Crónica del Festival de Sitges 2016 – Aliens, el regreso: 30 aniversario

capaliensespecial

Para el aniversario de un clásico como Aliens, el regreso, el Festival de Sitges tuvo la original idea de hacerle un bonito homenaje planteándolo como un “viaje en el tiempo”. Para los que ya hemos conocido el Festival en todo su esplendor durante el siglo XXI (mis visitas durante los años 90 se basaban en una peli o dos pagando entrada y mucho Brigadoon, las cosas de no tener un duro de adolescente) fue una curiosa manera de “vivir” el Festival como si se tratara de un verdadero pase nocturno en el Retiro en 1986.

Ángel Sala “desapareció” tras la introducción de la velada para dar paso a Joan Lluis Goas, el que fuera presidente del Festival entre 1982 y 1992. El presentador del mítico Noche de lobos rememoró brevemente como era el Festival en sus tiempos. Después se grabó una felicitación en video para Sigourney Weaver (aprovechando que era su cumpleaños) donde el Retiro entonó al completo el “Cumpleaños feliz” y junto al que fuera el speaker del Festival durante su época hizo la presentación oficial de la película y a un invitado muy especial: Michael Biehn.

hicks-04

Antes del pase Biehn ofreció una rápida Q&A sobre sus recuerdos sobre los días del rodaje, el hecho de trabajar con James Cameron, y una pregunta que me interesó especialmente ya que es algo a lo que le he dado vueltas más de una vez cuando he revisionado la saga. ¿Cómo se sintió cuando, después de todo del duro trabajo de Ripley por salvar a Newt y a su personaje, Hicks, durante la película de Cameron, en la tercera entrega vio como sus personajes morían nada más empezar el filme? “Me sentí muy disgustado, la verdad. David Ficher es un director con mucho talento, y ha quedado demostrado con sus premios de la Academia. Pero creo que la película era un desastre”. No tengo en mucha estima a la tercera parte empezando por este mismo motivo (ya empezamos con mal pie)… ¿no les pasa lo mismo?

Pero el detallito retro y que tuvo bastante gracia fue proyectar la película no con subtítulos, si no tal y como lo hacían en 1986 cuando todavía no se disponía de subtitulado electrónico: con traductor simultáneo. Sí, esos aparatitos que se usan en las conferencias. Una pareja de traductores iban “narrando” los diálogos para todos aquellos que no eran capaces de seguir el inglés. Mientras que el idioma anglosajón está mucho más extendido en nuestro país que hace 30 años (menos mal) y que apuesto que todos los que estábamos en la sala conocíamos de sobra la película, resultó la ocasión idónea para efectuar este “viaje”. Aunque, si les soy sincero, ¡no se como se las hacían entonces para soportar cinco o seis películas diarias con este sistema!

aliens-poster-ripley-and-newt

Respecto a la película, no creo que vaya a decirles ya nada que no sepa, sientan o conozcan de memoria. En un mundo perfecto, todas las secuelas serían como Aliens, el regreso. Continúa la saga allí donde la dejamos, expande el universo de la original y su mitología, incluye guiños y referencias a la previa pero sin limitarse a copiarla, o parodiarla, o imitarla. Introduce elementos de un género diferente (sigue siendo terrorífica pero también es una cinta de acción). Es un paso adelante en el desarrollo del personaje de Ripley, y el vínculo que establece con Newt sigue siendo oro puro, un ejemplo de como aplicar el heroísmo a un protagonista. Y sí, cuando termina la película, después de su frenética segunda hora, una verdadera obra maestra del cine adrenalítico, uno recuerda los primeros minutos de Alien 3 e inevitablemente la detesta profundamente. En realidad, siempre he querido creer que las dos primera entregas suceden en un mismo universo y a partir de la tercera el resto es un universo paralelo, donde no pueden “tocarlas”. Ripley volvió a la Tierra con Newt y Hicks, volvieron a montar a Bishop y fueron felices para siempre. ¡Cada uno se consuela como quiere!

Javier J. Valencia

Esta entrada fue publicada en Especiales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.