Marató de Cotxeres de Sants 2012

He vuelto a uno de los festivales de cine –mejor sería decir “de vídeo”- más importantes de mi vida, al que tenía abandonado por motivos que no vienen al caso, pero siempre contra mi voluntad. Se trata del evento más gamberro del año en el que el público está por encima de las películas, que no son el fin, sino el medio.

Hay dos salas, la grande y la pequeña, en la principal ponen films que se han estrenado este año y la calidad de proyección está más que bien. Y en la otra, se proyectan VHS roñosos, generalmente títulos nefastos que sirven de carroña para el público habitual.

Naxo Fiol, el gurú de la Serie B y Z, se encarga de hacer esta excelente selección, y siempre acierta. Nos conoce mucho. La programación de ambas salas la podéis consultar aquí, pero yo siempre voy directo a la costra, a la caspa, así que me centraré en las proyecciones que con tanto mimo preparó Naxo.

Beverly Hills Vamp, de Fred Olen Ray, un director que nunca defrauda. Fue el arranque perfecto para la noche más loca. Una comedia fantástica erótico-naif llena de saltos de raccord, diálogos lamentables, interpretaciones sobreactuadas al máximo y algunas tetas, cosa que siempre se agradece a gritos (Carro de putas!). La falta de medios hizo que iluminasen toda la peli con lámparas, y de ahí el grito de guerra más destacado de la noche: LÁMPARA!!. Cada vez que aparecía una lámpara, se gritaba, y eso valió para todo el resto de películas de la noche. –Intento escribir sin abusar de los “jajajaja”, pero que sepáis que toda esta crónica la escribo partiéndome de risa. La peli del bueno de Olen Ray también dio lugar a otros cánticos como por ejemplo: -Hawaiano! Leñador! Hawaiano! Leñador!, y es que en una secuencia, el protagonista llevaba una camisa floreada en el plano frontal y en el contraplano de escorzo, una de cuadros. Tremendo.

La segunda proyección fue la peli sorpresa, ¡y qué sorpresa! Una de mis películas favoritas, Evil Dead 2, aka Terroríficamente Muertos, una comedia slalpstick en el marco terrorífico que dejó su antecesora, la obra maestra Posesión Infernal. La primera de la célebre trilogía era de terror puro, pero la segunda era una especie de Cartoon muy loco, que aunque no siguió la línea esperada, cuenta también con hordas de fans, entre los que me incluyo. No recordaba lo mucho que me gustaba y me lo pasé en grande. No faltaron los gritos habituales: fóllatela! No lo hagas!, etc. Pero el que estuvo “sembrao” fue el que, tras esos travellings en subjetivo del demonio, que persiguen a Bruce Campbell aterrorizado por toda la cabaña, va y dice: -traquilo, es sólo el cámara! – Jajaja! No puedo evitar descojonarme al recordarlo.

Luego le tocó el turno a Robot Holocaust, del fiera de la pradera Tim Kincaid, director de una de mis caspas lamentables preferidas, Mutant Hunt, que ya se proyectó en cotxeres hace años, y en mi casa no falta ninguna navidad. Holocausto Robot es un infierno total, pero, no sé si es porque ya me había tomado seis cervezas, pero los monstruos me pareció que estaban muy bien hechos para la falta de medios. Me quedé muy loco con eso y no pude atender al guion (ejem).

Por cierto, a todo esto… menos mal que llegué pronto y cogí silla, ya que hubo mucha gente viendo pelis casi enteras de pie, y cuando teníamos que ir al lavabo o a por otra birra, lo hacíamos por turnos vigilando nuestra localidad, en esos momentos mucho más valiosa que una tribuna del Camp Nou.

¡Cuidado! Eliminator. –Traaaumaaa! Traaauuuumaaa! Traaaumaaa! ya deberíais saber que si hay un flashback recordando un hecho fatídico en la vida del personaje protagonista, hay que gritar ¡Traaaumaaa!

Eliminator acumula muchos traumas, especialmente el de cornudo, y claro, llega un momento en la vida en la que una persona tiene que dejar de consentir y empezar a MATAR. Ahí es cuando el film que nos ocupa alcanza su máximo esplendor. Todavía estoy orgulloso de haberla adquirido por 1 euro en VHS cuando tantos videoclubs se deshacían de sus tesoros incomprendidos.

Fin de semana de pesadilla, 85 minutos de pesadilla. Madre del amor hermoso, ¡pero esto que es! Un títere que habla y lo domina todo desde su ordenador. Nunca un Spectrum había sido tan potente. Puede controlar un coche desde kilómetros de distancia, ¡tiene un poder temible! (juas!). Vaya un sin sentido. Nos lo pasamos en grande.

Y para finalizar, la sesión castigo, con Sortilegios. Muy acertado eso de peli castigo eh, uf! Aguanté despierto media hora, luego deliré otra media, y la media final dormí como un bebé. Había trabajado ese día, eran las cinco de la madrugada, me había tomado ocho cervezas, y la peli era un horror. Caí. No importaba lo mucho que gritase la jauría de la sala, estaba muerto.

Hasta aquí mi reencuentro con el mítico festival. Ambientazo y muy buen rollo. Creo que esta edición ha mejorado respecto a años anteriores. Aunque hubo algún momento de caos en el que todo el mundo quería gritar su parida y no se entendía nada, generalmente reinó el poder de los veteranos y pudimos escuchar esas voces amigas que agudizan el ingenio y no se conforman con el simple ¡Fóllatela!.

Bravo por la parroquia de la sala pequeña. Nos vemos el año que viene.

Oscar Sueiro (Dr. West)

 

 

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Marató de Cotxeres de Sants 2012

  1. Machete dijo:

    Pues para mí este año ha sido el que más orden y concierto se ha guardado en los comentarios, además de no perderse entre gritos sin sentido. Y la peli castigo se pasó la mar de bien, gracias a los comentarios. Buena crónica, el año que viene más y mejor. 😉

Los comentarios están cerrados.