegar a satisfacer a todo el mundo con esta afirmación o con una película de estas pretensiones, evidentemente es prácticamente imposible seguir con interés las cuatro historias, ya que estas, aparte de estar englobadas dentro de lo que podríamos denominar “Fantástico” difieren demasiado entre si, tanto por sus temáticas como por sus diferentes ritmos y estilos narrativos. La historia de Dante, pese a resultar más que interesante como pieza individual, no mejora el conjunto. Al ser la más alejada de todas acostumbra a ser también la más olvidada. Pese a todo, los seguidores del director no se sentirán defraudados, encontrarán casi todos los ingredientes de las películas de Dante, pero concentrados en poco mas de quince minutos.

Dani Morell.

Especial Joe Dante – 5ª parte: Exploradores (Explorers, 1985)

 

 

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Especial Joe Dante – 4ª parte: It’s a Good Life (En los límites de la realidad, 1983)

  1. Óscar dijo:

    Yo diría que la pieza más olvidada de todas es la de Spielberg, que es insufrible. También me gustaría comentar que la de Landis no se basa en ninguno de los episodios originales, y que el It’s a good life televisivo tuvo en 2003 una continuación, de nuevo con Cloris Leachman y Bill Mumy, en un episodio de la nueva The twilight zone llamado It’s Still a Good Life, donde vemos al niño convertido en un adulto.

  2. admin dijo:

    Muchas gracias por tu aportación Óscar, desconocía totalmente la continuación que mencionas e intentaré verla. Vale la pena? Por otro lado, es cierto que el episodio de Landis es completamente original, gracias por la rectificación. Por cierto, estoy más que de acuerdo en que la pieza de Spielberg es insufrible 😉

  3. Óscar dijo:

    A mí no me decepcionó. Obviamente se ha perdido la sorpresa de la historia primigenia, pero creo que han sabido continuarla de manera correcta.

    Soy un fan de Joe Dante, así que gracias a ti por escribir sobre un director que como John Landis, hace mucho que dejó de ser popular. En fin, al menos su última película ha llegado a estrenarse en España.

  4. admin dijo:

    Si, imagino que los fans de Joe Dante no somos legión XD
    Gracias por leernos. En breve publicaremos la quinta parte del monográfico sobre Dante (Exploradores).

Los comentarios están cerrados.