Crónicas Beefeater In-Edit 2014 (I) – Nick Cave, Killing Joke, Pulp y un ruido ensordecedor.

inedit

Un año más nos acercamos al festival Beefeeater In-Edit de Barcelona y hemos vuelto con un montón de documentales musicales bajo el brazo. Muchos más que el año anterior; en su 12ª edición el certamen se mantiene como una de las citas ineludibles de los fanáticos de la anécdota musical en general. Historias de bandas, movimientos culturales, estilos y biografías se dan la mano con actividades como el reciente In-Edit Fast Forward (un espacio de presentación de proyectos audiovisuales en desarrollo) y varios conciertos relacionados. Este año es Óscar Sueiro el encargado de abrir fuego con sus reseñas escritas, a las que seguirán cinco micropodcast realizados por Víctor Castillo en donde analizará diez películas más. Esperamos que disfrutéis de esta “semana musical” de El pájaro burlón.

Pulp: A Film About Life, Death and Supermarkets (Florian Habicht, 2014) Reino Unido

Simpático documental que echa mano del ingenio para no conformarse con ser una sucesión de entrevistas estándar –aunque tampoco prescinde totalmente de ellas-. El planteamiento nos muestra Pulp y Shefield como algo indisoluble, presentándonos a la banda a través de algunos de sus fans más pintorescos –incluso caricaturescos en algunos casos, pero con mucho cariño-.

El sentido del humor es el leitmotiv, y con él consigue secuencias excelentes y originales como la de los ancianos cantando en la cafetería de forma aparentemente casual, el coro de mujeres, o la del fabricante de cuchillos que aparece con un machete que haría las delicias de Curro Jiménez. Aunque sí conocemos a todos los miembros del conjunto, especialmente a su frontman, Jarvis Cocker, en definitiva, la radiografía retrata más a la ciudad que a los discretos artistas. Un documental fresco y entrañable. Un 7,5

Beautiful Noise (Eric Green, 2014) EEUU

El valor de este documental reside únicamente en lo amplio del repaso que hace de todas las bandas de noise guitar, llegando a límites de completismo innecesarios por lo irrelevante de algunas agrupaciones, pero que deja apreciar la gran labor de documentación. Dibuja el mapa del panorama musical generalmente británico, desde que nació el género con Cocteau Twins hasta nuestros días, contando con las declaraciones de casi todos los implicados, y con testimonios externos como Robert Smith o Trenz Reznor. El problema es que quien mucho abarca, poco aprieta, y el documental no profundiza en ningún momento, ni genera ningún interés más allá de la recopilación de información. Puede ser útil para neófitos en el tema o para aquellos que decidan descubrir este movimiento, pero como película es muy pobre; imagen pésima, entrevistas de “aquí te pillo aquí te mato”, montaje lineal y cronológico totalmente carente de creatividad. Solamente consigue salirse de la cuadrícula cuando monta las declaraciones cruzadas del líder de My Bloody Valentine y el productor discográfico. Un 5

The Death and Resurrection Show (Shaun Pettigrew, 2014) Nueva Zelanda, Reino Unido

Si ahora descubriera que se trata de un falso documental, no me extrañaría nada. Es tan tremenda la historia de este grupo, desde su creación hasta hoy, que parece mentira. Le han pasado tantas cosas que la película dura ciento cincuenta minutos, y eso que no se va por las ramas y no es precisamente lenta.

The Death and Resurrection Show narra con garra y dinamismo las aventuras y desventuras de The Killing Joke, el lado oscuro del postpunk, un recorrido lleno de ritos ocultistas, conjuros, invocaciones, misticismo, y relaciones internas bastante turbulentas. Jaz Coleman, para mí, ya es un ídolo. Por su look y su actitud de poseso en los conciertos, nadie diría que tiene estudios musicales de conservatorio y está incluso premiado por ello. Esta faceta solamente se deja ver cuando en una de sus idas y venidas, le da por grabar un disco fusión de música árabe y occidental –precioso, por cierto-. Un hombre que de tan apasionado, lo tomaban por loco. Esa personalidad tan fuerte y sus creencias místicas no ayudaban a que la relación con sus compañeros de grupo, y lo meritorio es que llevan muchos años tocando, con sus más y sus menos, pero siendo una banda referencial.

Aunque algo de tijera le vendría bien al metraje, es un film que merece mucho la pena por todo lo que abarca y el ritmo con el que lo cuenta. Un 7,5.

20.000 Days on Earth (Iain Forsyth, Jane Pollard, 2014) Reino Unido

Film abrumador, apabullante, que tiene muy desdibujados los límites entre documental y ficción, ya que conoce y usa a la perfección los mecanismos de ambos géneros. Nick Cave, acreditado como guionista, es un ser trascendental, y como tal, su obra trasciende. Es también un poeta y un contador de historias, y esto, como conductor del documental, impregna cada secuencia. 20.000 days on earth ficciona un día en la vida cotidiana de Cave, y cuando digo “ficciona” abarca todo el sentido y el poder de la palabra. Dentro de ese juego de realidad y ficción, entra también lo fantástico, la ensoñación; el paseo en coche con Kylie Minogue, cuando ve Scarface en el sofá con sus hijos, la charla con Ray Winstone… La forma es tan preciosista –¡qué fotografía!-, que lo envuelve todo de una fina pátina de fantasía.

Nick Cave tiene clase, es presumido, tiene sentido del humor y es un tipo profundo. Todo eso y más es también 20.000 Days on Earth. Un 9.

Óscar Sueiro

Esta entrada fue publicada en Cine Documental, Especiales, Podcast y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.