II Edición Festival Americana (2º parte): Americana Tops

am2.201Segunda entrega de nuestro especial dedicado al Festival Americana, celebrado en los cines Girona de Barcelona del 20 al 22 de Febrero del 2015. En nuestras reseñas de hoy nos centramos en la sección Tops, la dedicada a los directores más consagrados de la escena independiente norteamericana.

am2.202La cinta inaugural del Festival fue Before I Disappear de Shawn Christiansen, versión en película de su cortometraje ganador de un Oscar, Curfew, que conserva a sus dos actores principales (el mismo Christiansen y la joven Fatima Ptacek). Richard es un ex heroinómano en horas bajas que, al borde del suicidio, recibe una llamada de su hermana Maggie (Emy Rossum) para que cuide durante unas horas de su sobrina Sophia, una niña empollona y arrogante. Richard decidirá posponer sus planes de suicidio y su aventura con su sobrina le llevará –oh sorpresa- a encontrar un nuevo sentido a su vida. Se trata de un título muy, muy blandito que resulta bastante intragable cuando va de duro y profundo aunque aceptable cuando se revela como una comedia bienintencionada al uso. Eso si, tiene algún momento de sonrojante vergüenza ajena, como el número musical en la bolera, justificado por el “bajón” del protagonista, enésima excusa para meter a todo volumen el ya pesadito tema de electro clash o tecnoloquesea (compuesta por el propio Christiansen) que se ha convertido en una pose cada vez más irritante desde el éxito de ese estilo en Drive. Le sobra drama facilón y le falta una estética más canalla para acompañar al personaje principal, teóricamente un habituado a la mala vida, y todo transcurre de un modo carente de sobresaltos y predecible: desde el momento en que se presenta a la sobrina como uno déspota uno ya puede contar los segundos para que cambie su actitud hacia el protagonista y empiece a repartir abrazos. Pero es moderadamente entretenida y tan inofensiva que no cae mal.

am2.203Night Moves, de Kelly Reichardt, es uno de esos títulos que ahora están teniendo bastantes problemas para encontrar distribución en sala a pesar de las caras conocidas en su reparto (lo que a priori debería cierta posición como título comercial, aunque no forme parte del mainstream) y sinceramente, espero que se solucionen y tenga la oportunidad de encontrar un público más amplio: lo merece. La directora de la sugerente Meek’s Cutoff  ha firmado una vuelta de tuerca a Crimen y castigo ambientada en el mundo del eco-terrorismo. Un trío de ecologistas (interpretados por Jesse Eisenberg, Dakota Fanning y Peter Saasgard) prepara la explosión de una presa. Los resultados de sus actos y sus consecuencias imprevistas marcarán su existencia y los llevarán a enfrentarse –al menos a dos de ellos- a nuevas y muy diferentes versiones de sí mismos. La película marca su foco en el primer acto en la preparación del delito, cargado de una muy atractiva tenue tensión; será imprescindible el dibujo psicológico de los personajes para embarcarse en el segundo. No puedo evitar sentir antipatía por el actor Jesse Eisenberg y sin embargo reconozco que incluso algo tan subjetivo como esto lo sabe volver a su favor: su interpretación es absolutamente brillante y esa sensación de rechazo no hace más que envolver un poco más su trabajo.

am2.204Listen Up, Philip, la nueva película de Alex Ross Perry, es una tragicomedia protagonizada por unos estupendos Jason Schwartzmann, Elizabeth Moss y Jonathan Pryce en la cual el primero, un escritor que ha alcanzado el éxito con su segunda novela, comienza a desarrollar un egocentrismo exacerbado y este se potencia cuando se convierta en el “protegido” de un legendario novelista que se ha apartado del mundo debido a su egoísmo casi crónico. El mirar constantemente su ombligo irá haciendo una mella cada vez más profunda en su relación con su novia y conoceremos a través de las diferentes tramas como van avanzando las diversas vidas de los personajes, como enfrenta cada uno su realidad con sus aspiraciones y fantasías en torno a su futuro. Phillip Lewis Friedman, el personaje de Schwartzmann, está perfectamente desarrollado y llegamos a palpar su total desconcierto en torno a los vaivenes del destino, y a su desagradable manera de enfrentarse a ellos: su final será de los más duros que he vivido en pantalla últimamente. El resto de personajes no tienen la fuerza del primero (a pesar del estupendo trabajo del reparto, completado por Krysten Ritter y Josephine De La Baume) y a cinta decae un tanto cuando, excesivamente dispersa en temas –más allá de que tenga un reparto coral-, derive en ellos. En cualquier caso, interesante, para tener en cuenta.

