Suicide Squad vol.1 – Kicked in the Teeth (Adam Glass, Federico Dallocchio, Cayton Henry, 2012)

Cuando en septiembre del año pasado DC Comics reorganizó por enésima vez su universo lanzando 52 nuevos números 1, lo primero que sentí fue el clásico “a mi no me pillaréis”. Pero hubo algo que me hizo pensar que a lo mejor si lo harían; el regreso de El Escuadrón Suicida, uno de los comics preferidos de mi pre-adolescencia. Gracias a ellos han conseguido colarme no una, si no varias colecciones. A un año vista, las tensiones entre autores y desplantes variados ya han empezado y todo da una sensación de que en la editorial americana nadie habla con nadie y hay una mezcla entre muchos intermediarios y egos desmedidos. Pero por suerte estos no han afectado -todavía- esta colección.

Escrita por Adam Glass (guionista de la serie de TV Sobrenatural) y dibujada por Federico Dallocchio (Starcraft) y Clayton Henry (Adventure Comics) entre otros, Suicide Squad es una puesta a punto del grupo de personajes clásicos de los años 80, que a su vez eran una nueva versión de sus antecedentes de los 50. Por poner un símil, si los de los 80 eran unos “Doce del Patíbulo” de la Guerra Fría, serios y violentos pese al chascarrillo ocasional, estos son “Los Mercenarios”, más violentos y con mas humor auto-referencial. Imagino que es cosa de los tiempos que corren, pero Glass ha hecho bien los deberes, manteniendo los elementos que los hicieron famosos. A saber; El Escuadrón Suicida es una unidad de la Fuerza de Asalto X compuesta por súper criminales y liderada por la agente del gobierno Amanda Waller. Sus miembros realizan operaciones secretas y totalmente ilegales a cambio de la reducción de sus condenas. Para asegurarse su lealtad, Waller les ha implantado unas nano-bombas en el cráneo que no dudará en detonar si alguno de ellos intenta desertar o larga todo lo que sabe sobre sus jefes.

Operando desde la prisión de súper criminales de Belle Reve, el Escuadrón está liderado por Deadshot, el mejor francotirador del mundo y villano clásico de Batman. Glass ha introducido como compañera a otro personaje de las aventuras del murciélago, la demente novia del Joker, Harley Quinn. A ellos se unen villanos de tercera como King Shark, Black Spider, Voltaic, El Diablo o Yo-Yo. Esto entronca perfectamente con la filosofía de la serie de los 80; con tanto personaje desconocido las bajas se suceden sin compasión en casi cada número y nunca sabemos quien va a ser el siguiente en morir.

Kicked In the Teeth recoge los siete primeros números de la colección, en los que se desarrolla un importante arco argumental con Harley Quinn y el posible regreso del Joker. Pese a esa relación con el universo Batman, el título se lee bien de manera independiente y tiene un ritmo muy divertido, con los protagonistas encadenando misiones cada vez más peligrosas y con esa sensación constante de salir de la sartén para caer en las brasas.

Con todo, se mantiene algo de desarrollo de personajes, aunque menos que en la serie clásica. Aquí solo hay espacio para Deadshot, Harley y un poco para El Diablo; incluso la aparición de otro personaje clásico del grupo como el Capitán Boomerang sabe a poco, aunque parece ser que Glass tiene planes para el más allá de estos siete números.

Como conclusión, Kicked In the Teeth es una lectura satisfactoria tanto para el recién llegado, que verá referencias a otros títulos de superhéroes más recientes como Thunderbolts -algunas reseñas de Internet hablan de Suicide Squad como algo inspirado por esta, cuando precisamente es al revés- como para los veteranos, que vemos esto como un remake estilizado, ultra violento y macarra de aquellas películas de acción de nuestra infancia.

Victor Castillo

Esta entrada fue publicada en Comics DC y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.