REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 5ª parte: La mano del hombre pervirtió ciencia y tecnología

Si algo nos enseñó cine de ciencia ficción de los 80 es que no aprendemos nada. Seguimos tropezando con la misma piedra. Todo el potencial que ofrecía la ciencia, todos los progresos a los que se podría llegar gracias a los avances tecnológicos, se quedaban en agua de borrajas, y eso con suerte… por que otras veces daban de si pesadillas que parecían salidas de la mente de un escritor de novelas de terror tras dormir sufriendo una digestión difícil…

ANDROIDE (Android, 1982) Estados Unidos  

D: Aaron Lipstadt  I: Klaus Kinski, Don Keith Opper, Brie Howard, Kendra Kirchner

Ignoro si es debido a que alguien dentro de la New World de Corman pensó que Saturno 3 iba ser un éxito y decidieron lanzar su versión –no sería nada extraño- pero dado que la película de Donen si no fuera por su reparto de estrellas ya parecería carne de serie B, esta convierte a la versión de explotación casi en la “buena”. Un trío de fugitivos espaciales se refugian en una estación espacial donde habitan un científico, el Dr. Daniel (Kinski) y su ayudante, el tímido androide Max (Don Keith Opper, aunque en los créditos indican que Max se interpreta a si mismo). El líder de los delincuentes no está hecho precisamente de buena pasta… pero Daniel tampoco, ya que sus intenciones son crear una androide femenina para sustituir al pobre Max y el hecho de que entre el triunvirato bandolero haya una mujer le viene de perlas para sus planes. Pero Max también se enamora de ella… La película es una serie B bastante apañadita y con un look a lo new wave bastante majo (a lo que ayuda el tema de los créditos finales, “Sergio Leone”, compuesto por The Fibonaccis). JJV

SLUGS, MUERTE VISCOSA (Slugs, 1988) España / Estados Unidos

D: Juan Piquer Simón  I: Michael Garfield, Kim Terry, Alicia Moro, Philip McHale

Posiblemente la mejor pelicula del entrañable aventurero español, aunque esto  no sea decir mucho. Los fanáticos del fantástico le tenemos cierto cariño por su fidelidad al género, pero la verdad es que sus producciones eran muy precarias a todos los niveles. En este caso, salvó bastante bien la papeleta gracias unos buenos fx de maquillaje que le valieron un premio Goya. La verdad es que la idea de las babosas carnívoras es realmente asquerosa y funciona bastate bien a nivel de repulsión. Siempre recordaré la secuencia de la chica que es devorada después de hacer “guarreridas” con su novio, el plano detalle de una babosa pegándole un mordisco a un dedo, y que Concha Cuetos -Lourdes de Farmacia de Guardia-, saliese en los créditos como una protagonista más y su papel durase quince segundos. Una serie B justita, pero original y con dos o tres buenos golpes de efecto. OS

RUNAWAY: BRIGADA ESPECIAL (Runaway, 1985)  Estados Unidos

D: Michael Crichton  I: Tom Selleck, Cynthia Rodes, Gene Simmons, Kirstie Alley

De las muchas combinaciones de género policiaco con altas dosis de acción y ciencia ficción que vieron luz en los 80, Runaway, escrita y dirigida por el clásico del género Michael Crichton, es de las más ingeniosas y, sin ser nada deslumbrante, de las mejor resueltas. En un futuro cercano, existe una división policial especializada en desactivar robots en mal estado, ya que la sociedad los ha instalado como herramienta diaria para sus actividades más básicas. Pero pronto el agente Jack Ramsay (interpretado por el aquellos días célebre Magnum televisivo, Tom Selleck) descubrirá una conspiración para crear robots-araña asesinos por parte de un villano con los imposibles rasgos de Gene Simmons (efectivamente, el miembro de Kiss). No deja tener tópicos de las cintas de acción de la época (escenas de acción requetevistas, diálogos un poco de aquella manera, banda sonora que te recuerda constantemente la época en la que fue rodada), pero mantiene un buen pulso y se regala con su clímax final, con homenaje a Vertigo incluído. JJV

2010: ODISEA DOS (2010: The Year We Make Contact, 1984)  Estados Unidos

D: Peter Hyams  I: Roy Scheider, Helen Mirren, John Lithgow, Bob Balaban, Keir Dullea

