The Guest (Adam Wingard, 2014)

theguest01Desde el mismo momento en que terminó la proyección en el Festival de cine fantástico de Sitges, deseé con muchas fuerzas tener el blu-ray en mi colección, y ahora, gracias a A Contracorriente films, está en mi poder. Ayer la volví a ver escuchando con atención los audiocomentarios del director, Adam Wingard, y del guionista, Simon Barrett, con el que ya colaboró en sus dos anteriores y estimables películas: A Horrible Way to Die (2010) y You’re Next (2011), además de en sus segmentos para las sagas episódicas V/H/S y The ABC’s of death.

Ambos comparten gustos cinéfagos y un sentido del humor negro y sarcástico, hecho palpable en la mayoría de sus films, pero con mayor notoriedad y descaro en el título que nos ocupa, para el que hay unanimidad al adjetivarlo como gamberra –siempre en el mejor de los sentidos-.

The Guest es, y no lo esconde, un batiburrillo de influencias ochenteras y noventeras, tanto cinéfilas como musicales, que pasa por guiñar constantemente a Halloween (John Carpenter, 1978), Terminator 1 y 2 (James Cameron, 1984-1991), Scream (Wes Craven, 1996), las cámaras lentas del cine de acción de John Woo –director y guionista se declaran muy fans de Cara a cara (1997)-, y al cine de la mítica productora Cannon, de la que intentaron conseguir los derechos del logo para empezar con él, pero finalmente no se lo cedieron.

theguest

Para la música no podrían tenerme más contento. Además de los grandes tracks de sintetizador, ya de moda desde el éxito de Drive (Nicolas Winding Refn, 2011), echaron mano de grandes bandas de industrial, goth, ebm, tales como: Clan of Xymox, Sisters of Mercy, Front 242, Hocico, DAF… El buen amante de los sonidos oscuros no sabe si atender al relato o bailar, pero lo cierto es que las elecciones musicales funcionan como un tiro. Una gozada.

Pero al margen de esa amalgama de referencias –entre otras más contemporáneas como el videoclip The Shoes (Daniel Wolfe, 2012), protagonizado por Jake Gyllenhaal, o Sympathy for Mr Vengance (Park Chan Wok, 2002)-, The Guest se alza con voz propia. Una voz fresca y socarrona que quiere hacer cine de acción, con un poco de suspense, elementos de terror y comedia negra. Y lo hace con una efectividad apabullante –nunca he visto tanta crítica de acuerdo-. Es un largometraje disfrutable, sin complejos y que cae bien. Aunque no toda la guasa estaba planteada desde el principio –el guion tenía sus puntos sarcásticos pero no se la imaginaban tan descarada-, durante el rodaje y gracias al buen entendimiento entre Wingard, Barrett y el reparto, fue cogiendo forma el tono que finalmente tendría el film.

theguest03Resulta interesante ver los extras de la edición blu-ray para entender los procesos de este tipo de producción -más parca en medios de lo que parece-, y especialmente las decisiones que se toman en la sala de montaje, eliminando escenas y cortando siempre en pro de avanzar en la historia sin redundancias y aportar al ritmo interno y externo de las secuencias de forma aislada y del total.

También me hace gracia enterarme de que el director de fotografía, Robby Baumgartner, hace con este su primer largometraje –sin contar uno de cuyo nombre no quiero acordarme-, después de pasar por todos los escalafones posibles en los departamentos de cámara y eléctricos, culminando sus colaboraciones en cosas tan grandes como Pozos de ambición (Paul Thomas Anderson, 2007, con fotografía del inmenso Robert Elswit).

Y debo reconocer que aunque me encanta amasar extras, luego no los veo casi nunca a no ser que la peli me vuelva un poco loco –esto no siempre va en el sentido de la obra maestra, en este caso es por pura diversión-.

Hasta donde yo he podido ver, leer y comentar, todo el mundo recibe a The Guest con una sonrisa.

Oscar Sueiro

Esta entrada fue publicada en Cine Thriller y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.