Festival de Sitges 2013 – Crónica Express (Séptima parte)

Séptima entrega de las Crónicas Express del 45 Festival de Cine Fantástico de Sitges de la mano de Javier J. ValenciaXavier Torrents Valdeiglesias, y Oscar Sueiro. Hoy traemos las críticas de Big Bad Wolves de Aharon Keshales y Navot Papushado, Only Lovers Left Alive de Jim Jarmusch, Jodorowsky’s Dune de Frank Pavich, La danza de la realidad de Alejandro Jodorowsky, The paranormal Diaries: Clophill de Michael Bartlett y Kevin Gates, Mr. Jones de Karl Mueller, Gallows Hill de Víctor García, The Rambler de Calvin Lee Reader y The Philosophers de John Huddlers.

BIG BAD WOLVES (Aharon Keshales y Navot Papushado)

Oscar Sueiro:

Un thriller israelí con buenas dosis de violencia y un aderezo de humor negro, para hacerla más llevadera. El padre de una niña, víctima de una violación y homicidio, secuestra al presunto pederasta para torturarlo tal como hicieron con un hija, y para descubrir dónde está su cabeza, ya que el cuerpo fue hallado sin ella. La cosa se complica porque también está de por medio un policía testarudo, convencido de la culpabilidad del sospechoso. Un film contundente, con algunas sorpresas y un empaque final bastante redondo. Muy recomendable. Un 7,8

Javier J. Valencia:

La israelita Big Bad Wolves dio inicio a una jornada del Festival de nuevo marcada por fallos en la organización. Es una suerte de violenta comedia negra en la cual un profesor es acosado por un policía que sospecha que es un criminal agresor de varias niñas. Se permite dar varias collejas a las instituciones policiales de su país en su muy bien cerrado desenlace de un modo imprevisto. De las preferidas de Quentin Tarantino este año, según parece. Un 6

Xavier Torrents Valdeiglesias:

Película interesante y de una calidad muy potente. La trama se centra en la desaparición y muerte de unas niñas y del consecuente inculpamiento de un profesor. Sin haberse probado su culpabilidad, este sujeto será sometido a una terrible tortura por parte del padre de una de las víctimas. Humor negro, violencia y crudeza visual se citan en este film que juega constantemente con las expectativas del espectador y con el elemento ético. La cámara siempre funciona como un golpe seco en nuestras retinas, tanto en sus múltiples planos contrapicados durante la tortura, como en los planes detalle de elementos desagradables. Y es por eso mismo que resulta tan impactante el plano final de la película en la que la cámara, con un travelling lateral suave y melódico, pone ante nuestros ojos la imagen más incómoda y perturbadora de todas. Nota: 7,5

ONLY LOVERS LEFT ALIVE (Jim Jarmusch)

Oscar Sueiro:

Todo cinéfilo que se precie ha tenido su temporada Jarmusch, y yo no fui menos. Ghost Dog, me alucinó, y desde ahí, nunca le quité ojo. Ahora bien, aunque el que tuvo, retuvo, esto ya no es lo que era. Si Flores Rotas era una suerte de Lost in Translation que pasa bien pero no trascendía, esta fábula vampiresca me parece anecdótica. Ojo, mala no eh. Simplemente un capricho de director con la suficiente voz y experiencia como para hacer este canto nostálgico-generacional. Muy climático y simpático a su vez, donde destacaría la música por encima de todo. Nota: 6

Javier J. Valencia:

No puede decirse tan alegremente que Only Lovers Left Alive sea estrictamente una incursión por parte de Jim Jarmusch en el género vampírico ya que, aunque sus protagonistas sean chupasangre, se trata más bien de una excusa ya que sus intereses parecen ir por otros derroteros. El vampiro protagonizado por Tom Hiddleston empieza el filme sopesando su suicidio y por suerte el contrapunto del personaje de Tilda Swinton le hará repensarse su idea, mientras valoran la crisis económica, la música rock y el estado de la humanidad (muy apropiadamente referidos por ellos como “zombis”). Los seguidores de su director la disfrutarán con facilidad, el resto, no pongo la mano en el fuego. Un 5,5

Xavier Torrents Valdeiglesias:

Con Jim Jarmusch siempre es difícil si uno no es fan de su cine. Porque él nunca juega, nunca engaña y siempre ofrece lo mismo: sujetos perdidos en el vacío del espacio que ocupan, deambulando, rodeados de rock, jazz o cualquier música, y, más que buscando su identidad, nadando entre la humareda de su “no ser”… Todos esos elementos que hicieron grande el cine de Jarmusch en films como Permanent Vacation (1980), Stranger Than Paradise (1984) o Mystery Train (1989) siguen presentes en esta nueva película. Y de hecho muy bien adaptados a los protagonistas (excelentísimos Tilda Swinton y Tom Hiddleston): una pareja de vampiros que llevan viviendo centenares de años. La vacuidad e inexistencia conforman su personalidad, vagando eternamente por las calles de un mundo plagado de seres autómatas, fríos y ridículos a los que ellos nombran “zombies”: nosotros. Maravillosa película. Nota: 8,5