Así hablo Zaratustra. Así habló Kubrick. Y en 1984, Peter Hyams mediante, así hablo Arthur C. Clarke. Astronautas rusos y norteamericanos se ven obligados a trabajar juntos para viajar hacia las cercanías de Júpiter y descubrir cual fue el destino del astronauta Bowman y su equipo, pero el viaje está lleno de incertidumbre, sospechas de unos contra otros, y además Bowman ha cambiado un poco… El principal problema que tendrá la presente obra por los siglos de los siglos es el resultar la secuela de una de las mejores películas de todos los tiempos, y aunque marca bastantes distancias con su predecesora al alterar el canon de la misma como queriendo recalcar que se trata de una adaptación de la obra de Clarke alejada de Kubrick, las presencias de Dullea y la voz de Douglas Rain como HAL 9000 o los diseños de la Discovery 1 imposibilitan esa presunta flexibilidad. 2010 narra con solemne raciocinio lo que en 2001 trataba de ser sensitivo e intuitivo, y algunas de las explicaciones dadas (como la revelación de por que HAL 9000 se rebeló) son para tirarse de los pelos. Sin embargo, con su bienintencionado fondo y su correcta puesta en escena, realmente se trata de una muy aceptable muestra de ciencia ficción ochentera tan seria como blandita. Eso sí, para los que tenemos 2001 en un pedestal, no deja de darnos una rara sensación de que se trata de una amena secuela bootleg … JJV

LOOKER (1981)   Estados Unidos

D: Michael Crichton  I: Albert Finney, Susan Dey, James Coburn, Leigh Taylor-Young

El Dr. Larry Roberts (Finney), reputado cirujano plástico, se ve envuelto en una situación cada vez más angustiosa cuando las últimas modelos a las cuales ha operado comienzan a aparecer asesinadas y se convierte en el principal sospechoso de la policía. Dedicará entonces sus esfuerzos en proteger a Cindy Fairmont (una lozana Susan Day antes de saltar a la fama por La ley de Los Angeles) y en tratar de descubrir la verdad en torno a los crímenes que incluyen una conspiración de la compañía Digital Matrix, presidida por el no especialmente malvado (en un primer compás) pero si pragmático John Reston (Coburn), cuyas intenciones son desarrollar una nueva forma de control mental a través de la publicidad. Looker es un techno-thriller con el toque habitual que le imprimía Crichton a sus obras (bastante reminiscente en esta ocasión de Coma) en lo bueno (estupendas ideas dispersas aquí y allá, la parodia del mundo de los anuncios y la inmersión de los personajes principales en los mismos vía 3-D) y en lo malo (reiteración de esas ideas hasta machacarlas o alargar escenas como la del clímax hasta la saciedad, falta de explicaciones sobre la intriga principal –aunque en este caso parece ser que si se filmó una escena donde Reston explicaba la necesidad de matar a las modelos que se quedó fuera de la versión estrenada en cines y pudo verse en algunos remontajes televisivos). Como un profeta un tanto cenizo el llorado y célebre escritor vuelve a advertirnos sobre los males de la tecnología en el mundo del mañana, en este caso señalando con el dedo el peligro que puede representar la televisión si se usa con fines manipuladores (estupendo momento en el cual Cindy acude a sus padres para sentirse protegida y estos la ignoran sumergidos ante la proyección de la caja tonta… y eso sin mediación de las artimañas de Digital Matrix). JJV

TRON (1982)  Estados Unidos

D: Steven Lisberger I: Jeff Bridges, Bruce Boxleitner, David Warner, Cindy Morgan

Uno de los máximos representantes del “culto post-batacazo en taquilla”, Tron lleva influenciando la estética en el cine y otros medios tantos años que consiguió una secuela tardía 28 años después, ahí es nada. Dejando de lado ejercicios nostálgicos, la película que hizo que Disney dejara las producciones de imagen real durante diez años sigue teniendo su encanto. Tron es la historia de Kevin Flynn, un ex programador de la empresa ENCOM, de la cual salió después de que le robaran varios videojuegos, entre ellos el exitoso “paranoides del espacio”. Dispuesto a que se haga justicia, Flynn recluta a sus amigos Alan y Lora para entrar una noche en el mainframe de ENCOM y sacar de allí la información. Pero  el ordenador se ve amenazado y, usando un láser lo desmaterializa enviándolo al mundo dentro del ordenador, en donde encuentra a Tron y Yori, réplicas informáticas de sus amigos, y tiene que luchar en videojuegos que son usados por el malvado control central como una arena de gladiadores. Pese al paso del tiempo, los efectos especiales del film siguen siendo alucinantes y más si pensamos en las máquinas que se usaron para crearlos, así como los diseños de vestuario de Moebius mantienen ese factor raro que solo el francés podía darles. Aunque tiene bajones de ritmo en la narración y a veces no sabe a dónde va, sigue siendo la mar de disfrutable. VCR

