Shade: El maestro de la oscuridad (ECC Ediciones, James Robinson)

Cuando se planeó este texto hace unas semanas, una vez hube terminado el bonito paperback USA que incluye los doce números que componen la miniserie al completo, en realidad también pretendía ser una “invitación” y un llamamiento dentro de nuestras humildes posibilidades a ECC para que considerase el editarlo en nuestro país debido a su gran calidad (a pesar de que, de entrada, no sea un personaje de inmensa popularidad que invite a pensar que va a arrastrar consigo a una gran cantidad de lectores). Cual fue mi sorpresa al descubrir que no iba a ser necesario: ECC lo ha editado ya en dos volúmenes, cada uno incluyendo 6 comic-books, previstos para Octubre y Noviembre de 2013.

The Shade es un personaje nacido durante la “Golden Age” de la mano del mítico Gardner Fox dentro de las páginas de Flash en los años 40, donde era presentado como un ladrón que manipulaba las sombras (la historia llevaba el apropiado título de The Man Who Commanded the Night). Pero durante 50 años no dejó de ser un villano de una sola cara que aparecía aquí y allá, como rival de las diversas encarnaciones de Flash, cometiendo fechorías con su sombrero de copa y su negra vestimenta (siendo esta la encarnación que apareció en la estupenda serie animada Justice League de Bruce Timm y Paul Dini). En 1994 James Robinson dio luz a su serie Starman, en la cual Jack Knight se veía obligado a aceptar su rol como super-héroe tomando el rol que ocupó su legendario padre a raíz de la muerte de su hermano… y de pronto Shade se convirtió no solo en un personaje de múltiples dimensiones, también en uno de los personajes secundarios preferidos del cómic USA.

Robinson aprovechó la existencia de un personaje de aquellos que siempre han estado ahí, pero ningún escritor le había dedicado más de cinco minutos en darle algo más que un mero fondo de armario, y construyó un personaje fascinante, moralmente muy ambigüo, tan romántico como despiadado y que se convertiría en una suerte de mentor del nuevo super-héroe. Descubriríamos que ya era el auto-proclamado protector de la ciudad de Opal, lugar donde transcurre gran parte de la serie y donde residen sus protagonistas, de la cual el amo de las sombras es un profundo enamorado de su arquitectura -probablemente se trate de una de las mejores ciudades ficticias jamás creadas para el Universo DC, diseñada con cariño y esmero tanto por Robinson como por el espléndido ilustrador Tony Harris-. Conocimos su verdadero nombre –Richard Swift- y gracias a sus diarios, los magníficos episodios Time Past, que vuelven a ver la luz en los presentes volúmenes, descubrimos que la inmortalidad adquirida en 1838 le ha dado para mucho, desde enemistarse con una saga familiar a lo largo de varias generaciones (los Ludlow, trama principal de la primera mini-serie dedicada al personaje en 1997 y editada en España por Planeta en el tercer volumen ómnibus de Starman), hasta compartir aventuras y desventuras con gran parte de los más famosos habitantes del Universo DC de los últimos dos siglos… y a la vez descubrir que su lado más oscuro y terrorífico no estaba del todo bajo su control.

La presente mini-serie se deja de Nuevos 52 y de historias y se sitúa en la encarnación inmediatamente previa del universo DC, años después de que finalizara Starman  (no esperéis un cameo de Jack Knight, Robinson se mantiene todavía fiel a su promesa de dejarlo descansar hasta que algún día cuente esa historia sucedida en Japón antes del final de la serie… aunque dada la relación actual del guionista con la editorial me temo que aún lloverá mucho antes de que la veamos) y respetando la continuidad de los personajes de la serie a posteriori de la misma serie. El intento de asesinato de Shade por parte de Deathstroke (genial desenlace del primer cómic, por cierto) le llevará a abandonar a sus amadas Hope O’Dare y Opal para iniciar una investigación que le lleve a descubrir el quién y el por qué. La aventura le llevará a través  diferentes ciudades, a su vez dibujado por diferentes ilustradores (Cully Hammer en Opal y Sydney, Javier Pulido en Barcelona, Frazer Irving en Londres, regalazos por parte de Darwyn Cooke, Jill Thompson y Gene Ha para los Time Past), en la cual conoceremos a personajes nuevos, se recuperarán otros olvidados de la editorial y poco a poco iremos descubriendo detalles sobre el pasado del personaje, hasta llegar a su espectacular y un tanto triste episodio final (ilustrado por el siempre excelente Ha) que enlaza directamente con la parte de su pasado que si se nos había mostrado en Starman. 

Sin querer entrar en detalles ni posibles spoilers, me veo obligado a mencionar la estupenda parte de la historia que sucede en Barcelona, en la cual conocernos a la ahijada de Shade, La Sangre, una vampira que es la heroína local adorada por los ciudadanos y que reside en la Pedrera, y que en ocasiones va acompañada por el enmascarado-skater-resuelve-misterios Montpellier. Juntos deben enfrentarse a un villano que ha intentando acabar con ella también desde tiempos imperecederos, El Inquisidor, y el desenlace de este arco culminará en la Sagrada Familia. Llevaba años esperando leer algo así, una aventura que sin complejos sucediera en mi ciudad pero en su versión Universo DC,  y me alegra que haya sido tanto de la mano de uno de mis escritores preferidos como gracias a uno de mis personajes predilectos.

He disfrutado Shade: el maestro de la oscuridad de su primera a última página, y espero que le ocurra igual a lo lectores que le den una oportunidad. Los episodios están planteados de tal modo que su conexión con Starman funcionan de modo reversible (se puede leer Shade sin haber leído la otra, aunque probablemente te entren ganas), por lo que se puede hincar el diente en el tema sin el temor que suelen provocar algunos spin-off. El guión devuelve al mejor Robinson, el apartado gráfico es sensacional por parte de todos y cada uno de los involucrados (aunque ya he dejado entrever que mis dos preferidos han sido Pulido y Ha) y el personaje principal es único, inimitable, irrepetible.

Javier J. Valencia

Esta entrada fue publicada en Comics DC y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.