JODOROWSKY’S DUNE (Frank Pavich)

Oscar Sueiro:

Documental que narra lo que pudo haber sido y no fue, la epopeya del intento de producción de la versión cinematográfica de la celebérrima novela de ciencia ficción, Dune. Alejandro Jodorwsky, se erige como entrevistado ideal, tanto por su vitalidad como por su pasión y simpatía. Es imposible con conectar con él. Todos queríamos que hubiera conseguido hacer su Dune, a lo loco, con Dalí, Orson Welles, Mick Jagger… un reparto y un equipo técnico y artístico de escándalo. El proceso para haber conseguido implicar a toda esa gente pasa por anécdotas increíbles que parecen fruto del destino, o de la imaginación del viejo loco Jodorowsky. Soy todo amor para él y su historia. Un 7,6

Javier J. Valencia:

Magnífico documental en una tarde que el Auditori le dedicó al psicomago chileno y que explora la que es, posiblemente, la película jamás realizada que mayor influencia a tenido en proyectos posteriores de todos los tiempos. Mantiene todo el metraje un halo romántico en torno a un proyecto imposible y a la figura de su director, que a pesar de la fama que le otorgaron otros proyectos tanto en cine como en muchos otros campos, perdió la oportunidad de oro de haberse convertido en una leyenda puramente del celuloide, algo que si lograron otros ilustres colaboradores en el proyecto (desde Dan O’Bannon hasta H.R. Giger). Ovación merecidísima, a Cheap Thrills le ha salido una dura competidora en lo que a Premio del Público respecta (los jurados de Sitges sueles ser tan suyos que los premios a la sección oficial son impredecibles). Un 8,5

Xavier Torrents Valdeiglesias:

Una auténtica suerte poder haber visto este documental en el Festival de Sitges. La película de Jodorowsky que nunca pudo ser y que seguramente si se hubiese hecho habría marcado un antes y después en la historia de la ciencia ficción. El documental está magistralmente realizado, con un equilibrio perfecto entre diálogos, voces en off, entrevistas y mucho muchísimo material de archivo de toda la preproducción que se hizo del film en su momento. Estamos ante un documental que sorprende, divierte, emociona (mucho), fascina y entristece; suena a tópico decirlo, pero lo tiene todo. Lo mejor: ver y escuchar a Jodorowsky en toda su salsa. Nota: 10, es perfecta.

LA DANZA DE LA REALIDAD (Alejandro Jodorowsky)

Oscar Sueiro:

Con todo el cariño acumulado hacia el director chileno, entramos a ver su última película después de 24 años de inactividad cinematográfica. Estamos ante una carta póstuma que pocos tendrían la posibilidad de hacer antes de morir, pues para ello hay que tener un amigo, productor y admirador como Michel Seydoux. Y ole por él. Jodorowsky narra el cuento de su vida a través de varios personajes, especialmente el del niño. El entorno en el que se crió –pasado por un filtro mágico, eso sí–, la dureza de la educación de su padre, el cariño incondicional de su madre, el marco sociopolítico, etc. Todo ello de forma teatral y esperpéntica, muy caricaturesca. Incluso flirtea con el canto lírico, y por supuesto, la poesía. Nada de extrañar, pues antes de entrar en el mundo del cine ya dirigió más de cien obras de teatro y escribió poesía, además de hacer escultura y explorar otras disciplinas artísticas. La primera hora me pareció notable, pero a medida que avanzaba el metraje todo pesaba un poco más. A pesar de contar con secuencias geniales, los bajones lastran el conjunto y matan un poco las fascinación que estaba ejerciendo. Un buen film del cual quiero destacar casi por encima de todo, la banda sonora de Adan Jodorowsky. Nota: 6,7

Javier J. Valencia:

También se proyectó la última película del realizador chileno, La danza de la realidad, que tiene un estilo y una estética que parece haberse quedado anclada en el tiempo y que hubiera resultado mucho más rompedora allá en los 70. Pero se muestra Jodorowsky tan sincero en contar capítulos de su infancia, mezcla de recuerdos y fantasías, y le pone tanta pasión a los discursos que da su personaje, que uno no puede evitar caer, aunque sea en momentos concretos, rendido a sus pies. Un 6

Xavier Torrents Valdeiglesias:

Justo después de la proyección de Dune de Jodorowsky, el Auditori proyectó la última película del cineasta. Se trata de una fábula poética, musical y filosófica que entronca básicamente con la infancia del propio director. Con una primera hora excelente, el film pierde un poco de fuelle a mitad de metraje por una excesiva languidez en su narración. Sin embargo en su tramo final repunta con una fuerza poderosa y emociona a todo aquel que esté sentado en su butaca. La cámara de Jodorowsky vuela y baila fotograma a fotograma, con una lírica de extrema y espiritual belleza. El cineasta nos habla de su vida y de su muerte, casi como dándonos un fuerte abrazo y sus mejores deseos. Absolutamente entrañable. Nota: 7,5

THE PARANORMAL DIARIES: CLOPHILL (Michael Bartlett y Kevin Gates)

Oscar Sueiro:

A modo de documental y través de varios testimonios, nos cuentan la leyenda de Chophill, una antigua iglesia donde se practican misas negras y hay gente que dice haber visto apariciones. Con todas estas declaraciones, un equipo de investigación va a pasar allí unas noches para intentar captar algo de toda esta actividad paranormal. Si se hubieran centrado más es la acción -últimos veinte minutos-, y menos en las declaraciones, hubiese resultado más efectiva y menos intrigante, pues finalmente termina siendo un coitus interruptus. Cuando podíamos empezar a pasar miedo, termina. Un 5

MR. JONES (Karl Mueller)

Oscar Sueiro:

Por fin una película de terror. Sí sí, estoy en Festival de Sitges, pero es que en comparación con otros años, el terror puro ha brillado por su ausencia. La primera media hora de este largometraje funciona como un tiro. Una joven pareja descubre en el campo a un artista muy peculiar y oscurantista del que nadie sabe nada desde hace tiempo. En él ven la oportunidad de hacer un documental, y entre otros errores, entran a escondidas en su casa. Buena atmósfera y excelente dirección artística. Una pena que el film se vaya decantando por efectismos varios en los que ya no percibimos la amenaza con la misma intensidad. De todos modos, sigue siendo uno de los títulos más destacables del año en lo que a poner la piel de gallina se refiere. Un 6

Javier J. Valencia:

En una edición donde hemos disfrutado de muy poquito terror sentó como agua de mayo Mr. Jones, de Karl Mueller, un found footage con un planteamiento estupendo: una pareja descubre el lugar de residencia de un mítico artista oculto siempre a la vista del publico como si de un Bansky se tratara. Sus figuras suelen tener una aspecto bastante espantoso, y todo tiene una explicación en la que se mezclan conceptos como el habitante en la morada de la Sociedad Teosófica o el mismísimo Cerbero. Pero pasada su primera mitad no termina de mantener el nivel y se pierde en una pesadilla visual llevada de un modo un poco pobretón. Un 6

GALLOWS HILL (Víctor García)

Xavier Torrents Valdeiglesias:

Film de terror que se enmarca en el género de posesiones con una trama en la que una familia de turistas deberá enfrentarse al espíritu de una bruja que viaja de cuerpo en cuerpo. El resultado final es una película fallida en su totalidad, con un guión extremadamente pobre y plano, y con un repertorio de trucos de sonido baratos y zafios para intentar asustar a un espectador que desde el inicio empieza a quedarse dormido ante el visionado. Otro de esos films ridículos e innecesarios. Nota: 3,5

THE RAMBLER (Calvin Lee Reader)

Javier J. Valencia:

En la proyección en el Prado de The Rambler se volvieron a sufrir los irritantes problemas técnicos ya habituales y que provocaron los enésimos retrasos en las proyecciones. En fin… La película de Calvin Lee Reader, tiene un inicio sensacional, en la cual un vagabundo interpretado por Dermot Mulroney sale de la cárcel y comienza un periplo en busca de la casa de su hermano, mientras que poco a poco se va metiendo en una pesadilla –aderezada con mucho humor negro– cada vez más surrealista. Poco a poco vamos conociendo su purgatorio interior provocado por su culpa. Otro síndrome este año, los títulos con ejemplares planteamientos que se diluyen poco a poco a quedar en muy poco, casi nada. Un 4,5

THE PHILOSOPHERS  (John Huddles)

Xavier Torrents Valdeiglesias:

Estamos ante una película que se centra principalmente en cuestiones de filosofía, poniendo el enfoque en la confrontación que suele acontecer entre la lógica racional y la moralidad. Valiente propuesta que desgraciadamente termina por convertirse en una especie de dosis “bollycao” de filosofía para adolescentes. La trama, centrada en una clase de alumnos de filosofía en la que su profesor les pone a prueba con varios supuestos en los que deben tomar decisiones críticas, termina por ser cansina y, a ratos, demasiado infantil y ridícula. Cinematográficamente no tiene nada a destacar, convirtiéndose en un producto que será prontamente olvidado. Y tiene uno de los epílogos más absurdos e irrisorios que se han visto nunca en una sala de cine. Nota: 3,5 

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.