EL CHIP PRODIGIOSO (Innerspace, 1987). Estados Unidos

D: Joe Dante  I: Dennis Quaid, Martin Short, Meg Ryan

Antes que nada debo decir que no soy muy objetivo con esta película. Es una de mis favoritas de los 80. Hasta me gusta su horrible titulo español. Tomando como idea de partida Viaje alucinante (Fantastic Voyage, 1966) de Richard Fleischer –en la que un grupo de humanos eran miniaturizados e introducidos en un cuerpo humano para salvarlo de su agonía– Joe Dante rodó una comedia muy de la década que nos ocupa, con cierto tono infantil y personajes desmesurados pero inolvidables. Por error, el alcoholizado teniente Tuck Pendleton (Dennis Quaid) termina navegando dentro de una pequeña nave por la corriente sanguinea del joven tímido e hipocondriaco Jack Putter (Martin Short). Ninguno de los dos se encontraba en el momento ni lugar adecuados y van a encontrar en esta trepidante aventura una oportunidad para mejorar sus caóticas existencias, superar sus prejuicios y de paso poner a algunos “malosos” en su sitio. La premisa es ingeniosa y permite observar la interactuación en paralelo de los dos protagonistas, que se ven obligados a compartir escenas en constante disputa para resolver las situaciones de una forma beneficiosa para ambos. Cuenta con el aval de Steven Spielberg y eso se nota en el nivel de los efectos especiales y en el diseño de producción –Joe Dante acababa de rodar Gremlins y Exploradores y parecía tener carta blanca–. Por eso, no es de extrañar que los efectos especiales se mantengan todavia hoy en plena forma –sobre todo en las escenas que suceden dentro del organismo de Quaid–.  El chip prodigioso es ciencia ficción para todos los públicos, imaginativa y dinámica y con todos los ingredientes necesarios –comedia romántica incluida– para resultar entrañable para los que vivimos nuestra infancia durante los 80. DM

RE-SONATOR (From Beyond, 1986)  Estados Unidos

D: Stuart Gordon I: Jeffrey Combs, Barbara Crampton, Ken Foree, Ted Sorel

Los avispados distribuidores españoles si acertaron esta vez con el cambio de título, ya que las comparaciones de esta película con Re-animator (Stuart Gordon, 1985) son más que obvias. Brian Yuzna en la producción, Gordon a los mandos, Combs y Crampton de protagonistas y adaptación sui generis de un relato de H.P. Lovecraft. Los doctores Edward Pretorius y Crawford Tillinghast han inventado una máquina que les permite acceder a una realidad que está superpuesto a la nuestra, llena de extraños seres flotantes multiformes. Exponerse a las resonancias de la máquina desarrolla la glándula pineal (y por consiguiente, pone muy cachondo al personal) y por culpa de esto Pretorius sufre un accidente en el que es devorado por uno de esos seres. El experimento queda abortado hasta que la doctora Catherine McMichaels saca a Tillinghast de un manicomio para recrear el experimento bajo la vigilancia del detective Bubba Brownlee. Lo que sigue a esto son asquerosas apariciones de un reformado Pretorius, sadomasoquismo a tope, tentáculos, sangre y vísceras y una omnipresente fotografía rosácea que le da muchísima personalidad a una película que si bien no alcanza las cotas de su predecesora (en espíritu lovecraftiano) la convierte en un divertimento excelente. Perfectamente medida y con actores la mar de carismáticos, Re-sonator es casi como un intento de Yuzna y Gordon de “marcarse un Cronenberg” pero con sus habituales resultados cafres. VCR

