Super Dark Times (Kevin Phillips, 2017)

Super Dark Times ha sido la primera sorpresa de 2018 -para algunos-. Es un film que tuvo su recorrido por diversos festivales y se estrenó en Estados Unidos el septiembre del año pasado. Una vez más, gracias a Netflix, podemos recuperar una película de género independiente que merece más que la pena y que no iba a estrenarse en pantalla grande en nuestra localidad.

Siendo la opera prima de Kevin Phillips, experimentado director de cortometrajes, Super Dark Times cuenta la trágica historia de un grupo de adolescentes cuya vida se ve abordada por una escalada paranoia y una violencia sin parangón cuando se enzarzan en un terrible accidente que pondrá su amistad en peligro.

 

Funciona como un coming-of-age en el que presenciamos los cambios físicos y hormonales a los que se someten, principalmente, Zach y Josh, los cabecillas de la pandilla que protagonizan el largometraje a base de una retractación de lo que significa ser un adolescente freak de los 90. Y tanto las actuaciones de Owen Campbell y Charlie Tahan son absolutamente demenciales. Están brillantes en sus interpretaciones y ayudan a cogerle cariño al film por la capacidad de empatía que ambos transmiten. Crean una armonía al inicio que el debutante director rompe para dar inicio al segundo acto de la cinta y transformar ese buen rollo gamberro e inocente en algo desgarrador. La verdad es que los personajes juegan un papel del que no hay nada que reprochar. Te sientes con ellos en todo momento con la serie de situaciones a las que se van enfrentando, cada vez más oscuras, hasta que la cosa se desmadra demasiado y comprenden que los incidentes se pueden pagar muy caro. La inocencia de estos lleva a Phillips a explorar no solo los caminos de la adolescencia, sino otros mucho más peligrosos como el del nacimiento de un asesino en serie. Lo que convierte a la cinta en una especie de respuesta a las preguntas que se hacen alrededor de estos, como por ejemplo: ¿Cómo nace un asesino? ¿Por accidente? ¿Por un conjunto de infortunios? ¿Es un instinto que está dentro de uno mismo? A pesar de que ninguna de ellas obtiene respuesta. De hecho, provoca todo lo contrario, que todavía haya más incógnitas ante esos terroríficos seres que se dedican a matar a diestro y siniestro sin razón alguna.

Pero, aunque la temática de por sí ya sea uno de los platos fuertes de Super Dark Times, su fortaleza reside en la poderosa fotografía que la construye y su hipnótica banda sonora que acentúa su ambiente de thriller oscuro y sus giros fantasmagóricos que la arrastran hacia el terreno del cine de terror. Es una estética que recuerda en cierta manera a la de Donnie Darko, esa película casi inclasificable dentro del género que despierta una visión distinta en cada espectador. Es un terror psicológico que intenta evitar los convencionalismos y partir de una base más autoral en la que si se es capaz de entrar, la película se disfruta como se debería. Aquí el funcionamiento del terror no es el estándar, incluso aun teniendo la atmósfera propia del thriller cojea bastante. Sucede un poco lo mismo que ocurrió en su momento con La Bruja de Robert Eggers –que, por casualidades de la vida, resulta que también fue su opera prima-, un film de género no apto para todos los seguidores del mismo, más bien orientado para aquellos que busquen alternativas a los jumpscares y a las bandas sonoras estridentes que solo sueltan berridos de vez en cuando para que el espectador pegue un salto de su butaca.

En el fondo, Super Dark Times también es un repaso a las clases de subgéneros del terror, como algunas de las anteriores ya nombradas. Sobre todo del slasher y del sobrenatural. Salvando las distancias, por supuesto, pero es un brillante ejercicio que demuestra las ramas a las que puede extenderse el terror y las probabilidades que tiene de generar largometrajes muy eclécticos que hacen que sea difícil catalogarla en un único género.
Desde luego, para un servidor, ha sido una de las primeras sorpresas del año. Un viaje de retorno a la adolescencia, esa etapa de cambio y de descontrol hormonal y febril para recibir una clase de lo peligrosos que pueden ser esos primeros pasos de introducción al mundo adulto.

Xavi Mogrovejo

Esta entrada fue publicada en Cine Thriller y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.