am2.2052014 fue el año del revival de Fargo, de los hermanos Coen, una de las grandes películas norteamericanas de los años 90 que también pudo verse en la presente edición del Festival acompañando a Kumiko, the Treasure Hunter, de otros dos hermanos ilustres del reciente cine independiente, los Zellner.  Al igual que en la extraordinaria serie de TV protagonizada por Martin Freeman, el maletín que enterraba Steve Buscemi en la nieve tiene una importancia vital en el desarrollo de la historia. Kumiko es una mujer de 29 años de Tokyo que trabaja como “ayudante de oficina”, un puesto reservado habitualmente a jóvenes recién salidas de instituto, que descubre una cinta de video de la película de los Coen. Se obsesiona con ella (recuerden que Fargo comenzaba con aquel falso aviso de “esta historia está basada en hechos reales”) y comenzará una odisea para dar con el maletín que la llevará hasta Minnesota. La película juega con las formas de un realismo mágico amable y en ocasiones le otorga un barniz de comedia a las situaciones; los actos y el entorno de Kumiko, sin embargo (los pequeños detalles, el buzón, su casa, su carencia de relaciones sociales, su trato con su madre) nos llevan a pensar en la dirección contraria. De realismo mágico encantador tururú, la muchacha sufre tanto problemas mentales como emocionales y estos últimos bastante graves, el resto es una almibarada fantasía.  Su ambivalente y un tanto estúpido desenlace (¿todavía con esas a estas alturas?) no ensucia por suerte el resultado general de la buena película de los directores de Kid-Thing.

am2.206Life Itself, de Steve James, es un documental centrado en la figura de Robert Ebert, el famoso crítico estadounidense que falleció el año pasado. Ebert, único periodista dedicado al cine que ha sido galardonado con el premio Pulitzer, escribió un modelo de crítica dirigida al píublico generalista pero a la vez tratando al cine como una forma de arte y fue pionero en firmar este tipo de textos en diarios: un modelo que conjugó el europeo con un estilo puramente yanqui y que se hizo inmensamente popular. Más legendario se hizo todavía convertido en pareja de Gene Siskel en un famoso allende los mares programa televisivo donde discutían sobre cine y en cuya relación se centra lo mejor del documental: su antagonista pero (quiero pensar) en el fondo amigo, también recibe un buen apartado. Se resaltan las diferencias, envidias y rencores pero también los puntos en común de ambos y es el protagonista de una bella carta dedicada por Ebert y enviada a su mujer poco antes de morir. En general, es bastante convencional y como advirtió Jaume Figueras en la presentación hay un exceso de protagonismo de su viuda en el documental que convierte gran parte de él en un pelín demasiado lacrimógeno para mi gusto. Pero Roger Ebert era un comunicador de un talento exagerado y el amante del cine fácilmente encontrara mucho interés en el repaso de sus andaduras, comentarios, entrevistas y confesiones.

am2.207La película de clausura, y a la larga gran vencedora del Festival, fue Selma, de Ava DuVernay (que también formó parte de Life Itself en un magnífico recuerdo de la directora con Roger Ebert). Forma parte de este modelo de biopic que no es un mero repaso biográfico de la vida del personaje principal sino que se centra en un episodio concreto y decisivo en su vida y a través de él intenta darlo a conocer desde el prisma del conflicto. Por decirlo de otro modo, la película centrada en la vida del Dr. Martin Luther King comienza in media res y explica su lucha por conseguir que prospere el voto de la población negra en ciertos condados del Sur donde se les impide formar parte del censo a pesar de que legalmente (y en un muy entrecomillado “en teoría”) ya deberían tener el derecho. Y para ello convoca la famosa marcha de Selma a Montgomery, que fue muy conflictiva y costó sudor y sangre poder llevarla a cabo. DuVernay le imprime el suficiente ritmo e interés a la propuesta para que, sin ser nada diferente a otras de este tipo, interese desde el primer minuto y dota de especiales picos de fuerza en el filme a los discursos del Doctor, perfectamente interpretado por un David Oyelowo que tendría motivos para enfadarse por su olvido este año entre los nominados al Oscar.

Resultado de la votación del público:

Selma (4,4) (Premio del público)
Before I Disappear (4,24)
Cheatin’ (4,01)
Rich Hill (3,98)
Kumiko, the Treasure Hunter (3,67)
Little Feet (3,66)
Life Itself (3,63)
Faults (3,46)
Night Moves (3,41)
The Heart Machine (3,36)
Wild Canaries (3,28)
Dear White People (3,07)
Buzzard    (3,04)
The Better Angels (3,01)
Listen up Philip (2,93)
Uncertain Terms (2,62)

Premio del Jurat Jove otorgado por La casa del cine: Buzzard.

Javier J. Valencia

Previamente: II Edición Festival Americana (1º parte): Americana Next

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.