TETSUO, EL HOMBRE DE HIERRO (Tetsuo, 1989) Japón

D: Shinya Tsukamoto I: Shinya Tsukamoto, Tomorowo Taguchi, Kei Fujiwara

Un fetichista del metal que se introduce un trozo de hierro en su pierna es atropellado por un salaryman y su novia. Poco después el salaryman ve como su cuerpo se va convirtiendo progresivamente en metal y óxido. A ella eso le parece asqueroso pero al mismo tiempo le pone como una moto. El fetichista volverá a aparecer y el enfrentamiento entre él y el salaryman se convierte en una orgía de metal con connotaciones gay. Shinya Tsukamoto llegó al público internacional con los deberes bien aprendidos sobre Lynch y Cronenberg, añadiendo a la mezcla el gusto japonés por las transformaciones súper heroicas de las series de tokusatsu, música industrial machacona, diálogos casi inexistentes y un stop motion loquísimo pero muy efectivo para los cuatro yenes que parecía haberse gastado en el film. Una película que Tsukamoto ha intentado recrear dos veces en 1992 y en 2010, pero cuyos resultados nunca han podido compararse con esta descarga de bilis y mala hostia contra Tokio. El director japonés ha admitido muchas veces que tiene una relación amor-odio con su ciudad natal. Pasa algo parecido con esta película. O la amas o la odias, pero no deja a nadie indiferente. VCR

TERMINATOR (The Terminator, 1984Estados Unidos

D: James Cameron  I: Linda Hamilton, Arnold Schwarzenegger, Michael Biehn, Paul Winfield

Clásico entre clásicos de la ciencia ficción ochentera, la todavía maravillosa Terminator logró aglutinar con una eficacia digna de estudio el miedo al poder de la tecnología que comenzaba a asolar  a mediados de los 80 (nuevos terrores que comenzaban a sustituir al pánico nuclear) con algunas dinámicas del cine de acción de la época. En Terminator, la archiconocida historia de una camarera flacucha y tímida (Linda Hamilton, en aquellos días una soberbia chica de al lado) asediada por una máquina de matar preventiva que pretende eliminar de la existencia a su hijo antes de que nazca y que es defendida por un soldado del futuro que nos enseñó a todos el significado del término paradoja (ya saben el motivo), la tensión narrativa va un paso más allá y logra hacerte clavar las uñas en la butaca durante todo el metraje. Arnie, de limitado poder dramático como demostraría con los años, demostró ser un eminente actor físico, poniendo de su lado la carencia expresiva y demostrando un dominio de la gestualización bastante tremendo (que luego Robert Patrick llevaría aún más lejos, pero eso es otra historia) con el que haría fortuna. Y fue el primer paso en la carrera de su director hacia un pedestal del éxito en Hollywood a la altura de muy pocos, por muy discutibles que hayan sido algunos de sus pasos. JJV

También en EPB: La mosca, Scanners, Videodrome

Y este ha sido nuestro especial centrado en la ciencia ficción de los 80. Hemos contemplado diferentes futuros alternativos, unos más desesperanzadores que otros… hemos conocido a viajeros de las estrellas, del tiempo y de la octava dimensión. Nos hemos enfrentado a criaturas horripilantes, pero sobre todo seguimos con una idea clara: no hay peor amenaza que el hombre. Causa y efecto de todos los males. Nos despedimos, pero atentos al pájaro más burlón de la red que no tardará en presentarles otros especial, y como siempre, esperamos que hayan disfrutado tanto leyendo este especial como nosotros haciéndolo. Se nos ha quedado algo corto, pero hay tanta ciencia ficción en los 80… si quieren que reinicidamos en el tema, no dejen de pedírnoslo ¡Un momento! ¿Qué es eso que ha caído del cielo en la granja de la tía Doris? Discúlpenme, voy a ver que es, vuelvo en un rato…

“Pero cuando volvió ya no era el mismo…”

Previo: REGRESO AL FUTURO QUE NUNCA OCURRIÓ – La ciencia ficción de los 80 en 50 películas, 4ª parte: Más allá del fin del mundo
Y también en EPB: EL FUTURO QUE DEJAMOS ATRÁS – La ciencia ficción de los 70 en 50 películas, Drácula: 10 versiones de la obra de Bram Stoker, El pájaro burlón’s WEIRD MOVIES TOP 40 – El ranking de las películas raras, malditas, olvidadas o exóticas, El pájaro burlón’s WEIRD MOVIES TOP 40 PARTE II – El ranking de las películas raras, malditas, olvidadas o exóticas, Especial Joe Dante, Heart’s on Fire: Las 10 mejores secuencias de entrenamiento del cine, Grupos musicales ficticios en el cine – TOP 10

  • JJV: Javier J. Valencia
  • VCR: Victor Castillo
  • DM: Dani Morell
  • OS: Oscar Sueiro
Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.